martes, 25 de octubre de 2016

La Mar como Patria

Les compartimos esta reseña literaria publicada en Deia:


El escritor navarro Patxi Irurzun acaba de publicar la novela ‘los dueños del viento’

Carlos Zárate

"Mi ley la fuerza y el viento, mi única patria, la mar”, reflejó en su Canción del Pirata José de Espronceda. Precisamente esa patria entre continentes, sin horizontes ni suelo firme es la que refleja en su novela Los dueños del viento el escritor navarro Patxi Irurzun (Iruñea, 1969). “El título hace referencia a que la tierra de los que no tienen tierra es el mar, y allí manda el viento”, indica el escritor que presentará hoy su libro en la librería Elkar de Bilbao (Licenciado Poza, 14) a partir de las 18.30 horas.

En concreto, se trata de una novela que hace alusión a los piratas vascos y al proceso contra las brujas de Zugarramurdi. “La imagen que tenemos de los piratas está un poco idealizada, viene de las películas de Errol Flynn y Burt Lancaster, y de las novelas de piratería del romanticismo. Cuando empecé a leer libros para documentarme vi que los piratas se dedicaban a la piratería porque no les quedaba otra salida, eran los marginados de la sociedad, proscritos. Los que no tenían sitio en la tierra eran expulsados al mar”, relata.

Fue fruto de la casualidad que, estando en la biblioteca en 2004, cayese en sus manos una guía sobre piratería que no tardó en despertar su interés sobre este apasionante mundo de bandidos, corsarios y filibusteros. Después de más de una década de trabajo y habiendo devorado más de un centenar de libros sobre la materia, el pasado mes de agosto salió su publicación a la venta. “Nunca había escrito una novela histórica. Normalmente mis libros se sitúan en la actualidad y me he encontrado un poco indefenso porque no soy historiador y es complicado saber las costumbres de la época o, por ejemplo, sobre náutica”, revela en relación a la complejidad de cuidar los detalles históricos.

En concreto, en este libro Irurzun analiza, entre otros aspectos, la famosa caza de brujas en Zugarramurdi, el auto de fe de Logroño de 1610, las cárceles secretas de la Inquisición, los bucaneros de La Española, los Hermanos de la Costa y la república libertaria que intentaron crear en la isla Tortuga, los corsarios vascos del mar Caribe, etc. Y todo ello lo hace a través del personaje protagonista de Joanes de Sagarmin, que vive diversas peripecias tras huir de la pequeña aldea navarra de Zugarramurdi. “Perseguido por la Inquisición, encontrará refugio junto a otros huérfanos y huidos de la justicia, primero en el sur de Francia, junto a los terribles corsarios vascos, y después en el Nuevo Mundo, donde se convertirá en músico de una tripulación pirata”, describe Irurzun que además ofrece como tema central de la novela esa “búsqueda de la libertad y de ser dueños de sus propios destinos”.

En el apartado de la brujería, Irurzun ha tratado este tema de “leyenda que engancha” tratando de ofrecer una explicación lógica y la obediencia de que numerosas persecuciones estaban motivadas por “las denuncias entre vecinos”. En este sentido realiza un detallado estudio del auto de fe de Logroño de 1610 que “resulta un poco aterrador”.

Por último, en cuanto a la piratería, hace especial mención a los piratas vascos como Michel le Basque, autor de sanguinarias gestas como el asalto de Maracaibo, en 1966; a Jean Lafitte o a Ixtebe Pellot, quienes a pesar de sus furtivas gestas, a veces por desconocimiento, han pasado desapercibidos. “Muchas de sus andanzas las reflejó en el personaje de Kuthun”, concluye.






°