jueves, 20 de febrero de 2020

Euskera y Gobierno "Progresista"

Y entonces llegó el día en que el gobierno PSOE-Podemos-IU tuvo que resolver un tema con respecto al euskera y bueno... lean lo que reporta Deia:


La ministra Darias no concreta medidas para incentivarlo ante un PNV que esgrime el informe del Consejo de Europa

Míriam Vázquez

El PNV ha vuelto a poner sobre la mesa del Gobierno español una de sus demandas históricas: que el euskera se vaya haciendo hueco entre los funcionarios del Estado que trabajan en la comunidad autónoma, para garantizar de ese modo el derecho de los ciudadanos vascos a ser atendidos en cualquiera de las dos lenguas oficiales. La ministra de Política Territorial, Carolina Darias, provocó ayer las primeras fricciones con el PNV en este terreno. Darias cerró a cal y canto la posibilidad de que se exija a los funcionarios estatales que acrediten un perfil de euskera como requisito para optar a una plaza en suelo vasco. Para ella, solo debe contar como mérito en la evaluación. 

El PNV no pretendía hacer batalla en torno a una medida concreta, sino que prefería centrarse en la exigencia general de que se garantice la atención en una lengua que es cooficial. Pero recibió un portazo con las ofertas de empleo, y se quedó frío porque no se le ofreció ninguna garantía concreta para cubrir esta laguna por otras vías, como una formación posterior o traductores en las oficinas. Darias, que no tendría por qué haber pisado el charco de la obligatoriedad del euskera, sorprendió al encender ese fuego y acabó copando titulares en prensa, radio y televisión.

Darias no fue más allá de las apelaciones habituales al Consejo de Lenguas Cooficiales como órgano de debate y reflexión, y anunció su intención de convocarlo otra vez y elaborar un plan conjunto para avanzar. Sí fue categórica a la hora de rechazar el euskera como requisito: "El reconocimiento y la protección de las lenguas cooficiales nunca debe ser requisito para el acceso a la función pública. 

Un mérito, sí", respondió a la jeltzale Josune Gorospe en el pleno del Congreso de los Diputados. Gorospe mencionó que "recientemente se ha hecho una oferta pública de empleo donde no hay ningún requisito lingüístico", y preguntó "qué medidas se han tomado" para que los ciudadanos sean atendidos en euskera o "qué presupuesto se ha dedicado". "Son migajas para salir del paso", lamentó. El anuncio de la ministra llegaba en puertas de que se viera hoy mismo con el consejero Josu Erkoreka para hablar sobre las transferencias. El PNV es uno de los socios de investidura del presidente Sánchez.

La reclamación del PNV no es un capricho y se ve reforzada por los planteamientos del Consejo de Europa. A finales del año pasado, este órgano formado por representantes de los estados emitió una serie de recomendaciones sobre el uso de las lenguas minoritarias en el Estado español, y la segunda de ellas exhorta a Madrid a "mejorar el uso de las lenguas cooficiales en la administración estatal en las comunidades autónomas". No es obligatorio acreditar un perfil de euskera para trabajar en la Administración General del Estado en Euskadi. 

Se trata de oficinas de uso cotidiano por parte de cualquier ciudadano: la Seguridad Social, la renovación del DNI y los aeropuertos son las muestras más claras de cómo puede afectar al día a día este criterio. Fuentes del grupo jeltzale en el Congreso consultadas por DEIA aclararon que su pregunta a la minista iba dirigida a garantizar el derecho de los vascos a ser atendidos en cualquiera de las dos lenguas, y no tanto a exigirle un modo concreto de hacerlo. "No hay una única fórmula de garantizar la atención al ciudadano en euskera. No queremos entrar tanto en la forma, sino en el fondo", aclaran.

Euskera en la CAV

El Gobierno vasco no tiene datos sobre el euskera entre los funcionarios estatales porque no existe la obligación de que acrediten su conocimiento. En el caso de la administración vasca, el nivel de euskera se exige en la mayor parte de las plazas, y se hace a través de un análisis detallado. Para decidir si el euskera debe ser obligatorio para acceder a un puesto, se estudia la realidad sociolingüística de cada municipio. Por ejemplo, será más probable que sea requisito en Ondarroa que en Oion. Pero, además, a la hora de decidir qué nivel concreto de euskera se exige, se tiene en cuenta qué grado de soltura hay que pedirle al funcionario en consonancia con el trabajo que deba desempeñar. 

Según fuentes del departamento de Política Lingüística consultadas por este periódico, sobre un total de 93.962 puestos de toda la administración vasca (Gobierno, diputaciones, ayuntamientos, cuadrillas, etc), en el 40,91% no es obligatorio acreditar perfiles; en un 26,12% se requiere un nivel B2; al 28,91% se le pide el C1; al 2,43% se le exige un B1, y al 1,63% se le requiere el nivel C2, el conocido como euskera técnico, por encima del EGA. En cualquier caso, en la administración vasca es superior el nivel de conocimiento real. Es decir, aunque no sea un requisito conocerlo para acceder a una plaza, los funcionarios suelen tener nivel.

El informe del Consejo de Europa hace cinco recomendaciones "prioritarias" a España: "reformar la Ley Orgánica del Poder Judicial para garantizar el uso de las lenguas cooficiales en los procesos judiciales a petición de una de las partes", "mejorar el uso de las lenguas cooficiales en la Administración del Estado en las comunidades autónomas", "eliminar las limitaciones para la enseñanza en gallego en Galicia y el valenciano/catalán en Valencia", "incluir los nombres de las lenguas en los estatutos de autonomía donde se hablen esas lenguas en los casos en que no hayan sido todavía incluidas", y "aclarar la situación del árabe en Ceuta, el caló como lengua no territorial en España, el Estremeñu en Extremadura y el portugués en Castilla y León". Al hilo de este informe, Gorospe preguntó a Darias "qué medidas se han adoptado", porque el Estado firmó la Carta Europea de las Lenguas Minoritarias y está sometido a evaluación.






°

8 de Marzo de Movilizaciones

El 8 de marzo de 2020 está ya a la vista y desde Gara traemos a ustedes información de la convocatoria en Euskal Herria:


La convocatoria de huelga de cara al 8M, según explicó ayer en Iruñea el Movimiento Feminista de Euskal Herria, deja a un lado los paros laborales por producirse en domingo, y reivindicará mediante movilizaciones en todo el país un feminismo «comprometido», «organizado» y «antifascista» que combata el «capitalismo salvaje».

Ibai Azparren

La voz del feminismo volverá a hacerse oír el próximo 8 de marzo. Al ser domingo, el Movimiento Feminista de Euskal Herria no ha convocado huelga, pero ayer dejó claro en la rueda de prensa celebrada en la Plaza del Castillo de Iruñea que su lucha y sus reivindicaciones no cesarán.

Así lo explicaron las portavoces del movimiento en Nafarroa, Amaia Santesteban y Eva Rodríguez de Luis, quienes insistieron en que «la lucha feminista sigue siendo necesaria, hoy como hace un año» y recordaron que el pasado 30 de enero ya se produjo una huelga general en el país.

«Algunos han querido ver en el hecho de que este año no convoquemos huelga una incapacidad o una tregua por nuestra parte. La huelga feminista es un medio más para la organización de las mujeres trabajadoras, no es un objetivo en sí, es una herramienta, para la denuncia y la reivindicación de otro modelo social y productivo, y en ese empeño transformador seguimos», remarcaron.

Las portavoces apuntaron asimismo que esta convocatoria parte de «dos años consecutivos de huelgas generales feministas en las que se ha demostrado una capacidad de movilización y organización que han sido referente para otras luchas de movimientos sociales». Además, afirmaron que «el éxito de los años pasados fue un gran estímulo» y, por eso, se embarcaron en Euskal Herria en la organización de las V Jornadas Feministas, con las que también «hemos conseguido unos niveles de participación muy altos».

