El largo camino a la Independencia, Paz y Justicia para Palestina

miércoles, 27 de agosto de 2014

Otra Derrota Israelí

Fueron derrotados por Hizbolah en Líbano allá en 2006, ahora ha sido la digna resistencia del pueblo de Gaza la que ha terminado por frenar la embestida genocida israelí de los últimos dos meses.

Así pues, y a pesar de la sangre inocente derramada por la brutalidad sionista, se ha labrado una derrota más para los delirios supremacistas de los israelíes. 

Una cosa fue bombardear a distancia para deleite de los sociopatas de Sderot, otra entrar a Gaza. Ahí, los considerados mejores combatientes del mundo no encontraron la gloria sino la muerte a manos de la resistencia armada palestina (que no ejército, eso nunca fue una guerra). Conocer la decisión tomada por los halcones de Tel Aviv de asesinar a sus propios soldados capturados debe haber sido demoledor para quienes entre escombros se daban cuenta que llevaban todas las de perder.

Ser considerado el cuarto ejército más poderoso del mundo no cuenta cuando eres un cobarde y tienes que enfrentar a personas con dignidad. 

Lean esta nota publicada por SDP Noticias:

Miles de palestinos se lanzan a las destruidas calles de Gaza para celebrar el alto al fuego

Miles de personas se lanzaron este martes a las destruidas calle de Gaza para celebrar, con disparos al aire, lo que consideran el fin de la guerra con Israel tras 50 días de bombardeos que dejaron más de 2,100 muertos.

Poco después de que la tregua lograda hoy entrara en vigor, y tras un último y cruento coletazo de bombardeos y disparos de cohetes, las felicitaciones "por la victoria" desde las mezquitas se mezclaron con gritos de "Alahu Akbar" (Dios es grande, en árabe).

Las exclamaciones por una "larga vida al pueblo palestino" se dejaron escuchar a pesar de los intensos disparos en las celebraciones palestinas y el sonido de miles de bocinas que a lo largo del enclave revelaron la alegría de sus residentes.

"Estoy feliz de que esta guerra haya terminado y de que no haya más muerte o bombardeos porque realmente he vivido un profundo miedo durante los últimos días", expresó Ahmed Shaban, ciudadano de 35 años de ciudad de Gaza.

"No me importa si se ha logrado o no la victoria, si los milicianos derrotaron a Israel o si el país derrotó a la resistencia armada. Todo lo que quiero es ver cómo la destrucción de esta guerra termina y Gaza es reconstruida de nuevo y que la calma prevalezca", agregó.

Para Osama Abu Maylah, de 27 años, este se trata "del momento más dulce" de toda su vida.

"Las fuerzas armadas han fracasado en su intento de entrar en Gaza y romper la resistencia, así como no han logrado ninguna de sus propósitos en el conflicto. Ahora las facciones palestinas están más unidas. Espero que llegue un mejor periodo para nuestro pueblo, que reconstruyamos Gaza y la hagamos mejor", deseó Abu Maylah.

Sin embargo, también se escucharon voces disonantes que lamentan la firma de un acuerdo que ofrecerá poco a los palestinos en Gaza después del alto precio pagado en términos humanos.

"¿De qué victoria están hablando? Más de 2.,00 personas muertas y 11,000 heridos, con una destrucción de viviendas devastadora que deja a miles en la calle, sin hogar", expresó con rabia un residente de Gaza, Abu Nadim.

"Han roto los corazones de la gente, de los niños, sólo para un alivio del bloqueo. Todos los grupos han mirado por sus intereses políticos y no están interesados en la gente que ha sufrido el conflicto", abundó el decepcionado habitante de la Franja.

"Ni Hamás ni Israel han alcanzado ninguno de sus objetivos. Esta guerra fue absurda, nos mantuvo con el miedo de ver a la muerte llegar para segar nuestras vidas en todo momento. Solo se ganó muerte, destrucción y dolor", lamentó Hanan Abu Jamus, madre de 3 niños.

El acuerdo ha sido confirmado tanto por el Gobierno egipcio como por la Autoridad Nacional Palestina (ANP), pero todavía no ha sido oficialmente ratificado por el Gobierno israelí.


Sea lo que sea, el siguiente paso es iniciar el procedimiento para llevar a La Haya a Benjamin Netanyahu y su gabinete así como a los altos mandos militares israelíes para responder por sus crímenes de lesa humanidad.

Como corolario, pobres de Stallone y Schwarzenegger, sus amados israelíes se rindieron a escasas horas de que "los poderosos de Hollywood" hicieran público su apoyo a la campaña genocida.

.


¡Viva Palestina Libre! ¡Gora Palestina Askatuta! 

Nota: La resistencia palestina armada (Hamas y Yihad Islámica) no se deben confiar de gentuza sin palabra como Benjamin Netanyahu y sus matones a sueldo.




