domingo, 17 de junio de 2018

Masiva Respuesta al Llamado por Altsasu

Les compartimos el artículo que Gara ha publicado en relacióna a la masiva respuesta dada por la sociedad vasca y por solidarios de todo el estado español a las madres y padres de los ocho jóvenes de Altsasu mismos que, sin quererlo, se han convertido en los catalizadores en lo que a Euskal Herria respecta del aceleramiento del proceso abierto tras la desmovilización de ETA hace poco más de un mes.

Lean ustedes:


Decenas de de personas –80.000 según los organizadores– tomaron ayer Iruñea en la mayor movilización allí vista para reivindicar justicia para los jóvenes de Altsasu, condenados a penas de entre dos y 13 años por la AN.

Ion Salgado

Las calles de Iruñea acogieron ayer una movilización «directamente proporcional al despropósito judicial» que ha supuesto la sentencia contra ocho jóvenes de Altsasu, condenados a penas de entre dos y 13 años de prisión por una trifulca con dos guardias civiles fuera de servicio de madrugada en un bar.

«Muy a nuestro pesar nos hemos visto obligadas a llamar a esta segunda gran manifestación, porque se ha cometido un auténtico atropello judicial con la condena a largos años de prisión para nuestros hijos y porque no podemos, la sociedad no puede permitir, que se repitan situaciones de este tipo», destacaron las madres y los padres de Ainara, Oihan, Jokin, Adur, Iñaki, Jonan, Aratz y Julen , que llevan más de un año y medio denunciando la vulneración de derechos que padecen sus hijos.

Tal como recordaron, «se han vulnerado durante la instrucción de la causa, durante la fase de juicio oral, y en la misma sentencia. Se han vulnerado derechos y principios legales con la imposición de prisión preventiva para tres de nuestros hijos que llevan más de año y medio y con el encarcelamiento reciente de otros cuatro alegando el riesgo de fuga».

Un riesgo que «no ha existido» jamás, apuntaron tras esta movilización enorme, muy probablemente la mayor realizada nunca en Iruñea. «No existe riesgo de fuga cuando desde julio del año pasado sabían que la Fiscalía pedía un total de 375 años de cárcel y no se han movido de sus casas. No ha existido ni existe riesgo de fuga cuando antes de que fueran detenidos llevaban cinco días haciendo vida normal e incluso reincorporándose al trabajo desde que conocieron la salvajada de esta sentencia. No hay riesgo de fuga y por ello nuestros siete hijos deben estar en libertad ya, en sus hogares retomando su vida, sus trabajos y sus estudios», destacaron.

Y advirtieron de que «lo que sí hay es un deseo indisimulado de venganza y un tribunal que no ha buscado la verdad. Se han utilizado de manera torticera la calificación de los hechos como ‘terrorismo’ para usurpar la competencia al juzgado ordinario de Navarra y trasladar la causa a un tribunal excepcional como la Audiencia Nacional. Un tribunal permeable a las influencias exteriores».

En este sentido, censuraron que «la sombra de la Guardia Civil, y no solo la sombra», ha sobrevolado el proceso. «La jueza Lamela, la que no permitió a las defensas la inclusión de pruebas y relatos de testigos, está condecorada por la Guardia Civil. La Guardia Civil ha llevado a cabo la investigación de esta causa. ¿Dónde queda la imparcialidad en la investigación de los hechos?», preguntaron antes de recordar que ese mismo cuerpo militar fue el encargado de detener a los jóvenes. Finalmente no han sido condenados por «terrorismo», «pero el objetivo expeditivo está cumplido».

«Y por si fuera poco, anteayer supimos que la Fiscalía ha recurrido la sentencia, pretendiendo alargar este sufrimiento. No conforme con la barbaridad de la condena impuesta, tiene sed de más castigo, más sufrimiento, más venganza. No podemos soportar semejante atrocidad», remarcaron los familiares, que apuntaron que las asociaciones de abogados y de juristas que han estudiado la sentencia sostienen que las condenas «son muestra de ensañamiento y crueldad. Son absolutamente desproporcionadas».

«Abuso de poder»

«Incluso dando por buena la descripción de los acontecimientos de aquella fatídica noche, los juzgados ordinarios suelen condenar este tipo de hechos con multas, indemnizaciones y bajas penas que no suponen ingreso en prisión», señalaron, e incidieron en que en 2016 se registraron 9.571 casos similares en el Estado español. «Retamos a que se nos indique en cuántos casos equivalentes, donde la lesión más grave ha sido una fractura de tobillo y donde no se han utilizado armas, se ha castigado con penas que supongan el ingreso en prisión», subrayaron. Basta recordar que una pelea con dos policías españoles fuera de servicio en un bar del centro de Iruñea se acaba de saldar con penas de entre 4 y 21 meses de cárcel.

Así, no es de extrañar que las madres y padres de Altsasu consideren que sus hijos se enfrentan a un «abuso de poder intolerable». «Nos dicen que hay que respetar las decisiones judiciales y la separación de poderes como base de la democracia. Pues bien, cuando Montesquieu desarrolló la teoría de la separación de poderes, no hablaba solo de separación, también hablaba de equilibrios de poderes con el fin de que ninguno abusara del que tuviera conferido. Hablaba de equilibrios y de vigilancia mutua en el respeto de los derechos humanos y los principios democráticos. Hablaba de que el poder detenga al poder».

«Por ello, y en la defensa de la calidad democrática, los derechos humanos, los principios que deberían ser garantizados en un verdadero Estado democrático de Derecho, la convivencia, la paz, la libertad y la Justicia con mayúsculas. Solicitamos a los actores institucionales, políticos, sociales, académicos, mediáticos y del sistema judicial que propongan e implementen las medidas necesarias para revertir esta situación injusta y para impedir que nada parecido pueda ocurrir a ninguna ciudadana o ciudadano», añadieron, y pidieron medidas para reformar el delito de «terrorismo». «Medidas para que ninguna persona navarra pueda ser juzgada por hechos ocurridos en Navarra en otro juzgado que no sea el ordinario, tal y como ya ocurría antes de la limitación de los Fueros en 1841. Medidas para acotar la injerencia externa y el excesivo poder de unos tribunales excepcionales».

Propuesta a los agentes

Para avanzar en la puesta en marcha de estas medidas, las familias propusieron a los agentes políticos, sociales, culturales, académicos, jurídicos e institucionales la creación de una “Mesa para la regeneración democrática y la recuperación de derechos y libertades”. «Una propuesta que invitamos a ser debatida y a llenar de contenido para que encontremos soluciones a fin de que hechos similares no vuelvan a ocurrir a nadie y se haga por fin Justicia».

Esta idea fue recogida por los representantes políticos, sociales, sindicales e institucionales que acudieron a la manifestación. Allí estaba la portavoz del Gobierno de Nafarroa, María Solana, que reivindicó «justicia y proporcionalidad». «Entendemos que es responsabilidad de una institución acompañar a la sociedad en esta reivindicación porque creemos en ella, creemos que la justicia tiene que ser justa y proporcional, porque es la única vía para garantizar una convivencia en paz», manifestó.

