sábado, 16 de diciembre de 2017

YouTube | “Etxekoak, Oparirik Onenak”

Por medio de la página As llega a nosotros esta postal invernal cortesía de el Athletic de Bilbao:

El emotivo spot navideño del Athletic antes del derbi vasco

El Athletic ha lanzado un anuncio para felicitar la Navidad a sus seguidores, antes del derbi vasco que les enfrenta a la Real Sociedad
M. Méndez

Este sábado 16 de diciembre, a las 16:15 horas, se celebra uno de los partidos más especiales y bonitos de La Liga. El Athletic Club y la Real Sociedad se enfrentan en San Mamés en un nuevo derbi vasco con comunión de aficiones.

Antes de centrar todo el protagonismo en el césped, y aprovechando las fechas en las que estamos, el equipo bilbaíno ha lanzado un bonito anuncio para felicitar la Navidad a sus seguidores, en el que recuerdan la importancia de su filosofía.

Así felicita la Navidad el Athletic

En poco más de un minuto, el Athletic mezcla espíritu navideño, el sentimiento atlethiczale de muchas generaciones y, sobre todo, muchos rostros del ayer, del hoy y del mañana del club.

De los míticos Iribar, Carmelo, Argote y Endika, a los actuales Aduriz, San José, De Marcos, Laporte e Iñaki Williams, a su equipo femenino con Erika y Eunate, y a algunos de los jóvenes que están en la cantera y serán el futuro del club.

Ellos y algunos más, incluyendo aficionados y trabajadores del club, se reúnen en este emotivo spot, como si fueran una gran familia, para intercambiar regalos y celebrar juntos las fiestas navideñas.

.
.

"Futbolistas, cantera y afición"

Al final del anuncio, el Athletic comparte el siguiente mensaje: "Qué mejor que contar con la ilusión y la naturalidad de los verdaderos protagonistas para representar a los tres pilares de esta familia única: futbolistas, cantera y afición".

Una declaración de intenciones de mantener el sello y el estilo que tanto caracteriza al club, y que la tarde de este sábado vive un nuevo derbi vasco contra la Real Sociedad.



Nosotros por nuestra parte le pedimos al Olentzero que el Athletic readmita a los 150 niños riojanos en sus filas canteranas.






°

Lxs Presxs «Sin Resultados Tangibles»

Los ecos de París aún reverberan en los corazones de quienes deseamos la pronta vuelta a casa de lxs presxs políticxs vascxs, herida abierta en un pueblo que ha resistido los embates más crueles del fascismo europeo.

En Hegoalde los preparativos para la manifestación de Bilbo en enero ya se han puesto en marcha aunque el asunto se nota un poco desangelado tras la euforia causada por las cotas alcanzadas por el proceso de desconexión catalán, mismo que en pocos días sorteará otro obstáculo en camino a la consumación de la independencia.

Ante lo expuesto, les compartimos este balance por parte del Foro Social dado a conocer por Naiz:


El Foro Social Permanente considera que en 2017 se han dado «algunos avances significativos» en la cuestión de los presos, aunque admite que todavía «no hemos podido ver resultados tangibles». Ha puesto en valor el papel de las instituciones de Ipar Euskal Herria y el trabajo de la sociedad civil, frente a la actitud del Gobierno español «que no ha evolucionado nada».

Las representantes del Foro Social Permanente Nekane Alzelai y Teresa Toda han valorado en una comparecencia los pasos que se han dado en 2017 para la reintegración de las personas presas. En su opinión, se han dado «algunos avances significativos», aunque «no hemos podido ver aún resultados tangibles».

Como avances han citado los acuerdos de los parlamentos de Gasteiz y Nafarroa para exigir la excarcelación de los presos enfermos, así como el consenso sindicalen defensa de los derechos de las personas presas. Para el Foro Social, esos acuerdos demuestran que se están construyendo las condiciones de confianza necesarias para que partidos y sindicatos inicien un diálogo que impulse un acuerdo «lo más transversal posible sobre la cuestión de la reintegración de las personas presas» y reflejan que se está avanzando en los tres carriles abiertos: Nafarroa, CAV e Ipar Euskal Herria, «cada uno con sus características propias» pero «con una misma estación final: un escenario de paz y resolución sin personas presas, huidas o deportadas».

Alzelai y Toda han resaltado el «hito importante» que supuso la manifestación del sábado pasado en París, donde cobró protagonismo el trabajo de la sociedad civil, y también ha puesto en valor el trabajo de las instituciones y electos de Ipar Euskal Herria, con el presidente de la Mancomunidad vasca, Jean-René Etchegaray, a la cabeza, «liderando el trabajo institucional ante el Ministerio de Justicia» francés. Considera positivo, asimismo, el «trabajo de interlocución del Gobierno Vasco con el Ministerio de Justicia francés».

Fruto de ello, señala, son la retirada del estatus DPS a siete presos y «un primer acercamiento a Mont de Marsan, que el Foro Social interpreta como «señales de que, si bien las cosas no han cambiado aún, hay elementos que indican que pueden cambiar, si se continúa desarrollando el trabajo, la interlocución, el aunar esfuerzos, la implicación triangulada… con el tesón y constancia que se percibe en los últimos meses».

Frente a ello, han contrapuesto la actitud del Gobierno español, que «no ha evolucionado nada» y no ha facilitado «ningún movimiento en aspectos humanitarios como el grave caso de Ibon Iparragirre o el acercamiento de las personas presas».

El Foro Social ha apelado a seguir trabajando desde la sociedad civil en la agenda sobre el desarme, la desmovilización y la reintegración, ya que a su juicio permitirá «ensanchar el carril central de la resolución integral ya en marcha».

Finalmente, Alzelai y Toda han mostrado su adhesión a la manifestación del 13 de enero en Bilbo, «otro instrumento importante» de la sociedad civil.






°

El Sueño Americano de Juanita

¿Se imaginan ustedes que en Cuba o Venezuela la policía procediera a arrestar y esposar a una anciana de 94 años por no pagar la renta de su asilo de ancianos?

Día de fiesta seguro para los medios de comunicación y para los líderes de opinión... ya ni hablar del orgasmo que produciría a Gloria Álvarez engarzada en su muy particular Cruzada en contra del Comunismo.

Pues bien, no le de más vueltas en la cabeza, ha sucedido en los muy cristianos Estados Unidos y lo trae a nosotros Univisión:


Juanita Fitzgerald ha vivido en Franklin House desde 2011 y le dijo al personal que no había pagado el alquiler porque pensaba que iba a morir pronto.

La policía de Eustis, Florida, arrestó a una mujer de 94 años acusada de entrar ilegalmente al condominio donde vive desde 2011. Tenía prohibida la entrada porque no pagaba el alquiler desde hace tres meses.

Juanita Fitzgerald fue ingresada el martes a la cárcel del condado de Lake, bajo una fianza de $500. Pero fue liberada el jueves, según dijo un portavoz de la Oficina del Sheriff de Lake. Aunque no tuvo que pagar la fianza, la anciana debe comparecer en la corte el 27 de diciembre.

Karen Twinem, de National Church Residences, propietaria de Franklin House, donde vivía la acusada, dijo que Fitzgerald le dijo al personal que no pagaba el alquiler porque pensaba que iba a morir pronto. Sin embargo, en una entrevista a ClickOrlando, la mujer negó esa versión e insistió en que trató de pagar la mensualidad. "Yo siempre pagué, hasta que decidieorn que no querían tenerme más allí y no me aceptaban el pago", dijo Fitzgerald.

Twinem dijo al canal local que Fitzgerald se había quejado de tener moho en su apartamento, sin embargo dijo que el condominio hizo una revisión y no encontró moho en ninguna parte.

El propietario de la residencia aseguró que las autoridades contactaron a la familia de Fitzgerald varias veces para tratar de obtener ayuda e incluso contactaron a varias agencias, incluyendo Homeless Coalition, LiveStream Behavior Center, United Way of Lake County, Family and Children's Services of Lake Condado, la Agencia del Área para el Envejecimiento y varios otros apartamentos y programas de vivienda de transición.

Twinem dijo que la anciana rechazó toda la asistencia que le ofrecieron.

"Siento que se hizo todo lo posible para ayudarla, siento que ella misma se buscó todo esto", dijo a ClickOrlando otra residente del complejo, Terri Goldberg.

Fitzgerald dijo al medio local que no tiene ningún familiar en Florida. "Mi familia están en Tennessee y pedí que no le contaran a mi hijo lo que está sucediendo", declaró.

