Un blog desde la diáspora y para la diáspora

domingo, 24 de enero de 2021

Altsasu Agradece Solidaridad

Altsasu permanecerá por mucho tiempo en la memoria colectiva del pueblo vasco pues ocho de sus jóvenes fueron elegidos por la caverna nacionalista española para castigar a la localidad por ser sede de diferentes expresiones populares de rechazo a la presencia del cuerpo policíaco militarizado español que responde a la nomenclatura de Guardia Civil tanto ahí como en el resto de la geografía de Euskal Herria.

Todo fue un montaje acicateado principalmente por los colectivos de víctimas quienes ante el escenario de y reconciliación reforzado por el desarme y desmovilización de ETA se encuentran ante el posible escenario de perder la financiación de la que han gozado durante lustros.

Los ocho técnicamente ya están en casa y por lo mismo, han procedido a mostrar su agradecimiento a todos quienes se solidarizaron con ellos durante estos cuatro terribles años.

Aquí lo que nos informa el Diario de Navarra:


Los condenados del 'caso Alsasua' agradecen en Pamplona el "enorme apoyo" recibido

"Nunca debimos estar presos", han asegurado en una comparecencia en la capital navarra

Los condenados por el denominado 'caso Alsasua' han agradecido este sábado el "enorme apoyo, compromiso y solidaridad" recibido a lo largo de los últimos cuatro años y han afirmado que "nunca debimos estar presos" y que "la injusticia permanece".

Seis de los condenados -Oihan Arnanz, Iñaki Abad, Jokin Unamuno, Adur Ramírez de Alda, Aratz Urrizola y Ainara Urkijo-, a excepción de Jonan Cob y Julen Goikoetxea (que deben permanecer en la cárcel los fines de semana), han comparecido este sábado en Pamplona en rueda de prensa, acompañados por representantes de Altsasu Gurasoak (compuesta por sus familiares) y Altasasukoak Aske, al considerar que "es hora de cerrar un ciclo" con la presentación de varios recursos al Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo.

Adur Ramírez de Alda, en representación de todos los condenados, ha leído un escrito en el que ha destacado que "hoy por fin, todos nosotros hemos accedido a regimenes penitenciarios a los que corresponde una situación de semilibertad". Sin embargo, ha señalado que "a pesar de estar en la calle, no estamos libres".

Ha manifestado que "ha sido un proceso largo y duro desde que la gran bola comenzó y fuimos detenidos por primera vez" y ha censurado el "trabajo conjunto", a su entender, entre Guardia Civil, medios de comunicación, políticos, "tribunales de excepción" o Covite (Colectivo de Víctimas del Terrorismo) para la "construcción de un montaje con intereses más allá del propio caso".

"Podrán encerrarnos, podrán hacernos sufrir y podrán imponerse por la fuerza, pero nunca podrán destruir nuestro espíritu joven, nuestro pueblo ni su gente", ha manifestado. "Lo único que han conseguido es que nos unamos y que hoy estemos aquí más fuertes que nunca", ha afirmado.

En este sentido, ha agradecido el "enorme apoyo, compromiso y solidaridad que desde distintos lugares y ámbitos hemos recibido", el trabajo de los vecinos de Alsasua "que se levantaron en contra de las mentiras y ataques que recibieron", así como labor de Altsasu Gurasoak y Altsasukoak Aske que "supieron transformar el sufrimiento en lucha". "Entre todos y todas han conseguido que, dentro de nuestras limitaciones, estemos en la calle", ha valorado.

"Sabemos que nunca debimos estar presos y que la injusticia permanece, pero a día de hoy y analizando todo el proceso con perspectiva, lo interpretamos como un logro" del "trabajo, la solidaridad y el compromiso de la gente, del pueblo que nos ha sacado de entre los muros", ha concluido.

 

 

 

°

La Cantera del Athletic

Ahora que el Athletic en plan matagigantes se ha hecho con la Supercopa 2021 conviene recordar, una vez más, su filosofía canterana, esa que va a contrapelo del neoliberal mercado de piernas para apostar por el talento local.

En ese contexto, traemos a ustedes este reportaje acerca de Lezama, la cantera del Athletic, mismo que ha sido dado a conocer por Deia:


Lezama, el corazón del Athletic

Las instalaciones de Lezama cumplirán el miércoles cincuenta años de vida con el orgullo de haber trazado un recorrido que repasan con DEIA seis de sus ilustres protagonistas

Arkaitz Aramendia

Medio siglo, una decena de lustros o unas dos mil seiscientas semanas. Ese es tiempo de vida, como prefieran describirlo, que cumplirán el próximo miércoles las instalaciones de Lezama desde que albergaran su primer entrenamiento el 27 de enero de 1971. Fue entonces cuando entró en funcionamiento una academia de alto rendimiento que ha ido evolucionando sin cesar para dotar al Athletic de un mayúsculo músculo competitivo e identitario del que han sido parte activa antiguos coordinadores y directores deportivos que ponen voz al pasado con el orgullo de haber pertenecido a tamaña fábrica de talentos, motivo de envidia y admiración por sus resultados en todo el globo futbolístico.

Jose Mari Amorrortu | "Conocí Lezama con solo tres campos"

Jose Mari Amorrortu (Bilbao, 1953), relevado por Rafa Alkorta como máximo responsable de Lezama tras dos etapas al frente de la factoría bilbaina (1994-2001 y 20011-19), con una interrupción en sus labores principales entre 2013 y 2015 bajo la presidencia de Josu Urrutia, recuerda que "conocí Lezama cuando solo había tres campos en 1973 y he visto y vivido en parte su evolución a lo largo de los años". "Para mí es lo más importante que tiene el Athletic, todo lo que sea Lezama es de especial importancia en el marco del fútbol vizcaino y que cumpla cincuenta años es digno de reconocimiento", destaca Amorrortu, que remarca que Lezama es "un modelo de referencia en todo el mundo".

"Todos los que están sensibilizados con el desarrollo de los jóvenes tienen Lezama como un punto de referencia, las instalaciones no dejan de evolucionar y se han organizado muchos eventos y conferencias en ellas a nivel de Europa, dado que todos admiran lo que se hace dentro del Athletic y lo reconocen abiertamente", advierte el actual responsable de la cantera del Racing de Santander, que no piensa en una tercera etapa en Lezama, pues "creo que he cumplido ya mi papel en el Athletic".