Las huelgas de 2018 y 2019 propiciaron, a su juicio, «la implicación de miles de mujeres en el feminismo organizado, y nos ha servido para ampliar y redefinir el propio concepto de huelga, extendiéndolo al trabajo no remunerado, invisible, que realizan casi siempre las mujeres». Por tanto, subrayaron que estos dos años les han servido para «reflexionar entre todas», y para «acumular fuerzas y pensar nuevas estrategias».

En virtud de ello, dejaron claro que este año «se volverán a ocupar las calles» con el fin de decir «alto y claro que este modelo social es invivible para la mayoría de las personas, sobre todo mujeres y disidentes de género». En un mundo «tan influido por el neoliberalismo que promueve un individualismo feroz y atomizado», desde el Movimiento Feminista de Euskal Herria llamaron a «construir comunidad feminista comprometida», superando la «pasividad» a la que inducen las redes sociales y remarcaron la necesidad de «presionar también en la calle y mediante la organización feminista en grupos, colectivos y asambleas».

A su vez, prestaron especial atención a la defensa de los derechos humanos, y por ello defendieron un feminismo «que denuncie y combata la pérdida de derechos, el desastre ecológico, las guerras devastadoras y las expropiaciones de los territorios», al tiempo que denunciaron «el racismo y la xenofobia espoleados por las políticas migratorias y la ultraderecha».

«Nosotras no queremos sólo igualdad formal, ni igualdad para consumir sin límite o para explotar a personas y territorios, no queremos recetas neoliberales que profundizan la explotación de muchas mujeres en otros lugares del mundo y en nuestro entorno. Actuamos localmente pero con la perspectiva global que nos proporciona estar conectadas con nuestras hermanas feministas en todo el planeta», añadieron las portavoces.

En definitiva, señalaron que el próximo 8 de marzo será una jornada en la que se defenderá «un feminismo que combata el capitalismo salvaje, el racismo institucional que propone una fragmentación de derechos» y un modelo que «nos inocula racismo haciendo que forme parte del proceso de socialización».

«Nuestro feminismo combate la mercantilización de los cuerpos y el binarismo que nos ahoga en modelos alejados de la realidad», señalaron, y añadieron que defiende, a su vez, «el derecho al propio cuerpo, así como los derechos sexuales y reproductivos y la libertad sexual». «Siempre defenderemos un feminismo antifascista que combata a la extrema derecha misógina y homófoba», subrayaron.

Movilizaciones

En Nafarroa, las movilizaciones descentralizadas en pueblos y barrios comenzarán a las 12.00. A las 18.00, se celebrarán las principales manifestaciones y protestas por comarcas. La de Iruñea, en concreto, partirá del parque Antoniutti.

La manifestación de Araba comenzará a las 17.30 desde la Plaza San Antón de Gasteiz. Al igual que en Nafarroa, a las 12.00 se celebrarán movilizaciones descentralizadas en pueblos y barrios de Gipuzkoa. A las 18.00, habrá manifestaciones centralizadas también por comarcas.

En Baiona, la manifestación arrancará a las 11.00 frente a Pausa (Muelle Lesseps, 18). En Bizkaia, por último, la manifestación comenzará a la 13.00 desde el Sagrado Corazón de Bilbo.







°

miércoles, 19 de febrero de 2020

Pla en Libertad

Damos continuidad a la kafkiana farsa que está viviendo David Pla con esto que nos informa Naiz:


El exinterlocutor de ETA David Pla ha quedado en libertad, bajo medidas cautelares. Así lo ha decidido la jueza María Tardón tras tomarle declaración en la Audiencia Nacional.

Maite Ubiria

David Pla ha quedado en libertad a última hora de la tarde, una vez de que la juez María Tardón ha decretado su puesta en libertad, según ha confirmado a NAIZ la defensa del ex preso navarro.

La magistrada ha tomado hoy declaración a Pla, que fue entregado la víspera por agentes de la Policía francesa, en Hendaia, a sus homólogos españoles, en base a una euroorden basada en hechos contestados por su defensa en el juicio incluso con informes de la Policía gala.

Pla, quien fuera integrante de la delegación de ETA que intentó (entre 2011 y 2013) abrir un diálogo de resolución con el Gobierno español en Noruega, quedará en libertad, ya que la Fiscalía no ha pedido su ingreso en prisión. Saldrá a lo largo de la tarde de la prisión de Soto del Real, a la que fue llevado, ayer, tras su entrega por el Estado francés.

Con medidas cautelares

El ministerio fiscal ha solicitado durante la vista dejar en libertad a Pla con la prohibición de salida del Estado español y fijando comparecencias semanales en el juzgado. Por su parte, la acusación popular que ejerce la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) ha pedido prisión provisional.

La defensa, que ejerce la letrada Amaia Izko, ha solicitado durante la vista que, al tener una hija menor –4 años, escolarizada en Hendaia–, Pla pueda volver a su domicilio familiar en la localidad labortana, pero finalmente la jueza no ha aceptado la petición, por lo que el navarro volverá a la casa de sus padres, en Iruñea. Deberá acudir a firmar en el juzgado cada semana.

Ello hasta que la Sección Cuarta que, recuerda Izko «tiene desde hace tiempo la petición de archivo por causa juzgada» tome una decisión sobre el sumario que implica a Pla. La letrada estima que, por más que la AVT y Dignidad y Justicia mantengan esa causa, «no hay debate jurídico, porque es un caso claro de causa juzgada, y el tribunal deberá tomar una pronta decisión al respecto».

Euroorden sin base sólida

La Audiencia Nacional activó una euroorden, con fecha de 2011 y firma del entonces juez y hoy ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, poco antes de que el militante navarro, tras cumplir la pena impuesta por la Justicia francesa, saliera en libertad en abril de 2019.

En ella le imputaba hechos que o bien no dieron lugar a sumario judicial –fue detenido en 2010 en Hendaia en relación a la llamada causa H-Alboka que instruye la jueza Tardón, pero puesto a los pocos días en libertad– o fueron desmentidos por informes de la Policía gala, que desmintieron que Pla acudiera a una cita clandestina en 2008 en Landas, ya que ese día se encontraba visitando a su compañera Kizkitza Gil de San Vicente, entonces encarcelada en una prisión de París.

Pla fue detenido el pasado 6 de febrero en Hendaia, donde reside con su familia desde que saliera de prisión. Tras permanecer en la cárcel de Baiona, fue entregado este martes, 18 de febrero, y tras pernoctar en la prisión madrileña de Soto del Real ha sido llevado a declarar esta mañana a la Audiencia Nacional.

En su declaración, Pla se ha limitado a afirmar que fue militante de ETA. En unas horas saldrá en libertad, por lo que podrá regresar a Euskal Herria, no así, de momento, a su domicilio familiar en Hendaia.

Sortu

Sortu ha exigido la suspensión de las medidas cautelares impuestas al iruindarra, entre ellas la que le impide vivir con su familia en su domicilio de Hendaia.

Ha destacado su aportación «clave a la apertura de un nuevo tiempo en este país» y ha instado al Estado español a que «de una vez por todas se decida a dar pasos efectivos para poder avanzar».

Hendaia y Barañain

Tras conocerse la puesta en libertad, en Hendaia ha vuelto a realizarse una concentración de apoyo a David Pla y de denuncia del caso. ‘David Hendaian eta gurekin’ ha sido el lema reiterado ante el Ayuntamiento. De hecho, el propio Pla ha telefoneado a los allí concentrados para agradecerles el apoyo.

Además, en Barañain se mantiene la manifestación convocada este sábado a las 13.00 contra la persecución sufrida por el que fuera interlocutor de ETA. La movilización ha sido presentada en una comparecencia esta tarde.