°

lunes, 25 de agosto de 2014

Indeleble

Tal vez los franceses se han "olvidado" de lo que los vascos hicieron durante la Segunda Guerra Mundial (y antes) en la lucha antifascista, pero nosotros, los vascos, nunca olvidaremos la sangre derramada por lxs hermanxs uruguayxs en solidaridad con nosotros.

A continuación, el texto publicado en Gara con respecto al aniversario veinte de la Masacre del Filtro:


Montevideo, un ejemplo que no borran dos décadas

Dos fotografías, la de Fernando Morroni y Roberto Facal. Y un recuerdo inolvidable de la solidaridad uruguaya con los exiliados vascos. Veinte años después, las imágenes de ambos jóvenes muertos por la represión a las puertas del Hospital Filtro de Montevideo, donde tres refugiados aguardaban su expulsión, siguen vivas. Uruguay y Euskal Herria volvieron a hermanarse en un emotivo acto en Donostia.

Ainara Lertxundi

El 24 de agosto de 1994, Josu Goitia se encontraba en una de las habitaciones del Hospital Filtro de Montevideo junto a Jesús Mari Lizarralde y Mikel Ibañez. Desde su habitación vio cómo un policía uruguayo golpeaba a uno de los miles de manifestantes que exigían la paralización de la extradición de los tres exiliados vascos. Hasta que no fueron introducidos en un avión rumbo a Madrid no supieron de la muerte del joven uruguayo Fernando Morroni. Un agente de la Policía española fue quien les comunicó su fallecimiento. Veinte años después, Goitia, presente en el homenaje que ayer se celebró en Donostia con motivo del vigésimo aniversario de aquellos hechos, ve a Uruguay como a una segunda patria. No tiene palabras para agradecer la solidaridad que recibieron y siguen recibiendo los exiliados y se emociona al recordar el pasillo que médicos y enfermeras les hicieron mientras los sacaban en camilla del hospital uruguayo.

Sobre las 18.00 de aquel 24 de agosto, efectivos de la Policía uruguaya comenzaron a cargar contra las miles de personas se concentraban en los alrededores del centro médico. «De improviso comenzó una fuerte carga policial con agentes que disparaban fuego real, a quemarropa», relató en su momento el periodista uruguayo Raúl Zibechi, testigo de lo ocurrido. Fernando Morroni, uno de tantos solidarios que se encontraban en el lugar, recibió entre once y doce tiros. Posteriormente, mataron a Roberto Facal saliendo de su domicilio. La versión policial dijo que «fue víctima de un apuñalamiento por motivos pasionales». Falso. De hecho, la cámara con la que fotografió todo lo ocurrido en aquellos fatídicos días desapareció.

«No tengo palabras para describir lo que vivimos. Nunca pensamos que la represión alcanzara semejantes niveles. Desde la habitación del hospital veía golpear a los manifestantes, pero hasta que no nos subieron al avión no supimos de que había habido muertos. Aquello fue terrible», narra a GARA Josu Goitia. Veinte años después sigue recordando con emoción el pasillo que médicos y enfermeras les hicieron cantando el himno de Uruguay mientras se los llevaban en camilla hacia el aeropuerto.

En 2006 Goitia regresó por primera vez a Uruguay tras salir de prisión. Fue entonces cuando conoció a Norma Morroni, la madre de Fernando. «Recuerdo que primero estuvimos haciendo una entrevista de una hora de duración en la emisora CX26 Centenario y, después, me llevaron a su casa. El corazón me dio un vuelco. Norma es una persona muy especial. Me hizo un relato pormenorizado de lo ocurrido, aunque lo primero que me dijo al conocerme fue algo que me conmovió profundamente: `A mi hijo no lo mataron los vascos; lo mató la policía'», relata Goitia. Norma le quiso obsequiar con todo el material documental que había recopilado a lo largo de esos años; carpetas repletas de recuerdos, de recortes de periódicos... «Yo le dije que lo no podía aceptar. Que su lugar debía seguir siendo el mismo que había ocupado hasta ese momento», añade.

«Operación Lagarto»

La solidez de la solidaridad uruguaya se había tejiendo años atrás. El 15 de mayo de 1992, la Policía detuvo a una treintena de personas, en su mayoría exiliados vascos. El Estado español pidió la extradición de ocho -entre ellos Goitia, Lizarralde e Ibañez [fallecido en 2011]-, que en protesta emprendieron una huelga de hambre y de sed. «Desde el primer momento, la izquierda abertzale hizo un trabajo de fondo para contrarrestar la propaganda oficial. Además, el pueblo uruguayo tiene muy interiorizado el derecho al asilo. No podían comprender de ninguna de las formas que tres refugiados fueran a ser extraditados», subraya Goitia.

El también exiliado Josu Lariz fue otro de los detenidos en aquella macrorredada bautizada por fuentes policiales como «Operación Lagarto». La suya fue la primera sentencia del juicio de extradición, en el cual fue absuelto. «No solo no tiene nada que ver, sino que está específicamente excluido por cuanto todo delito contra la seguridad interior del Estado es hoy un clásico delito político», concluyó el juez Alfredo Tedeschi.