Andoni Zubizarreta | "Lezama fue una decisión revolucionaria"

Andoni Zubizarreta (Gasteiz, 1961), director deportivo del Athletic entre 2001 y 2004, etapa inmediatamente posterior a la primera salida de Lezama de Jose Mari Amorrortu en la que Carlos Terrazas y Luis Fradua ejercieron como máximos responsables de la factoría bilbaina, destaca que "hace cincuenta años Lezama fue una decisión revolucionaria y desde entonces siempre ha sido una referencia física y estratégica, porque el Athletic se anticipó entonces a algo que los demás hicieron después y eso demuestra la diferente forma de pensar y actuar del club". Exdirector deportivo también del Barcelona y del Olympique de Marsella, el gasteiztarra sabe de primera mano que "hoy en día la información corre muy rápido y Lezama es uno de los lugares en los que todo el mundo quiere saber qué pasa, cómo se trabaja y cómo se producen jugadores competitivos para la Primera División siendo la base de un proyecto tan singular y diferente como el del Athletic".

"Las instalaciones van evolucionando y en lo más próximo suele suscitar muchos debates, pero lo que provoca fuera es mucha admiración, más allá de la junta directiva y del director que esté", concluye Zubizarreta.

Carlos Terrazas | "Es el corazón y el alma del Athletic"

El orgullo de Carlos Terrazas (Bilbao, 1962) por estar al frente de la cantera del Athletic en el curso 2001-02 continúa muy vivo dos décadas después. "Lezama es el corazón y el alma del Athletic, algo que siempre está ahí y que da sentido al club en los últimos cincuenta años", remarca el ahora máximo accionista, manager general y entrenador del humilde Hogar Alcarreño, quien echa la vista atrás y recuerda que ejerció como director de Lezama en una "complicada" temporada postelectoral después de que el difunto Javier Uria se impusiera en las elecciones a la presidencia del club.

"La muerte de Uria fue una gran pérdida en todos los sentidos y resultó un varapalo muy importante para todos los que estábamos en Lezama. Me encontré, aun así, un Athletic con muchas ganas de avanzar y progresar en una situación un poco difícil", apunta Terrazas, convencido de que "desde el punto de vista de lo que es un entrenador y estrictamente técnico doctrinal el mayor reto que uno puede tener en su vida es ser director de Lezama, cuyo principal activo es su capacidad para mejorar y evolucionar día a día, puesto que el Athletic siempre se ha caracterizado por ser pionero e ir por delante de lo que pasaba en el mundo del fútbol".

Luis Fradua | "Muchas canteras deben dar las gracias"

Luis Fradua (Bermeo, 1965), el encargado de relevar a Carlos Terrazas como jefe de Lezama entre 2002 y 2004 bajo los mandatos de Javier Uria e Ignacio Ugartetxe, ejerce en la actualidad como director del fútbol formativo del Granada con la convicción de que la academia rojiblanca es "un referente que generó en los demás clubes la obligación de tener una responsabilidad con las canteras". "Muchas de esas canteras que funcionan hoy en día deben dar las gracias a que clubes como el Athletic iniciaron en su día un trabajo demostrando que con gente de casa se podía competir a alto nivel", subraya Fradua, orgulloso de haber experimentado en el pasado dos "magníficos años" como responsable de Lezama, si bien admite que fue "una responsabilidad enorme".

"Después de Lezama he trabajado en el Espanyol, Betis y Granada. Los clubes te fichan en cierta medida porque piensan que puedes ayudarles a que tengan un poco de Athletic y de Lezama y, en ese sentido, las metodologías cada vez son más parecidas en todos los equipos, pero el Athletic tiene que seguir invirtiendo más que el resto y tener más recursos al depender más de su base", define Fradua.

Luis Solar | "La historia de un milagro permanente"

La factoría bilbaina, pese a los innumerables halagos recibidos a lo largo de los años, también ha sido diana de las críticas en distintas etapas. "Lezama es todo para el Athletic, su signo distintivo, pero parece que nunca se le ha tratado lo suficientemente bien económicamente, ni a nivel de mimos, aunque sus resultados son espectaculares", argumenta Luis Solar (Noja, 1950), al frente de la cantera rojiblanca entre 2007 y 2009 con Fernando García Macua como presidente.

"Me encontré un equipo de trabajo estupendo, con gente que respondió muy bien y un club que mimó Lezama y se volcó mucho en ella, aunque siempre me he quejado de que estuviera un poco incomprendida", agrega el cántabro, quien expone que "a Euskadi, con Nafarroa e Iparralde incluida, le corresponderían por estadística quince futbolistas en Primera División y el Athletic tiene veinticinco, por lo que estamos haciendo un milagro permanente". "Si tuviera que definir Lezama, sería la historia de un milagro permanente", remarca Solar.

Javier Irureta | "El trabajo que se hace es vital"

Javier Irureta (Irun, 1948), que una vez desligado de los banquillos recaló en Lezama, donde trabajó como director del área deportiva del Athletic encargándose de la dirección, gestión y planificación de la academia rojiblanca, apunta que "cuando llegué al club en 1975 me pareció un centro formativo muy importante para los jóvenes y para la filosofía del Athletic es crucial tener unas instalaciones así". "Ese trabajo que se hace ahí es vital para el Athletic y creo que está dando sus frutos, con momentos más altos y más bajos, pero Lezama, que cuando yo estuve la última vez se había modernizado y ahora lo está mucho más que entonces, es la rama, la esencia, de lo que significa el Athletic", destaca asimismo el irundarra, para quien supuso "una alegría hacerme responsable de Lezama, porque pude aportar algo de mi conocimiento en el plano técnico".

"Me dio pena tener que salir, pero la vida es así y me quedo con haber tenido la suerte de haber estado en las tres áreas al pasar por Lezama como jugador, entrenador y director del área deportiva del club", se enorgullece Irureta.

 

 

 

°

sábado, 23 de enero de 2021

La Literatura Vasca Contemporánea

Desde Deia traemos a ustedes este más que interesante reportaje acerca del desarrollo de la literatura en Euskal Herria, especialmente la que se escribe en la lengua local, el euskera.

Aquí la información:

La realidad en la ficción: el realismo en la literatura vasca

Desde el cambio iniciado en los años setenta hasta la actualidad, la literatura en euskera ha recorrido un largo camino en el que la narrativa realista ha tenido un papel relevante

Alison Posey

La prohibición franquista del euskera en 1937 hizo sufrir a la literatura euskaldun a través de unas políticas persecutorias que penalizaron hasta escribir en la lengua. Entre las muchas proscripciones opresivas, se prohibió el idioma en los nombres propios y en la misa católica (1938), en el letrero de hoteles (1939), las películas (1940), los espacios públicos incluyendo las tumbas (1944), las revistas (1947), los programas de radio (1954), y los discos de vinilo (1964).