El alcalde de Iruñea, Joseba Asiron, denunció que, «como siempre, es la juventud de Euskal Herria la que es perseguida y castigada». «Todo el mundo ve los agravios comparativos, todo el mundo puede ver y comparar lo que está ocurriendo, y cada vez hay una brecha más grande entre la Justicia española y la ciudadanía», señaló ante los medios de comunicación presentes en las inmediaciones de El Sadar, desde donde arrancó la manifestación, a la que también asistieron Adolfo Araiz (EH Bildu), Eduardo Santos (Podemos), Adolfo Muñoz (ELA), Igor Arroyo (LAB) y Javier Ollo, alcalde de Altsasu.

Éste remarcó la «desproporción» de la condena. Y recordó que se ha agravado con las detenciones de la semana pasada, cuando agentes de la Guardia Civil tomaron las calles del pueblo para arrestar a Jonan, Julen, Aratz e Iñaki. Cuatro jóvenes que se encuentran, junto con Oihan, Adur y Jokin, en las prisiones de Soto del Real, Estremera, Navalcarnero y Aranjuez.

«Estáis a más de 500 kilómetros, pero sabéis que estamos con vosotros, que no os dejaremos solos. Llevamos más de un año y medio luchando por vuestra libertad y no pararemos hasta veros libres por las calles de Altsasu. ¡Resistid, porque lo vamos a conseguir!», subrayaron desde la plataforma Altsasukoak Aske, que alertó de que no solo esta en juego la libertad de los siete jóvenes encarcelados.

«Se trata de libertades y derechos pisoteados: como la libertad de expresión, intentando criminalizar reivindicaciones legítimas, pero molestas para el poder; o como el derecho a un juicio justo, por poner dos ejemplos», manifestaron entre gritos incesantes por los ya conocidos como los 7 de Altsasu.

Declaraciones

«La Justicia tiene que ser justa, es la única vía para garantizar la convivencia» María Solana | Portavoz del Gobierno

«Un Estado que trata así a sus ciudadanos no es un Estado democrático» Igor Arroyo | LAB

«Cada vez hay una brecha mas grande entre la Justicia española y la ciudadanía» Joseba Asiron | Alcalde de Iruñea

«El PP ha montado una red en el Poder Judicial para que suceda esto» Adolfo Muñoz | ELA






°

La Marcha que Cohesionó a Euskal Herria

La peor pesadilla de los navarricos parapetados en UPN se ha hecho realidad y ha sido, paradójicamente, tanto la Guardia Civil como la Audiencia Nacional las muy españolas instituciones responsables por ello.

Ayer por las calles de Iruñea, su Pamplona, marcharon miles de personas -superando ahora sabemos por mucho la cifra oficial de 30 mil- en solidaridad con las familias de Altsasu afectadas por el montaje policíaco y la farsa jurídica que han llevado a la sentencia condenatoria en contra de ocho jóvenes acusados de haber participado en una trifulca de bar que involucra a dos agentes de la Guardia Civil y a sus parejas.

Ha sido la mayor manifestación en la historia de la ciudad y en ella participaron personas llegadas de todas las herrialdes así como de muchos otros puntos del estado español, especialmente de la asediada Catalunya.

Miles de personas, marchando juntas, entrelazando así a Araba, Lapurdi, Gipuzkoa, Zuberoa, Behe Nafarroa y Bizkaia con Nafarroa Garaia... en respuesta a un exceso represivo. Lo peor para ellos... con miles de personas de diferentes latitudes del estado marchando en sintonía, sin embages, exigiendo la liberación de ocho jóvenes acusados de terrorismo... a poco más de un mes del cierre de ciclo de ETA, que es lo que le ha tomado a la gente darse cuenta de la cruel pantomima represiva que han representado las acusaciones de terrorismo en contra de partidos políticos, asociaciones juveniles, rotativos, estaciones de radio, etc.

Mi reino por un tobillo roto y un labio hinchado.

Les dejamos con la editorial de Naiz acerca de la manifestación de ayer:


Una magnífica muestra de solidaridad. La impresionante manifestación de ayer en Iruñea en demanda de justicia para los jóvenes de Altsasu reunió a personas de todas las edades, a familias enteras y a cuadrillas que vinieron de las diferentes comarcas navarras y de todos los territorios vascos. Otras muchas llegaron desde el Estado, donde este caso ha generado un gran impacto. Personas con bagajes ideológicos distintos, con visiones diferentes sobre la sociedad y la política, sobre la vida, pero con una demanda común: esto no se puede permitir, no es justo y esos jóvenes deben estar libres para poder rehacer su vida.

Esa exigencia básica tiene más elementos que ayer estaban presentes en la marcha.

Contra la injusticia y por la libertad

No existe opción de justicia en el caso de los jóvenes que son llevados ante la Audiencia Nacional. Es un juzgado excepcional, político. Está diseñado para aplicar políticas de Estado, para perseguir y castigar a la disidencia. No busca reparar, ni restaurar, ni resarcir; busca ejemplarizar. No atiende a pruebas, ni a evidencias ni a más razones que la del Estado. Es un tribunal programado para recortar derechos, no para garantizarlos; genera indefensión y temor. Es un vestigio del franquismo, no es homologable en un Estado de Derecho. Esto es tan evidente como que es un tribunal a las órdenes de las Fuerzas de Seguridad del Estado, no al revés.

Ha sido tal la injusticia que a estas alturas solo la liberación de los 7 de Altsasu puede repararla. No se debe permitir semejante arbitrariedad y desproporción. No se puede dejar que un tribunal así puede retener y partir por medio la vida de jóvenes vascos y de sus familias.

Para apoyar a las familias y celebrar su coraje

Precisamente las familias han dado una lección ética y política al país. Como bien dicen ellas, no han hecho nada que el resto de seres humanos no haría. Pero lo han hecho con una serenidad y un coraje que resulta ejemplar e inspirador.

Pese a que existe una larga tradición de humillaciones y vejaciones contra este pueblo, es difícil ponerse en su piel. Con su labor han cosechado esa empatía. Nadie ha quedado al margen de su apelación, de su llamada contra la crueldad, de su ejemplo de cuidado mutuo. En ningún momento han tenido la tentación de caer en el victimismo, de pedir impunidad o caer en el odio.

Frente la sed de venganza y la crueldad

La voluntad de provocar daño debería ser totalmente ajena para los poderes públicos. Es inconcebible que quienes deben velar por la seguridad y las libertades de la ciudadanía actúen como una mafia amenazante. Pese a quitar el cargo de «terrorismo», la sentencia es demencial por excepcional, no hay otra igual.

Actuar así con esos chavales es un abuso que la sociedad no puede entender. Ayer se marchó contra la crueldad, pero también contra la cobardía.

La que seguramente es la mayor manifestación jamás vivida en Iruñea ha tenido lugar porque los poderes del Estado decidieron utilizar una trifulca de bar para hacer política represiva, para recrear un escenario «antiterrorista» que algunos de ellos anhelan. Así, se pusieron a la sociedad en contra. Su necedad ha provocado semejante derrota política. Si en el Estado español hubiese inteligencia política, aunque solo fuese por interés, alguien empezaría a cambiar de estrategias.

Por la juventud vasca y por la convivencia

Se ha cerrado un ciclo político en Euskal Herria. Teniendo en cuenta que el anterior tuvo su deriva cínica y cruel, en la que ha faltado empatía y compromiso respecto a otros sufrimientos y a los derechos de las personas, el principio rector de esta nueva fase debería ser «todos los derechos para todas las personas». Por otro lado, quienes han sido protagonistas del ciclo anterior y tienen aún responsabilidades en el cierre del mismo deberían conjurarse para que las siguientes generaciones de ciudadanos y ciudadanas vascas no tengan que padecer los sufrimientos que ha conllevado este largo periodo histórico.