Documentos judiciales describen cómo la mujer se resistió al desalojo. El informe indica que, el día anterior, Fitzgerald sabía que sería desalojada y le pidieron varias veces que abandonara la propiedad.

Fitzgerald se negó a recoger sus pertenencias y dijo: "A menos que ustedes me saquen a la fuerza de aquí, no iré a ninguna parte", consta en la declaración jurada.

Cuando los agentes intentaron sacarla del edificio, se deslizó intencionalmente de la silla hacia el suelo. También se resistió cuando la policía intentó recogerla del piso.

La declaración jurada indica que los agentes la escoltaron fuera del edificio hasta subirla a una patrulla policial. Debido a su edad, los oficiales transportaron a Fitzgerald sin esposas para reducir el riesgo de lesiones. Pero en las imágenes de la entrevista que concedió a medios locales, la mujer está en uniforme anaranjado y con esposas.

Fitzgerald cumple 94 años el 15 de diciembre, y por suerte, no tendrá que passar su día en la cárcel. Por ahora, está viviendo con una amiga.






°

Egaña | El Córner

Nos dice Vicenç Navarro que el fascismo español tuvo como una de sus características la anulación de las "nacionalidades periféricas" en favor de la idea de la España Una Bajo Dios.

Lleva mucha razón.

Pero solamente para precisar algunos detalles nosotros agregaríamos que eso no podía haber sucedido sin algún grado de colaboración por parte de las oligarquías "periféricas", tanto la catalana como la que nos ocupa en este texto dado a conocer por Iñaki Egaña en su cuenta de Facebook: la vasca.

Disfruten la lectura:


Iñaki Egaña

Las estrategias de comunicación mandan sobre la ideología. Los partidos políticos históricos han abandonado sus ideales para convertirse en un objetivo en sí mismo. Así asistimos cada vez menos perplejos a esos cambios de rumbo, a esas declaraciones que expresan hoy lo contrario que mañana, llegando a defender antagonismos sin otra vergüenza que la que proclama un currículo de jardín de infancia.

Dentro de este marcado acento en la comunicación, la ofensiva jeltzale para salir de ese atolladero en el que voluntariamente se ha introducido buscando la alianza con la ultraderecha más tramontana de Europa es de manual. Ante las dudas de parte de sus votantes que no entienden ese apoyo que han concedido y recibido mutuamente a/de los carceleros y verdugos del proceso soberanista catalán, con detalles tan significativos como el apoyo a los procesos que llevaron a la cárcel o al paredón a miles de vascos entre 1936 y 1945, la dirección jeltzale ha culpado de su elección, como es habitual, a quienes no defienden sus movimientos políticos.

Apenas he encontrado declaraciones de Urkullu, Ortuzar o Egibar alabando su pacto, a esta altura ya natural, del PNV con el PSOE y el PP, en uno de los acontecimientos coyunturales más intensos de las últimas décadas. Ni siquiera explicaciones para aquellos que no entendían que su vocación es la que es, la estabilidad que necesitan los mercados para expoliar. Que medrar en fiscalidad para los ricos y aumentarla para los pobres es el sino de los tiempos. Y tiene su lógica. La del vencedor, la del explotador, la de los expropiadores de nuestras vidas.

No han tenido coraje para expresar sus sentimientos políticos en toda su crudeza, como no lo tuvieron cuando defendieron ese muro de la vergüenza que han construido en el puerto de Bilbao para proteger, como dijo aquella pérfida consejera de Desarrollo Económico, los "derechos humanos". El relato jeltzale está llegando a semejantes niveles demagógicos que pronto entrarán en esa pugna, bien es cierto que con muchos contrincantes alrededor, por hacerse con un puesto en el libro de los Guiness.

En esa línea de echar balones fuera, de acusar al oponente de ser enemigo y al enemigo de veras de saludarle como aliado, Egibar se refirió recientemente al córner, ese lugar del campo de fútbol alejado del centro y, aunque cercano a las áreas, inútil para prevenir el juego. El córner, dijo, como lugar de vecindad de la izquierda abertzale. Entendiendo que si la izquierda abertzale quiere salir de ese córner, lo preceptivo sería apoyar presupuestos, valorar la estabilidad con el PP y denostar la "deriva" catalana. Es decir, convertirse en PNV.

Tres han sido los momentos en los que el PNV ha considerado su decisión política de alianzas de manera estratégica. La primera con motivo de las falsamente llamadas "primeras elecciones democráticas", año y medio después de la muerte del dictador. Y falsamente llamadas democráticas porque los partidos independentistas y/o revolucionarios estaba expresamente prohibidos (algunos tuvieron que vestirse de lagarteranas en coaliciones electorales), y los presos no habían sido amnistiados, aunque la mayoría había abandonado la prisión.

En la primavera de 1977, en pleno proceso de Txiberta entre partidos de ámbito vasco, el PNV maniobraba en otro escenario que finalmente le llevaría a alinearse con el PSOE en aquella candidatura que llamó Frente Autonómico. Tal y como había sucedido desde 1945, con la creación del Gobierno vasco en el exilio, PNV y PSOE ahondaban en una sintonía que, al día de hoy, sigue en vigor. En hechos puntales, consensuaron la expulsión del Partido Comunista del Ejecutivo vasco (1948) siguiendo los dictados de Washington y se unieron a favor de la reforma del sistema franquista, en contra de su ruptura (1976).

Diez años más tarde de la asunción reformista, la escisión de Eusko Alkartasuna llevaría al PNV a mantener de compañero de viaje nuevamente al PSOE. Frente a la opción de abrir una nueva etapa política, con los GAL como ariete contra la disidencia vasca, el PNV se alió con el PSOE e incluso con el PP para evitar que probables acuerdos entre Herri Batasuna y EA les convirtieran en secundarios. Ardanza de la mano con Rosa Díez, hoy subida al mástil falangista, la fotografía de la década.

Las elecciones municipales en Donostia en 1991 fueron uno de los paradigmas de esa unión. Odón Elorza (PSOE), tercera fuerza, fue alcalde gracias a los votos de la cuarta y quinta fuerza, PP y PNV. La primera había sido Eusko Alkartasuna y la segunda Herri Batasuna. En función del pacto a tres, Gregorio Ordoñez entró como responsable de Urbanismo. Abrieron las puertas al caos.

Con 40 años de experiencia política, de guerra sucia, torturas, política penitenciaria y negación de derechos civiles y colectivos, las reacciones "naturales" van marcando los espacios de manera nítida. El pacto de Ajuriaenea, a pesar de lo que se diga 30 años después, fue previsto para hacer frente a la pujanza política que daría la ya abierta negociación entre ETA y el Gobierno español. Como freno a la misma. Entonces, alianzas "contrainsurgentes".

El PNV repetiría alianzas nuevamente tras el penúltimo período, el de Patxi López. Después del anuncio de la organización vasca del fin de su ciclo armado en 2011 y el auge espectacular de la izquierda abertzale en las elecciones siguientes (municipales, españolas, autonómicas) a pesar de su más de una década ilegalizada, la dirección jeltzale apretó tuercas y recondujo ese espíritu que parecía flotar en el ambiente desde Lizarra-Garazi.

La puerta era clara y estabilidad se llamaban PSOE y PP: la izquierda abertzale era enemigo de clase. La transformación de las cajas de ahorro vascas en banco fue uno de los entonces paradigmas. El PNV necesitaba en Gipuzkoa la alianza del PSOE, del PP, del sindicato del régimen CCOO y de la aquiescencia de los jueces para logar la mayoría. Y la obtuvo. El sistema, los de orden, contra la izquierda abertzale. Sin fisuras.

Por eso, ahora me extraña que vuelva a extrañar a gentes de buena fe pero con poca memoria, que la alianza histórica PNV-PSOE se amplíe a la derecha española más rancia de los últimos cien años, comparable a la que dio el golpe de estado cruento de 1936. Siempre que el guión lo ha exigido, la alianza ha tenido recorrido propio. Y ha funcionado.

Hoy, el PNV es un partido moderno cuya gestión diaria, electoral y política es encargada a empresas especializadas, tanto de marketing, información o logística. Pone imagen y rostro a Confebask y a sectores que, en otros aspectos como el de la seguridad o el de la construcción, se han convertido en lobbies. O quizás el PNV en lobby de sus intereses empresariales.