Afortunadamente, durante la Transición y los años inmediatamente precedentes, la literatura euskaldun experimentó el cambio enorme que la llevó del estado de privación que padecía durante la dictadura hasta su actual condición de lengua minoritaria protegida y floreciente. Entre 1898 y 1956, solo se publicaron diecinueve novelas en euskera, pero entre 1957 y 1987 esta cifra se quintuplicó a casi un centenar. Esta transformación radical es inseparable del desarrollo paralelo de nuevos estilos literarios a lo largo de la segunda mitad del siglo XX, en la que surgió un género de suma importancia para la literatura vasca contemporánea: la narrativa realista.

Empezados los años setenta, la literatura vasca rompió con el costumbrismo que había teñido la antigua producción novelista euskaldun con un moralizante ruralismo para abrazar este nuevo género que pronto dominaría su producción. En este caso, el realismo se refiere a una narrativa que ofrece una visión cabal de la historia reciente a través de un estilo lineal y directo que se centra en el lector. Aunque existían algunos antecedentes en la literatura vasca anterior, los años setenta fueron una década de crecimiento clave para este género en la que se presenció un cambio a gran escala que correspondía a la agitación política y el renacimiento experimentado durante la Transición. Fueron, en grandes partes, las revistas experimentales el catalizador para la adopción y promoción del nuevo género.

En 1975 se publicó el primer número de la revista Ustela, entre cuyos colaboradores se encontraban los jóvenes autores Bernardo Atxaga (que fue, junto con Koldo Izagirre, su fundador) y Ramon Saizarbitoria. Aunque solo se publicaron tres números de Ustela entre 1975 y 1976, la revista sentó las bases para el desarrollo de otra revista experimental, Pott banda, en 1977, en la que participaron Atxaga, Jon Juaristi y Joseba Sarrionandia, entre otros.

El gran éxito de las revistas experimentales como Ustela y Pott residió en que lograron crear un conjunto de escritores jóvenes interesados en dejar el costumbrismo en el pasado y llevar la literatura vasca al siglo XX. Muchos de los autores que escribían en las revistas experimentales, y en particular Atxaga y Saizarbitoria, luego desarrollarían el género realista en sus textos.

Siguiendo con la meta de modernizar la literatura vasca, las editoriales, revistas y periódicos de los años setenta y ochenta se convirtieron rápidamente en los motores del desarrollo de nuevas formas expresivas, entre ellas, el realismo. Aunque la editorial Kriselu ya no existe, su influencia en este género perdura a través de la novela de Ramon Saizarbitoria, Ehun metro (1976), que sirve como la obra definitoria de la narrativa realista vasca moderna. El título hace referencia a los últimos cien metros recorridos por un militante de ETA antes ser asesinado por la policía. Ehun metro fue la primera novela realista vasca moderna que abordó directamente el conflicto político en todo su rigor. La decisión del autor de incorporar técnicas experimentales dentro de una novela generalmente realista convierte la suya en un texto clave para un nuevo enfoque hacia el conflicto político en la literatura de País Vasco. Por su parte, la editorial Pamiela, fundada en 1983 como una revista literaria, luego publicaría la novela fundacional realista de Atxaga, Gizona bere bakardadean, en 1993, mientras que Erien publicó una nueva novela realista, Zeru horiek, dos años después. A pesar del éxito crítico de Ehun metro, la novela de Saizarbitoria seguiría siendo el único intento de ofrecer una perspectiva más comprensiva de la realidad durante más de una década.

En cambio, en los años ochenta, existe una tendencia en la literatura vasca a obviar la realidad política violenta que sobresalía en aquellos años. Los autores de aquella época, por lo general, evitaban tratar con la crisis a través de narrativas que no se preocupaban por la realidad actual del País Vasco. Esto se debió en gran parte a la resonancia del realismo mágico para el público vasco. Por ejemplo, la famosa novela de Atxaga, Obabakoak (1988), resultó muy atractiva para lectores no solo por su accesibilidad en comparación con el experimentalismo (aunque realista) complejo de Saizarbitoria, sino también porque el realismo mágico ofrecía una distracción que resultaba bienvenida. Después de una década de este tipo de publicaciones, una vuelta a lo rural a través del género del realismo mágico, que tanto cautivó a autores como Atxaga, Anjel Lertxundi y Joan Mari Irigoien, siguió siendo el género dominante de producción literaria vasca.

Títulos fundamentales

La década de los noventa trajo corrientes desconocidas al País Vasco, produciendo tres novelas fundamentales cuyo impacto arrojó nueva luz sobre el género realista. Las novelas Gizona bere bakardadean (1993), Zeru horiek (1995), de Atxaga, y Hamaika pauso (1995), de Saizarbitoria, buscaban remediar la desgana literaria de la última década hacia la realidad cotidiana. Por fin, los autores vascos empezaron a buscar inspiración en su vida actual y crearon una literatura que procuraba entender el nuevo Estado postransición y el conflicto político vasco a través del realismo. Así, se vio a lo largo de la década de los noventa un gran aumento del género realista en las publicaciones de autores vascos. Luis Mari Muxika, Edorta Jiménez, Joan Mari Irigoien, Itxaro Bordda y Aingeru Epaltza publicaron obras en este género a lo largo de la década. Incorporar esta nueva corriente literaria concedió un gran éxito popular a sus autores. Mientras estas nuevas novelas florecían, el interés en el género siguió aumentando y resultó en el desarrollo de una variedad de nuevos temas. El tema del conflicto vasco seguía presente en las obras de Mikel Hernandez Abaitua, Aingeru Epaltza, Arantza Urretabizkaia, Jose Luis Otamendi, y Luistxo Fernandez. A su vez, el cuento corto realista se hizo popular para escritores como Atxaga, Saizarbitoria, Arantxa Iturbe, e Iban Zaldua, que experimentaron con esta forma. Hoy en día, el cuento corto realista sigue estando de moda entre autores contemporáneos como Karmele Jaio, Harkaitz Cano y Eider Rodríguez.