Ayer se demostró que hay pulso en este país para hacer las cosas de otra manera, para un cambio progresivo y profundo, para acertar y cambiar de una vez por todas las relaciones, tanto las personales como las políticas.






°

Cronopiando | La Letrina Vasca

Les compartimos el comentario de Koldo Campos con respecto al tratamiento mediático que los pasquines alineados con los intereses de La Zarzuela han dado a la multitudinaria manifestación de ayer en Iruñea en solidaridad con los ocho jóvenes represaliados políticos de Altsasu:

Koldo Campos Sagaseta

La letrina vasca

También le dicen “diario”. Hoy busqué en su portada la reseña de la más grande manifestación habida en Iruña. Alguna crónica de las decenas de miles de personas que ayer salieron a las calles de Iruña para manifestar su solidaridad con los 8 jóvenes de Altsasu que el Estado español mantiene presos y que también fue la mayor demostración popular ocurrida en las últimas semanas en todo el Estado... y me encontré con el Aquarius a la espera de entrar al puerto de Valencia; el crecimiento de la economía y de la brecha salarial; una entrevista con una víctima de ETA hace veinte años; declaraciones de Darpón sobre el concurso de la OPE de Osakidetza; declaraciones de Ignacio Asensio sobre la basura y la falta de infraestructuras en Gipuzkoa; el tirón de Anoeta que atraerá a más socios a la Real; los diez errores que han llevado a la cárcel a Urdangarin; los problemas de la cantera del Eibar para entrenar; la intención de Amal de acabar su odisea en Gipuzkoa; la condena en Gipuzkoa a un padre por usar a su hijo para mandarle mensajes a su madre; el ciclista Valverde “un gorila entre la niebla”; Guillermo Dorronsoro y cómo se imagina a Gipuzkoa; Sabina se queda mudo a mitad de un concierto en Madrid; Iñigo Peña, bronce en K-2; un reportaje sobre Ondarreta; firma de mujeres en favor del alarde público de Irun; “los Gómez de Segura toman Segura”; se espera un verano con muchos mosquitos; “¿Cuándo llegó la pizza a España?”; “¿Dónde comemos hoy?”; “Aprendices evoca muchos recuerdos”...

Si a alguien le interesa la noticia que mencioné arriba puede encontrar una reseña en la página 42. En la TVE, por cierto, ni siquiera existió.


Acompañamos el texto de Koldo con este video de Ahötsa Info, por si los de la Letrina Vasca están interesados en enterarse de lo sucedido en Iruñea:

.
.

Clamor solidario en Iruñea por los jóvenes de Altsasu

La solidaridad con los jóvenes de Altsasu condenados a penas de entre dos y 13 años de prisión por la Audiencia Nacional española ha desbordado las calles de Iruñea, en la manifestación más multitudinaria que se recuerda en la capital navarra. «Altsasukoak askatu» y «esto no es justicia» han sido los lemas más coreados durante la jornada.







°

sábado, 16 de junio de 2018

30 Mil Acuden a Iruñea por Altsasu

Nos llega el reporte del Diario de Navarra con respecto a la multitudinaria respuesta que ha tenido la convocatoria por parte de Altsasuko Gurasoak a manifestarse en Iruñea en contra de las desproporcionadas condenas que la Santa Inquisición ha dictado en contra de los ocho jóvenes de Altsasu, víctimas de la política vengativa que el régimen borbónico franquista ha emprendido en contra del pueblo vasco por apostar, unilateralmente, por el diálogo, la paz y la convivencia... sin renunciar a la autodeterminación.

Aquí la información:


El Gobierno de Navarra participó en la marcha de protesta a las condenas de entre 2 y 13 años de prisión a los ocho jóvenes acusados de agredir a dos guardias civiles y sus parejas

Miles de personas, 30.000 según la Policía Nacional y la Policía Municipal de Pamplona, se manifestaron este sábado 16 de junio en Pamplona para expresar su rechazo a la sentencia de la Audiencia Nacional que condenó hace dos semanas a los ocho encausados a penas de entre 2 y 13 años de prisión por atentado a agentes de la autoridad, lesiones, desórdenes públicos y amenazas.en 2016.

Según los datos aportados por Policía Nacional, se desplazaron a la capital navarra unos 130 autobuses y la manifestación transcurrió con normalidad.

La movilización, convocada por los familiares de los detenidos agrupados en el colectivo Altsasu Gurasoak y la plataforma Altsaukoak Aske, partió a las 17.00 horas de la explanada frente al estadio El Sadar. Estuvo precedida por una pancarta portada por las familias de los encausados con el lema 'Ez da justizia. No es justicia', además de por carteles con las caras de los detenidos con sus nombres y la palabra 'Aske' ('Libre').

La marcha transcurrió la calle Sadar y ascendió por la Avenida Zaragoza hasta Príncipe de Viana, continuando por Baja Navarra para retroceder por Carlos III hasta el escenario colocado al final de la avenida, antes de llegar a la Plaza Libertad. Los manifestantes recorrieron este trayecto flanqueados a cada lado por una multitud que les aplaudía y coreaba la consigna 'Altsasukoak Askatu' ('Libertad para los de Alsasua'). También se vieron ikurriñas y grupos con esteladas y carteles con el mensaje 'Llibertat presos politics'.

La manifestación contó con la asistencia de representantes políticos, sindicales y colectivos que se adherieron a la protesta, entre ellos la portavoz del Gobierno de Navarra, María Solana, y miembros de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos, Izquierda-Ezkerra, así como los sindicatos ELA y LAB.

En declaraciones a los periodistas antes de la manifestación, Bel Pozueta, en representación de los familiares de los encausados, agradeció la "solidaridad y apoyo que estamos recibiendo". "Este camino es largo, os vamos a necesitar, pero hoy aquí en Pamplona, las calles se van a quedar pequeñas porque la injusticia que se está cometiendo es algo que ya supera los mínimos de libertades, democracia y de un Estado de derecho".

También estuvo presente el alcalde de Alsasua, Javier Ollo, que reivindicó "proporcionalidad en este caso". "No pedimos impunidad, pedimos proporcionalidad en la aplicación de la ley", insistió.

"Las condenas son una muestra de ensañamiento y crueldad"

Al finalizar la manifestación, Bel Pozueta, en representación de Altsasu Gurasoak, leyó un comunicado en el que agradeció las "muestras de solidaridad, aliento y apoyo" y censuró que las condenas a los encausados son una "muestra de ensañamiento y crueldad".

"Se ha cometido un auténtico atropello judicial con la condena a largos años de prisión para nuestros hijos" que "van a truncar su vida y su futuro y van a hipotecar el día a día de sus familias", afirmó Pozueta que manifestó que "la sociedad no puede permitir que se repitan situaciones de este tipo".

Para la representante de las familias, hubo una "vulneración de derechos y de principios básicos durante la instrucción de la causa, durante la fase de juicio oral, y en la misma sentencia". Asimismo, criticó la imposición de prisión preventiva para tres de los detenidos durante más de año y medio y la encarcelación reciente de otros cuatro "alegando el riesgo de fuga". "No ha existido, ni existe riesgo de fuga cuando se han presentado voluntariamente antes los juzgados tantas veces como se les ha requerido", subrayó.