Según han manifestado, «la situación vivida por David en estos últimos meses se produce en un contexto en el que existe un consenso mayoritario a favor del cambio de política penitenciaria; mientras se están dando pasos para dar una solución política y democrática al conflicto político que vive desde hace décadas Euskal Herria» y consideran que la aceptación de la euroorden y el posterior encarcelamiento el pasado jueves, tienen una «clara intención de obstaculizar ese camino».

Ante lo que califican como un «nuevo intento de frustrar la ventana de oportunidades que en su caso Pla también a contribuido a generar», han reiterado su llamamiento a participar en la movilización del sábado.






°

martes, 18 de febrero de 2020

Pla a Punto de Ser Entregado

París está a punto de consumar un esperpento descomunal, un atropello a los derechos humanos y políticos que deja al descubierto el contubernio que existe entre los estados europeos cuando del derecho a la autodeterminación de los pueblos se trata.

La ya inminente entrega de David Pla muestra que Madrid nunca deseó la paz y que la culminación de los componentes de Desarme y Desmovilización por parte de ETA son de hecho una gravísima afrenta a sus inclinaciones tardocolonialistas.

Esto es lo que nos reporta Gara:


El exinterlocutor de ETA David Pla, detenido el pasado jueves en Hendaia, será entregado hoy al Estado español en cumplimiento de una euroorden de 2011 remitida por la Audiencia Nacional y aceptada por el Tribunal de Apelación de París. Pla, que ha permanecido desde su detención en la cárcel de Baiona, será llevado a la prisión de Soto del Real, desde la que será conducido, mañana, al tribunal especial español, según confirmó ayer su familia.

Maite Ubiria Beaumont

David Pla, quien fuera miembro de la delegación de ETA que permaneció en Noruega entre 2011 y 2013 con vistas a abrir un proceso de negociación con el Estado español, será puesto hoy en manos de las autoridades españolas, según confirmaron ayer fuentes cercanas al preso.

Pla, quien ha debido esperar cinco días en la cárcel de Baiona antes de que hoy finalmente sea ejecutada una decisión judicial adoptada dos meses antes por París, será llevado a la prisión de Soto del Real, en Madrid. Y desde allí, será conducido, mañana, a la Audiencia Nacional española.

El navarro afincado en Hendaia salió en libertad desde la prisión gala de Osny el 18 de abril de 2019. La Audiencia Nacional española activó en vísperas de su excarcelación una orden de entrega, con fecha de 2011 y firmada por el entonces juez de la Audiencia Nacional y ahora ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska.

En esa euroorden se le imputaban hechos por los que la Policía gala le detuvo en 2010, en Hendaia, aunque ese arresto concluyó sin que se abriera causa judicial contra Pla.

En ese mismo mandato, el juez español incluyó una imputación desmentida en dos informes redactados por la propia Policía francesa. Fernando Grande-Marlaska imputaba a Pla haber participado en una reunión clandestina celebrada, en 2008, en Landas. La Policía desmintió que pudiera haber acudido a ese encuentro ya que en esa fecha el navarro se encontraba en París, al haber acudido allí, junto a su hijo Aitzol, para visitar a su compañera, Kizkitza Gil de San Vicente, entonces en prisión.

Informes policiales

Pese a las evidencias presentadas a lo largo del juicio, primero el Tribunal de Apelación de París, con fecha de 20 de noviembre, y con posterioridad la Corte de Casación, el 18 de diciembre, validaron la petición de entrega.

La decisión adoptada por la Justicia gala provocó numerosas reacciones de rechazo, particularmente en Ipar Euskal Herria. Así, en vísperas de Navidad, el pleno del Ayuntamiento de Hendaia aprobó por unanimidad una moción en la que emplazaba a París a no ejecutar esa orden de entrega.

Ya tras el arresto de David Pla, todas las formaciones con representación en el Consistorio en el que reside, Bake Bidea y Artesanos por la Paz secundaban una concentración, el mismo jueves, a las puertas del Ayuntamiento, para recordar que la entrega del vecino de Hendaia «va en la dirección opuesta al proceso de paz».






°

¿La Tercera es la Vencida?

La gran deuda que tienen los pensionistas vascos para con lo movimientos sociales ya no solo en Euskal Herria sino en el estado español y en el mundo ha sido que al momento de acudir a las urnas durante las dos citas electorales más recientes han votado por los partidos de siempre, a saber, el PNV y el PSOE. 

Se cuentan por miles en calles y plazas pero esa movilización no se ha visto reflejada en las papeletas depositadas, lo cual demuestra que votaron en esas dos oportunidades como han votado toda la vida.

O sea, ellos han contribuido a mantener en el poder a quienes les han despojado de su derecho a una vida digna y lo siguieron haciendo en el marco de sus movilizaciones.

Ahora dicen que se van a «hacer oír».

Bueno, lo veremos, solo recuerden que Euskal Herria es tan pequeño que la más mínima variación en la intención de voto es notoria. Si el PNV y el PSOE continúan acumulando los votos que acostumbran quiere decir que ante los planteamientos de EH Bildu y de Podemos -quienes hoy por cierto son gobierno en el estado- les asustan más allá de la oportunidad de vivir las vidas dignas que merecen.

Y si además se dieran a la tarea de convencer a sus familiares, hijos y nietos, a ayudarles a «hacer oír» su mensaje entonces el tema quedaría todavía más claro en donde importa, en las urnas. Bien harían por ejemplo en concatenar el asunto de las pensiones con lo sucedido en el vertedero de Zaldibar, por aquello de la corrupción.

Pero desde este blog y desde ya decimos que no va a suceder y que el PNV volverá a tener la delantera en los resultados y que el PSOE obtendrá el números de votos suficientes para que haya una reedición del pacto antinatura entre jelkides y sociatas.

Tiempo al tiempo.

Por el momento, les dejamos con esto publicado por Naiz:


Pensionistas de Hego Euskal Herria, concentrados este lunes de nuevo en demanda de sus reivindicaciones, han anunciado que se van a «hacer oír» en la próxima campaña para las elecciones del 5 de abril, en la que pedirán «compromisos concretos» a los candidatos.

Las capitales de Hego Euskal Herria, además de multitud de pueblos, han sido escenario este lunes de otra jornada de protestas de jubilados y pensionistas. En Bilbo, este mediodía cientos de jubilados y pensionistas se han congregado ante el Ayuntamiento. Durante la protesta, Andrea Uña, una de las portavoces del Movimiento de Pensionistas de Bizkaia, ha destacado que el colectivo se va a «hacer oír» en la próxima campaña electoral.

«Nos van a oír, ya lo creo», ha insistido otro de los portavoces, Jon Fano, quien ha adelantado la intención de los pensionistas de hacer «visitas» a Madrid y Gasteiz para llevar sus reivindicaciones a los Gobiernos de Urkullu y Sánchez.

Los jubilados y pensionistas vizcaínos han leído el comunicado difundido el pasado jueves tras la reunión de la Coordinadora del Movimiento de Pensionistas de Hego Euskal Herria, en la que se anunció que el colectivo pedirá «una mesa redonda con todos los partidos políticos» durante la próxima campaña electoral.

En Gasteiz, los pensionistas alaveses han defendido la viabilidad del sistema público de pensiones y han criticado «a quienes aseguran que no es viable».

En Donostia, debido al mal tiempo la Asamblea de Pensionistas de Alderdi Eder ha celebrado su reunión en los soportales del edificio de la Diputación Foral de Gipuzkoa, donde dos portavoces de este colectivo han criticado la subida de sueldo de los diputados y del máximo responsable de la institución foral, Markel Olano, que será de 7.300 euros anuales, una cifra «78 veces superior a la de un pensionista», han señalado.






°

El Vertedero y la Variante de Ermua

Parece ser que el desastre del vertedero de Zaldibar está a punto de complicarse todavía un tanto más al PNV.