Después del año 2000, la narrativa realista vasca comienza a preocuparse por temas como la globalización que ya había empezado a dejar una huella en la sociedad. La incipiente integración de País Vasco en el escenario literario mundial propició la creación de un cosmopolitismo literario que chocaba con la tradición histórica que concebía la literatura vasca como algo fundamentalmente ajeno al resto de la producción literaria mundial. Se vio, por primera vez, la incorporación de autores vascos de renombre al panorama cultural internacional. Los autores vascos de esta generación ofrecerían una visión realista única que desafiaba la simplificación abarcando temas mundiales. Autores jóvenes como Eider Rodríguez, Katixa Agirre, Uxue Alberdi y Beatriz Chivite Ezkieta han ofrecido historias no convencionales sobre la mujer vasca con sus más recientes publicaciones realistas. Por su parte, Martutene (2012) de Saizarbitoria es un monumento a la experiencia vasca que aborda tanto su pasado, presente y su futuro a través de un enfoque que se compromete activamente con la comunidad y el mundo. A pesar de su irrupción tardía, es innegable que el realismo ha tenido un gran impacto en el curso de la producción creativa en el País Vasco durante las últimas décadas. Se puede ver la contribución de autores como Saizarbitoria y Atxaga, los primeros en experimentar con este género en sus novelas, en la rápida modernización de la literatura vasca desde mediados del siglo pasado hasta hoy. El crecimiento exponencial de la novela euskaldun que empezó en los años setenta sentó la base para el futuro desarrollo del género realista en las décadas siguientes por nuevos autores que incorporaban una perspectiva más global en sus textos. La inclusión de obras de estos y otros autores vascos en bibliotecas y librerías alrededor del mundo hace evidente cómo el éxito de este género ha impulsado la literatura vasca a una nueva etapa creativa.





°

Entrevista a Iñaki Sagredo

Navarra es Euskal Herria y Euskal Herria es Navarra.

La frase que antecede a este párrafo molesta tanto a tirios como a troyanos pues unos y otros desconocen la historia del pueblo vasco, la historia de los vascones.

Pero hay quienes sin descanso trabajan día y noche para dejar claro que la piedra angular de Euskal Herria tanto en lo político como en lo cultural y lo identitario es, sin lugar a dudas, Nafarroa y que Euskal Herria es la realidad geográfica de la Nabarra Osoa, aquella Nabarra que incluía todos los territorios que poco a poco le fueron arrebatados.

De eso y más nos habla esta entrevista publicada en Noticias de Gipuzkoa:


Iñaki Sagredo: "Nuestro trabajo irrita a quienes viven de una historia rediseñada hace un siglo y con unos sillones políticos muy mullidos"

El historiador Iñaki Sagredo investiga desde 1997 sobre los castillos del reino de Navarra en todos sus territorios históricos. Fruto de esas investigaciones ha publicado el mapa Navarra. Castillos del Reino. Erresumako Gazteluak, que NOTICIAS DE GIPUZKOA ofrece a sus lectores a un precio de 9,95 euros (8,85 euros en el caso de los suscriptores).

Han pasado ya unos doce años desde aquel primer mapa sobre los castillos de Navarra, complemento del trabajo llevado a cabo con el estudio detallado en cinco tomos, que es el más completo realizado en Navarra. ¿Siguen siendo hoy estas construcciones motivo de estudio e interés para la gente?

–Sí, la respuesta que encontramos es sorprendente. En estos doce años he impartido alrededor de 250 conferencias sobre los castillos de Navarra en toda nuestra geografía. Los libros, los mapas, vídeos y entrevistas nos permiten conocer más sobre lo que representaban estas construcciones en nuestra historia, dado que estas ruinas no entienden de las fronteras actuales, sino que son prueba de las que representaron el reino de Pamplona/Navarra, desde la Bureba hasta Alto Pallars en Cataluña, y desde el Garona hasta el Sistema Ibérico en La Rioja.

¿Qué ha supuesto la pérdida de estos territorios para sus habitantes?

–Cuando hablamos de límites, conquistas, reinos y demás, no entendemos la importancia. Los antiguos navarros siempre reclamaron estos territorios como propios, hasta en el siglo XVI. En la actualidad hay territorios desgajados de otros sin lógica alguna. Treviño, región en el interior de Álava, es Burgos; San Vicente de la Sonsierra se sitúa en La Rioja, desgajada de la región actual de la Sonsierra alavesa. Todo es producto de la serie de conquistas y reconocimientos feudales derivados de ello. Resulta sorprendente, y paradójico, que gentes de Treviño, como en la Sonsierra e incluso en zonas de la Bureba, sienten hoy muy adentro la historia de Navarra como algo propio. Lo que refuerza la teoría de que los castillos marcaron más que un mapa de unos reyes, una aceptación social de que tanto unos como otros formaban parte de un mismo y diverso espacio territorial.

¿Qué aportan estas investigaciones a la conciencia general?

–Todo. Cuando comenzamos a realizar la puesta en valor del castillo navarro de Aitzorrotz, en Gipuzkoa, allá por el año 2009, preguntábamos a la gente joven que venía a ver los trabajos qué era para ellos Navarra, si conocían su historia. La respuesta más común era nada o un encogerse de hombros. Años más tarde colocan la bandera de Navarra en el castillo en recuerdo de su historia. Esto también me ha supuesto problemas. La historia de Navarra encaja a medias, ya que nuestro trabajo irrita a quienes viven de una historia rediseñada hace un siglo y con unos sillones políticos muy mullidos. Yo explico documentos de fuentes primarias, registros, cartularios, documentación diversa€ No son invenciones "nacionalistas", es la historia que muestran los documentos. Como bien saben en el Archivo General de Navarra, es mi segunda casa, aunque cada vez tengo menos tiempo. Si digo que el cardenal Cisneros mandó destruir los castillos para que los navarros perdieran su orgullo, es porque fue la orden enviada a su mano ejecutora. Esta carta se encuentra en el archivo de Simancas en Valladolid. ¿Dónde está la mentira de lo que se explica y difunde? Es de locos lo que he tenido que aguantar por ambas partes. Por ejemplo, defender en nuestro tercer tomo que la ciudad de Gasteiz es de origen navarro, en contra de los estudios subvencionados y bajo la tutela de la UPV, me supuso tener que escuchar que era un "nacionalista navarro" o regionalista, que lo que aportábamos no tenía ninguna base, invenciones€ En fin, para todos los gustos. Cuando la documentación contradice sus ideas,y no disponen de pruebas en contra, lo más fácil es recurrir al silencio o a formas de difamación.

