jueves, 30 de noviembre de 2017

Argentina Celebra Condenas a Represores

La noticia ha corrido como reguero de pólvora por el mundo, la justicia argentina ha procedido a considerar culpables de crímenes de lesa humanidad y condenar a decenas de represores que llevaron a cabo sus actividades delictivas al cobijo de la última dictadura en esa nación austral.

Aquí el reportaje al respecto publicado por La Jornada:


La megacausa aglutinó 789 casos; en el centro de exterminio desaparecieron 5 mil personas. Alfredo Astiz, el Ángel de la Muerte, y Jorge El Tigre Acosta, entre los más de 50 sentenciados

Stella Calloni

En un día histórico para los derechos humanos, fueron condenados a prisión perpetua los principales responsables de crímenes de lesa humanidad perpetrados en el centro clandestino de detención y exterminio de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) durante la pasada dictadura militar en Argentina. Jorge El Tigre Acosta y Alfredo Astiz, el Ángel de la Muerte, están entre los 54 militares sentenciados, lo que hizo estallar de alegría a familiares y representantes de organismos humanitarios; hubo abrazos, llanto y un reconocimiento a los sobrevivientes que, a pesar de lo que significaba recordar una y otra vez el horror vivido, rindieron testimonio cada vez que se les citó.

Los genocidas fueron juzgados por 789 casos investigados en una megacausa, ya que la ESMA fue uno de los lugares donde desaparecieron unas 5 mil personas y ahí nacieron hijos de detenidos-desaparecidos que fueron robados por los militares en un plan sistemático, varios de los cuales han sido recuperados gracias al trabajo inclaudicable de las Abuelas de Plaza de Mayo.

Durante casi cuatro horas, el Tribunal Federal cinco leyó por orden alfabético las condenas. Acosta, quien fue jefe del grupo de tarea y uno de los más temibles represores, Alfredo Astiz, Ricardo Cavallo y Juan Antonio Azic, son algunos de los 29 condenados a prisión perpetua.

También impactó la condena del médico militar Jorge Luis Magnasco, conocido como El partero de la maternidad clandestina de la ESMA, sentenciado a 24 años. Dos de los pilotos de los vuelos de la muerte cumplirán también la pena máxima.

Uno de ellos, Julio Poch, fue absuelto. Otro de los que se beneficiaron fue Juan Alemann, ex secretario de Hacienda de José Alfredo Martínez de Hoz, además de Ricardo Jorge Lynch Jones, Roque Ángel Martello, Ernesto Alemann y Rubén Ricardo Ormello, lo que desató fuertes polémicas.

Además de Acosta y Astiz fueron condenados a cadena perpetua: Randolfo Agusti Scacchi, Mario Daniel Arru, Juan Antonio Azic, Ricardo Miguel Cavallo, Rodolfo Cionchi, Daniel Néstor Cuomo, Alejandro Domingo D’Agostino, Hugo Enrique Damario, Francisco Di Paola, Adolfo Miguel Donda, Miguel Ángel García Velasco, Pablo Eduardo García Velasco, Alberto E. González, Orlando González y Rogelio José Martínez Pizarro. Otros 19 recibieron condenas de ocho a 25 años.

Este juicio de la ESMA III ha sido el proceso más prolongado en la historia del sistema penal argentino, el debate oral y público duró cinco años con 410 audiencias, tiempo en que fallecieron 11 de los 65 imputados originalmente y tres fueron apartados por razones de salud.

El primer juicio no llegó a su fin debido a que el único imputado, Héctor Febres, murió antes de conocerse la sentencia, en 2007, y el segundo finalizó el 26 de octubre de 2011 con 16 condenas a prisión perpetua, penas entre 18 y 25 años y dos absoluciones.