Para ello cuenta con una estructura constreñida donde toma las decisiones estratégicas (EBB) y una élite de hombres y mujeres que no llega al millar y que hacen que la máquina se active. Hombres y mujeres cuyo único valor es la fidelidad. Sabiendo que en un consejo de administración, en una diputación o en una empresa subsidiaria siempre van a tener un buen sueldo y su retaguardia económica cubierta hasta la prejubilación. Son también un fin en sí mismos.

Así que lo del córner, la falta de centralidad, el "alejamiento de la realidad" y esas explicaciones (amenazas) tienen un componente notorio de exclusividad. En mis años de juventud se decía que Ardanza y los suyos gobernaban la parte que les tocaba de nuestro país como si fuera un batzoki. Hoy, los batzokis como centros de cohesión abertzale pasaron a la historia. El PNV y sus aliados gobiernan como si el territorio fuera propiedad bancaria. En términos de ganancias económicas. Y lo hacen desde el palco de autoridades, donde apenas hay visibilidad para notar los movimientos del córner. Que mal que le pese a Urkullu, los hay.






°

Fascismo Español = Franquismo

Hay gente a la que le gusta evadir la realidad que les rodea. Unos lo hacen por comodidad, otros por conveniencia.

El fascismo, esa tendencia al autoritarismo conservador que tanto daño ha causado a la humanidad, no fue derrotado en Europa en 1945 como en su momento anunciaran con bombo y platillo Winston Churchill y Harry S. Truman, no lo fue por una simple razón, Churchill era un fascista declarado mientras que Truman regenteaba desde hacía pocos meses a una potencia económico militar cuya columna central es el fanatismo religioso de quienes la fundaron, fanatismo aunado a una enfermiza obsesión por la acumulación de riqueza.

Puestos a analizar los detalles, resulta que la euforia de Churchill y Truman tenía mucho de hipocresía también, pues allí, en el patio trasero de una Europa devastasda por el conflicto bélico se agazapaba un régimen fascista aliado al Tercer Reich de Hitler y a la Italia de Mussolini. Un régimen corrupto y criminal que perdura hasta nuestros días, siempre arropado por Washington y Bonn (hoy por Berlín).

Pues bien, al respecto, les invitamos a leer este imprescindible texto dado a conocer por Público:


Vicenç Navarro | Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universitat Pompeu Fabra

Hace ya años hubo un debate muy vivo e intenso en círculos politológicos en nuestro país sobre el tipo de régimen político que existía en España durante el periodo 1939-1978. Algunos politólogos, como el Sr. Juan Linz, de la Universidad de Yale (muy influyente en España, maestro de muchos de los profesores de Ciencias Políticas más conocidos en este país), sostenían que aquel régimen había sido un régimen autoritario, o lo que podría llamarse una dictadura a secas, sin más. Su misión era mantener el orden y la autoridad, siendo su dimensión represiva la más acentuada. Dirigida por un caudillo al que el régimen consideraba que tenía dotes casi sobrehumanas (“Caudillo por la gracia de Dios”, se decía en España para definir al Caudillo), tal tipo de Estado recibía el nombre de caudillista, siendo la forma de dictadura más común en América Latina, y que, según tales autores, incluía también la dictadura en España llamada franquista.

Esta visión de la dictadura fue la más común en el establishment político-mediático (es decir, la estructura de poder político y mediático) español, que la promovió extensamente no solo en sus medios de comunicación, sino también en las instituciones educativas del país. Parte del atractivo que esta visión tenía para dicho establishment era que estas dictaduras autoritarias iban debilitando su autoritarismo a medida que se desarrollaba la sociedad y aparecían unas clases sociales -como las clases medias- que, al añadir estabilidad al sistema político, hacían menos necesaria la represión, convirtiéndose más tarde en democracias, tal como el establishment político-mediático creyó que había ocurrido en España. Esta visión fue la preferida por los vencedores de la Guerra Civil, pues justificaba veladamente el golpe militar del 1936 y la dictadura que generó, ya que su autoritarismo era necesario para permitir el desarrollo del país, autoritarismo que fue diluyéndose con el paso del tiempo. De ahí la definición de aquel régimen como franquista, el término más utilizado en España para definir dicho régimen.

El régimen, sin embargo, fue mucho más que autoritario; fue también totalitario

La otra visión de aquel régimen creía que este fue mucho más que autoritario. Consideraba que fue totalitario, es decir, que intentó cambiar toda la sociedad creando un “nuevo hombre” (en aquel entonces la mujer no contaba mucho). Según el Sr. Juan Linz, los regímenes totalitarios eran aquellos que intentaban cambiar la sociedad a través de la imposición de una ideología totalizante (es decir, que afectaba todas las dimensiones del ser humano), como por ejemplo el comunismo, que utilizaba todos los instrumentos a su alcance (desde los educativos hasta los represores) para imponer sus valores. Este tipo de sociedades, decía Linz, eran incambiables, pues no tenían la capacidad de transformarse en democracias. Esta visión de las sociedades comunistas -como regímenes incambiables- fue utilizada durante muchos años por el gobierno federal de EEUU para justificar su gran tolerancia y apoyo a las dictaduras caudillistas latinoamericanas, y su hostilidad hacia las dictaduras comunistas.

Ni que decir tiene que el establishment político-mediático español nunca ha aceptado que el régimen que llamaba franquista fuera totalitario. Pero aquellos que vivimos y sufrimos aquel régimen, sin embargo, podemos dar testimonio de que el régimen dictatorial español fue enormemente represivo no solo físicamente y emocionalmente, sino también ideológicamente. El Estado controlaba todos los sistemas productores de valores, desde la educación hasta todos los medios de comunicación, con el objetivo no solo de mantener el orden y la autoridad, sino también y sobre todo de promover su ideología. Y tal ideología era totalizante en extremo, pues intervenía en todas las dimensiones del ser humano, desde el idioma que uno debía utilizar para comunicarse hasta la manera de realizar y conseguir el orgasmo. Es difícil encontrar una ideología más totalizante que la que existía durante la dictadura del general Franco.

¿Cuál era la ideología totalizante?

Y ahí es donde está el quid de la cuestión. ¿Cuál era la ideología de tal régimen? Naturalmente que aquellos que sostienen la teoría de que el régimen era meramente autoritario, sostienen también que no tenía ideología, lo cual contrasta con la experiencia de cualquier persona que haya sufrido aquel régimen. A mí, cuando era niño, en Barcelona, un policía franquista (se llamaban los grises) me pegó una bofetada por hablar catalán, mi lengua materna, gritándome “no hables como un perro, habla en cristiano”. Y la masturbación estaba prohibida. Si no se lo creen, pregúntenselo a sus abuelos (ver mi biografía personal “Una breve historia personal de nuestro país: biografía de Vicenç Navarro”, en vnavarro.org, 26.09.17)

Varias eran las características de su ideología. Una era la sumisión del mundo del trabajo al mundo empresarial (que se benefició extensamente del tal régimen) a través de los sindicatos verticales. No se ha enfatizado suficientemente el clasismo elevado (dominio y reproducción de clase) como característica de aquel régimen dictatorial, lo cual es sorprendente pues un objetivo mayor del golpe militar que lo creó y enalteció en 1936 fue precisamente la defensa de los intereses y principios de la clase dominante (incluyendo las élites económicas y financieras del país) frente a los avances sociales que la II República había estado consiguiendo como resultado de las presiones realizadas por las clases populares.

Otra característica era la sumisión (en realidad, eliminación) de los nacionalismos periféricos (catalán, vasco y gallego) al nacionalismo españolista uninacional enraizado en la monarquía y su pasado imperial. Esta característica definió también aquel régimen cuyo enaltecimiento fue creado bajo el lema de defender la “unidad de España”, unidad que, por cierto, no había estado amenazada, difundiéndose bajo este lema, no la unidad de España sino la continuidad de un estado monárquico borbónico, jerárquico, radial (centrado en la capital del Reino, que tuvo poco que ver con el Madrid popular) y uninacional, que consideraba como “antiEspaña” a la visión plurinacional de España, poliédrica, no radial, con una convivencia consensuada y no forzada por el Ejército.

Estas características, clasismo y nacionalismo extremo, eran características de las ideologías totalizantes conocidas en el siglo XX como nazismo y fascismo, y que se presentaron claramente en el golpe militar del 1936 que no hubiera sido posible sin la ayuda del nazismo alemán y del fascismo italiano. Y así fue percibido por la mayoría de las instituciones internacionales, incluyendo las Naciones Unidas, lo cual explica que fuera de España no se utilice el término franquista para definir el régimen dictatorial español, sino el término fascista. Cuando el Sr. Samaranch fue en el año 1996 a EEUU a inaugurar los Juegos Olímpicos de Atlanta, el New York Times, en su nota biográfica, lo definió como “el delegado de deportes del régimen fascista español liderado por el general Franco”. No era su intento insultarle, pues el término con el que se definió aquel régimen en la mayoría de los medios de comunicación occidentales fue el de fascismo. En realidad, el único país en el que no se utiliza el término fascismo es España, y ello no es por casualidad, pues le conviene al establishment político-mediático presentarlo como un caudillismo, ya que una vez desaparecido el caudillo, la dictadura desapareció.