También reprochó el recurso de la Fiscalía a la sentencia que, según sus palabras, pretende "alargar este sufrimiento". "No conforme con la barbaridad de la condena impuesta, la Fiscalía tiene sed de más castigo, más sufrimiento, más venganza", añadió Pozueta que aseguró que "estamos ante un abuso de poder".

Por ello, llamó a actores institucionales, políticos, académicos y judiciales a que "propongan e implementen las medidas necesarias para revertir esta situación injusta y para impedir que nada parecido pueda ocurrir a ninguna ciudadana o ciudadano". En este sentido, Altsasu Gurasoak propuso la creación de una 'Mesa para la regeneración democrática y la recuperación de derechos y libertades' para que sea debatida y "encontremos soluciones efectivas a fin de que hechos similares no vuelvan a ocurrir a nadie y se haga por fin justicia".

Por su parte, la plataforma Altsasukoak Aske criticó el recurso de la Fiscalía que definió como "otra vuelta de tuerca". Criticó, además, el "montaje que han orquestado contra Alsasua y nuestros ocho amigos" y advirtió de que "no está en juego sólo el futuro de Alsasua y el de nuestros amigos y amigas, sino muchísimo más".

"Se trata de libertades y derechos pisoteados como la libertad de expresión, intentando criminalizar reivindicaciones legítimas pero molestas para el poder; o el derecho a un juicio justo", continuaron desde la plataforma que se mostraron convencidos de que "esta lucha dará sus frutos más pronto que tarde, que conseguiremos una sociedad donde estas situaciones no sean posibles y que nuestros amigos estén en la calle".






°

Iruñea se Desbordó por Altsasu

Les presentamos el reporte que desde Naiz se hace acerca de la multitudinaria manifestación solidaria con los ocho de Altsasu, movilización que ha sido convocada por sus madres y padres quienes, ante lo aberrante del esperpento, han decidido recurrir al pueblo vasco para potenciar su exigencia de justicia.

Aquí la información:


La solidaridad con los jóvenes de Altsasu condenados a penas de entre dos y 13 años de prisión por la Audiencia Nacional española ha desbordado las calles de Iruñea, en la manifestación más multitudinaria que se recuerda en la capital navarra. «Altsasukoak askatu» y «esto no es justicia» han sido los lemas más coreados durante la jornada.

El caso de los jóvenes de Altsasu, condenados a penas de hasta 13 años de prisión por una trifulca con dos guardias civiles, ha levantado una ola de solidaridad que se ha solidificado en la manifestación que ha colapsado hoy las calles de Iruñea. La que, seguramente, haya sido la marcha más multitudinaria que se recuerde en la capital navarra ha avanzado lentamente entre El Sadar y Carlos III, ya que miles de personas se han tenido que sumar a la misma durante el recorrido, dada la imposibilidad de llegar hasta el punto de inicio, donde cada dos domingos se reúnen 20.000 personas sin colapsos para ver a Osasuna. Altsasu Gurasoak ha cifrado en 80.000 la asistencia.

La marcha ha arrancado hacia las 17:00 desde El Sadar, con un paso muy lento debido a la multitud que se ha agolpado. Tras girar en la Avenida Zaragoza se han visto impresionantes imágenes, con la marcha llenando los cuatro carriles y las dos aceras de la misma, que tiene más de un kilómetro de largo.

«Altsasukoak askatu» y «hau ez da justizia» (esto no es justicia) han sido los lemas más coreados durante todo el trayecto por las miles de personas que se han acercado desde todos puntos de Euskal Herria. Y no solo desde Euskal Herria, ya que la presencia de catalanes ha sido importante, así como de otros puntos del Estado español. Durante el recorrido se ha repartido el cuadernillo especial que han preparado GARA y NAIZ para la ocasión y que se puede descargar aquí.

Cuando la cabecera alcanzaba la plaza Merindades, los últimos todavía se encontraban comenzando la Avenida Zaragoza, lo que supone una distancia de casi dos kilómetros.

El acto final ha comenzado con un bertso de Jon Maia, que ha subrayado el trabajo y la solidaridad que ha despertado el caso. La plataforma Altsasukoak Aske ha tomado la palabra y lo primero que han querido hacer ha sido agradecer el apoyo recibido. «Esto es impresionante, el 14 de abril marcamos un hito y lo hemos superado», han señalado antes de mandar un abrazo a Soto del Real, Estremera, Aranjuez y Navalcarnero.

Han recordado que ha sido año y medio de «luces y sombras» en los que han padecido detenciones, alejamiento y «la ocupación de Altsasu por parte de la Guardia Civil». «Nos han provocado daño y sufrimiento» y han situado en esa línea el recurso de la Fiscalía. Sin embargo, han remarcado la solidaridad recabada durante este tiempo y las grandes movilizaciones organizadas.

«Nos han negado la posibilidad de justicia», han añadido, pero se han mostrado convencidos de seguir luchando «hasta conseguir una sociedad con Jokin, Oihan, Adur, Jon Ander, Iñaki, Julen y Aratz libres por las calles de Altsasu».

Carta de Jokin Unamuno, desde prisión

Tras ello, ha tomado la palabra Nekane, la madre de Aratz, recién llegada de visitar a su hijo en Soto del Real. «Sabemos que vais a estar ahí hasta que lo consigamos», ha insistido antes de agradecer todo el apoyo. También ha subido la madre de Jokin Unamuno, que ha leído una carta de su hijo escrita en Estremera. «El caso ha generado dolor y rabia en gran parte de la sociedad, pero hay que sacar lo positivo» y ha vuelto a subrayar el respaldo llegado desde todas partes, devolviendo esa solidaridad a los presos políticos vascos y catalanes.

En nombre de Altsasu Gurasoak, Bel Pozueta (madre de Adur) y Gotzon Urrizola (padre de Aratz) han insistido en el agradecimiento, y han señalado que los siete deberían estar en libertad. Una libertad negada en base a un supuesto «riesgo de fuga» que han negado por completo. Tampoco han olvidado el interés por que el caso se resolviese en la Audiencia Nacional y la repercusión que esto ha tenido. «Estamos ante un abuso de poder», ha afirmado Pozueta criticando la «falta de separación de poderes» en el Estado español.

Ante ello, han ofrecido «a los actores políticos, sociales, culturales, académicos, jurídicos e institucionales la propuesta para la creación de una mesa para la regeneración democrática y la recuperación de derechos y libertades. Una propuesta que invitamos a ser debatida y a llenar de contenido para que encontremos soluciones efectivas a fin de que hechos similares no vuelvan a ocurrir a nadie y se haga por fin justicia».








°

Altsasu y la Espada Franquista de Damocles

Estamos a la espera de que nos lleguen reportes acerca de la manifestación convocada por Altsasuko Gurasoak hoy en Iruñea en solidaridad con los ocho jóvenes de Altsasu que fuesen acusados de terrorismo por haber participado en una reyerta con dos agentes de la Guardia Civil.

Absueltos del cargo de terrorismo, terminaron sentenciados a las condenas máximas exigidas por la Fiscalía... business as usual en la Zona Especial Norte. 

Hoy siete de ellos están tras las rejas.