Hubo dolor entre los sobrevivientes por aquellos compañeros que vieron el comienzo del juicio, pero murieron por distintas causas. Aún así la decisión del tribunal superó las expectativas de buena parte de los familiares y los sobrevivientes. También han muerto Madres y Abuelas de Plaza de Mayo sin ver este momento histórico y hoy se les recordaba en medio de la alegría en tiempos en que se vive un retroceso en la justicia y los derechos humanos. Había temor de que declaraciones del gobierno de Mauricio Macri y de varios funcionarios influenciaran a los jueces.

El juicio de ESMA III comenzó en 2012 y se analizaron 789 delitos de lesa humanidad, entre ellos varios casos referidos a los denominados "vuelos de la muerte".

"Es la primera vez que la justicia de un Estado procesa una causa por crímenes de lesa humanidad de tal magnitud y duración, ya que para analizar casos como los genocidios de Ruanda y la ex Yugoslavia se constituyeron tribunales internacionales", señaló Alejandra Dandán, la periodista de Página 12 que ha seguido prácticamente todos los juicios.

En un fallo reciente, la Sala I de la Cámara de Casación liberó a ocho ex policías federales por crímenes de lesa humanidad cometidos entre 1976 y 1977, con el argumento de que "pudieron no saber" que integraban una estructura abocada a la represión ilegal.

En este juicio se probó el uso de aviones Skywan en los vuelos de la muerte, y que el 14 de diciembre de 1977 se realizó el vuelo desde el que arrojaron al mar, estando vivas y drogadas, a las monjas francesas Alice Domon y Leonie Duquet, y a las fundadoras de Madres de Plaza de Mayo, Azucena Villaflor, Esther Ballestrino de Careaga y Mary Ponce de Bianco.

Durante el gobierno del ex presidente Néstor Kirchner (2003-2007) la ESMA fue recuperada para los organismos de derechos humanos y se transformó en un sitio de Memoria, además de preservar sus lugares, especialmente el que fue el Casino de Oficiales, donde funcionó la estructura más terrible de ese centro y decenas de detenidos murieron torturados. También el caso de Dajmar Hagelin, una joven sueca que iba a visitar una amiga que pertenecía a una organización política revolucionaria y fue asesinada por Astiz y desaparecida. Nadie olvida que Astiz fue quien se infiltró entre las Madres cuando daban sus primeros pasos de lucha por sus hijos en 1977 y las entregó besándolas una a una en la iglesia de Santa Cruz, de donde las llevaron para desaparecerlas.

Fue este un día muy complicado, ya que además el gobierno aumentó presiones sobre el juez que investiga el asesinato del joven mapuche Rafael Nahuel, en Río Negro, y criticó su forma de dialogar con la comunidad indígena.

Lo que trascendió de Macri es muy grave, porque además dijo que los prefectos no deberían haber intentado llamar para pedir permiso antes de abrir fuego con balas de plomo: deberían haberlo hecho sin consultar. "Hasta ahora las fuerzas de seguridad eran tan sospechadas como los delincuentes. Necesitamos correr esa raya cultural", aseguró el presidente.

Reclamó: "hay que volver a la época en la que dar la voz de alto significaba que había que entregarse". Más grave aún fue conocer que el Ministerio de Seguridad emitió una resolución que permite a las fuerzas federales ignorar las órdenes de los jueces cuando consideren que no son legales. Esto constituye para los organismos de derechos humanos una forma de retorno al terrorismo de Estado.

Con una multitudinaria marcha que congregó a unas 300 mil personas frente al Congreso Nacional, las principales centrales sindicales rechazaron la reforma laboral, previsional y tributaria que impulsa el gobierno de Macri y propusieron ampliar la unidad para luchar contra el fuerte ajuste que intenta el gobierno y la nueva ola de despidos que anuncia.

La mañana de este miércoles juró como senadora, con otros 23, la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, al tiempo que continúa la búsqueda desesperada del submarino ARA San Juan, y el vocero de la Armada, Enrique Balbi, negó que haya sido localizado este miércoles, como aseguraron algunos medios.






°

El Rancio Serrat

Si todo el asunto de la represión política en Catalunya materializada por el 155 tiene un antihéroe, ese es sin lugar a dudas el cantautor Joan Manuel Serrat.