La falacia que el término “dictadura franquista” oculta

Pero la realidad actual muestra el error de tal definición, pues muchos de los elementos de aquella ideología dominante durante la dictadura aparecen también hoy en la cultura dominante de este país, incluyendo el clasismo y el nacionalismo extremo uninacional.

Referente al clasismo, hay que recordar que muchas de las grandes empresas del Ibex 35 proceden del franquismo, como bien ha documentado Rubén Juste. Y su gran poder –junto con el de la Gran Patronal- explica este poder no sólo en lo económico sino también en lo político y mediático, ejerciendo una influencia sobre el estado que implica que los salarios continúan siendo de los más bajos de la Unión Europea de los Quince (UE-15), que el porcentaje de las rentas del trabajo sobre la totalidad de las rentas nacionales sea de los más bajas de la UE-15 (mientras que el porcentaje de las rentas del capital sean de las más elevadas); que los ingresos públicos del estado sean de los más bajos de la UE-15 y que el gasto público social en los servicios públicos como sanidad, educación, escuelas de infancia, vivienda social, servicios asistenciales, en las transferencias sea de los más bajos en tal comunidad europea (ver mi libro El subdesarrollo social de España: causas y consecuencias, editorial Anagrama, 2006).

Elementos de continuidad dentro del Estado

Es sorprendente también ver la continuidad en las élites dirigentes del estado (desde el jefe de Estado a ministros y dirigentes estatales). Gran cantidad de funcionarios del Estado dictatorial y sus descendientes han ocupado y continúan ocupando puestos de gran responsabilidad. En realidad, los herederos de los vencedores de la Guerra Civil son muchos más en las cúspides del poder estatal, que no los herederos de los vencidos. La gran resistencia a corregir la tergiversación de la historia de España que continúa enseñándose en las escuelas tanto públicas como privadas es las comunidades históricamente dominadas por los primeros, la oposición a legislar la impunidad de los crímenes del franquismo, la intolerancia cuando no apoyo a monumentos al fascismo (como el Valle de los Caídos), la relación privilegiada del estado con la Iglesia, el enorme conservadurismo de la administración pública, la gran corrupción, la utilización de los aparatos del estado para fines partidistas, y muchos otros hechos, son indicadores de la continuación de la ideología mal llamada franquista.

El enorme énfasis en el “respeto a la ley y al orden” (en España, que es uno de los países de la UE-15 que tiene más policías por 100.000 habitantes y menos adultos trabajando en sanidad y educación) que existe en España, y el excesivo poder de la clase empresarial, (síntomas del clasismo heredado de la dictadura anterior), conseguido a costa del escaso poder del mundo sindical (que se traduce también en el escaso desarrollo de la cogestión en las empresas), y su movilización centrada en la bandera y el himno borbónico del lado vencedor, consideradas como los símbolos nacionales, son claro ejemplo de la legitimación de la ideología de aquel régimen. Ni que decir tiene que la forma y el contexto de tales características han ido variando sustancialmente. Pero estos cambios no ha significado su eliminación como indiqué en un artículo reciente, señalando que no ha habido una desnazificación o desfasticización de España como ocurrió en otros países que tuvieron regímenes parecidos como Alemania, Italia y la Francia de Vichy (ver en Público 21 de noviembre de 2017, “Franco no ha muerto”).

Ni que decir tiene que el Estado español y la sociedad española en la que tal estado ha estado ubicado ha cambiado muchísimo durante los casi cuarenta años que han pasado desde el fin de la dictadura. Y mucho bueno ha ocurrido en el reconocimiento de los derechos laborales y sociales, en el mejoramiento de las instituciones políticas y en la sensibilidad de la administración pública. Ahora bien, estos cambios, por muy significativos que hayan sido, no han alterado elementos clave y definitorios del estado anterior, que han continuado reproduciéndose en los aparatos del estado y en muchas de las políticas públicas aprobadas y desarrolladas por tal estado que son resultado de la continuidad de lo que se llama “cultura franquista” que tiene claros componentes de las características que definieron la ideología dominante del régimen dictatorial. Sin ello, no se explica que, por ejemplo, como consecuencia del clasismo extremo (cuyas formas de expresión han variado, pero que mantienen un gran dominio de los propietarios y gestores del mundo empresarial en la vida política del país), España continúe teniendo, cuarenta años después del fin de la dictadura, unos de los salarios y uno de los gastos públicos sociales más bajos de la UE-15. Lo que se llama continuación de la cultura franquista se refleja también con clara represión hacia ideologías distintas a la promovida por el Estado y su constitución en los grandes sectores de los aparatos del Estado como los aparatos policiales y judiciales del Estado central.

El continuismo de esta ideología uninacional y autoritaria en el comportamiento judicial en el caso de los presos políticos actuales

Prueba de lo dicho anteriormente es comparar el enjuiciamiento del ex Presidente Puigdemont en las cortes belgas con las cortes españolas. Independientemente de la valoración y opinión que uno tenga del comportamiento del gobierno Junts pel Sí y su estrategia para alcanzar la independencia, conocida en Catalunya como el “procés”, (y que yo he sido muy crítico en este artículo “Los independentistas son también responsables de la enorme crisis en Catalunya”, Público, 8 de diciembre de 2017). Cualquier lector objetivo puede comparar la dureza y extremismo del sistema judicial español hacia el ex Presidente Puigdemont con el sistema judicial belga. La petición del sistema judicial español de que se detuviera al Presidente Puigdemont y a sus consejeros por los supuestos delitos de rebelión y sedición que la juez de la Audiencia Nacional, la Sra. Carmen Lamela, había dictado fueron prácticamente desautorizados al considerar tales acusaciones exageradas e infundadas, entendiendo solo que los acusados habrían desobedecido, cuya pena no implicaba prisión. El temor a que el tribunal belga reafirmara esta conclusión, asustó al juez del Tribunal Supremo, el Sr. Pablo Llarena, y determinó que eliminara y borrara la petición de extradición pues sabía que el tribunal belga mostraría el carácter claramente político y represivo de la justicia española, clara herencia de la cultura que en España se continúa llamando franquista. No podía haberse mostrado de una manera más clara.





°

viernes, 15 de diciembre de 2017

Tercera Victoria Electoral Bolivariana

Mientras Argentina y México culminan sus respectivos virajes hacia el autoritarismo violento, en Venezuela la apuesta por continuar trabajando en el legado socialista y bolivariano de Hugo Chávez es hoy una realidad tangible.

Les compartimos este reportaje de Cubainformación acerca del más reciente proceso electoral en "la dictadura chavista de Nicolás Maduro":


José Manzaneda

Se acaban de celebrar las elecciones municipales en Venezuela. Son las terceras votaciones en cuatro meses, en un país al que los grandes medios califican como “dictadura”.

Si en las elecciones regionales de octubre pasado el chavismo arrasó, obteniendo 18 de las 23 gobernaciones, en esta ocasión la ventaja sobre la oposición ha sido mucho mayor: ha vencido en un 92 % de los municipios del país y en 22 de las 24 capitales de estado, con el 71 % de voto popular.

Pocos noticieros de televisión han recogido la noticia. Y la prensa escrita ha tratado de deslegitimar el triunfo chavista, con dos mensajes: uno, que la oposición no se ha presentado; y dos, que la abstención ha sido excepcional: “elecciones desiertas”, “colegios semivacíos” o “desolados centros de votación” son expresiones que repetían los grandes diarios de referencia.

Pero ambos mensajes son tan falsos como contradictorios.

Primero, no es cierto que “la oposición” no haya participado. Se presentaron cerca de 5 mil candidaturas de 72 formaciones políticas. La mayoría, de oposición. En muchos municipios, además, hubo coaliciones antichavistas unitarias. Quienes trataron de boicotear el proceso fueron los tres principales partidos de la alianza opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD). Pero –incluso- miembros disidentes de estas formaciones se presentaron bajo otras siglas.