Lean esto que nos reporta Gara:


El Colegio Oficial de Geólogos del País Vasco analizará en una reunión el 27 de febrero la catástrofe del vertedero de Zaldibar. A falta de lo que concluya una investigación que durará tiempo, una de las hipótesis del desastre lleva a las obras realizadas en la autopista y variante estos años, según apunta Virginia Ormaetxea en la entrevista de hoy en GARA.

El mayor deslizamiento de tierra producido en Euskal Herria en los últimos tiempos (con el trágico balance de dos desaparecidos) está siendo analizado lógicamente con mucha atención por los geólogos vascos. El tema se abordará en la reunión prevista por el Colegio para el 27 de febrero, aunque se asume que para entonces no habrá conclusiones definitivas sobre las razones del derrumbe.

Aunque las informaciones se están centrando en el vertedero gestionado por Verter Recycling, las hipótesis sobre el derrumbe son variadas y los geólogos se preguntan si se había analizado la estabilidad del monte además de la del vertedero, sobre la que los permisos ambientales e informes periódicos no apreciaron dudas.

Desde este prisma, al Colegio no le pasan desapercibidas las obras realizadas en la zona entre 2014 y 2018, modificando una salida de la AP-8 para construir la variante de Ermua, inaugurada finalmente hace año y medio. En la entrevista que hoy publica GARA con Virginia Ormaetxea, portavoz del Colegio, recuerda que las consecuencias de estas grandes obras siempre deben medirse y añade que no resulta nada habitual que el dique de un vertedero se rompa, como ocurrió en este caso.

El derrumbe desencadenado desde el vertedero (más de medio millón de metros cúbicos) cayó tanto sobre la AP-8 como sobre la variante de Ermua.

Ormaetxea apunta a las repercusiones que tendría esta hipótesis en caso de que se probara en la incipiente investigación, puesto que la responsabilidad competerá a la empresa si el deslizamiento ha sido responsabilidad del vertedero, pero correspondería a la Diputación de Bizkaia si se debiera a la variante.







°

lunes, 17 de febrero de 2020

Estrasburgo Inquisitorial

La crucifixión del artista Abel Azkona que iniciase en 2015 ha llegado a un escenario entre kafkiano y orwelliano.

Lean lo que nos reporta Gara:


La asociación que persigue a Willy Toledo por cagarse en Dios ha conseguido que el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo abra una causa por la exposición de Abel Azcona en Los Caídos. El TEDH ya ha solicitado más información al Estado español.

Aritz Intxusta

La historia arranca en Iruñea, en 2015. Es un año importante. Ha caído UPN en la ciudad. Joseba Asiron cumple su sexto mes de alcalde. Abel Azcona, un reconocido artista iruindarra, puede exponer en Los Caídos. Su colección “Desenterrados” rinde homenaje a los republicanos. Prometía polémica y vaya si la hubo. A Asiron no le había dado tiempo siquiera a sacar las momias de Sanjurjo y Mola. Sorprendentemente, la mecha no prendió por eso del guerracivilismo, sino por una cuestión que parecía ya superada: la blasfemia como delito.

Alguien se paró delante de una fotografía de la exposición. La imagen mostraba a Azcona, en pelotas, con alitas azules tatuadas en la espalda. Pero lo importante no era él, sino una palabra: «Pederastia». Estaba escrita mediante una sucesión de 242 obleas redondas, que Azcona dice que son hostias consagradas. A modo de prueba, el artista difundió un vídeo en el que se le ve en misa, esperando para comulgar. El cura le entrega la hostia y Azcona se la mete al bolsillo.

Como es sabido, a raíz de aquello se montó la de Dios. UPN entró en furia. Desde la caverna-cripta donde se pudrían los líderes golpistas, se levantaron también los Caballeros de la Orden de la Cruz. El arzobispo Francisco Pérez, que aterrizó en Nafarroa tras bregarse como purpurado del Ejército, también se apuntó a la ola. Puede decirse que el arzobispo tiró la casa por la ventana, organizando una supermisa de desagravio oficiada por la friolera de más de cien sacerdotes.

La Plaza del Ayuntamiento se retembló poco después con manifestaciones en las que se gritaba, una vez más, aquello de «¡Viva Cristo Rey!». Todo se fue de madre y, de pronto, en medio de toda la salsa afloraron dos agentes nuevos, ajenos a Nafarroa: Hazte Oír y Abogados Cristianos. Estos últimos, al alimón con el arzobispo, llevaron el caso a los tribunales apuntando contra Azcona y Asiron, por permitirlo. Hubo un tercer acusador, no menos importante: Fiscalía.

Ahora hay que dar un paso para atrás, de un año más o menos, y viajar hasta Sevilla. Allí, la Cofradía del Santísimo Coño de Todos los Orgasmos, entre nazarenas, mantillas y peinetas, saca a procesionar la imagen del Coño Insumiso, una gran vagina de papel maché en cuyo interior se insinuaba algo parecido a la imagen de una virgen con el clítoris por cabeza. Los Abogados Cristianos llevan al coño a los tribunales. Tres de las cofrades estuvieron procesadas hasta que, en octubre pasado, todo quedó en nada.

En ese compás de espera de seis años, el actor Willy Toledo se calienta y, en solidaridad con esas cofrades, se caga públicamente en Dios y dice que «le sobra mierda» para cagarse también «en el dogma de la santidad y virginidad de la Virgen María». A raíz de esta denuncia Toledo declarará mañana, acusado por la misma asociación de letrados de un delito contra la libertad de conciencia y de ofensa a los sentimientos religiosos. La Fiscalía de Madrid, demostrando tener una mente más abierta que la de Iruñea con Azcona, apuesta esta vez por absolver al actor.

El salto de Iruñea al TEDH

Fiscalía y el Arzobispado de Iruñea y Tutera acompañaron al citado lobby ultra en su persecución inquisitorial de Azcona y el Ayuntamiento hasta que la Audiencia de Nafarroa decidió archivar la causa. Pero Abogados Cristianos continuó litigando, abriéndose camino hasta tocar las puertas del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, el mismo que esta semana ha dado por buenas las devoluciones en caliente en la valla de Melilla. En junio, esta puerta quedó abierta y Estrasburgo planteó varias preguntas al Estado español por una posible vulneración del artículo 8 del Convenio Europeo.

Lydia Vicente, portavoz del observatorio Rights International Spain (RIS), sostiene que la reapertura del caso en Estrasburgo supone algo serio. «Es preocupante que este tipo de lobbies tengan recursos y dinero como para abrir causas ante el TEDH. Una mala defensa, un error, puede desembocar en una jurisprudencia muy conservadora y, en consecuencia, una restricción de derechos».

De hecho, existe un precedente preocupante en otra sentencia de Estrasburgo de 2018 por la que una mujer austríaca de extrema derecha fue condenada por llamar pederasta a Mahoma. Este fallo se cita en el caso abierto por la exposición de Iruñea.



El TEDH sito en Estrasburgo ya se había alineado con lo más rancio del franquismo borbónico en ocasiones anteriores, no importaba, al final de cuentas se trataba de los vascos, pero tomar la decisión de entrar dentro del ámbito de lo medievalmente religioso debiera encender las luces rojas en toda Europa.






°

sábado, 15 de febrero de 2020

La Zona Cero de Zaldibar

Tres columnas se encaminaron hacia el vertedero siniestrado para exigir se aclaren los hechos que llevaron a los echos ocurridos la semana pasada y que han causado la virtual desaparición de Iñigo Urkullu como consecuencia directa del Zaldibargate.

Aquí lo que nos reporta Naiz:


Una gran manifestación marcha hacia las inmediaciones del vertedero, donde aún puede verse humo. La indignación como el olor siguen en la calle, pendiente de las dos personas desaparecidas, las que han pagado con su vida el desatre que rodea la gestión pasada y presente de una vieja conocida escombrera.

Nerea Goti

A esta hora cientos de personas marchan en tres columnas que han partido de Eibar, Ermua y Elgeta y concluirán en Eitzaga, frente al vertedero en el que aún es visible una columna de humo.