Adorado por miles alrededor del mundo, incluidos muchos izquierdosos, desde hace décadas el Efialtes catalán se ha declarado abiertamente en contra de la autodeterminación de los pueblos presos por el estado español. Para mostrar su incongruencia con el tema, gusta de acompañar a Joaquín Sabina a sus presentaciones en Israel y es uno de los valedores de la sionista Noa cada vez que esta mediocre cantante visita el Estado Español.

Dicho lo anteior, les presentamos este texto publicado por inSurGente:


Joan Manuel Serrat tiene todo el derecho del mundo a decir lo que le venga en gana sobre el tema que quiera. Pero lo cierto es que Serrat es una persona muy conocida y, por ende, diga lo que diga, sus palabras siempre tendrán más repercusión que las de mi vecina del tercero, que dice cosas muy interesantes pero no las escucha casi nadie.

Serrat opinó sobre el 1-O. Pero opinó de la misma manera que la derecha más rancia. Esto es así, le guste o no le guste, y significa que, para argumentar su postura, mintió bastante y descaradamente. Es lógico, pues, que desde otras posiciones le llovieran críticas. Entonces, recibidas éstas, ¿por qué se quejó tanto?

Todo el mundo no es respetuoso en sus opiniones. Quizá alguno de sus críticos se excedió en la utilización de algunas palabras para criticarle, no lo sé. Con palabras quizá menos malsonantes, Serrat también fue contundente con la otra parte.

Pero a lo que iba. No cabe duda de que su desafortunada intervención dañó su imagen de “progre” ganada por su exilio durante el franquismo sin Franco que, dicho sea de paso, ha explotado muy bien a lo largo de todos estos años, y lo sigue haciendo. Es por eso que sus amigos, igualmente “progres”, han salido en los últimos días a apuntalarla.

Serrat no está promocionando ningún disco, sin embargo no para de salir en la prensa —sobre todo en la reaccionaria disfrazada de izquierdas—. En televisión ha aparecido bastante todos estos días. Entre otros, le entrevistó Jordi Évole, cuya especialidad no es la de entrevistar, sino la de intentar poner en apuros a los entrevistados que no se resignan a caer en las garras del poder establecido —a Nicolás Maduro, por ejemplo—. También ha tenido su espacio en el programa del Gran Wyoming, ese individuo que se las da de izquierdista, que hace chistes supuestamente contra los desahucios pero que él mismo es propietario de cerca de 20 pisos con clara intención especulativa y que, por ende, contribuye a que un producto de primera necesidad, como es la vivienda, sea cada vez más cara e inaccesible para muchísima gente.

En éste último programa Serrat dijo lo siguiente: “Yo soy un artista popular, debido a un pueblo que escucha mis canciones, cuando existen problemas que implican a esta gente, me implican a mí”.

Vaya, quien no le conozca pensará que es un ser extremadamente solidario, pero ¿solidario con quién?

Todo el mundo sabe que Serrat escora por el PSOE, y que muchísima gente que escucha sus canciones es altamente perjudicada por las políticas que ese partido, con un pasado corrupto y terrorista, ha aplicado desde el poder y ahora mismo desde la “oposición”. ¿Por qué, entonces, el tan sensible cantante para con los “problemas que implican a esta gente” nunca alzó la voz a su favor? ¿Por qué apoyó y apoya públicamente a los verdugos de muchísima gente que le escucha?

Serrat está muy “preocupado” por la brecha social en Catalunya, pero lo cierto es que él ha ganado muchísimo dinero a lo largo de su carrera como cantante, y ese dinero, lejos de utilizarlo para paliar las necesidades de sus seguidores más vulnerables por el sistema capitalista que tanto defiende, lo ha utilizado para intentar ganar con diferentes negocios mucho más dinero todavía. De modo que la preocupación por la brecha social que el cantante esgrime es de puro cinismo, de pura hipocresía.