Segundo, dada la innegable importancia de estos tres partidos dentro de la MUD, una participación del 47,32 % no puede ser considerada como baja. Es un 11,6 % menor a la de las elecciones municipales de 2013, en las que la MUD participó en un solo bloque, agrupando todo el voto antichavista. Siguiendo esta lógica: ¿estarían atribuyendo los medios solo un 11,6 % a la oposición que –aseguran- no se ha presentado a estas elecciones?

En cualquier caso, incluso en estas circunstancias, la participación fue superior a otras en el continente: la de las recientes elecciones presidenciales de Chile no pasó del 46,5 % (19); y en las elecciones locales de EEUU apenas participa el 15% del censo.

Conclusiones. Una: es evidente que, a pesar de la grave situación económica del país, el chavismo ha recuperado la hegemonía electoral; y que la oposición, dividida en mil pedazos, ha perdido el capital político ganado en las elecciones parlamentarias de 2015, debido a su apuesta por la violencia, la guerra económica y las sanciones internacionales contra su propio país.

Dos: también parece claro que, de haber concurrido toda la oposición, el margen de ventaja del chavismo habría sido menor, y la derecha habría conservado algunas alcaldías ahora ya perdidas.

Pero los medios se siguen mintiendo a sí mismos. Dicen a sus audiencias que el chavismo tiene el rechazo del 80% de la población… que luego les vota de manera mayoritaria.

Un reciente editorial del diario español “El Mundo” calificaba las elecciones como una “mascarada del régimen chavista”, que “debiera aprovechar la mano tendida de la oposición” liberando a “los presos políticos”. Curioso, porque una noticia del mismo diario aseguraba que dos de estos supuestos “presos políticos” –Manuel Rosales y Yon Goicoechea- obtuvieron su libertad a cambio de “concurrir en estas elecciones”. Es decir, un “régimen autoritario”, una “dictadura” habría perdonado sus graves imputaciones –corrupción en un caso, traslado de explosivos en otro - a cambio de su participación en la democracia.

Pero quien nos explica esto mucho mejor es el diario “El País”: “el mandatario venezolano –leemos- se refugia en el diálogo con la oposición y en sus victorias en las (tres últimas) elecciones” para “argumentar que existe democracia”. Ya queda claro: dialogar con oponentes políticos y ganar elecciones son los dos rasgos esenciales de las dictaduras modernas.

.
.







°

YouTube | Miribilla Rules

Por medio de la sección Blogak en Naiz nos hemos enterado de este documental acerca del proyecto educativo vasco conocido como Miribilla Ikastetxea.

Aquí se los dejamos para que lo disfruten:

.
.


Miribilla rules es un documental sobre Miribilla Ikastetxea, escuela pública de los barrios de San Francisco, Zabala y Bilbao la Vieja de Bilbao. Ha sido realizado con colaboración de Bideografik Ekoizpenak, Euska Herria 11 Kolore y Miribillako Gurasoak, AMPA de Miribilla Ikastetxea. Los barrios de San Francisco, Zabala y Bilbao la Vieja de Bilbao tienen su escuela, la de Miribilla: abierta, euskaldun, diversa y en marcha. Y estamos orgullosas de ella. Y vamos a seguir luchando para que los niños y niñas del barrio tengan la escuela que se merecen, de calidad, que garantice la igualdad de oportunidades. Y vamos a continuar peleando también para que toda la riqueza que hay en nuestra escuela salga y se multiplique. Alejaos de vuestros prejuicios y acercaos al mundo. ¡Miribilla Eskola tiene abierto su corazón! ¡Abrid vuestras mentes!






°

México Tiene una Opción

Desoyendo a la ONU, algo que aprendieron de la administración corporativa estadounidense, los senadores y diputados priistas han procedido a mayoritear la así llamada Ley de Seguridad Interior, no pública... interior... en México.

Se dice que dicha acción obedece a la posibilidad de que la protesta social se generalice en México de consumarse un fraude electoral en contra del socialdemócrata Andrés Manuel Lópes Obrador, candidato por parte de la coalición Morena (centro izquierda), el Partido del Trabajo (izquierda ornamental) y el Partido Encuentro Social (resquicio legaloide aprovechado por la ortodoxia juedo-cristiana para minar al estado laico).

Pero para la izquierda militante en México, que no se deja engañar por la falsa promesa que ofrece Morena dentro de las restricciones que tiene la democracia representativa en un sistema político plagado por la corrupción.

¿Cuál el dicha opción?

Se las presentamos mediante este artículo publicado por DesInformémonos:


Mara Kaufman

En medio de los múltiples huracanes que azotan América del Norte y el Caribe, los incendios en el Oeste de Estados Unidos, los grandes terremotos de septiembre y una oleada de abandono y oportunismo en torno a la ayuda de emergencia y rescate, una tormenta completamente diferente se forma en México. El anticapitalista Concejo Indígena de Gobierno y su vocera María de Jesús Patricio Martínez (Marichuy), una mujer náhuatl que busca la postulación como candidata independiente en las próximas elecciones presidenciales de 2018, acaban de iniciar un recorrido nacional por México, que empezó en el sureste estado de Chiapas, un bastión de gobierno autónomo y una inspiración para el mundo: el territorio zapatista.

El Concejo Indígena de Gobierno (CIG) es una iniciativa del Congreso Nacional Indígena (CNI) y del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), creada a través de una consulta aprobada por 523 comunidades en 25 estados de México. El CIG propone gobernar el país colectivamente de acuerdo con los siete principios del Mandar Obedeciendo del CNI/EZLN. El CIG está conformado por 42 pueblos indígenas –la mayoría de los pueblos originarios del país– y propone organizar el autogobierno, la salud, la educación y la autodefensa de las comunidades indígenas y no indígenas en México.

El recorrido del CIG y su campaña presidencial, como ha afirmado reiteradamente el CNI, no busca ganar votos, sino aprovechar la coyuntura electoral para denunciar a toda la clase política y al sistema capitalista que representan, al que responsabiliza de la devastadora violencia en el país, el desmoronamiento de las instituciones, la destrucción ambiental y el fortalecimiento del crimen organizado, factores que hoy en día predominan en México.

Según Mario Luna, delegado del CNI de la Tribu Yaqui, esta campaña pretende entrar en el ámbito de las elecciones –que se ha convertido en una “negociación interna entre los partidos políticos”– con el objetivo de promover la autoorganización comunitaria, basada en la asamblea, por todo el país. La elección que el CNI quiere presentarle al pueblo mexicano, entonces, no es entre diferentes candidatos, sino entre formas enteramente diferentes de gobernar.

Del 14 al 19 de octubre de este año, una caravana de docenas de vehículos que transportaba a Marichuy, 156 concejales del CIG y varios centenares de delegados del CNI, atravesó las montañas de Chiapas, donde fueron recibidos por decenas de miles de zapatistas y no-zapatistas en los cinco caracoles del territorio zapatista.

La importancia histórica de la presentación de la primera mujer indígena candidata a la presidencia de México sólo fue igualada por la deslumbrante serie de discursos pronunciados por las mujeres indígenas de todos los niveles de la autoridad zapatista: mujeres representantes de las Juntas de Buen Gobierno, mujeres autoridades regionales del Ejército Zapatista, y mujeres del Comité Clandestino Revolucionario Indígena, que dirige al ejército, una amplia y poderosa demostración del liderazgo de las mujeres en las entidades militares y civiles zapatistas en un lugar donde hace apenas unas décadas, las mujeres y los hombres indígenas trabajaron como esclavos en condiciones de peonaje permanente para los grandes terratenientes en todo el estado.

¿Un giro electoral?

El CNI, formado en 1996 como resultado de la convergencia de los pueblos indígenas de todo el país en torno a las demandas del levantamiento zapatista de 1994, es el primer organismo indígena organizado y representativo a nivel nacional, totalmente independiente del estado y de las fuerzas partidarias .

Las profundas raíces comunitarias y el proceso de organización autónoma del CNI contrastan radicalmente con la manipulación y el clientelismo que caracterizan el sometimiento de los pueblos indígenas a los intereses del Estado mexicano. Por lo tanto, la radical independencia política del CNI lo vuelve una presencia extremadamente inconveniente para la clase política mexicana. Por esta razón, ha sido blanco frecuente de silenciamiento y mentiras, y esta nueva iniciativa no ha sido la excepción.