Muchos de los participantes portan mascarillas y hasta monos blancos, en los que puede leerse «nuestra salud, vuestro negocio».

En Eibar no se habla de otra cosa. La preocupación, la indignación y la rabia son palpables en la calle y lo más común es empezar contando que hay dos personas enterradas que aún no se han encontrado, en referencia a los dos trabajadores que siguen desaparecidos, Alberto Sololuze y Joaquín Beltrán.

Impacta ver manifestantes con camisetas en las que puede leerse «senideak gurekin nahi ditugu» y muchos de los testimonios recabados por NAIZ en las calle inciden precisamente en que fueron quienes han pagado con su vida quienes habían alertado de las grietas, quienes pudieron advertir a otros compañeros que se alejaran cuando comenzaron a sentir que iba a producirse el derrumbe.

El primer mensaje de la movilización de hoy es para familias y allegados de ambos. «Queremos hacerles llegar nuestra solidaridad y nuestro apoyo», comenta Jokin Bergara, de la plataforma ciudadana Zaldibar Argitu.

El otro mensaje es el que emplaza a las instituciones a decir la verdad y asumir responsabilidades, tras un desastre que ha evidenciado la falta de garantías de un modelo de gestión de residuos que se basa en el negocio de terceros.

Mientras, en Eibar, el olor en la calle no desaparece, y eso que hoy, según aseguran, el viento estará llevándolo más hacia Elgeta.

Comentan Teresa e Idoia que ese olor «como a plástico o neumático quemado» se ha instalado en Eibar. «Vivo delante de un parque en el que días como hoy suele haber muchos niños y hoy no había nadie», comenta una de ellas.

«Esto está cogiendo un color muy feo, aquí ha habido mucho negocio, es impresentable que no den la cara», apuntan.

Sara es madre de dos niñas de 9 y 5 años. Participa en la manifestación junto a su familia. «No podemos hacer deporte pero, ¿podemos estar en la calle? Nosotros en casa hemos empezado a comprar agua», comenta, y agrega que «son ya muchas mentiras, hay dos personas que no aparecen, hasta ayer no pasaba nada, ahora hay que tomar medidas, no sabemos ya qué hacer ni qué creer».

Que el vertedero «reventara» el pasado viernes tampoco parece extrañar a una parte de la ciudadanía, que insiste en que «ahí entraban camiones y camiones y ahora sabemos que no se estaba controlando qué entraba».

«Hay gente de caseríos cercanos que dice que entraban camiones europeos, vete a saber, con lo que estamos viendo te puedes creer de todo», comentan en las terrazas de una concurrida calle del centro de Eibar, en el que algunos restaurantes acusan ya la anulación de las reservas por la suspensión del derby de mañana entre la Sociedad Deportiva Eibar y la Real Sociedad.

Eso de que se anule el partido está bien, para que se dé credibilidad a la preocupación de la gente, subrayan, porque a «a la gente de la calle no nos hacen mucho caso, pero si han llegado a anular un partido de la liga, para muchos son palabras mayores».

Unai, Ibon, Jésica y Natalia participan en la marcha junto a un grupo de jóvenes de Ermua. «Nos hemos sentido abandonados por el gobierno y nuestros ayuntamientos, que deberían controlar esas actividades con estudios independientes de la empresa y de las instituciones», apuntan a NAIZ. «Nadie sabía en el pueblo que había residuos tóxicos, y por lo que parece ningún ente público está controlando como debe estos vertederos», señalan, al tiempo que agregan que hasta ayer la cuenta de Twitter del Gobierno de Ermua decía que la calidad del aire «era muy buena» y hubo hasta papeles firmados por el alcalde en los portales tranquilizando sobre la calidad del aire. «Con lo que sabemos ahora, ¿qué pasa con los alumnos del colegio San Morenzo, en la antigua salida de Ermua, a 200 metros en línea recta del vertedero?», se preguntan.






°

Cronopiando | Nos Va la Vida en Ello

Y desde el tintero de nuestro amigo Koldo Campos traemos a ustedes este vital texto que tiene como escenario de fondo un vertedero en las inmediaciones de Zaldibar y su espíritu, la Ermua del otro espíritu y Eibar:

Nos va la vida en ello

Koldo Campos Sagaseta | Cronopiando

Cuando el hombre inventó la rueda la hizo cuadrada, pero de la frustrante y pública presentación de aquel ingenioso artefacto que revolucionaría el mundo ninguna consecuencia se desprendió, al margen del ridículo del autor quien, al parecer, se dio a la bebida para olvidar su fracaso. Curiosamente, sería su esposa, decidida a proseguir las investigaciones por las noches, cuando acostaba a los hijos y al marido borracho, la que le dio a la rueda una forma redondeada para que su marido demostrara al mundo que rodaba y pasara a la historia como el hombre que inventó la rueda.

Muchos años después se siguen inventando toda suerte de objetos y aparatos, entre útiles y absurdos, pero las energías, los materiales y técnicas que hoy utilizamos no van a penalizar los errores solo con el descrédito del autor que, por cierto, sigue siendo el mismo.

El riesgo de construir centrales nucleares cuadradas, el riesgo de coronar un virus que solo afecte al enemigo, o el de esconder la basura debajo de la alfombra cuando en la basura hay amianto, plomo, molibdeno y quién sabe cuántas otras mierdas y cuántos vertederos… no es un problema de imagen ni termina con una disculpa en el Parlamento. El cambio climático, para el que no hay vacuna, es la consecuencia de un sistema económico, político y social que es absurdo y perverso. Antes le llamábamos capitalismo.

Y lo peor es que, los socios del mercado, además de estar en el origen del desastre, también quieren gestionar la respuesta. A ellos les va el negocio, a los demás nos va la vida en ello.

(Preso politikoak aske)





°

Egaña | Asesinos de Vidas

En su entrevista que les hemos compartido aquí mismo, el jurista Serge Portelli ha dejado bien claro el talante represivo del estado español. Su comentario acerca de la violencia e impunidad previo a la creación de ETA es lapidario... porque ETA ya ha desaparecido y la inclinación a los escenarios represivos y conculcadores de derechos por parte de Madrid continúan sin modificarse ni un ápice.

Así que dicho lo anterior, desde Facebook les compartimos este texto de Iñaki Egaña que enlaza perfectamente con lo descrito por Portelli pero en el que también entrelaza pasado con presente desenmascarando a la patronal vasca y a sus gestores en el gobierno autonómico, desnudados por el deslave en el vertedero de Zaldibar.

Lean ustedes:


Iñaki Egaña

Dentro de unos días se cumplirán 44 años de la masacre del barrio de Zaramaga, en Gasteiz, cuando la Policía arrojó gases lacrimógenos a los obreros reunidos en la iglesia de San Francisco. Sorprendentemente, estos compuestos químicos están prohibidos por la Convención de Ginebra que regula el uso de armas químicas en una guerra convencional. No así, en cambio, en escenarios “irregulares”.

La huelga laboral, la protesta estudiantil o el orgullo de clase no forman parte de la naturaleza de una guerra abierta, por lo que la mayoría de los gobiernos permiten a sus mercenarios antidisturbios el uso de los gases lacrimógenos con la intención de disolver las disidencias. Dicen los protocolos que el bromuro de bencilo, el gas en cuestión, tiene una baja toxicidad y no es letal.

Pero en el caso de Gasteiz, su mortalidad fue brutal. No tanto por sus efectos químicos, sino porque cuando los obreros se atropellaron para salir al exterior a la búsqueda de una bocanada salvadora de oxigeno, una compañía de policías les esperaba para abatirlos, como si se tratara de una cacería en terrenos del señorito del latifundio. Cinco muertos en la capital alavesa, tres más en las protestas de los días siguientes en Europa.