En la página de El Nacional han publicado este aviso a navegantes:


Nicolas Tomás

Fue una pelea de bar a altas horas de la madrugada que acabó con un tobillo roto y un pequeño corte en el labio a dos guardias civiles fuera de servicio. Pero a ocho jóvenes del pueblo navarro de Altsasu les ha costado 76 años de prisión y 100.000 euros de indemnización. Tres de ellos -Adur, Jokin y Oihan- ya hace 580 días que viven entre rejas; cuatro más -Jon Ander, Aratz, Iñaki y Julen-- hace once días. La Fiscalía ya ha recurrido para que, además, sean condenados por delito de terrorismo.

Para imponer estas penas tan altas, la Audiencia Nacional ha recurrido al agravante de odio (hacia la Guardia Civil), aunque esta misma semana un juez de La Seu d'Urgell ha descartado un posible delito de odio de ocho maestros porque el cuerpo policial no es un colectivo "discriminado" ni "marginado". Pero durante el juicio se argumentó que algunos de estos jóvenes estaban en el movimiento contra la presencia de cuerpos policiales de Euskal Herria. Y este vínculo fue letal.

Un fenómeno con muchos paralelismos se ha dado en Catalunya con los Comités de Defensa de la República (CDR), a quien se ha intentado acusar de terrorismo por sus acciones de resistencia pacífica no violenta. Su caso también está en la Audiencia Nacional. Tamara Carrasco, acusada de ser una de las coordinadoras, sigue con medidas cautelares, sin poder salir de Viladecans. Adrià, el joven en busca y captura del CDR de Esplugues de Llobregat, se ha ido al exilio. La Fiscalía, que es la que pide el delito de terrorismo para los jóvenes de Altsasu, ha comparado los CDR con ETA, Tierra Libre e incluso el yihadismo.

Este sábado hay convocada en las calles de Pamplona una gran manifestación en solidaridad con los ocho de Altsasu, que se espera multitudinaria. Y contará con una fuerte presencia catalana, donde el caso se ha seguido de muy cerca por los paralelismos. En dirección a la capital navarra saldrán buses de Barcelona, Girona, Tarragona, Lleida, Vic, Manresa, Sabadell, Tortosa, Reus, La Seu d'Urgell, Cervera, Granollers...

Pero también ha habido movilización en el resto del Estado español. Saldrán decenas de buses desde prácticamente todas las principales ciudades del País Vasco, pero también desde otros lugares del Estado, como Madrid, Mérida o Miranda de Ebro. Aunque en algunos lugares con más intensidad, el precedente de Altsasu está bien presente por todas partes.

Como advierte el catedrático de derecho vasco Iñaki Lasagabaster entrevistado por El Nacional, estar vinculado a movimientos políticos pacíficos como los jóvenes de Altsasu "ni es odio ni tiene porque motivar el traslado a ningún sitio, a no ser que se busque un aviso de carácter político". El jurista advierte también que, después de este caso, "a cualquier conducta nuestra se le podría aplicar un delito de este tipo y gravedad".





°

La Nostalgia Imperial de Albert

Lo hemos dicho nosotros de distintas formas pero que mejor que un maestro de la pluma para dejar bien claro que el españolismo ultra hunde sus raíces más profundas en el fascismo del Siglo XX -y a su vez este en el imperialismo del Siglo XV-, una de las etapas más sanguinarias y retrógradas de la humanidad.

Aquí les presentamos pues este texto dado a conocer por La Marea:


El orgullo de nación se construye obviando la culpa y la responsabilidad sobre los trazos oscuros de la historia de cualquier identidad nacional. El revisionismo y la negación de la memoria histórica construyendo una historia selectiva que incida solo en lo mejor de cada país son preceptos fundamentales del nacionalismo español que nace de la nostalgia del imperio.

Antonio Maestre

A comienzos de Pradial conviene remitirse a Brumario. Decía Karl Marx que la historia se repite dos veces, la primera como tragedia, la segunda como farsa. Esa es la sensación que el conocimiento de la historia del siglo XX dejan los métodos empleados por Albert Rivera para llegar al poder. La bojiganga patriotera representada con pendones digitales y exaltación chovinista marca el alcance exacto de la tragedia venidera. No se puede esperar de la inanidad ideológica e intelectual de Albert Rivera nada más que la repetición de representaciones del pasado realizando un pastiche con una pátina de modernidad que se parece demasiado a una de las figuras más oscuras de nuestra historia.

Uno de los mitos de la Europa postcrisis es que en España no ha prendido ninguna opción de extrema derecha. Solo la cercanía de los grandes medios de comunicación con Ciudadanos impide que el partido sea catalogado así de forma mayoritaria en la opinión pública. Es debatible si el término científico para denominar a estos partidos es el de extrema derecha, es más extendido el de derecha radical, pero deja poco margen para el debate que la última proclamación nacional-populista de Albert Rivera en la puesta en marcha de su plataforma España Ciudadana esté más cerca de Libertas que de Emmanuel Macron.

Los asesores de Albert Rivera deberían saber que los procesos políticos, los discursos y la escenografía no son exportables. Si intentas plagiar, casi literalmente, el discurso de Barack Obama en la Convención Demócrata de 2004 y trasladarlo a la realidad social española no vas a parecerte al expresidente de EEUU, te pareces más a Unión Patriótica de los años 20. Te pareces más a José Antonio Primo de Rivera. El discurso de Obama era una oda a la diversidad, el de Rivera ha sido un grito a la uniformidad. Un repliegue identitario que busca capitalizar la identidad de España frente la antiespaña.

El líder de Ciudadanos terminó su intervención con un alegato tercerposicionista que intentaba minar cualquier matiz, que buscaba transmitir que los intereses de un empresario y un obrero serán los mismos por el simple hecho de compartir bandera y nación. Un alegato joseantoniano que eliminaba las clases para apelar a la emoción de la patria y que establecía una diferenciación entre buenos y malos españoles, entre ciudadanos que se adhieren a sus formas y símbolos frente a aquellos que tienen otra visión del mundo, del país, y de la vida:

“Cuando viajo por España yo no veo rojos y azules, yo veo españoles. Yo no veo urbanistas o rurales, veo españoles, yo no veo jóvenes o mayores, veo españoles, yo no veo a trabajadores o empresarios, yo veo españoles. Yo no veo a creyentes o agnósticos, yo veo españoles. Por eso, os propongo a todos que a partir de ahora nos pongamos las gafas de la España ciudadana. Unas gafas que permiten unir a la gente. Una visión que no divide sino que une, una visión de la España que suma pero no resta. Una visión de una España futura, que está al llegar, que es la España que viene. Compatriotas, conciudadanos, vamos a por esa España. Vamos a volver a sentirnos orgullosos de ser españoles. Vamos a recuperar la dignidad que nunca debimos perder. Una España de libres e iguales. Ya está aquí la España ciudadana. Únete”.

El 1 de enero de 1935 José Antonio Primo de Rivera hizo una declaración pública a los medios para intentar explicar por qué su proyecto se diferenciaba de los fascismos europeos. Las similitudes discursivas con lo enunciado por el líder de Ciudadanos no son difíciles de encontrar: “Tengo una fe resuelta en la que están vivas todas las fuentes genuinas de España, España ha venido a menos por una triple división, por la división engendrada por los separatistos locales, por la división engendrada entre los partidos, y por la división engendrada por la lucha entre clases. Cuando España encuentre una empresa colectiva que supere todas esas diferencias, España volverá a ser grande como en sus mejores tiempos”.