Volvamos al mapa 'Navarra. Castillos del Reino. Erresumako Gazteluak'. ¿Qué recoge de novedoso?

–Las novedades son de número de tenencias-castillo, que las representamos. Algunas no son todavía certificados como castillos, pero es casi seguro que contaron con defensa para albergar hombres que acompañaron al tenente. En otro aspecto respondemos a la toponimia natural de los vascones. Analizamos el mapa y los límites del territorio recogen toponimia, y datos de la importancia de este idioma en los naturales.

Los libros resultaron un éxito. ¿En que situación están las publicaciones?

–La cuarta edición del primer tomo saldrá a comienzos de este año, quinientos años desde la batalla y derrota de Noáin. Será un buen homenaje para quienes intentaron recuperar el reino. La cuarta edición traerá todas las investigaciones realizadas, nuevas fotografías, nuevos trabajos, nuevos datos. Siempre hemos dicho que esta colección, Navarra. Castillos que defendieron el reino, era una serie de libros con vida, que siguen abriendo sus páginas para reescribirse.

¿Conocemos mejor los castillos de Navarra tras los libros y el mapa?

–No me corresponde a mí decirlo. En cualquier caso, no tiendo a mirar hacia arriba sino hacia abajo, y ver que estamos recuperando los castillos. Lo hemos hecho en los castillos de Irurita (Burunda); Aixita (Etxeberri-Dos Hermanas); Larraga; Gerga en Unzué; Monreal; Sangüesa; Isaba; Garaño, en el valle de Ollo; Azkar, en Urdazubi; Oltzorrotz, en Ituren; en Muez; Salinas de Oro, etc. En Gipuzkoa en Aitzorrotz y Elosua; en Álava en Zaitegi y, si me permiten, comenzamos en Korres y Araia. En Bizkaia no nos permiten, pero sí en Castilla y León, con la tenencia de Petralata. Así es la vida que llevo.

 

 

 

°

viernes, 22 de enero de 2021

Pelotas de Foam y Vacunas

Para hablarnos de los vergonzoso hechos acaecidos recientemente en Donostia, de los cuales han sido protagonistas y villanos los agentes de la Ertzaintza, pero poniendo como contexto la franca descomposición del PNV, traemos a ustedes este comentario editorial publicado por Naiz:


Dos pájaros pero quizás también un tiro en el pie

Resulta difícil no ver en Donostia un intento de matar dos pájaros de un tiro: situar el debate en el comportamiento particular de la ciudadanía y retirarlo de la escandalosa actuación de Maiz y Sabas

Beñat Zaldua

Disparar a las personas entra dentro del procedimiento. Así, a pelo, lo dijo el viceconsejero de Seguridad para exculpar al mando que ordenó –con una tranquilidad pasmosa, dicho sea de paso– «tirar a dar» en la parte vieja donostiarra el pasado miércoles. Teniendo en cuenta que para defender dicho procedimiento se alega la precisión de los proyectiles de foam, a ver cómo explican las mandíbulas rotas. O no son tan precisas, o el «tirar a dar» incluye las cabezas de los manifestantes. No hay opción buena.

Pero entran más cosas en el procedimiento, no policial, sino político, en este caso. Es de manual que uno intente alimentar marcos discursivos que favorecen la posición propia. Por ejemplo, si los datos de una pandemia van a peor y las autoridades quieren exculparse responsabilizando del desastre a la actitud de la ciudadanía, tres días de cargas policiales en Donostia van a ayudar a establecer este marco que sugiere que la gente no sigue las normas establecidas contra la pandemia, lo cual obliga a la policía a actuar.

Establecido ese marco, el Gobierno respira tranquilo. Porque aunque sea para criticar la actuación policial y exculpar a la ciudadanía, ese debate está centrado ya en la actitud de la gente y los antidisturbios, y no en las medidas que podía haber tomado y no ha querido tomar el Gobierno de turno. Y mira que tenían opciones a mano: desde cerrar los interiores de la hostelería y limitar los encuentros privados –algo que ya ha hecho Nafarroa– a reforzar los recursos sanitarios y favorecer el teletrabajo. Evidentemente, la gente que se salta las normas contra la pandemia existe, pero ni son mayoría ni centrar el debate en ellos ayuda en nada a reforzar el necesario esfuerzo comunitario que exige hacer frente al coronavirus. Simplemente, permite al Gobierno esquivar sus responsabilidades.

Del mismo modo, es de manual también que, cuando el marco discursivo que se impone no te favorece, intentes cambiar el terreno de juego. Por ejemplo, el día que Eduardo Maiz y José Luis Sabas, dos altos cargos del PNV, se ven obligados a dimitir por abusar de su poder y recibir una vacuna que no les correspondía, al Gobierno le va a venir estupendamente bien que se lie petarda en Donostia. Y para ello, qué más fácil que dejar a una policía sectaria «tirar a dar» dónde y en lugares como la Trini o Ikatz. Vaya.

Seguro que hay más motivos y otras explicaciones detrás de las cargas de los últimos días en Donostia, pero resulta difícil no ver un intento de matar dos pájaros de un tiro: situar el debate sobre la evolución de la pandemia en el comportamiento particular de la ciudadanía y retirar del debate público algo tan incómodo –sobre todo para la propia base del PNV– como la escandalosa actuación de Maiz y Sabas.

 

 

 

°

Egaña | La Década Inestable

Una década se dice fácil pero mucha agua ha corrido bajo los puentes de Euskal Herria durante ese lapso.

Desde el muro en Facebook de nuestro amigo Iñaki Egaña traemos a usted su recuento de una serie de hechos enmarcados en el proceso de desarme, desmovilización y reinserción de ETA.

Lean ustedes:


La década inestable

Iñaki Egaña

Hace ahora diez años, ETA informaba de un alto el fuego “permanente, general y verificable”. El comunicado, que conoció la luz un 10 de enero, fue simultáneo a tres cuestiones que anunciaban aquello que tendría su máxima expresión posteriormente, el desarme y la disolución de la organización política, luego también armada, creada a finales de la década de 1950 por un grupo de estudiantes de ingeniería.

Esas tres tramas comenzaron con una reunión entre un delegado de ETA y una representación del Henri Dunant Centre, el que era y sería eje del modelo propuesto en ese proceso finalmente tan singular, Continuaron con un comunicado de la organización aún armada poniendo fin al cobro del llamado impuesto revolucionario y concluyeron con la presentación del International Contac Group: Silvia Casale, Pierre Hazan, Raymond Kendall, Nuala O’Loan y Alberto Spektorowski. Los nombres de Kendall y Spektorowski sorprendieron, el segundo ex asesor de Defensa del Gobierno israelí. Kendall, militar y ex director general de Interpol.