Años después, Lariz sería ilegalmente entregado a Argentina con fines de extradición, pero tras un periplo judicial allí fue nuevamente absuelto. Colectivos y organismos de derechos humanos uruguayos y argentinos defendieron una vez más el derecho al asilo.

«Creo que muchos factores confluyeron en el nivel represivo que se vivió en el Filtro. Por una parte, con las elecciones a la vuelta de la esquina, el Gobierno acaba de enfrentar una huelga general y la izquierda estaba ganando peso. Creo que con nuestra entrega y aquella represión quiso dar un escarmiento a su propio pueblo», considera Goitia.

«El colectivo de exiliados hemos sufrido en primera persona las dramáticas consecuencias del conflicto; deportaciones, euroordenes, expulsiones, confinaciones, muertes... pero también hemos vivido momentos reconfortantes como el apoyo de otros pueblos. El uruguayo nos demostró con hechos el verdadero significado de la palabra solidaridad, de esa que con tanta facilidad tendemos a pronunciar. Merece, por tanto, que giremos la mirada a ellos», subraya.

Un apoyo a Euskal Herria que llega hasta la actualidad. La portavoz de Sortu Amaia Izko recordó la declaración del llamado Encuentro Uruguay por la Paz en el País Vasco, celebrado en Montevideo a principios de junio. En un solemne acto celebrado en el Palacio Legislativo de aquella capital, los principales partidos políticos uruguayos, así como representantes del mundo de la cultura, la academia y el deporte dieron su apoyo a la hoja de ruta de Aiete.

Contrapuso el respaldo internacional al proceso unilateral abierto en Euskal Herria y a la labor del grupo de verificadores con «la no solución» que propugna el Estado español, «en cuyo ADN lleva inscrita la imposición y la negación.»

Izko abogó por impulsar «una vía vasca» a favor del derecho a decidir y por «presentar ante la sociedad vasca una oferta integral, progresiva, viable, positiva y, especialmente, dotada de un carácter democrático incuestionable, que sea capaz de arrastrar al país a una dinámica de construcción y suma de voluntades».

Norma Morroni: «Sigo pidiendo justicia; murió mi hijo, pero pudo ser cualquiera»

Norma Morroni, la madre de Fernando, quiso estar presente en el acto celebrado ayer en Donostia a través de una carta que leyó un prima del exiliado Josu Lariz. «Os envío un fuerte abrazo y saludo. Veinte años después sigo pidiendo justicia. De cuando estuve en Euskal Herria me traje muchos vuestros principios y el recuerdo de Blanca [Blanca Antepara, ya fallecida, a quien visitó en Urbina] me acompaña», explicaba. La breve misiva manda un abrazo «a los familiares de los detenidos por sus ideas políticas».

En la entrevista dada a GARA en 2009 cuando visitó por primera vez Euskal Herria, Morroni remarcó que la defensa del derecho de asilo era algo natural para los uruguayos. «Fueron vascos, pero podían haber sido de otros países, emigrantes... Y lo mismo pasa con Fernando: murió él, pero pudo ser cualquiera, porque tiraron a matar. Pero sí es cierto que nosotros mismos nos quedamos asombrados por lo que pasó y por cómo atacaron, a caballo, gritando, con todas sus fuerzas», recordaba. Cada año acude a la marcha que se celebra en Montevideo. En aquella ocasión confesaba que había viajado a Euskal Herria «con la condición de volver para el 24. «Si no voy a la marcha de mi hijo, de verdad me muero», indicaba.

«Para los exiliados que siguen en Uruguay son muy importantes estas fechas y actos como éste y ver las muestras de apoyo que se siguen dando. En el caso de Josu, las volvió a sentir cuando estuvo detenido en Argentina», señalaba a GARA ayer la prima del exiliado vasco, que, «ilusionado con el proceso abierto, ansía poder regresar a su tierra».

Junto a ella, al acto acudieron representantes de Sortu como Amaia Izko y Hasier Arraiz, el diputado general de Gipuzkoa, Martin Garitano, la portavoz de la Diputación, Larraitz Ugarte, y otros representantes de la izquierda abertzale como Maribi Ugarteburu o Karmele Aierbe.




Fernando y Roberto, por siempre en nuestra memoria, bihotz bihotzez.



°

domingo, 24 de agosto de 2014

Los Indestructibles IV: Reto Gaza

El problema de haber dedicado un largo periodo de tu vida útil a producir películas de propaganda fascista es que terminas creyéndote que eres el super heroe que las puede de todas, todas.

Si no nos quieren creer, solo lean acerca del esperpento que acaban de estelarizar Anold y Estalón según nos cuenta el ABC:


Decenas de celebridades y personalidades destacadas de Hollywood han querido mostrar su apoyo a Israel e impulsar la búsqueda de una solución pacífica al conflicto con Hamás mediante una declaración conjunta firmada por actores como Arnold Schwarzenegger, Sarah Silverman o Seth Rogen, entre otros. La declaración pública se produce semanas después de que una serie de estrellas, incluyendo a Penélope Cruz y Javier Badem, hayan condenado a Israel por su «excesiva» dureza en el conflicto, llegando incluso a acusar a Israel de «genocidio» tal y como afirmaron los actores españoles. Hasta este momento, sólo excepciones como Joan Rivers, Roseanne Barr y Mayim Bialik habían hecho público su apoyo a Israel.