No habría ningún problema si las complicidades ideológicas entre Albert Rivera y su primo homónimo no pasaran de calcar un discurso falangista ultranacionalista en un momento puntual de exacerbada emoción patria. Sería irresponsable, pero no preocupante para el futuro. El problema aparece cuando es reiterativo en el tiempo y ocupa el vacío ideológico de un partido oportunista con ambición desmedida.

La masa orteguiana

“¿Qué lee para conformar su pensamiento?”, preguntaba Pepa Bueno a Albert Rivera para cuestionarle sobre cómo conforma esa idea del patriotismo civil que contrapone al nacionalismo. “Desde Popper a Ortega”, contestaba Rivera. Lo cierto es que no aclaró qué ha leído de estos autores, más allá de citarlos porque estuvo en un acto de Mario Vargas Llosa sobre su libro La llamada de la tribu, donde el autor peruano habla de ellos. La mención de Rivera a José Ortega y Gasset como referente aplicada al tema que nos concierne es también definitoria.

La doctrina falangista bebía de dos intelectuales: Eugenio D´Ors y José Ortega y Gasset. Preguntado José Antonio Primo de Rivera por el periodista Francisco Bravo sobre la influencia de estos autores, respondió: “No cabe duda que en Ortega están las raíces intelectuales de nuestra doctrina, en especial en este postulado que yo estimo fundamental de la ‘unidad de destino’, para situar firmemente nuestro Movimiento ante los problemas de la realidad española y el futuro Estado”. Pero no es la única premisa del pensador que comparten los antiguos falangistas y el nuevo ciudadanismo. La soberbia intelectual y la división entre clases de individuos está influida por la doctrina de la masa orteguiana expresada en su obra La rebelión de las masas. Para José Antonio existían unas minorías excelentes que debían encauzar a las masas. Ese pensamiento es radical en la conformación de Ciudadanos, tal y como expresaba Félix de Azúa, uno de los fundadores de la formación naranja en los estadios iniciales del partido: “Las masas agonizan de horror vacui cuando no se les da todo muy evidente”.

No pedir perdón por el pasado

El orgullo de nación se construye obviando la culpa y la responsabilidad sobre los trazos oscuros de la historia de cualquier identidad nacional. El revisionismo y la negación de la memoria histórica construyendo una historia selectiva que incida solo en lo mejor de cada país son preceptos fundamentales del nacionalismo español que nace de la nostalgia del imperio. De épocas pasadas gloriosas y de nuevo aspiracionales. “La España que vuelve a liderar el mundo”, dijo Rivera en su mitin patriotero. Pero hubo en su diatriba una frase perdida con una carga simbólica muy importante en un contexto como el español, que tiene miles de muertos sin desenterrar por los crímenes del franquismo: “No tenemos por qué volver a pedir perdón por nuestro pasado y sentirnos orgullosos”, sentenció el lider de Ciudadanos. La construcción de ese discurso también tiene referentes, y no deja en demasiado buen lugar a quien quiere transmitir que su relato es patriótico pero no nacionalista.

La misma construcción discursiva lógica en un entorno de negación fascista fue realizada por Marine Le Pen el año pasado en fechas previas a las elecciones presidenciales francesas. La candidata xenófoba negó en una entrevista la responsabilidad de Francia en las deportaciones a Auschwitz ocurridas en 1942 en el Velódromo de Invierno. Le Pen añadió que estaba cansada de poner en cuestión al Estado francés poniendo énfasis solo en los “los aspectos históricos más oscuros”, algo necesario para culminar con su conclusión: “Yo quiero que estén orgullosos de ser franceses”.

Poco Habermas y mucho Millán Astray

Por inventar, Ciudadanos no ha inventado ni ese intento vano de darle una pátina de modernidad al ultranacionalismo español. Ponerse camisas blancas y banderas patrias en leds mientras se enfunda la camiseta de la selección, que es el equipo ganador de turno, es lo que Manuel Vázquez Montalbán llamaba nacionalcatolicismo pijo. Lo que venía a ser el intento aznarino de maquetar el rancio abolengo de la idea carcundera de la patria franquista echando “purpurina imperial a la cosa”, y poniéndose la camiseta del Real Madrid, que era el equipo que entonces ganaba.

Albert Rivera e Inés Arrimadas han negado muy ofendidos ser nacionalistas. Lo nuestro es patriotismo civil, han clamado. Supongo y entiendo que confundiéndolo con el patriotismo constitucional elaborado por Jürgen Habermas: una teoría elaborada a partir del Verfassungspatriotismus de Dolf Sternberger. Digo supongo y entiendo porque he intentado con mucha insistencia y poco éxito que algún miembro de Ciudadanos responda a las dudas sobre esta confusión.

El complejo nacionalista patrio de los que quieren declararse españoles sin complejos es muy conocido y tiene referentes. Manuel Vázquez Montalbán, que ya analizó todo Ciudadanos habiendo muerto antes de su eclosión, lo narra en su libro La Aznaridad. En octubre de 2002, José María Aznar se sacó de la manga la idea de colocar una bandera enorme, inmensa, como el imperio español de Felipe II de grande, en la plaza de Colón, a la que se rendiría homenaje cada mes. La idea era una reacción a la deriva soberanista del lehendakari Ibarretxe. La enseña, de 294 metros cuadrados, situada en un mástil de 50 metros de altura y 19 toneladas de peso, fue la respuesta reaccionaria del aznarismo al nacionalismo vasco. La propuesta y la puesta en escena del entonces ministro de Defensa, Federico Trillo, propició un cachondeo similar al que provocaron las lágrimas de Marta Sánchez en el acto patriotero de Ciudadanos. La pasada de frenada nacionalista de José María Aznar hizo recular al PP y dejar la bandera ondeando sin acto mensual sacramental de exaltación: “Era mucho más inteligente la influencia de Habermas sobre el PP que el retorno a Millán Astray. El patriotismo según Habermas es una cuestión de gentes racionalmente convencidas y, según Millán Astray, ya sabemos lo que es: ‘¡Muera la inteligencia! ¡Viva la muerte!”.

Para Jürgen Habermas, “el patriotismo de la Constitución significa, entre otras cosas, el orgullo de haber logrado superar duraderamente el fascismo”. La construcción del concepto filosófico político nacía precisamente de la necesidad de asirse a unas ideas contrapuestas a las que precisan enarbolar banderas y apelar a la nostalgia de un pasado mejor. Justo lo contrario que hizo Albert Rivera en su mitin al ansiar “una España que vuelva a liderar el mundo”. El concepto de Habermas estaba precisamente indicado para Estados plurales que precisaran una identidad nacional común. Es antagónico para el filósofo alemán construir una idea de patriotismo constitucional apelando a elementos culturales nacionales preexistentes. Antagónico. Para que Albert Rivera lo entienda: no es posible establecer una idea del patriotismo constitucional con la bandera española detrás de tu atril mientras realizas un discurso que habla de adversarios internos.