Entre la rabia, la impotencia, el odio a los verdugos y el cariño hacia las víctimas, Lluis Llach compuso una canción que marcó aquel acontecimiento. “Campanades a Morts”. Una de sus estrofas era bien significativa: “Assassins de vides” (Asesinos de vidas). Un grito hacia esos agentes policiales que dispararon para acabar con los obreros altivos que, como escribió Luis Advis en recuerdo de otros obreros exterminados, denunciaban que la ley del patrón rico es siempre ley sagrada. Y el reparo, para esos mismos patrones era, y sigue siendo, un agravio imperdonable.

Más de cuatro décadas después, las grafías no han cambiado demasiado, a pesar de reformas, rosarios concluidos y renovación generacional. Salitre transformado en roca, jueces de gorras de plato evolucionadas en birretes, el color policial del gris al marrón. Autonomía incluso con capitalidad en Gasteiz, donde el monstruo superó con éxito su evaluación: matar a cinco obreros para acojonar a cien mil habitantes de una ciudad aterrada por el olor de la pólvora. “Jornaleros que habéis cobrado en plomo, sufrimientos, trabajos y dinero”, cantó Miguel Hernández.

Desde aquel año trágico para Gasteiz, la rueda de la muerte ha continuado implacable sobre las espaldas de centenares, miles de trabajadores, que han fallecido con una cadencia que estremece. No a causa del bromuro de bencilo, o el plomo de las balas de 9mm. Sino a causa de esos llamados “accidentes laborales” que han llegado a convertir a los obreros en operarios, esquivando su nombre para no provocar esa empatía que supuramos por las tragedias.

Me he cansado de repetirlo desde que mis letras se deslizan por los huecos de estas páginas. Durante las últimas décadas del siglo XX, cada año fallecían en territorio vasco más de un centenar de obreros. A veces, en calendarios teñidos de rojo, las cifras se elevaron escandalosamente. Ya en este siglo XXI, los muertos descendieron. Pero continuaron siendo tantos que las escusas dejaron de tener validez. Absolutamente. Hay una mafia organizada, escondida tras las siglas de asociaciones empresariales, que se dedica a ganar dinero a espuertas a cuenta de actuaciones criminales.

Una mafia organizada que cuenta con el beneplácito de una buena parte de la clase política, de los juzgados, de la iglesia y de la pasividad de una sociedad educada en unos supuestos imponderables cotidianos. Como si la muerte de un obrero aplastado por una grúa mal asentada, o un palé desenganchado de su plataforma, haya sido objeto de la mala suerte. Comparable a la de quien le revienta un rayo en la tormenta. Pero no es así. No mata la mala suerte. Matan la precariedad, la mala calidad del empleo, las condiciones de trabajo, los ritmos y turnos excesivos. La desinformación.

El derrumbe del vertedero de Zaldibar ha concitado muchos de los aspectos denunciados desde hace años. Ha señalado a los verdugos y también a sus cómplices. A quienes les ponen alfombras estampadas para que ganen el mayor dinero posible en el menos tiempo necesario. A cuenta de la salud del vecindario, a cuenta de la vida de los obreros. A cuenta de la impunidad asegurada porque matar obreros, por una vía o por otra, siempre sale gratis. Siempre.

Los empresarios alaveses que sugirieron (u ordenaron) mano dura a la Policía aquel 3 de marzo de 1976, continuaron dirigiendo sus empresas. Sus hijos salieron en las revistas del corazón y cuando fallecieron por razones bilógicas, sus esquelas fueron las de mayor tamaño, para evitar aquel dicho de que la muerte nos iguala a todos. Aquellos empresarios que hace bien poco sugerían (u ordenaban) la ilegalización de los sindicatos mayoritarios vascos, no han sido siquiera citados al juicio de la democracia. Como tampoco alguno de los responsables de la muerte de esos miles de trabajadores.

Hay una gran hipocresía social, que alcanza la náusea. Que es capaz de salir a la calle a reivindicar supuestas violaciones de gallinas por el gallo del corral, que se empasta hasta el último molar con las letras de cualquier declaración de derechos humanos y que, sin embargo, muestra apatía, o insensibilidad, cuando la muerte se produce en el tajo. Lo obrero, la lucha de clases, al parecer, no forma parte de la modernidad.

Y es precisamente de lo que se aprovechan los desalmados que han gestionado la crisis de Zaldibar. Con una chulería fuera de lo habitual, y mira que estamos acostumbrados a decenas de salidas de tono diarias, han echado la culpa de la tragedia a lo imponderable. Y cuando el eco de las protestas ha subido de tono, los balones han sido dirigidos al exterior. Gestores cuando el equipo gana. Sombras cuando el equipo pierde. Sepan, sin embargo, que ustedes son también, como en la canción de Llach, “Assassins de vides”.






°

Uso Electorero de ETA

Traemos a ustedes esta editorial de Gara que pone la lupa sobre las clases políticas española y vascongada:


Si se quiere hablar de ETA, ayer había una buena oportunidad para hacerlo. El Estado francés detuvo y entregó a las autoridades españolas a David Pla, uno de los militantes de esa organización que fue determinante en el proceso para decidir su disolución. Lo hizo a petición española y a través de una euroorden cuyos hechos se han probado falsos, tal y como determinó la Policía francesa. Es una entrega política, arbitraria e injustificada. Por eso ha encontrado el rechazo de toda la corporación del Consistorio de Hendaia, donde residen Pla y su familia, y con la denuncia de los electos de Ipar Euskal Herria y de su sociedad civil.

También ayer se celebraba el día contra la tortura en recuerdo a Joxe Arregi, militante de ETA que fue torturado hasta la muerte en la Dirección General de Seguridad de la Policía española en Madrid, en 1981. Una de las cuestiones más significativas del conflicto armado en Euskal Herria, la que la diferencia de otros conflictos similares, es la práctica sistemática, sofisticada e impune de la tortura por parte de los Cuerpos de Seguridad del Estado. El Gobierno de Lakua ha certificado 4.113 casos de torturas, el 73% de los cuales tuvieron lugar después de la muerte de Franco. Y aunque es cierto que según la ley electoral hay que tener cuidado con hacer electoralismo con el trabajo realizado durante la legislatura, tratándose de derechos humanos, habría resultado comprensible que el Ejecutivo saliente hubiese hecho mención de ello en un día tan señalado.

Está claro, por lo tanto, que se puede hablar de ETA, también en campaña electoral. Pero se equivocan PNV, PSOE y PP si piensan que ETA les va a dar réditos electorales como solía hacerlo en otros tiempos. Lógicamente, en los tiempos en los que esa organización estaba activa. Ya no lo está, han pasado diez años desde su última acción armada. Sin ir más lejos, en las dos legislaturas de Inigo Urkullu no ha habido atentados. Recrear otra realidad es poco acertado e irresponsable, y también puede ser contraproducente ante una sociedad que mira al futuro con mucha mayor naturalidad que quien se aferra al pasado por inercia o interés.






°

Entrevista a Serge Portelli

El régimen español encarnado hoy en día por Felipe VI y administrado por Pedro Sánchez ha optado por avalar la tortura al optar por dar continuidad a la impunidad de la que gozan "célebres" terroristas de estado como Billy el Niño, llevando ese posicionamiento al ámbito internacional al ratificar la entrega de sendas condecoraciones policiales al marroquí Abdellatif Hammouchi.

Pues bien, con respecto a la práctica de la tortura traemos a ustedes esta entrevista desde las páginas de Gara:


Serge Portelli | Jurista y ex presidente de la Corte de Apelación de Versalles | Serge Portelli ha sido invitado por Euskal Memoria para participar en un coloquio mañana en Iruñea, en el que el ex presidente del Tribunal de Versalles y miembro del grupo de juristas por la paz hablará sobre la lucha contra la tortura.