Si bien muchos de los firmantes de esta declaración son nombres famosos como Schwarzenegger, Rogen, Sylvester Stallone, Kelsey Grammer y Joel y Benji Madden, la mayoría son figuras relevantes de la industria cinematográfica menos conocidas para el público en general, entre los que destacan el director Ivan Reitman, el escritor Aaron Sorkin, los productores Michael Rotenberg y Avi Lerner, el compositor Michael Nyman, Danny Sussman y el magnate Haim Saban.

La carta abierta condena a Hamás por animar a una «matanza de judíos», pero también repudia los ataques de la organización criminal contra Israel y la utilización de espacios de población civil para su funcionamiento. «No se puede permitir la lluvia de cohetes contra ciudades israelíes, ni puede ser que mantenga su propio pueblo como rehén. Los hospitales son para curar, no para esconder armas. Las escuelas son para aprender, no para el lanzamiento de misiles» afirma la carta.

Esta petición, la mayor de este tipo en la historia de Hollywood, supone un hito a tener en cuenta ya que los «pesos pesados» del cine hollywoodense siempre han evitado hacer declaraciones o hacer pública su opinón acerca de conflictos o temas sensibles.

Esta es la razón por la que la firma de Penélope Cruz y Javier Bardem generó tanto revuelo. Su gesto puede suponer un varapalo para la carrera artística de ambos ya que fueron muchas las voces que se alzaron en contra del matrimonio, como el padre de Angelina Jolie, John Voight, quien los calificó de «ignorantes» o la cadena estadounidense Fox, que llegó a calificar a Penélope Cruz como «la tonta de la semana» por «echar basura contra nuestro gran aliado».

En Israel las declaraciones de la pareja española no pasaron desapercibidas. El diario progresista «Haaretz» publicó un duro artículo en contra de la madrileña. Firmado por Yehonatan Geffen, uno de los autores y compositores más reputados de Israel y de tendencia «izquierdista», el texto recrimina a la actriz desconocer la heterogénea realidad israelí.

«Esto no te lo dice un bruto que tiene una oxidada 'Cúpula de Hierro' sobre su cabeza, sino alguien que en general esta de acuerdo contigo pero que cree que ningún boicot ha contribuido nunca al bien de la humanidad», subrayó.



Ya, o sea que Hollywood ha decidido producir otro bodrio veraniego pera esta vez con guión de Simon Wiesenthal y George W. Bush. Estados Unidos financia la campaña genocida israelí, Arnold y Sylvester se contratan por nada para proveer con la cortina de humo mediática necesaria para que Tel Aviv cuente con la impunidad necesaria para continuar con sus crímenes de lesa humanidad.

Empecemos por aclarar que el encabezado es engañoso, sí, Arnold y Sylvester son grandes éxitos de taquilla, que no actores, pero al momento que se empieza a listar a los demas signantes pronto recurren a enumerar a... ¿Sarah Silverman? ¿Seth Rogen?

¿Y esos quienes son?

Como la lista no es tan "A" como nos hicieron pensar entonces recurren a una tétrica payasa subnormal de nombre Joan Rivers, a una comediante famosa más por su corpulencia que por su talento actoral... y a la ya antes mencionada Mayim Bialik y sus chalecos antibala... pero no nos dicen si firmaron la mencionada carta.

Entrados en el contenido de la carta, valientes como son, los hollywoodenses acusan a Hamas de ser los autores de la muerte de más de dos mil palestinos, más o menos como cuando los texanos acusaron a México de imponerles sus leyes, como esa que prohibía la esclavitud, por ejemplo. O cuando los mismos estadounidenses acusaron a los cubanos de haber volado el Maine.

La nota se vuelve hilarante cuando menciona a John Voigt, de quien tampoco queda claro si firmó la carta o no. Ignorantes llama a Penelope Cruz y a Javier Bardem. Pues bien, desde este humilde blog le lanzamos el reto a Voigt para que discutamos la creación del artificial estado de Israel, invento del siglo XIX perpetrado por el imperialismo inglés en el área, un estado genocida y racista desde su propia creación.

Y por último le decimos a Yehonatan Geffen que hubo un boicot que funcionó a la perfección, el que destruyó el régimen del Apartheid en Sudáfrica, régimen del cual Tel Aviv era aliado, beneficio a la población original del país, les liberó del yugo impuestos por los descendientes de europeos. Y si quiere más informes con respecto a si los boicots funcionan o no, anda y pregunta a los agricultores europeos como va el asunto del boicot declarado por Rusia, medida tomada por Moscú ante la situación creada por la desmedida campaña bélica desatada por Kiev en contra de los antifascistas del este de Ucrania. Así que nuestro total apoyo para el BDS, pero esta vez que incluya las películas y programas de televisión de los firmantes del comunicado.