Esos trepidantes meses remataron una primera fase con el anuncio de ETA, el 20 de octubre de 2011, del cese definitivo de su actividad armada y la ubicación de dos de sus delegados en Noruega, a la espera de consensuar con Madrid los aspectos técnicos del proceso. Luego llegaría un tercero, Josu Urrutikoetxea, como el mismo ha contado en dos recientes entrevistas a medios vascos.

Los anuncios históricos no fueron óbice para que, desde sectores propios del entonces Gobierno de Zapatero, como del Estado profundo, como de supuestos afectados por los daños colaterales del cese de la actividad de ETA (escoltas, guardias con pluses, seguritarios, víctimas) se cuestionara la veracidad del proceso, se tachara de terroristas a quienes estaban al lado derecho de la barricada e incluso se criminalizara a los observadores y mediadores internacionales. En 2014, la Audiencia Nacional citó a Ram Manikkalingam, Chris Maccabe y Ronnie Kasrils, de la International Verification Comission. No se atrevieron a encarcelarlos por “colaboración con banda armada”, pero lo intentaron.

La noticia de un proceso de paz inédito en Euskal Herria incomodó a buena parte de la clase política hispana que puso palos en las ruedas. El CNI se inventó un atentado fallido contra Patxi López, el entonces lehendakari, y el también supuesto comando que debería atentar fue detenido por la Guardia Civil que puso su grano de arena para frenar lo que llegaba. Los detenidos denunciaron torturas e incluso una violación en custodia, en la sede de la Benemérita en Guzmán el Bueno, de Madrid.

En Noruega, acostumbrados a ofrecer su suelo como intermediarios, no daban crédito a lo que sucedía. Johan Vibe, que luego viajaría a Colombia tras el fracaso del proceso de paz vasco para intermediar entre Bogotá y las FARC, fue ninguneado por Mariano Rajoy y su correveidile Jorge Moragas. Era el mismo Moragas que luego utilizó a Urkullu para engañarle a Puigdemont el día de la proclamación de la República catalana. Más que diplomáticos, forofos de la causa nacionalista española.

Los análisis de la inteligencia española incidían en una cuestión apenas explicitada. La actividad de ETA favorecía a sus intereses de cohesionar un estado fallido como el español. Después de varias décadas de actividad, condensadas sobre todo en los años de plomo, el desgaste y la inestabilidad provocada por ETA estaban amortizados. Más aún con todos los cambios legislativos de Madrid que introducían el estado de excepción en la “normalidad”, con el beneplácito de la clase política incluidas la derecha vasca y catalana, y las alianzas internacionales.

Así que paradójicamente, la inestabilidad y debilidad del Estado español que buscó ETA desde su cambio estratégico en 1978 con la aparición de la Alternativa KAS y luego la Alternativa Democrática, para negociar con Madrid una solución al histórico choque territorial y nacional, llegó con el inicio de su proceso de reflexión que culminó con su disolución en 2018. Y, por el contrario, la estabilidad que había logrado el Estado español desde el fracaso de las Conversaciones de Argel de 1989, con la excepción del terremoto político del Acuerdo de Lizarra-Garazi de 1998, saltó por los aires.

Sería pretencioso señalar que el fallido proceso de paz que dio comienzo en aquel enero de 2010, con antecedentes notorios entre ellos las declaraciones de Bruselas y Gernika, y concluyó con la disolución de ETA, ha sido la causa de la mayor crisis política del Estado español en el último medio siglo. Aun así, habría que reconocer que su reflexión, y la del conjunto de la izquierda abertzale, ayudó a deshacer numerosos nudos e imputárselos, precisamente, a su enemigo secular.

Porque en esta década que nos precede hemos visto numerosas evoluciones e incluso metamorfosis en un proyecto como el del Régimen del 78 que huele a cadáver. La monarquía borbónica, la institución que lo ampara, se arrastra como un protagonista de una de las historias macabras de Lovecraft. Un rey corrupto y adúltero, en un estado cuasi confesional, en fuga como su abuelo Alfonso XIII. Un partido gobernante con su ala derecha siguiendo los pasos del fascismo clásico, calificado de “organización criminal” por un atrevido juez. Una vuelta a los orígenes del proyecto español, sustentado en la fuerza.

Una declaración unilateral de independencia, la de Catalunya de 2017, avalada por unas urnas declaradas ilegales desde Madrid, que fue respondida con detenciones, cárcel, porrazos y culatazos, al más puro estilo gansteril. Con la huida del presidente de la Generalitat recordando otros tiempos como los que llevaron al patíbulo a Companys. Un intento de atentado de un francotirador contra el presidente hispano Pedro Sánchez, por cierto, rechazado por su dirección y encumbrado por sus bases. Una izquierda abertzale con incidencia en Madrid, Baiona, Iruñea y Gasteiz. Lo nunca visto. Son las paradojas de la confrontación política.

 

 

 

°

El Eterno Pasado

Les recomendamos este comentario editorial acerca del panorama actual en Euskal Herria con respecto a la continuidad que Madrid ha dado a su estrategia represiva en contra de la juventud vasca, mismo que traemos a ustedes desde Naiz:


Cosas de un pasado que no termina

Cada vez que veo un juicio en la Audiencia Nacional española confirmo que se trata de un tribunal que corresponde al pasado, como la dispersión.

Martxelo Diaz | Aktualitateko erredaktorea / Redactor de actualidad

Lo hemos escrito un montón de veces. Y me temo que tendremos que seguir escribiéndolas otras tantas. Cada vez que veo un juicio en la Audiencia Nacional española confirmo que se trata de un tribunal que corresponde al pasado. Es como la dispersión, algo de un pasado que debería haber quedado atrás hace tiempo pero que sigue estando ahí, condicionando la vida de muchos ciudadanos vascos, de demasiados.

El juicio contra Galder Barbado y Aitor Zelaia me ha recordado al de los jóvenes de Altsasu. No entra en cabeza humana cómo una cuestión de este tipo acaba siendo juzgada en el tribunal especial. La doctrina del «todo es ETA» sigue vigente en los despachos de una audiencia que intenta justificar su utilidad para seguir existiendo. En la vista de ayer se contó que Zelaia tenía 17 años cuando ETA dejó las armas. Alguno de los enjuiciados de Altsasu era todavía bastante menor. Pero es igual. Si eres vasco eres sospechoso. Y si eres cercano a la izquierda abertzale, ya tienes redactada media sentencia. En contra, por supuesto.