De hecho, frecuentemente cuando se ha mencionado al Concejo Indígena de Gobierno, ha sido para condenar o felicitar al EZLN por supuestamente haber dejado su política de autonomía y haberse unido al campo electoral. Es más, por mucho tiempo, gran parte de la clase política mexicana se dedicaron a divulgar la idea de que el EZLN se había derrumbado debido a un liderazgo defectuoso (inevitablemente atribuido al entonces Subcomandante Insurgente Marcos, hoy SupGaleano) o que se desvaneció en la irrelevancia debido al aislamiento en sus remotos bastiones comunitarios.

Sin embargo, el CIG y su recorrido en las últimas semanas no dejaron a vista un EZLN cansado y obsoleto, como algunas fuentes desesperadamente quisieran, sino una amplia gama de florecientes instituciones comunitarias y cuerpos autónomos que mostraban, incluso a simple vista, la profundidad de la organización zapatista a través de varias generaciones, múltiples idiomas, y varios contextos geográficos articulados juntos, a gran escala y dirigidos por asambleas, constituyendo así un orden social comunitario con una capacidad organizativa sin precedentes.

Más específicamente, cada parada en territorio zapatista reveló clínicas de salud autónomas atendidas por promotores de salud capacitados y con equipo médico, sistemas escolares autónomos que educaron a los jóvenes que ahora dirigen sus propios equipos de comunicación, órganos de gobierno, cooperativas de producción, decenas de miles de hectáreas de tierras productivas trabajadas colectivamente para proveer sustento para cientos de miles de personas en todo el territorio zapatista, infraestructura de transporte independiente y miles de milicianos del ejército zapatista que proporcionaron anillos de seguridad alrededor del CIG y de su vocera en cada paso.

Cabe destacar que fueron hombres zapatistas quienes sirvieron a los visitantes platos de caldo humeante y tortillas hechas a mano; fueron ellos también quienes organizaron el alojamiento, distribuyeron las cobijas y lavaron los trastes para el siguiente autobús que llegaba lleno de delegados hambrientos –mientras pasaba esto, Marichuy, las concejalas del CIG y las mujeres autoridades del EZLN se dirigían a la multitud desde el templete.

Como era de esperar, la clase política mexicana en realidad ni se cree sus propias mentiras sobre el EZLN. Al contrario, parece que les da pánico la posibilidad de que esta forma de autoemancipación colectiva gane influencia y crezca en el resto de México. Como evidencia de este temor, vale notar que la iniciativa del CIG tuvo una cobertura mediática casi nula en los medios de paga. Es más, quienes intentaban cubrir el recorrido del CIG por Chiapas se vieron obstaculizados por el hecho de que, a medida que la caravana avanzaba por regiones del estado que normalmente tienen servicios de comunicación estables, el servicio de internet, la señal de los celulares, e incluso los teléfonos fijos se caían por completo y notablemente no regresaban hasta que la caravana saliera de la región, haciendo que la cobertura oportuna de estos eventos fuera casi imposible. Además de este bloqueo comunicacional, la clase política ha hecho todo lo posible para inhibir la recolección de las más de 860.000 firmas ciudadanas requeridas por ley para que un candidato independiente aparezca en las boletas. La aplicación para teléfonos celulares desarrollada por el Instituto Nacional Electoral (INE) para este propósito ha probado no funcionar de manera adecuada, excepto en dispositivos de alta gama con nuevos sistemas operativos que cuestan mucho más que las ganancias mensuales de la mayoría de la población mexicana.

En un país que carece de un servicio de internet adecuado en gran parte del territorio nacional, la aplicación misma, como denunció Marichuy el 18 de octubre , tarda horas en descargarse y una vez instalada puede tomar hasta 16 horas registrar una sola firma (lejos de los 4 minutos y 30 segundos que debe tomar según el INE). Hay muchos ejemplos más, todos los cuales apuntan a una enorme energía gastada en subvertir el alcance de una organización y forma de gobierno anticapitalista –cuya existencia, sin embargo, la clase política sigue negando.

La descomposición de México y la urgente necesidad de una alternativa

En mayo de este año el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos nombró a México como el segundo país más mortífero del mundo, superando la violencia de zonas de guerra como Yemen y Afganistán y siguiendo solo a Siria en número de muertos. Gran parte de la violencia en México se atribuye a la guerra contra el narcotráfico lanzada por el entonces presidente de México en el 2006, Felipe Calderón. Sin embargo, no debemos perder de vista que el número de muertos (más de 200.000) y desaparecidos (30.000 según estimaciones oficiales) y la total impunidad de estos crímenes (alrededor del 98%) demuestran que esta guerra responde a un problema aún más profundo y deja al desnudo la complicidad del Estado –cuando no su participación directa– en la violencia.

Por ejemplo, tendríamos que tomar en cuenta que cerca del 90% de la tierra productiva en México ha sido concesionada a mineras extranjeras o compañías madereras. La violencia paramilitar y la represión del Estado que acompañan a esta ola extractivista para “limpiar” las tierras de su población han resultado en la migración forzada o el desplazamiento interno de millones de personas.

Es en este contexto que comunidades indígenas por todo el país han establecido sistemas de autogobierno y unidades de autodefensa comunitarias, expulsando de esta manera a los cárteles de drogas y a los partidos políticos de sus comunidades y ciudade s, incluyendo (pero no limitado) a Cherán (Michoacán), a Santa María Ostula (Michoacán), a una red extensa de policías comunitarias en el estado de Guerrero, a los pueblos zapatistas en Chiapas cuyo territorio sigue siendo impenetrable para el narcocontrol, y ahora, a cientos de comunidades más que participan en el CNI que han declarado su intención de desmontar la malla de coordinación entre el extractivismo, el narcotráfico, los partidos políticos, y el estado mexicano.

De hecho, prácticamente los únicos lugares en el país que no están invadidos por la violencia, el narcotráfico, la extorsión y la complicidad entre los partidos políticos y los cárteles son estos sitios de autogobierno autónomo donde hay un tejido social intacto o reconstruido y mecanismos de autodefensa comunitaria que han prevenido que estas fuerzas se apoderen de sus comunidades. No debemos entender a estos experimentos de autogobierno como reductos exteriores a la cruda realidad del capitalismo mafia que representa el gobierno de México, sino como alternativas proposicionales para todo el país buscando promover procesos democráticos y la participación civil masiva.

Es decir, es en el contexto del colapso social generalizado que podemos dar sentido a la insistencia del CNI de que la propuesta del Concejo Indígena de Gobierno es para todo México, no sólo para los pueblos indígenas, y han invitado a personas no indígenas a unirse a esta iniciativa. En palabras de Marichuy :

Por eso dijimos, los pueblos indígenas del Congreso Nacional Indígena y nuestros hermanos del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, que ya no estamos de acuerdo, que vamos a luchar y vamos a pelear por todos, no solamente por los pueblos indígenas, vamos a luchar por todo el mundo y vamos a caminar este país con nuestros pasos y nuestras voces, y todo lo que escuchamos y que vamos a seguir escuchando es algo que está viviéndose en nuestras comunidades, que están viviendo los barrios, colonias, en todo México. Es hora de que esa voz se escuche, es hora de que esos pasos caminen juntos. Juntos con nuestros hermanos del campo y la ciudad.

¿No hay ya un candidato presidencial de izquierda en México?

Como es normal en las perspectivas electoreras, el candidato establecido como el “mal menor” se comercializa como la única opción viable para detener a la derecha reaccionaria. Ese título, en este caso, le pertenece al fundador del partido político MORENA, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien ya ha sido tres veces candidato presidencial por el PRD (víctima de fraude en las elecciones presidenciales en 2006, y posiblemente en 2012).

AMLO ha prometido de manera insistente mantener la “estabilidad macroeconómica” y proteger los intereses del capital privado mientras propone “la reducción de la pobreza”. ¿No es esta la típica fórmula para aplicar la austeridad neoliberal detrás de una simulación de la cascara de lo que alguna vez fue la izquierda? Es decir, ¿no podríamos ver en está formula algo así como el planteamiento de un “liberalismo social” (Salinas de Gortari) para el siglo XXI? Frente a esto nos deberíamos preguntar ¿cómo es que hemos llegado al punto en que un proyecto que tiene como propósito explícito mejor el bienestar del capitalismo (“la estabilidad macroeconómica”) hoy se pueda presentar como “de izquierda”?

En cambio, el EZLN y el CNI entienden que dada la dinámica de la crisis del capitalismo contemporáneo, aceptar la lógica del “mal menor” significaría aceptar la continua desintegración de México y la desaparición de sus pueblos y comunidades. Reconocen a sí que la sociedad mexicana y el mundo entero no tienen hoy más opción que enfrentar directamente al capitalismo y a todas sus devastadoras consecuencias.