Hace muchos años que Serrat es un burgués, y como tal actúa. Por eso apoya al PSOE, porque el partido de “izquierdas” que creó los GAL defiende muy bien sus intereses de clase.






°

29 Terroristas de Estado Argentinos

Mientras que en el estado español los terroristas de estado de antier y de ayer mueren de viejos cómodamente en sus casas pues gozan de la más completa inmunidad ante la ley gracias al mantra "hablar del pasado es abrir heridas cerradas", en la Argentina donde se reprime brutalmente a los mapuche y a las personas solidarias con esa causa por lo menos se ha tenido la decencia de condenar a los responsables por algunas de las más terribles atrocidades cometidas durante la más reciente dictadura militar.

No podemos olvidar ni por un momento que gracias a la jueza argentina María de Servini hoy en día por lo menos algunos franquistas están en serio peligro de enfrentar el peso de la ley internacional, lo anterior claro como muestra de la gran paradoja que esto representa. 

La noticia de la condena a estos 29 represores nos llena de alegría y esperamos que esto siente precedente para casos aún sin resolver.

Les invitamos pues  a leer este artículo al respecto publicado por The New York Times.


Daniel Politi y Ernesto Londoño

Los jueces a cargo de la causa de derechos humanos más importante de Argentina condenaron a cadena perpetua a 29 de los acusados, en un juicio que documentó la práctica generalizada de la última dictadura militar de matar a civiles arrojándolos de aviones en pleno vuelo.

“Este es un momento feliz en la larga lucha por la justicia que se ha mantenido durante décadas”, dijo Víctor Basterra, de 73 años y quien fuera un preso político que estuvo confinado en la Escuela Mecánica de la Armada (ESMA), eje central del caso. “Siempre es satisfactorio verlos sentenciados a cadenas perpetuas”.

La sentencia coronó el esfuerzo más ambicioso hasta la fecha para responsabilizar a los exlíderes militares por los abusos cometidos durante los años setenta y ochenta, cuando varios países latinoamericanos fueron gobernados por juntas militares derechistas. Los fiscales juzgaron a 54 militares argentinos por la muerte o desaparición forzada de 789 personas y presentaron los testimonios de más de 800 testigos.

El tribunal absolvió a seis acusados, incluidos un par de pilotos, y condenó al resto a penas de prisión que oscilaron entre los ocho y veinticinco años. Cuando concluyó la audiencia, que duró cuatro horas, los acusados evitaron mirar a quienes fueron presos políticos y familiares de los asesinados, que estaban parados al fondo de la sala.

Algunas personas presentes en el tribunal portaban fotografías de sus seres queridos. “Asesinos, violadores”, gritaban las víctimas, tocando un panel de vidrio que los separaba de los acusados. “¡Vas a ir a la cárcel!”, exclamó triunfante una mujer mayor.

El juicio de cinco años puso de relieve la tortura sistemática y el asesinato de miles de personas sospechadas de oponerse al gobierno militar. Fueron recluidos en un centro clandestino de detención ubicado en una base naval de Buenos Aires por orden de la junta militar que gobernó Argentina entre 1976 y 1983.

En una serie de audiencias, los testigos relataron con detalles escalofriantes cómo los ciudadanos fueron drogados, cargados en aviones y arrojados a las aguas frente a la costa de Buenos Aires. Si bien esta práctica se conoce desde hace mucho tiempo, los fiscales lograron hacer una referencia cruzada de testimonios y documentos para detallar cómo se realizó una de las tácticas más atroces de la dictadura argentina.

El juicio también esclareció la complicidad de la Iglesia católica en los crímenes de la junta. Ningún miembro del clero fue acusado en el juicio, pero los fiscales alegaron que los religiosos fueron cómplices en la ocultación de los detenidos ante la presencia de los inspectores internacionales de derechos humanos.

“Estamos muy satisfechos con el veredicto”, dijo Abel Córdoba, un fiscal. “Creemos que esta es una decisión justa que demostró la metodología de los vuelos de la muerte como una forma de exterminio”.