La idea del patriotismo constitucional es incompatible con la pretensión de arrogársela un solo partido. Porque la esencia del pensamiento de Habermas implica que tiene que ser compartida y construida por todas y todos. No es patrimonio de nadie ni puede ser liderada por ninguna parte de ese todo. Los intentos por patrimonializar de una manera partidista el patriotismo constitucional se remontan, otra vez, a la época de Aznar. En el año 2001, el entonces presidente del gobierno ordenó a FAES, en aquellos años liderada por Esperanza Aguirre, apropiarse del concepto. Este había sido introducido en España por el senador del PSOE Juan José Laborda, que adaptó al contexto nacional el pensamiento de Habermas tras una conferencia del alemán en Madrid en 1991. El pistoletazo de salida lo dio Esperanza Aguirre en un pregón en Ciudad Rodrigo (Salamanca). La entonces presidenta del Senado afirmó: “Nuestro patriotismo es constitucional, fundamentado en el pleno ejercicio de la libertad de los ciudadanos… Tenemos que reivindicar nuestro patriotismo, que viene de las Cortes de Cádiz… Un patriotismo que no es la nostalgia de un pasado quimérico, ni son las ataduras a mitos que chocan con nuestra razón”. FAES organizó unas conferencias para maquillar su discurso nacionalista con el pensamiento del filósofo alemán en las que participaron una panoplia de importantes intelectuales que ahora se encuentran en Ciudadanos o que estuvieron en su formación, como Francesc de Carreras o Félix de Azúa.

“No puedo imaginarme que el patriotismo constitucional sea una idea de derechas”, dijo Habermas al ser preguntado sobre el uso de su pensamiento por parte del PP. No solo no es nuevo el intento de Ciudadanos por atribuirse la idea del patriotismo constitucional, es que bebe de lo más reaccionario de nuestra democracia y está creado por los mismos ideólogos que lo hicieron durante el aznarato en favor del PP. Se trata, además, de un intento utilitarista de pervertir el pensamiento de Jürgen Habermas para ocultar su nacionalismo español contraponiéndolo al catalán, de un modo que les permita atacar lo más tóxico del pensamiento nacionalista atribuyéndoselo a los otros, al adversario, mientras ellos patrimonializan los réditos populistas del pensamiento identitario. Ellos, nacionalistas; nosotros, patriotas. Creerse Habermas, ser Millán Astray.





°

viernes, 15 de junio de 2018

Goian Bego Koldo

Nos solidarizamos con la familia Asiron Saez por el sensible fallecimiento del profesor Koldo Asiron.

Aquí este obituario publicado en la página de Noticias de Navarra:


Tenía 59 años y su labor en varios puestos del centro ha sido clave para los avances de la lengua en tres décadas

J. I. C.
Koldo Asiron Saez falleció ayer a sus 59 años de edad tras una enfermedad que truncó su trayectoria en la UPNA donde desde su llegada en 1991, ocupó diferentes puestos relacionados con el euskera en todas las etapas rectorales desde Alberto González hasta Alfonso Carlosena. Koldo Asiron ha sido durante tres décadas uno de los valedores de esta lengua en el campus. Hermano del alcalde de Pamplona -Joseba-, y de Edurne y Javi, deja mujer (María) y dos hijas (Miren y Amaia), será despedido hoy a las 12.45h. en el Cementerio de Iruña y a las 20.00 h.en la parroquia de Zizur, localidad donde vivía.

Koldo Asiron, miembro de una familia muy arraigada en Pamplona y en Zarautz, estudio en los Jesuitas antes ir a Zaragoza para cursar Medicina, carrera que dejó para hacer Psicología en Donostia. Sin embargo, su verdadera vocación personal y profesional acabaría siendo el euskera, lengua que aprendió de adulto. Tras dar clases en varios euskalegis (AEK, Gobierno de Navarra...) Koldo Asiron sacó la plaza de jefe de la sección de Euskera una UPNA que daba sus primeros pasos de la mano de los rectores Alberto González y García Blasco. Comprometido también en tareas de representación (Junta de Gobierno y Claustro) en la etapa de Pérez Prados, daría el salto a jefe de servicio con Julio Lafuente en cuyo mandato puso las bases de la actual planificación lingüística. Muy aficionado al deporte y la montaña, se despidió recientemente de su entorno al comprobar la imposibilidad de superar un cáncer de pulmón que pudo con su vida, pero no con el recuerdo que deja en campus y montañas como un vasco tenaz, noble y de gran calidad humana. Goian bego K.






°

Aberrante Bucle Tiempo-Espacio en Altsasu

Se acerca la gran cita en Iruñea en solidaridad con los Ocho de Altsasu, misma que ha sido convocada por las madres y padres de los represaliados y a la que se han adherido las convocatorias de múltiples colectivos.

En ese tenor, les compartimos esta misiva enviada a Gara en nombre de la iniciativa Demokrazia Bai:

Carlos Garaikoetxea y Juan José Ibarretxe | Lehendakaris del Gobierno Vasco


El pasado día 5 fueron puestos en libertad las ocho personas detenidas en Algeciras en relación con una trifulca acaecida días antes en las inmediaciones de un restaurante entre asistentes, al parecer, a la celebración de una comunión y varios agentes de la Guardia Civil, que fueron agredidos con piedras, macetas y bates de beisbol. La titular del Juzgado de Instrucción número 4 de la localidad gaditana decretó la libertad sin fianza de cinco de los ocho detenidos e impuso una fianza de 2.000 euros a los tres restantes, por estimar que se trata de un simple caso de desórdenes públicos. Ninguna instancia ha cuestionado la jurisdicción del tribunal local para investigar ni juzgar los hechos.

El mismo día 5 fueron detenidos primero, en medio de un inusitado despliegue de fuerzas de la Guardia Civil, y encarcelados después los cuatro jóvenes de Altsasu sentenciados a penas que oscilan entre 9 y 13 años de prisión por la Audiencia Nacional, salvo en un caso, que fue de dos años. Los incidentes enjuiciados habían tenido lugar en un bar de la misma localidad en la madrugada del 15 de octubre del 2016. En él resultaron heridos de diversa consideración, pero en ningún caso graves, un teniente y un sargento de la Guardia Civil y sus respectivas parejas. Aunque el caso fue inicialmente instruido por un juzgado de Iruña, posteriormente fue traspasado a la Audiencia Nacional, al decidirlo así el Tribunal Supremo, por estimar que se trataba de un caso de terrorismo. Instruyó el caso la misma jueza que puso entre rejas a los miembros del Govern catalán, condecorada por la Guardia Civil, y ha presidido el tribunal juzgador la esposa de un coronel del mismo cuerpo.

Todo ello siete años después de que ETA decidiera dejar la violencia y en el mismo año en que resolviera su definitiva desaparición. Casos similares; mismo Estado, Reino de España; dos territorios diferentes, Andalucía y Navarra; resultado bien desigual.

Al hilo del caso Egunkaria, que se remonta al año 2003, algún jurista dijo que a la población vasca peninsular en situaciones de conflicto político con el Estado se le aplicaba el Código Penal del enemigo o, en palabras del magistrado Joaquín Jiménez, «el no Derecho». Por alguna razón ha venido a nuestra memoria esta circunstancia a la vista del presente proceso.

Por otra parte, si la única razón para trasladar el caso del juzgado de Iruña a la Audiencia Nacional fue la imputación de «terrorismo» a los encausados y ahora esta ha estimado que no hay tal delito, ¿significa esto que la maniobra respondía en realidad a una celada tendida por la acusación con la intención de jugar en campo propio?