Les recordamos que a diferencia de Cruz y Bardem, nosotros no tenemos compromisos comerciales ni patrocinadores con quienes quedar bien, a nosotros no nos pueden amenazar con cancelaciones de contratos ni hostigar como lo han hecho con Selena Gómez, Rhianna o con otros. Si se presentan al debate, vengan preparados.

Imbéciles, apologistas del genocidio, eso es lo que son.

Ah perdón, antes de terminar... Arnold o Sylvester, ninguno de los dos (solos, o acompañados del geriátrico conocido como Los Indestructibles) le iba a durar más de unos segundos a un comando de Hamas o la Yihad Islámica. Y si piensan que sus amigotes de ISIS les van a hacer el favor, miren lo que les manda a decir Alia Magda el Mahdi:







°

A 20 Años del Filtro

Les compartimos este texto de Igor Meltxor con respecto a uno de los hitos más dolorosos de la solidaridad internacionalista para con Euskal Herria:



Se cumplen 20 años de los sucesos acaecidos en los alrededores del Hospital Filtro de Montevideo, una masacre perpetrada por la policia del Gobierno de Uruguay y una muestra de solidaridad imborrable por parte del pueblo uruguayo con el pueblo vasco.

El 15 de mayo de 1992, la Policía detuvo en Uruguay a unas 30 personas, de las que luego fueron procesadas trece. De este total de refugiados políticos vascos, el Estado español pidió prisión para diez, y finalmente demandó la extradición de ocho de ellos: Mikel Ibañez Oteiza (Elgoibar), Luis Mari Lizarralde Izagirre (Donostia), Josu Goitia Unzurruzaga (Oñati), Amaia Arakistain Unamuno (Markina), Juan José Urrutia Pía (Soraluze), Pedro Gómez López (Ortuella), Agurtzane Delgado Iriondo (Ermua) y Josu Lariz Iriondo (Alzola). Uruguay sólo accedió a entregarles a los tres primeros.

Emprendieron la huelga de hambre y de sed, cosa que antes también habían llevado a cabo en prisión. Tenían una causa pendiente en Uruguay por portar documentación falsa, en principio no era razón suficiente para la extradición pero eso era mucho presuponer.

A consecuencia de las citadas huelgas, los tres refugiados fueron trasladados al Hospital Filtro de Montevideo, donde siguieron con la protesta. En sus palabras, «lo ocurrido allí fue muy duro. La solidaridad de miles de uruguayos en los alrededores del hospital era cada vez mayor a favor del derechos de asilo, desde la entrada de los refugiados vascos.

Hoy se cumplen 20 años. Aquel 24 de agosto de 1994, la Policía reprimió a balazos a miles de uruguayos que se solidarizaron con tres vascos reclamados por el Gobierno español de Felipe Gonzalez. Dos jóvenes murieron.

20 años desde que la Policía uruguaya disparó contra las miles de personas congregadas ante el Hospital Filtro de Montevideo con el único fin de mostrar su solidaridad a tres refugiados vascos. Estaban ingresados allí a causa de la huelga de hambre y de sed que habían emprendido para reclamar el derecho al asilo y denunciar la demanda de su extradición por parte de la Justicia española.

A media tarde cerca de 4.000 personas se agolpaban en los alrededores del hospital, convocadas por la central sindical uruguaya PIT-CNT, cuando de repente y sin aviso previo la policia comenzó a disparar fuego real a quemarropa. Quienes intentaron huir se vieron cercados por la Policia que planificó una auténtica masacre. La represión puso en movimiento 500 efectivos policiales, más de 100 vehículos.

El operativo represivo estaba conducido por el Inspector Nacional José Dávila y el Inspector General Pablo Gerjiulo que dependían de la orden directa del Ministro del Interior, Gianola.

Otro punto de concentración represiva fueron los galpones de CUCTSA en donde mucha gente se había refugiado, ahí entraron los milicos dando palos y tirando con sus armas. Es, en ese momento, en la calle Cufré, donde es asesinado Fernando Morroni.

Durante la noche era asesinado por la policía, Roberto Facal, una muerte que quisieron enmascarar como un robo y dias más tarde como un supuesto “crimen pasional”. La manipulación politica y policial era indecente. El resultado era ya de 2 muertos y centenares de heridos por las calles de Montevideo.

Durante la “operación Filtro”, también denominada como “operación lagarto”, el Gobierno de Uruguay ordenó el cierre durante 48 horas de las dos únicas emisoras de radio que estaban desarrollando una ingente labor de investigación para intentar averiguar el número de fallecidos y sus identidades: CX44 Panamericana y CX36 Centenario.

Manipulación y mentiras

El entonces ministro del Interior uruguayo, Angel María Gianola, intentó atribuir los incidentes a infiltrados armados entre los manifestantes y culpó incluso a supuestas amenazas de atentados en el aeropuerto internacional de Carrasco con motivo de la llegada del avión en el que serían trasladados los tres vascos.