Maite Ubiria Beaumont

Serge Portelli es autor de dos publicaciones, “Pourquoi la torture” (Vrin, 2010) y “La torture” (Dalloz, 2017), en las que aborda la cuestión de los malos tratos a detenidos. Ex magistrado y antiguo presidente de la Corte de Apelación de Versalles, hace unos días alertó, a través de un artículo firmado con otros juristas en “Le Monde”, sobre las resistencias en la magistratura gala, y en particular en la Fiscalía «antiterrorista», a acatar el nuevo tiempo abierto en Euskal Herria y a aplicar una política que «responda y secunde» el compromiso social por la paz.

Ha tenido ocasión de analizar las denuncias de torturas a ciudadanos vascos admitidas en instancias internacionales en Naciones Unidas y en la Corte Europea de Derechos Humanos. ¿Cuáles son las conclusiones más destacadas?

Las conclusiones figuran en un informe exhaustivo que pone en evidencia que la tortura ha sido una práctica habitual y consentida, ya que España ha torturado con total impunidad, pese a las decisiones de la justicia en el ámbito europeo o internacional. La justicia española no ha investigado, salvo en contadas excepciones, las denuncias de tortura. No lo hizo en el pasado y hasta la fecha no tenemos motivos para pensar que vaya a cambiar de actitud.

En la línea de lo que señala, no todas, pero buena parte de las condenas al Reino de España insisten en la no investigación de las denuncias. Como magistrado, ¿cómo explica la actitud de los jueces, pero también de los fiscales o incluso de los médicos forenses?

Simplemente hay que entender que existe toda una cadena de responsabilidad que pasa, en la base, por la acción de la Guardia Civil y otros cuerpos policiales, sigue con la mirada al otro lado de los investigadores policiales, jueces de instrucción, forenses, fiscales, tribunales, y en lo alto alcanza al Gobierno de un Estado. Todo forma parte de una inmensa maquinaria, y en ningún caso de un hecho aislado atribuible en exclusiva a este o a aquel funcionario, a un juez que se encuentra en tal o cuál despacho. Para que la tortura se produzca en un periodo largo y continuado es preciso que exista una maquinaria policial, judicial y política detrás.

La primera idea a desterrar es la que asienta la versión oficial. No son casos aislados.

Es una política sistemática. Nadie dice que todos los detenidos hayan sido torturados ni que todos los policías hayan practicado la tortura, lo que es evidente es que ha habido una política decidida y ratificada de gobierno a gobierno, de ahí que ese sistema contara con mecanismos destinados a ocultar la existencia de la tortura.

El informe elaborado a petición del Gobierno de Gasteiz por el forense Paco Etxeberria saca a la luz parte del iceberg, al documentar 4.113 casos de torturas. Dada la dimensión de la vulneración de derechos humanos, ¿cabía esperar otra respuesta más allá del silencio?

No.

¿Por qué no ha dado el aval científico que lo respalda?

Soy pesimista respecto a los efectos inmediatos porque hay una política que se ha instalado durante decenas de años y con la que, en distintos grados, todo el mundo estaba de acuerdo. De ahí que no sea fácil romper ese silencio. De hecho ya ocurrió con las denuncias admitidas por la ONU o la Corte Europea de Derechos Humanos, que no han hecho cambiar a los sucesivos gobiernos españoles. El hecho de que el pueblo vasco, los defensores de derechos humanos o reputados especialistas hablen, aporten testimonios, entreguen información de calidad es, sin embargo, de gran valor. Pero, insisto, no cabe esperar que ello lleve a cambiar en el corto plazo las cosas. Ha existido una política global y una voluntad compartida a la que habrá que seguir enfrentándose durante bastante tiempo.

Con todo hablamos de una muestra muy importante. Dejando a un lado lo ocurrido con el Ejército francés en Argelia, ¿hay casos con los que comparar en el marco europeo?

Europa es un continente con una historia sacudida por la violencia más atroz. Ha habido genocidios, en la II Guerra Mundial y hace mucho menos en la ex Yugoslavia. Europa es tierra de masacres, luego la tortura forma parte de ese escenario.

¿Debemos erradicar, por tanto, la idea preconcebida de que en Europa no existe la tortura?

Es otro mito. La tortura ha existido, existe y me temo que existirá. Es una realidad evidente, que recorre el mundo, y a la que Europa no es ajena. La mitad de los países del mundo, al menos, se sirven de estos métodos. Sin embargo, no quiero ser del todo fatalista, porque me parece que, al igual que ocurre en otros muchos dominios, en materia de derechos humanos hay una toma de conciencia creciente, y las redes sociales ayudan además a sacar a la luz la realidad oculta. He de remarcar, al tiempo, que, gracias en parte a ese empuje social también nos hemos dotado de convenios orientados al control, a la prevención y a la investigación de la tortura. La Convención contra la Tortura data de 1984 y el protocolo adicional nace una década después. Estamos hablando de herramientas bastante nuevas y que van a ayudarnos a recoger más frutos en esta lucha. Pero es importante que no miremos solo a Europa, porque hay una batalla en todo el mundo.

Precisamente el informe Etxeberria sitúa la mayoría de los casos en la década de los 80. ¿El hecho de que ocurrieran tantos casos con gobiernos socialistas en Madrid y París merece una reflexión crítica particular?

Seguramente, aunque lo primero a destacar es que la tortura forma parte de la historia del pueblo vasco antes de ETA y que no desapareció ni tras la muerte de Franco ni tampoco, como señala ese informe, porque gobernara una u otra sigla política. Es importante asumir ese carácter de continuidad que se da en la tortura y afrontar de manera crítica una evidencia tan palmaria como que la tortura no solo no desapareció sino que su uso se acrecentó después de que se cambiara al régimen llamado democrático. Ese sería mi punto de partida para esa revisión crítica del pasado que usted plantea en su pregunta.

España es una democracia. Con esa frase se acaba la discusión en lo que afecta a Francia. Ha pasado con las tres euroórdenes aceptadas en el caso de Iratxe Sorzabal –en unos días se analizará de nuevo su caso– pese a que el informe realizado en base al Protocolo de Estambul diera credibilidad a su relato de torturas.

Es un caso que se va a discutir en la Corte de París próximamente, y en el que tomo parte. No sería prudente un pronunciamiento por mi parte.

No sé si al menos puede darme su opinión sobre el planteamiento de la defensa de Sorzabal para que París solicite a la Corte de Luxemburgo que aclare si un Estado europeo está obligado a entregar, mediante el mecanismo de la euroorden, a una detenida que ha denunciado torturas.

Me parece pertinente que se plantee esa cuestión prejudicial al Tribunal de Luxemburgo. Y no creo que el debate judicial al respecto esté aún resuelto.

Hablemos algo más en general de la evolución judicial. En abril de 2018, al calor de la declaración final de ETA, auguraba usted que los estamentos judiciales españoles y franceses no podían permanecer ajenos a ese cambio. ¿La realidad actual conforta su análisis?

Es evidente que no. Hace unos días así lo expresé en la tribuna de opinión que compartí con otros 4 juristas y en la que mostraba mi incomprensión respecto a la actitud de la Fiscalía «antiterrorista» y de las altas instancias judiciales de París en esos casos. El desarme y la desaparición de ETA no han sido suficientes para hacer cambiar la actitud de los magistrados.

Ello pese a que, en su opinión, la declaración de ETA dirigida a las víctimas respondía exactamente a las preocupaciones expresadas hasta entonces por los magistrados.

Comparto la frustración que sienten otros juristas que siguen el proceso vasco, pero también los artesanos de la paz o la sociedad vasca que se ha manifestado tantas veces y que ha hecho tantos esfuerzos, para avanzar hacia la paz. Es indispensable que siga ese compromiso, pero pienso que además, en el estado actual, debemos apelar con claridad y poner antes los ojos de ciertas instituciones y de los propios magistrados las responsabilidades en las que incurren, porque también los magistrados deben ser conscientes de que cuando se niegan a tomar nota de una realidad que es evidente, están perjudicando todo un proceso de paz y considero que esa es una responsabilidad grave, que debe mostrarse de forma clara.