Un Concejo Indígena de Gobierno para el mundo

A medida que los fracasos de las fuerzas electoreras “progresistas” se acumulan por todo el mundo –Syriza en Grecia, Podemos en España, el PT en Brasil, el Peronismo renaciente en Argentina, sólo por nombrar algunas–, nos debe quedar claro que lo que enfrentamos hoy no es solamente una batalla en contra de la derecha reaccionaria que implementa políticas xenófobas y protege la estructura de clases, cosa que podría ser contrarrestada por una izquierda progresista dedicada a las políticas de inclusión y redistribución. Más bien, el momento actual indica que a donde vamos todos juntos es a lo más profundo de la crisis capitalista y a la desintegración del sistema en sí, condiciones económicas globales cada vez más inestables, niveles de desigualdad que se disparan, la búsqueda de chivos expiatorios y una alarmante y acelerada destrucción ambiental.

En estas condiciones, el problema no es la voluntad de ningún político individual o de un partido: todo tipo de cárteles acompañan el colapso sistémico y cualquier clase política bajo el sistema capitalista que colapsa simplemente se convierte en otro cartel. Hay pocos lugares en el mundo como México donde no sólo la disolución de este sistema es tan claro, sino donde también ya hay alternativas que vienen desarrollándose desde hace años (¡siglos!) a través de las prácticas de toma de decisión colectiva y autogobierno. Entonces, es por esto la insistencia del Concejo Indígena de Gobierno que la única alternativa no es la implantación de otra clase política, sino la eliminación de la clase política en su conjunto. Es esto que hace que esta iniciativa sea no sólo la única posibilidad viable organizada para la supervivencia de las comunidades indígenas en México, sino también un especie de brújula que sirva para que todos nosotros podamos salir del desastre que representa el capitalismo actual.

Pero para esto, primero nos tendremos que convencer, como lo ha hecho el CIG, de que nadie nos salvará de las ruinas, excepto nosotr@s mism@s. Como lo explica la Comandanta Miriam del EZLN:

Pero ni pensemos, compañeras, que con el Concejo Indígena de Gobierno ni con nuestra vocera, no vamos a pensar que ellos nos va a salvar. Nosotros, cada uno de nosotros tenemos que salvarnos, compañeras, porque si no hacemos nada, nuestra vocera tampoco nos va a salvar, porque no es ese que manda pues, es el pueblo que tiene que dar la fuerza a nuestra vocera, es el pueblo que manda y nuestra vocera y nuestro Concejo de Gobierno, tiene que obedecer al pueblo.







°

¿Arde Buenos Aires?

Mientras la "oposición venezolana", esa que quemó vivos a habitantes de Caracas solo por ser o "parecer" chavistas y que incluso llegó a lo más bajo que se puede llegar en lo que respecta a las agresiones en contra de los servidores públicos desplegados para intentar mantener la paz en la capital venezolana, ha recibido en horas recientes el premio Sakharov a los Derechos Humanos de parte de la Unión Europea.

Después de leer este reportaje de La Jornada que llega desde la Buenos Aires en estado de sitio, suponemos que el recipiente de dicha presea en el 2018 será Mauricio Macri.

Juzguen ustedes:


La furia se vive tanto en las calles como en el Congreso que fue sitiado por la Gendarmería

Stella Calloni

En un día considerado de "vergüenza nacional", con un Congreso sitiado por fuerzas de seguridad federal desde la noche del miércoles –algo nunca visto en los pasados 34 años en Argentina– y una represión brutal que duró más de nueve horas y dejó decenas de heridos y detenidos, el gobierno del presidente conservador Mauricio Macri fracasó en su intento de sesionar para votar la reforma previsional, después de un duro enfrentamiento dentro del recinto de los diputados, y cuando el oficialismo trataba de continuar sin el quórum necesario, mientras se escuchaban detonaciones ensordecedoras afuera, como si se librara una batalla campal.

En medio de una nube de gases disparados por la Gendarmería, que desplegó a 900 efectivos, el levantamiento de la sesión fue festejado por miles de jubilados, sindicalistas, activistas de derechos humanos y trabajadores, cuya pacífica marcha fue impedida de llegar al Congreso. Celebraron la primera batalla ganada en su lucha para impedir que se afecte a los sectores más vulnerables del país. Sólo hubo respuestas duras a la gendarmería de varios grupos de jóvenes que arrojaron piedras en otro sector del Congreso. La represión fue una de las más feroces de años recientes.

"Infierno adentro, infierno afuera", titulaba Crónica TV, mientras el presidente de la Cámara de Diputados, el oficialista Emilio Monzó, pasada la media hora reglamentaria dijo que había alcanzado el quórum, lo cual no era cierto; dos diputados opositores eran atendidos en la enfermería del Congreso: Matías Rodríguez, del Frente para la Victoria (FpV), quien se desmayó tras la golpiza que le propinaron los gendarmes al llegar al edificio, y su colega Mayra Mendoza, a quien arrinconaron y rociaron el rostro con gas pimienta.

La diputada Victoria Donda, hija de desaparecidos, fue pateada el miércoles por gendarmes y llegó este jueves en muletas al recinto, gritando a Monzó que no se podía sesionar en esas condiciones, mientras miles de manifestantes eran reprimidos afuera.

Gritos, insultos y hasta un golpe dado por Monzó al diputado Leopoldo Moreau, de Unidad Ciudadana, daba cuenta de la furia que también se vivía en el recinto.

Además, fueron golpeados por los gendarmes los diputados Darío Martínez y Horacio Pietragalla, quien salió a pedir a la Gendarmería que detuviera la represión, y que no se llevaran detenido a un joven indigente.

Pietragalla, también hijo de desaparecidos, fue acorralado, golpeado y le rociaron gas pimienta a sólo centímetros de la cara. El fotógrafo de Página/12 Pablo Pirovano fue alcanzado por 12 impactos de balas de goma, y son más de siete los fotógrafos heridos.

"Hoy nos tocó vivir una jornada represiva que nos hizo recordar las trágicas jornadas del 19 y 20 de diciembre de 2001", sostuvieron los organismos de derechos humanos que exigieron al presidente Mauricio Macri "el cese inmediato de la represión a los manifestantes que fueron a protestar contra el ajuste previsional", que afectará a 17 millones de personas, más de un tercio de la población. También pidieron la inmediata libertad de todos los detenidos y la renuncia de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

Los organismos indicaron, en un comunicado, estar convencidos de que la participación y la movilización popular "frenará estos retrocesos en materia de derechos humanos", y se solidarizaron con "todos los manifestantes, trabajadores de prensa y diputados reprimidos".

El jefe de la bancada de Unidad Ciudadana, Agustín Rossi, repudió "el fenomenal operativo de represión" dispuesto por el gobierno alrededor del Congreso y denunció que el oficialismo “nunca tuvo quórum” para debatir la reforma previsional, adelantando también que pedirán juicio político contra la ministra Bullrich.

Acusó a la administración Macri de haber generado "en forma permanente", desde diciembre de 2015, cuando asumió el gobierno, "una política de violencia institucional", y advirtió que ha tomado ese camino. Es un hecho inaudito en 34 años de democracia, concluyó.

La Confederación General del Trabajo (CGT), varios de cuyos gremios acompañaron la movilización, ante la suspensión de la sesión en la Cámara de Diputados, canceló la convocatoria a un paro nacional fijado para este viernes, aunque advirtió que si el "presidente Macri utiliza un decreto de necesidad y urgencia para imponer esta reforma que afecta gravemente los salarios a los jubilados, se realizará un paro nacional mañana mismo y se creará un programa de lucha".

Los gremios de la CGT denunciaron y repudiaron "la militarización del Congreso" y pidieron que "los excesos de las fuerzas de seguridad deben pesar sobre la cabeza de la ministra de Seguridad".

Después del final de la sesión en la Cámara de Diputados, centenares de jóvenes siguieron agrupándose para llegar al Congreso, que consideraban como "el lugar donde el pueblo debe expresarse" en una acción de valentía y coraje muy similar a lo ocurrido el 20 de diciembre de 2001, cuando al grito de "que se vayan todos" cayó el gobierno de Fernando de la Rúa, dando paso a la más grave crisis de la historia de Argentina.

Los manifestantes regresaban para permanecer en vigilia pacíficamente delante del Congreso, ante la posibilidad de que el oficialismo intentara sesionar en la noche, en ausencia de la oposición, para sacar –"sí o sí", como había ordenado Macri– una ley rechazada por 80 por ciento de la población.