El 7 de setiembre se llevó a cabo una interpelación a Gianola en la Cámara de Diputado. Gianola fue respaldado por el gobierno, quien le dio la orden de matar, y dicha interpelación no trajo consecuencias políticas. Gianola siguió en el Ministerio.

El 19 de agosto de 2009, el diario GARA publicaba una entrevista con la madre de Fernando Moroni, asesinado en los incidentes de la “operación Filtro”. Adjunto la transcripción de la entrevista por su evidente interés,realizada por el periodista Ramón Sola:

«Buscaban un escarmiento, pero sólo endurecieron más a la gente»
Norma Morroni
Madre de Fernando Morroni, muerto en los incidentes del filtro

Están Atadas y Bien Atadas

A los españoles se les acaba el tiempo, la farsa no da para más, o espabilan o estarán de regreso los paseillos y la paz de las cunetas. Nos dicen que otra vez hay dos Españas, una homenajea al fascismo, la otra... espera, embobada con el cuento de la transición y la democracia que salvaguardan el PSOE y el PC.

Les compartimos este texto publicado en La Jornada:



Marcos Roitman Rosenmann

Antonio Machado, poeta andaluz, republicano, antifascista, muerto en el exilio, acuñó el concepto. El siglo XX español nacía en medio de una crisis de identidad. Se trataba de luchar contra la oligarquía, el caciquismo y las formas rancias del nacional-catolicismo defendidas por Ramiro de Maeztu y Marcelino Menéndez Pelayo.

La guerra hispano-cubano-norteamericana provocó frustración. A principios del siglo XX la España imperial era historia. Nacía la generación del 98. La pobreza, el hambre y la crisis institucional copaban los debates. Antonio Machado lo puso en blanco y negro: "Ya hay un español que quiere vivir y a vivir empieza, entre una España que muere y otra que bosteza. Españolito que vienes al mundo, te guarde Dios. Una de las dos Españas ha de helarte el corazón".

Con el advenimiento de la II República, las dos Españas se definieron políticamente. Una levantó un proyecto laico, moderno, antifeudal y progresista. La otra decidió abrazar la España rancia, los intereses de la oligarquía terrateniente apoyándose en el nacional-catolicismo y el ideario fascista. La derrota de la II República hizo trizas el proyecto democrático. Los derechos sindicales, las libertades políticas, la reforma agraria, la enseñanza pública, la participación de la mujer, fueron eliminados de un plumazo y sus defensores perseguidos hasta la muerte. Así se inauguraba la larga noche del franquismo, que duró casi 40 años (1939-1975). Durante este tiempo primaron el odio, la represión y el fanatismo religioso. Una supuesta conspiración comunista, judeo-masónica para destruir España, fue la excusa para llevar al paredón a miles de republicanos. Francisco Franco utilizó el anticomunismo como mecanismo para cohesionar el régimen y ganar adeptos. Y lo consiguió. Entre la modernización del Opus Dei, la incorporación a Naciones Unidas y la visita del presidente estadunidense Dwight Eisenhower en 1959, una de las dos Españas, la falangista, católica, apostólica y romana, alimentó la unidad del régimen. El ritual franquista se inauguraba con el saludo fascista, la veneración al caudillo y declamando: España: ¡Una!, España: ¡Grande!, España: ¡Libre!, España: ¡Una, grande y libre!

Tras la muerte de Franco, las dos Españas, hasta ese momento irreconciliables, se acercaron hasta fundirse. Fue el tiempo de la "reconciliación". Republicanos, franquistas, monárquicos, socialistas, comunistas, democristianos y liberales se unieron para iniciar la transición, principio del fin de las dos Españas. Se legalizarían los partidos políticos de la izquierda histórica, PSOE y PCE, los sindicatos de clase y dio voz a los partidos burgueses nacionalistas. El miedo a una nueva guerra civil se desvanecía. Junto a ello, los crímenes de lesa humanidad del franquismo se invisibilizan. La restauración borbónica nació libre de polvo y paja. Una ley de amnistía, el abandono de la justicia reparadora y el pacto de silenció evitó que los cadáveres de los miles de republicanos fusilados durante el franquismo fueran reconocidos y recuperados por sus familiares para darles una sepultura digna.

Los partidos políticos perseguidos durante la dictadura, a cambio del silencio, recibieron, bajo el principio de compensar el patrimonio expropiado durante el franquismo, millones de pesetas y propiedades. Quid pro quo. Quienes se opusieron a la corona y los pactos de la Moncloa fueron etiquetados como escoria que resucitaba la idea de las dos Españas. En ella, se dijo, habitaban los nostálgicos del franquismo y los republicanos. En el medio, los salvadores de la patria, defensores de la unidad de España bajo la corona borbónica. La nueva España nacía hipotecada. Sus padres putativos le dieron la bienvenida. Siguieron mandando los de siempre, esta vez con el aval de los advenedizos legitimados por Estados Unidos, la socialdemocracia y la comunidad europea.