Y no es solo algo que pasa en Madrid. sino que es una concepción que también está arraigada  en Euskal Herria. De otra manera no se puede entender que un agente de la Ertzaintza únicamente baraje la posibilidad de que unos guantes, unas bridas y unos walkie-talkies en una mochila sirvan para la kale borroka. Y más si encima tienen papeles relacionados con la izquierda abertzale, a pesar de que sea una fuerza política legítima. Total, que era material del Hatortxu Rock y había una explicación lógica para que estuviera todo juntito en una mochila. Pero es que eso del Hatortxu también es algo de presos, lo que mantiene la sospecha.

La cosa sería de risa, pero hay dos jóvenes alaveses que se enfrentan a peticiones fiscales de hasta ocho años de cárcel. Es algo serio, demasiado serio. Y, sé que soy cenizo pero no tengo motivos para no serlo, cuando el tema llega a la Audiencia Nacional no tiene buena solución. Esperemos que tenga al menos la solución menos mala.




°

jueves, 21 de enero de 2021

Caso Cabacas irá a Europa

Los vascos han tenido que sufrir una y otra vez las incongruencias de las instituciones de impartición de justicia del estado español.

El caso Cabacas, de origen fuera del tema de la autodeterminación y posterior al inicio del proceso de paz es, junto al caso Altsasu, paradigmático.

Desde Naiz traemos a ustedes esta actualización:


La familia Cabacas acudirá a Europa para «buscar la justicia que le niega España»

«Humillado» se siente Manu Cabacas después de que el Supremo haya validado la sentencia de la Audiencia de Bizkaia que solo condenó a un mando de la Ertzaintza por la carga que acabó con la vida de su hijo Iñigo. Ha anunciado que acudirán a Europa para «buscar la justicia que les niega España».

Agustin Goikoetxea

La familia Cabacas Liceranzu acudirá al Comité de Derechos Humanos de la ONU, en concreto al Comité por el derecho a un juicio justo y al Relator de las actuaciones de jueces y fiscales, para que analice el procedimiento seguido por la justicia española en el caso que ha terminado con una condena a 2 años de prisión y cuatro de inhabilitación para un mando ya retirado de la Ertzaintza por homicidio imprudente del joven aficionado del Athletic alcanzado en la cabeza por un pelotazo de goma.

«Con mucha rabia» ha reconocido Manu Cabacas haber recibido la sentencia del Tribunal Supremo. El padre de Iñigo Cabacas ha confesado que albergaba alguna esperanza después de «no entender» ni la sentencia de la Audiencia de Bizkaia ni el trabajo de la fiscal durante la instrucción. «Lo pasé muy mal», ha añadido.

La «esperanza» la ha perdido tras la resolución del alto tribunal español, que conoció el lunes pasado. «Ha sido más de lo mismo, peor, nos hacen pagar las costas», se ha quejado. «Hartos, no podemos más», acudirá a Europa en búsqueda de justicia. «No pido que me den, pero que no me quiten», ha añadido. «Jamás podremos creer en la justicia española», ha asegurado.

Evita entrar en el fondo

La lectura jurídica de la sentencia en la que se rechazan los tres motivos para su recurso de casación ha corrido a cargo de la abogada Jone Goirizelaia, que ha lamentado que el Supremo no haya entrado en el fondo de los recursos y se haya centrado en la búsqueda de argumentos para ratificar la resolución en primera instancia.

La letrada ha manifestado que no les queda otra que acudir a Europa para pedir justicia y reparación, ya que entiende que lo sucedido en torno a la muerte de Iñigo Cabacas está ya en la memoria colectiva.

Respecto a los fundamentos para negar que se haya producido una vulneración del derecho a un juicio con todas las garantías, a Goirizelaia le sorprende que se diga que sí ha habido investigación judicial. «No es que no haya habido, sino que no se ha hecho lo suficiente», ha apuntado, recordando que durante la dilatada y complicada instrucción se negó a la acusación particular la realización de varias pruebas que habrían esclarecido todo lo que rodeó a lo sucedido en el callejón de María Díaz de Haro aquella noche del 9 de abril de 2012.

Además, ha considerado preocupante y sorprendente que se les conteste por qué se quejan cuando se les ha dejado ejercer la acusación particular. Goirizelaia deduce que si no se hubiera personado la familia de Iñigo Cabacas, viendo la actitud de la Fiscalía, no hubiera habido investigación.




°

'Por un Nuevo Camino sin Retorno'

Desde las páginas de Público traemos a ustedes el artículo que detalla la más reciente iniciativa en favor tanto del proceso de paz y reconciliación como de los presos políticos vascos.

Lean:


Personalidades de la cultura y la política piden al Gobierno el fin definitivo de la dispersión de presos de ETA

'Por un nuevo camino sin retorno' es el manifiesto firmado por destacadas y destacados escritores, periodistas, actores, directores de cine, activistas pro derechos humanos,... que pide al Ejecutivo de Sánchez que culmine el traslado de presos por terrorismo a cárceles que permitan a sus familias y allegados no sufrir la "dolorosa" excepcionalidad de su situación, que supone una vulneración de sus derechos fundamentales hasta diez años después del fin de ETA

"Transcurrida casi una década desde que ETA anunció el cese de su actividad armada y más de dos años desde su disolución definitiva, los avances en favor de la conviviencia siguen siendo un proceso abierto y todavía inacabado". Las primeras palabras del manifiesto Por un nuevo camino sin retorno son una denuncia clara a la lentitud y las trabas que encuentra el intento de buena parte de los vascos y vascas de apostar por una convivencia reparadora del largo proceso de dolor que supuso el terrorismo y una parte de su gestión desde las instituciones.

Numerosas personalidades del mundo de la cultura, el periodismo, la política o el activismo pro derecho humanos han decidido unirse a una declaración de frustración, por un lado, y de reivindicación, por otra, para que el Gobierno de concluya de una vez por todas la excepcionalidad que supone la política de dispersión en las cárceles españolas de los presos de ETA. Esta medida exclusiva para los condenados por terrorismo y pertencia a la banda armada se oficializó en 1989, durante el Gobierno de Felipe González (PSOE), aunque se venía aplicando desde años atrás y continúa hoy, si bien el Ejecutivo de Sánchez se ha comprometido a acabar con esta excepcionalidad. Las cosas, no obstante, "van desesperadamente lentas para familias (padres, madres, abuelos, hijos e hijas, amigos...) obligadas a desplazarse cientos de kilómetros para verse 40 minutos", destacan firmantes de este texto.