Algunas decisiones de los jueces apuntan a una evolución, pero la Fiscalía se resiste a cambiar. No sé si espera novedades o aconseja prepararse para una travesía larga.

Mi convicción es que esa resistencia es un combate de retaguardia, una batalla perdida. No me voy a arriesgar a hablar de plazos, pero creo que, aunque cueste, dentro de un tiempo miraremos hacia atrás y al observar esa posición caduca, de instituciones que no entienden y se resisten a la evolución histórica, nos diremos que también hemos conseguido superar ese escollo en el camino a la paz. Sin esperar al juicio de la historia, me parece que el sentido común va a hacer desaparecer antes esas últimas trincheras.

«La sociedad puede impulsar una comisión de la verdad»

Le he escuchado evocar en varias ocasiones la oportunidad de impulsar un espacio de diálogo, a modo de comisión de la verdad. ¿Es posible sin apoyo de los gobiernos?

Es que la sociedad vasca ya ha hecho muchas cosas sin contar con esos apoyos que antes creíamos indispensables. Ustedes han abierto un camino nuevo, inédito, y desde un pequeño pueblo han desarrollado un proceso de paz que no contó, de partida, con apoyos de gobiernos y estados. La sociedad civil está en el origen de esa evolución a mi modo de ver extraordinaria. No se ha puesto en marcha –o no todavía– una justicia transicional, al menos como la conocíamos ahora, pero sobre las bases de los cambios que se han producido, todavía de forma parcial, y de la voluntad de la sociedad civil. ¿por qué no plantear ese instrumento para dar los pasos pendientes? No me sorprendería que el pueblo vasco también hiciera una aportación al respecto.

¿Cree que podría ser una vía eficaz?

No veo mejor posibilidad que la de reforzar la idea de que es necesario un espacio que deje paso a la palabra y busque la verdad. No cabe esperar a los gobiernos ni a los aparatos judiciales, eso sí que sería, hoy por hoy, pedir imposibles.

¿Cree que podría ser una vía idónea también para situar el foco en una cuestión tan sensible como la de la tortura?

Creo que la sociedad vasca debe dar esa respuesta pero me parece que puede ser una oportunidad cara a abordar también esa problemática. Un espacio de diálogo que rehuya una cuestión como la tortura daría lugar, creo, a un debate estéril.

¿Es ese uno de los mensajes que lleva al encuentro de Euskal Memoria en Iruñea?

Lo primero que quiero hacer de cara a ese encuentro es saludar el valor y la determinación del pueblo vasco y luego recordar que en esta materia, como también con los encuentros entre víctimas, se han dado ya muchos pequeños pasos, se ha avanzado de forma ejemplar, pese a la resistencia de los poderes. A partir de todo lo hecho, lo que planteo es, ¿por qué no empezamos a imaginar que todos esos diálogos a pequeña escala, en el ámbito local, pueden servir para saltar a una dimensión superior?






°

viernes, 14 de febrero de 2020

Zaldibar y la Precariedad Laboral

El verdadero fondo del asunto en el tema del deslave en el vertedero de Zaldibar radica en la precariedad laboral, misma que se ha exacerbado por la obsesión manifiesta de empresarios corruptores y funcionarios públicos corruptos en su eterna búsqueda del enriquecimiento estratosférico.

No paran en nada.

Y es que su genial combinación entre los planteamientos de Aldous Huxley y de George Orwell en el cínico manejo de la clase obrera les ha llevado al escenario perfecto para intensificar sus políticas neoliberales sin tener que enfrentar verdaderas consecuencias, tomando el pulso de la sociedad incluso con movilizaciones tan importantes como la del pasado 30 de enero.

Ante lo anteriormente descrito, les dejamos con este reportaje de nuestro amigo Danilo Albin dado a conocer en Público:


Respondiendo al llamamiento de distintos sindicatos, cientos de personas se han concentrado este jueves en Bilbao para recordar a los 11 obreros muertos en lo que va de año y a los dos trabajadores que siguen desaparecidos tras el derrumbe en un vertedero vizcaíno.

Danilo Albin

Dos escenarios para una misma tragedia. Mientras las máquinas seguían removiendo tierra en Zaldibar para tratar de encontrar a los dos obreros sepultados por el derrumbe del pasado jueves en un vertedero, en el corazón de Bilbao una concentración organizada por los principales sindicatos recordaba a ambos trabajadores y pedía, ante todo, el fin de la precariedad laboral.

"11+2" se leía en los carteles que portaban varias de las personas concentradas fuera del Teatro Arriaga. La cifra hacía referencia a las 11 muertes en accidentes laborales registradas en el País Vasco y Navarra desde que empezó el año, así como a los dos trabajadores desaparecidos desde hace una semana bajo el alud que se produjo en el vertedero de la empresa Verter Recycling –ahora investigada por los tribunales– en Zaldibar, un caso que ha derivado en fuertes reclamos a favor de que se conozca la verdad sobre lo allí ocurrido.

"La temporalidad mata. La subcontratación mata. La falta de medidas de prevención mata. La avaricia mata, la insaciable patronal que utiliza la precariedad contra trabajadores y trabajadoras es la responsable de esto y el Gobierno Vasco, que está absolutamente alineado con esta patronal, es su cómplice", afirmaban los sindicatos convocantes –ELA, LAB, ESK, Steilas, EHNE e Hiru, a los que se sumó también CNT–.

Amaia Muñoa, representante de ELA, apuntó en ese mismo sentido durante la concentración de Bilbao. "Una vez más la mayoría sindical ha salido a la calle para decir basta ya. No es aceptable que en la Euskal Herria del siglo XXI tengamos que estar en la calle para denunciar que en solo seis semanas once personas trabajadoras han perdido la vida y otras dos están desaparecidas", afirmó. En esa línea, advirtió que se trata de "trece víctimas de la precariedad", por lo que reivindicó "el derecho a volver vivas y vivos a casa".

La sindicalista de ELA denunció además que "la patronal relativiza las medidas de seguridad mínimas para garantizar la vida de las personas trabajadoras", mientras que la administración, "ante esa falta de medidas de seguridad e incumplimientos, no tiene los controles que debería tener". "¿Dónde están los inspectores de trabajo?", se preguntó.

Xabier Ugartemendia, portavoz del sindicato LAB, remarcó que el lehendakari Iñigo Urkullu –quien tardó seis días en acudir al lugar del derrumbe– "tiene como prioridad abrir la autopista y las elecciones".

"Blanqueamiento"

Por su parte, la secretaria general de CCOO Euskadi –sindicato que no tomó parte en la movilización de Bilbao–, Loli García, afirmó en una entrevista en Radio Vitoria que "los niveles de precariedad y las cadenas de subcontratación tienen incidencia directa en la siniestralidad laboral y es inaceptable". "No es de recibo que sigan dos personas sepultadas bajo los escombros casi una semana después, todo nuestro afecto y solidaridad con las familias", señaló García en alusión a la tragedia de Zaldibar.

Mientras tanto, UGT –que tampoco figuraba entre los convocantes del acto de este jueves– advirtió en un comunicado sobre el "intento de blanqueamiento" sobre lo ocurrido en el derrumbamiento del vertedero de Zaldibar. El sindicato exigió que "se pongan todos los medios necesarios para rescatar a los dos trabajadores que continúan sepultados". "Si ha fallado la gestión y la coordinación para haber evitado el accidente, por lo menos que se ponga todo lo necesario para no añadir más dolor a sus familias", añadió UGT.

A su criterio, "el desprendimiento del vertedero de Zaldibar es algo más que un accidente laboral, es la constatación de la inseguridad de unas condiciones de trabajo y, sobre todo, la evidencia de la falta de capacidad y de la falta de cultura preventiva existente, no ya en la empresa que gestionaba el vertedero, sino en las propias administraciones".






°