Hoy, en medio de la crisis, se constata la existencia, nuevamente, de dos Españas. Pero sin las connotaciones del siglo pasado. Me refiero a una, oficial, representada por la clase política, monárquica, cortesana e institucional. La otra, a la que pertenecen millones de españoles y sufre las decisiones de la primera. La España oficial, minoritaria, sin vocación democrática, vive ajena a las preocupaciones y problemas de sus conciudadanos. Alega tener la legitimidad de las urnas y ser depositaria de la voluntad general. Anida en las instituciones políticas. Se arropan entre ellos y están protegidos por un halo de impunidad que recubre sus actos. Hacen y deshacen en nombre del pueblo, rompiendo promesas electorales, violando programas y principios ideológicos. Adoptan una actitud de desprecio cuando se les pide explicaciones o increpa por corruptos, altaneros y mentirosos. En ese instante, la España oficial se pone el traje de víctima. Despotrica y solicita protección policial contra los alborotadores. Aducen acoso, violación de intimidad y sentirse indefensos. Declaman ser buena gente, no hacer daño a nadie, sacar a pasear sus mascotas, querer sus hijos, pagar las cuentas en el bar, dar propina, ser fieles a sus amantes y comer tortilla de patatas. Por ello, se preguntan, ¿por qué tanta inquina, si no han hecho nada malo? Ellos sólo cumplen con su deber, firman leyes que recortan los salarios, rescatan bancos, facilitan el despido libre, privatizan la sanidad, la educación y, de paso, promueven el desempleo. Nada del otro mundo. Cumplen con lo mandado por el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y Bruselas. Unos cuantos desahucios, más de 700 mil, 26 por ciento de desempleo, el aumento de los suicidios acompañado de consumo exponencial de ansiolíticos que afecta a 8 por ciento de la población. Viven de espalda a la realidad. Según nos relatan, están atados de pies y manos. Piden comprensión, la marca "España" está en peligro. La corrupción, el tráfico de influencias, la evasión de capitales, el hambre y la exclusión social, alega el gobierno del Partido Popular, ellos no la provocaron, es la herencia del PSOE. Unos atacan, otros se defienden. El presidente del gobierno, Mariano Rajoy, habla de un complot hacia la "clase política", el rey, los jueces y las instituciones democráticas. Una "nueva leyenda negra" se cierne sobre España. Así perciben el mundo. La ministra de Sanidad, Ana Mato, y su ex marido, Jesús Sepúlveda, acusados de corrupción, disfrutar viajes, fiestas y aceptar coches de lujo, pagados por la trama corrupta del Partido Popular, se acoge al machismo ramplón. Ella, mujer de la casa, dice, no preguntó la procedencia de dichas regalías. Hoy, para capear el temporal, su ex marido no tiene nombre. Cuando se le pregunta, la ministra Mato responde: "...pregúntele a esa persona". Los ejemplos sobran.

La otra España, a la que pertenece la mayoría de la población, se siente engañada, desamparada, indefensa. Asiste incrédula al derrumbe de sus ilusiones. La conforman todas las clases sociales y han votado a todos los partidos, sin excepción. Otros se identifican con los movimientos sociales, como el 15-M; piden democracia real ya; la plataforma de los desahuciados que lucha por la dación en pago, el alquiler social, no perder su vivienda y el acoso de los bancos; los maestros de escuela que salen a la calle en defensa de una educación pública, digna y de calidad; los médicos, enfermeras y el personal auxiliar opuestos a la privatización de la sanidad, el cierre de centros de urgencia, aquellos que no entienden la salud como un negocio, sino patrimonio social; los jubilados, a los cuales se les congelan las pensiones; los pequeños y medianos ahorradores estafados por las preferentes bancarias; los estudiantes que ven aumentar la matrícula universitaria en 200 por ciento. Las amas de casa que soportan la estructura cotidiana del hogar con hijos en paro y sin salidas profesionales; los cientos de familias que han pasado a vivir en albergues, coches o colchones improvisados bajo puentes, alimentándose en comedores sociales; los profesionales, investigadores, científicos y becarios de centros de excelencia que han visto cerrar sus puertas por los recortes; los trabajadores y obreros cuyos convenios colectivos se negocian a la baja intimidados con la amenaza de despido. Esta España, la de todos, no renuncia a las instituciones, a ser tenida en consideración política. Pero la otra España hace oídos sordos y levanta un muro para no ver el sufrimiento que padecen sus conciudadanos. No está a la altura de un pueblo que mantiene, por encima de todo, la dignidad, y les guste o no les llama mentirosos, corruptos y asesinos, que lo son.




 


°

sábado, 23 de agosto de 2014

España Homenajea a la Legión Kondor

No, el encabezado no es una broma.

En pleno siglo XXI, en el estado español se ha llevado a cabo un homenaje a los pilotos nazis que entre 1936 y 1937 bombardearon las localidades vascas de Otxandiano, Durango y Gernika, preludio de la blitzkrieg que las fuerzas armadas de Adolph Hitler desplegarían durante la Segunda Guerra Mundial.