Para los firmantes (el proceso está abierto y se prevén destacadas adhesiones en las próximas horas y días), el cierre de esta excepcionalidad, que rechazan ONGs e instituciones internacionales, incluida la jurisprudencia el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, por atentar claramente contra los derechos humanos e, incluso, contra la propia Constitución española (art. 25.2, sobre las políticas penitenciarias dirigidas a la reinserción social), nos implica a "todos nosotros y nosotras una mirada generosa y valiente hacia nuestro propio pasado. Instituciones, organizaciones políticas y sindicales, colectivos sociales, referentes culturales, académicos e intelectuales y organizaciones de víctimas y familiares".

"En estos últimos años hemos visto cómo se han abierto en el País Vasco multitud de espacios que hace tan solo unos años eran impensables. Espacios que han apostado por el valor de las palabras y del diálogo, por la experiencia del reencuentro y la convivencia, que han dado los primeros pasos en el difícil reto de sentir como propio el dolor ajeno, de preguntarse por el significado del perdón, de abrirse a comprender la dramática experiencia vivida por las víctimas del terrorismo. La apertura de esos espacios de convivencia junto a la normalización institucional, los esfuerzos en pro de la memoria, los diferentes programas educativos y un buen número de proyectos culturales nos están mostrando que la sociedad vasca ha decidido apostar de forma decidida por un camino sin retorno. Camino del que nadie debe quedar excluido", exige el manifiesto incluyendo a los últimos presos de ETA y a sus familias y entorno.

Entre los primeros nombres que se han adherido al manifiesto, figuran Federico Mayor Zaragoza, Montxo Armendáriz, Abel Azcona, Carlos Bardem, Ana Pardo de Vera, Daniel Bernabé, Facu Díaz, Nacho Vegas, Cristina Fallarás, Aitor Gabilondo, Javier Gallego Crudo, Daniel Guzman, Óscar Jaenada, Javier Lezaola, Sergi López, Aitor Merino, Puy Oria, Jaime Pastor, Edurne Portela, Marcos Roitman, Isaac Rosa, Lorena Ruiz-Huerta García de Viedma, María San Miguel, Clara Serra, Arantxa Tirado, Willy Toledo, Nacho Vegas o Alfonso Zapiko.




°

Caucus por la Autodeterminación

Para quienes aún no entienden porque la izquierda abertzale ha decidido estar presente en los diferentes tableros políticos disponibles para promover y defender el derecho a la autodeterminación de los pueblos que perdieron su soberanía durante el nefasto periodo colonialista.

Lean esto publicado por Gara:


Eurodiputados crean un grupo por la autodeterminación reconocida

En el contexto de la próxima celebración de la Conferencia sobre el Futuro de Europa, un grupo de eurodiputados ha creado un caucus con el objetivo de defender que las naciones sin estado y con disputas territoriales puedan ejercer con libertad y democráticamente su derecho a la autodeterminación de una manera legalmente reconocida.

La presentación ayer de este grupo que defiende el ejercicio del derecho a la autodeterminación de una forma legalmente reconocida corrió a cargo de Pernando Barrena (GUE/NGL - EH Bildu), Izaskun Bilbao (Renew – EAJ/PNV), Jordi Solé (Greens/EFA - ERC), Chris MacManus (GUE/NGL - Sinn Féin), François Alfonsi (Greens/EFA - Régions et Peuples Solidaires) y Toni Comín (NI - Junts per Catalunya). En la comparecencia, informaron de que también firman el manifiesto fundacional de este caucus a favor del derecho a la autodeterminación los eurodiputados Clara Ponsatí, Carles Puigdemont y Diana Riba.

En el manifiesto de formación de esta plataforma se recuerda que, en los últimos años, «diferentes comunidades nacionales europeas han vivido desafíos comunes en procesos políticos centrados en revisar su estatus legal político, a través de una decisión democrática».

Los firmantes del manifiesto consideran que existe una oportunidad para que los y las eurodiputadas pertenecientes a diferentes naciones sin estado y naciones con disputas territoriales «cooperen y trabajen juntos dentro de las instituciones europeas para promover sus puntos de vista comunes, acuerden posiciones compartidas y defiendan la necesidad de una Ley Europea de Claridad, como herramienta para resolver disputas democráticas sobre la autodeterminación en la UE».

Ese instrumento legal ya fue incluido en el “Manifiesto de Estrasburgo” aprobado por el Intergrupo de Minorías en el Parlamento Europeo en abril de 2014. Su objetivo es «promover el diálogo, el acuerdo y una decisión democrática, respaldada por una mayoría cualificada de la ciudadanía, para resolver este tipo de problemas cuando los procesos se agotan a nivel local», se recuerda.

Esta herramienta podría basarse en «experiencias conocidas y aplicadas en el marco internacional y europeo frente a problemas similares. Además, debe basarse en la doctrina de las Naciones Unidas sobre el derecho a la autodeterminación», se añade en el documento.

En el mismo se considera que esas realidades «deben reflejarse en el concepto de diversidad que se encuentra en el lema de la Unión Europea. En la Unión, hay naciones sin estado y naciones con disputa territorial con grados muy diferentes de reconocimiento y autonomía y aspiraciones muy diferentes. Algunas de ellas quieren actualizar sus niveles de autogobierno en el marco del estado que los contiene. Otras reclaman su independencia y la constitución de un nuevo estado a través del ejercicio del derecho de autodeterminación».

Ley Europea de Claridad

Los firmantes del manifiesto consideran que la próxima Conferencia sobre el Futuro de Europa ofrece «una buena oportunidad para elevar y debatir la situación de aquellas naciones sin estado y naciones con disputa territorial que aspiran a crear o completar su propio estado, subrayando al mismo tiempo la necesidad de una Ley Europea de Claridad».

Consideran que «el Plenario de la Conferencia debe permitir un foro abierto para las discusiones entre los diferentes participantes sin resultados predeterminados... sin limitar el alcance a los campos de políticas predefinidas». Y quieren contribuir a esta conferencia «poniendo el punto de vista y defendiendo los intereses de las diferentes comunidades nacionales, con esta propuesta en nombre de la claridad».




°