En un artículo periodístico de reciente publicación, avalado entre otras personas por reputados juristas del país, se hablaba de «demencial desproporción» de las penas. Según ellos esta «es tal que no existe en la jurisprudencia española o comparada un caso o precedente semejante con condenas desde 9 a 13 años de prisión por una pelea de bar, independientemente de la condición policial de algunos de los agredidos». «El delito de riñas en tasca no desaparece automáticamente convirtiéndose en otro más grave por el mayor o menor desprecio que tenga uno de los contendientes respecto al otro, o la categoría y profesión del agredido», indica el artículo. En el mismo sentido han insistido reiteradamente pronunciamientos institucionales del Gobierno Foral de Navarra y del Parlamento.

Han sido innumerables las voces cualificadas, algunas incluso cercanas a los propios medios gubernamentales, que desde hace dos años hasta nuestros días vienen hablando de esa desproporción, así como de la anacronía del caso en general y ahora de la sentencia en particular.

Claro que todo esto tiene lugar en un contexto determinado. El pasado 13 de abril se dio a conocer públicamente un manifiesto titulado “Demokrazia Bai”, que nosotros, los dos firmante de este artículo, avalamos con nuestra presencia en el acto. Se hablaba en aquel manifiesto de «urgencia democrática»; de que «observamos una ofensiva sin precedentes de una justicia politizada por las corrientes ideológicas más autoritarias y conservadoras». Se afirmaba finalmente que «nos amenaza un grave riesgo de regresión e involución del Estado».

El contenido del manifiesto del 13 de abril mantiene hoy su vigencia, en particular si nos referimos a la «justicia politizada», a pesar de la alternancia operada en el Gobierno del Estado. La composición del propio Gobierno alternativo, aún recién estrenado y por lo tanto a la espera de su acción de futuro, da muestras de influencia involutiva en su comienzo.

En el otro lado de la grieta, porque la grieta es cada vez mayor entre la involución y nuestra sociedad, la sociedad vasconavarra, estamos la gran mayoría, ciudadanas y ciudadanos e instituciones. Parlamento de Navarra, Gobierno Foral y Ayuntamiento de la capital, entre otras, se han sumado a la convocatoria solidaria con los encausados de Altsasu prevista para este sábado 16 de junio. Desde nuestra condición de exlehendakaris, queremos adherirnos también a ese llamamiento.

Nos preguntamos qué tiene de democrática la justicia que se manifiesta sistemáticamente en el sentido indicado. Dado el caso, nos preguntamos también qué tiene de delictivo reivindicar la sustitución de unas fuerzas de seguridad por las autonómicas o forales, de la misma manera que se sustituyen e incorporan funcionarios propios a otras áreas del autogobierno. Ha sido una sustitución civilizada y legítimamente ejercitada por nuestros gobiernos. El hecho de que las primeras puedan evocar antecedentes y carga política más sensible, y se traduzcan en expresiones más rotundas, no debería ocultar la legitimidad de la reivindicación.

Pero no vamos a adentrarnos al final en el terreno de la disquisición política. Queremos acabar centrando la atención en los jóvenes altsasuarras afectados, sus familias y allegados. A todas y todos ellos, queremos hacerles llegar nuestra solidaridad, nuestro calor y nuestra cercanía.

(demokraziabai@demokraziabai.eus).






°

Trebiñu Gana Apoyo Pluripartidista

Con respecto al tema de la reintegración de los enclaves de Trebiñu y Argantzun a Araba, traemos a ustedes esta información que se genera desde las páginas de El País:


El Parlamento preparará una ley orgánica que permita incorporar el enclave burgalés a Álava

Todos los grupos políticos representados en el Parlamento vasco han defendido hoy la integración del enclave burgalés de Treviño en Álava, aunque han discrepado sobre los pasos a dar para lograr ese objetivo, que van desde una consulta en el condado hasta la creación de un grupo de trabajo institucional.

EH Bildu ha impulsado de nuevo en el pleno del Parlamento vasco el debate sobre el futuro de Treviño, un enclave conformado por dos municipios, Treviño y La Puebla de Arganzón, en los que viven unos 2.000 vecinos, situado geográficamente en Álava, con una extensión de 222,6 kilómetros cuadrados y que está a 17 kilómetros de Vitoria y a unos 100 de Burgos.

El pleno ha aprobado finalmente una enmienda a la totalidad del PNV y PSE-EE, socios de coalición en el Gobierno Vasco, y el Parlamento ha pedido la creación de un grupo de trabajo con todas las instituciones implicadas que lleve a cabo una propuesta de resolución que incluya una ley orgánica para su aprobación en las Cortes que modifique los actuales límites territoriales para la incorporación de Treviño en Álava. Elkarrekin Podemos y el PP se han abstenido en esta votación mientras que EH Bildu ha votado en contra.

El Parlamento vasco ya intentó este camino el 18 de noviembre de 2014 cuando llevó al Congreso de los Diputados la toma en consideración de una proposición de ley que planteaba la anexión del condado pero que fue rechazada al votar en contra el PP y el grupo socialista.

El debate en la Cámara vasca de hoy se ha producido un día después de que el PNV haya anunciado que los alcaldes de los dos municipios del enclave de Treviño, Elena Ramírez y Roberto Ortiz, comparecerán el próximo 26 de junio en el Senado para exponer su posición a favor de la integración de este condado en Álava.

La moción original de EH Bildu ha sido rechazada. La coalición soberanista pedía a los gobiernos vascos, castellanoleonés y central que aceptaran la "voluntad libre y democráticamente decidida" por los habitantes de Treviño, que debería ser la "única condición" para decidir su futuro.

Asimismo han sido rechazada la enmienda de Elkarrekin Podemos, en la que se instaba al Gobierno central a convocar un referéndum legal y con garantías para que la ciudadanía de los dos ayuntamientos pueda manifestar de forma inequívoca su opinión sobre su incorporación a Álava. El PP tampoco ha logrado aprobar su enmienda en la que reclamaba diálogo, respeto estatutario y colaboración entre Euskadi y Castilla y León sobre la realidad del enclave.

Durante el debate, todos los grupos, incluido el PP vasco, que en este asunto discrepa de los populares de Castilla y León, han opinado que Treviño debería formar parte de la provincia alavesa. Sin embargo, EH Bildu ha apostado por el derecho a decidir de los treviñeses para que expresen a qué territorio quieren pertenecer y ha lamentado que políticamente esta zona no interese porque es rural, tiene pocos habitantes y no tiene votos. También ha acusado al PNV de no negociar el futuro de Treviño ni con el PP cuando acordó los presupuestos de 2018 ni con el PSOE cuando apoyó la moción de censura contra Mariano Rajoy.

En la misma línea, Elkarrekin Podemos ha reclamado un referéndum y una ley orgánica para cambiar los límites territoriales y ha denunciado la discriminación que sufren los vecinos en los servicios básicos. El PNV y el PSE han dejado claro que una consulta no resolvería el problema porque la solución es articular una ley orgánica basada en el diálogo entre todas las administraciones implicadas. El PP también considera que el problema de Treviño se tiene que resolver desde el ámbito institucional. "Ojalá se den los pasos definitivos para su integración en Álava", ha insistido el popular Carmelo Barrio.






°