El estado alemán ya ha pedido perdón por lo sucedido en Gernika, los españoles siguen negando haber estado involucrados en el hecho y siguen culpando a "los rojos".

Con este homenaje queda demostrado que el bombardeo de Gernika no fue un hito más en la mal llamada Guerra Civil Española sino un acto etnocida perpetrado por los españoles en contra del pueblo vasco, así mismo, con este homenaje queda claro que es un verdadero insulto el que el pueblo vasco no esté incluído entre los grupos humanos objeto de "tratamiento especial" por parte del fascismo alemán como lo fue con los roma o los eslavos.

Les compatimos la nota publicada en Naiz.info:




Este mismo sábado, una localidad castellana será el escenario de un homenaje franquista a la Legión Cóndor, protagonistas del bombardeo de Gernika en 1937, una de las mayores masacres fascistas en tierras vascas. Varios usuarios en las redes sociales han pedido que se prohíba este acto. Sin embargo, no ha trascendido ninguna actuación institucional o judicial para evitarlo.

Aguilar de Campoo es una localidad de algo más de 8.000 habitantes situada en la provincia castellana de Palencia. Para este sábado un grupo denominado ‘Tercios de Aguilar’ ha organizado un acto de homenaje a los que denominan «valientes voluntarios alemanes de la Legión Cóndor». Este destacamento tuvo gran repercusión en la deriva del golpe fascista de 1936 y en Euskal Herria es especialmente recordado por ser quien bombardeó Gernika el 26 de abril de 1937.

El bombardeo de Gernika supuso la destrucción del 99% de los edificios de la localidad vizcaina y la muerte de decenas de personas.

La convocatoria del acto ha sido reprendido en las redes sociales, donde algunos usuarios han solicitado la prohibición del mismo. Sin embargo, no ha trascendido ninguna actuación en ese sentido ni por parte del Ayuntamiento de la lodalidad castellana, compuesto por 8 conejales del PP, 4 del PSOE y 1 independiente; ni desde otras instancias judiciales o policiales.

La interpelación sí llegará al Parlamento Europeo. Un usuario alertó a través de Twitter a la europarlamentaria Izaskun Bilbao sobre el acto. Esta ha anunciado que presentará una pregunta en la Eurocámara basada en tres cuestiones: si la Comisión Europea considera este homenaje compatible con los programas de recuperación de la memoria histórica, si va a solicitar alguna información al respecto a las autoridades españolas y si alertará a los estados miembros de la «gravedad que tiene la permisividad ante este tipo de homenajes».




¿Qué pensará David Morera de esto?


°

Todxs a Bordo

Les compartimos esta nota publicada en el Diario Vasco:




La parlamentaria de EH Bildu Maribi Ugarteburu ha asegurado este viernes en Bilbao que "Euskal Herria también quiere subirse al tren" del ejercicio del derecho a decidir con Escocia y Cataluña.

Ugarteburu ha participado en la manifestación en favor de la ikurriña que se celebra en Bilbao todos los años con motivo del Día Grande de la capital vizcaína y de sus fiestas.

La marcha ha estado encabezada por una gran ikurriña portada por miembros de diferentes comparsas festivas bilbaínas y tras ella figuraba la pancarta con el lema "Geurea ikurriña" (La nuestra, la ikurriña) y una bandera de Palestina.

La manifestación, cuyo inicio se ha retrasado por la caída de un intenso aguacero, ha unido la plaza Moyua con el ayuntamiento de Bilbao y durante el recorrido el millar de participantes ha coreado lemas como "ikurriña bai, espaniola ez (Ikurriña sí, española no).

Ugarteburu ha sostenido que la ikurriña no sólo simboliza "Euskal Herria y su pluralidad enriquecedora", sino que también representa "el derecho de nuestro país a decidir libremente su futuro".

"Más allá de lo que supone la bandera en sí como símbolo, detrás de ese símbolo hay una significación política muy actual en clave democrática", relacionada con las dos "citas cumbre, democráticamente hablando", que representan el referéndum de independencia de Escocia de septiembre y la consulta de Cataluña en noviembre, ha señalado.

Ugarteburu ha asegurado que "Euskal Herria también quiere subirse a este tren, una mayoría social y creciente tiene muy claro que, por encima de ideología y adscripciones políticas, aquí hay un pueblo que tiene derecho a decidir por cuestión democrática".

"Estamos convencidos -ha añadido- de que en ese tren, junto a Escocia y Cataluña, Euskal Herria va a estar presente y va decidir su futuro".



¿Nos permiten un comentario?

Esperemos que en un ejercicio de honestidad y congruencia, tanto catalanes como escoceses reconozcan que quienes echaron a andar el tren de la autodeterminación y lo mantuvieron en marcha contra todo obstáculo y contra todo pronóstico, fueron los vascos. Hay 600 celdas de castigo a las que pueden ir a preguntar como.



°