Cada vez que llegaban y se instalaban ante las vallas, cantando o gritando, pero sin ejercer violencia, la gendarmería volvía a salir utilizando los camiones hidrantes, y comenzaba una cacería lanzando gas lacrimógeno, a la vez que disparaban balas de goma desde atrás de las vallas, como si estuvieran en una guerra, y detenían a quien encontraban a su paso. Así transcurrió toda la tarde.

Más aún, gendarmes se apostaron en la terraza de un edificio que está frente al Congreso, para desde ahí disparar contra la muchedumbre, aseguró el diputado el Frente de Izquierda, Nicolás del Caño.

Además, se incorporaron las motocicletas de la policía federal, que recorrían hasta siete u ocho cuadras disparando balas de goma y arrestando a quien se cruzara en su camino, participara o no en la marcha. Los detenidos fueron brutalmente golpeados; tres indigentes corrieron la misma suerte. Varias mujeres fueron arrestadas. Abogados de los sindicatos y de derechos humanos recorrían, la noche de este jueves, comisarías y hospitales. Hay muchos detenidos que al cierre de esta edición no se sabe dónde están.

Y como si algo faltara en este escenario, el juez de turno que quedó a cargo de los detenidos es el antikirchnerista Claudio Bonadío, denunciado esta semana por llevar a prisión a ex funcionarios públicos ilegalmente y amenazar con hacer lo mismo a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

En La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires, también fue un día de furia cuando se quiso votar en la Cámara de Diputados una serie de leyes que también golpeaban a sectores vulnerables y a los trabajadores.

Por la noche, Macri sostuvo una reunión con el jefe de gabinete, Marcos Peña, y con los ministros de Hacienda, Nicolás Dujovne, y de Obras Públicas, Rogelio Frigerio, entre otros, para analizar la firma de la reforma previsional vía Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU), en el que se contemplaría un bono para los jubilados. Circuló la versión de que el Ejecutivo intentará llevar la polémica iniciativa a la Cámara de Diputados nuevamente el próximo lunes. Lo grave es que a pesar de todo lo que se vio este jueves el gobierno acusa a la oposición de ejercer la violencia y no se hace cargo de nada. Aún en las últimas horas de la noche de este jueves circulaban motocicletas y patrullas policiales en Buenos Aires y aún se sentía el efecto de los gases en las calles marcadas por la represión.





°

Contra la Ley del Vascuence

Con respecto a la nueva  andanada en contra del euskera en Nafarroa, misma que ha requerido que una de las fuerzas políticas "del cambio" cambie de bando, alineándose con lo más retrógrada del franquismo borbónico bananero presente en la herrialde.

Dando seguimiento a la actitud asumida por Izquierda-Ezkerra con respecto al tema, les compartimos esta misiva publicada por Naiz:


Para regular la discriminación legalmente, a través del PSN han echado el anzuelo a la imprescindible Izquierda-Ezkerra, y ésta, de momento, se lo ha tragado. AFAPNA, UGT, CCOO, UPN, PP y PSN lo tienen claro: por encima de todo, tiene que seguir valorándose más saber una única lengua de Navarra, que las dos.

Imanol Karrera e Iñigo Orella | Portavoz de LAB Nafarroa y responsable de Euskara de LAB Nafarroa

Hoy es un día triste. Hace 31 años se aprobó en nuestra querida Navarra la "Ley del Vascuence". Desde entonces el euskera es discriminado de forma oficial en la mayor parte del territorio; siendo una lengua minorizada, su promoción no se hace como debiera, y los derechos lingüísticos de los vascoparlantes son violados sistemáticamente por ley. Será difícil encontrar algo parecido en la Europa del siglo XXI: en un único ámbito administrativo los ciudadanos tienen según una ley más o menos derechos dependiendo del sitio donde se encuentren, diferenciándose tres zonas distintas. La injusticia convertida en ley. Es más, los agentes que queremos subsanar tamaño atropello, somos tachados de «sectarios y discriminadores» por los defensores del status quo, y algunos euskaltzales, intimidados por el discurso euskarófobo, no se atreven a reivindicar una nueva ley que reconozca la oficialidad de una de las lenguas de Navarra.

Después de pelear muchos años por conseguir la lista única, tan pronto como la hemos conseguido, nos la quieren arrebatar los creadores del apartheid lingüístico llamado "Ley del Vascuence". Precisamente todos los enemigos de la lista única, es decir, los enemigos de la igualdad, utilizan como argumento en contra la "Ley del Vascuence". Los del búnker dicen también que la lista única discrimina a la mayor parte de la población navarra. Pero ninguno de ellos explica cómo demonios discrimina si, al igual que en la selectividad, hacen todos los aspirantes el mismo examen a la vez, y después, se ordenan en una única lista según la nota obtenida. No lo explican porque realmente no discrimina. El tema no va de sectarismo y nacionalismo como ellos cacarean, sino de derechos de igualdad. El régimen tiene claro que la lista única pone en grave peligro la supremacía actual de los monolingües castellanohablantes sobre los bilingües euskaldunes. Para regular la discriminación legalmente, a través del PSN han echado el anzuelo a la imprescindible Izquierda-Ezkerra, y ésta, de momento, se lo ha tragado. AFAPNA, UGT, CCOO, UPN, PP y PSN lo tienen claro: por encima de todo, tiene que seguir valorándose más saber una única lengua de Navarra, que las dos. De momento, mientras I-E siga sin darse cuenta de la trampa, la ofensiva de UPN, PSN y PP para que no se consolide el cambio social y para que no se consiga la igualdad, sigue adelante.

Las contradicciones de Izquierda-Ezkerra son de calado y muchas: ¿por qué discriminar sólo a los bilingües euskaldunes y no a los bilingües de otros idiomas? Es probable que gracias a I-E los profesores bilingües de otros idiomas pronto tengan que realizar más de un examen. ¿Por qué sólo en educación? En el resto de listas de Navarra y del resto de comunidades del Estado no se discrimina. Si para no estar de acuerdo con la ley de los forales, la razón era la discrepancia de la mayoría sindical, ¿por qué ahora no se tiene en cuenta a la mayoría sindical vulnerando el derecho del profesorado para la negociación colectiva? El clientelismo de CCOO tendrá algo que ver, sin duda. ¿Tampoco van a tener en cuenta la opinión de los afectados? La plataforma de profesores damnificados se ha posicionado a favor de la lista única. ¿Por qué hacer apología de la ignorancia primando a los monolingües sobre los bilingües? ¿No será que la mayor parte de los afiliados de CCOO son monolingües y han estado mal acostumbrados recibiendo privilegios del Gobierno? ¿Por qué castigar a los bilingües a hacer dos exámenes y dos programaciones? La capacitación lingüística ya queda acreditada mediante el obligatorio título de euskera. ¿Qué opinan las bases de Batzarre e Izquierda Unida sobre este tema? ¿Por qué creen que el PP elogia su postura? ¿Por quererles dar a los euskaldunes dos oportunidades? ¿Por qué los bilingües rechazan la propuesta de I-E si les da doble oportunidad?... no hay respuesta. El 21 de diciembre veremos si Izquierda-Ezkerra desde la izquierda impulsa el cambio social y justo, o, por el contrario, consolida la injusticia formando un nuevo cuatripartito con UPN, PSN y PP.

LAB durante esta legislatura ha mostrado una actitud constructiva realizando numerosas propuestas. El sindicato con frecuencia ha pedido al Gobierno del Cambio valentía para dar pasos hacia la superación de la discriminación lingüística. Cuando no ha sido así, ha hecho su crítica, por ejemplo, denunciando el decreto que regula el uso del euskera en la administración, ya que da por buena la "Ley del Vascuence" y no aprovecha las posibilidades dentro de la misma. Pero en esta ocasión, con el tema de la lista única en educación, LAB quiere aplaudir la decisión del Gobierno y mostrarle todo su respaldo. Aún así, queremos recordarle que, tanto con la lista única como con la mayoría de temas relacionados con el euskera, la "Ley del Vascuence" es el obstáculo infranqueable que imposibilita una y otra vez un cambio justo y profundo. Por lo tanto, cambiemos de una vez la ley que da entidad legal a la discriminación.

Por último, LAB quiere hacer un llamamiento a toda la ciudadanía a participar en la manifestación convocada por Kontseilua mañana, 16 de diciembre, a las 12:00 desde la antigua estación de autobuses a favor de la lista única, de la igualdad de oportunidades, de la justicia social y de un auténtico cambio. #2dEmanEuskarari




°