De todos los centros secretos de detención que por ese entonces existían en Argentina, el más infame estaba ubicado en la Escuela Superior de Mecánica de la Armada, conocida como la ESMA. Según los testimonios, unas 5000 personas fueron detenidas y torturadas en la base, que ahora es un monumento a los derechos humanos.

Algunos de los acusados ​​en el caso eran los exoficiales navales Alfredo Astiz, Ricardo Cavallo y Jorge Acosta, quienes ya cumplían sentencias por condenas anteriores.

El veredicto se produjo cuando las organizaciones de derechos humanos argentinas cuestionan el compromiso del presidente Mauricio Macri con el ajuste de cuentas legal por los abusos contra los derechos humanos cometidos durante la dictadura, un esfuerzo defendido por su predecesora, Cristina Fernández de Kirchner.

Macri se ha esforzado por enfatizar su apoyo a los casos judiciales. Sin embargo, los activistas dicen que su gobierno ha enviado señales contradictorias al desmantelar los departamentos de derechos humanos de los ministerios; cuestionar la estimación del número de víctimas de la dictadura, y enfatizar en la necesidad de que Argentina pase la página de ese capítulo de su historia.

Córdoba dijo que confiaba en que la política cambiante del país no obstaculizará la búsqueda de justicia en muchos casos aún pendientes por violaciones a los derechos humanos. “Creemos que es importante que los tribunales continúen enviando un mensaje sobre los crímenes de lesa humanidad”, dijo el miércoles por la noche.

Argentina ha hecho más que cualquiera de sus vecinos para castigar a los responsables por los crímenes cometidos durante el gobierno militar. Hasta el mes pasado, 818 personas habían sido condenadas y 754 acusados estaban siendo enjuiciados en casos en el país, según la oficina del fiscal general.

Durante mucho tiempo, la junta argentina ha sido considerada como la más despiadada de la época, ya que detuvo, torturó y asesinó a unas 30.000 personas que calificó de “subversivas”. Además de asesinar a personas sospechosas de ser disidentes, los oficiales militares secuestraron a cientos de bebés que fueron criados por familias leales al gobierno.






°

Condecorado por Ocultar Torturas

¿En qué democracia del mundo una institución acusada de tortura condecora al juez que le va a juzgar?

Lo adivinó usted, en el Santo y Uno Reino Borbónico Franquista de Españistán.

Y para mayor inri, la condecoración se da el Día de la Hispanidad, cuando los españistaníes celebran por todo lo alto el exterminio de millones de personas en cuatro continentes y el posterior saqueo de los terriotorios arrebatados manos militares, siendo que la persona víctima de la tortura institucinal era una joven perteneciente a una de las naciones sometidas hace 500 años y que hoy busca recuperar su soberanía: Euskal Herria.

Qué casualidad tan casual.

Les invitamos pues a leer este interesante artículo publicado en Gara:


El Día de la Hispanidad de 2016, la Guardia Civil condecoró con la Cruz de la Órden del Mérito (distintivo blanco) al juez Alfonso González Guija, según acaba de admitir el Gobierno Rajoy al senador de EH Bildu Jon Iñarritu. Para entonces ya sabía que era uno de los tres jueces del tribunal que iba a juzgar a cuatro agentes por torturas a Sandra Barrenetxea. Salieron absueltos. El galardón citado premia «la colaboración espontánea y generosa» con la GC.

Ramón Sola

Uno de los tres jueces que el pasado 6 de abril absolvieron a cuatro guardias civiles de torturar a Sandra Barrenetxea había sido condecorado por el instituto armado apenas seis meses antes, en concreto el Día de la Hispanidad de 2016.

El dato ha sido aportado por el Gobierno español a raíz de una pregunta en el Senado de Jon Iñarritu (EH Bildu) y acrecienta las dudas sobre este fallo judicial, que negó toda credibilidad a la joven vasca detenida. Durante el juicio, Barrenetxea no solo dio múltiples detalles de los maltratos sufridos (desde golpes a «la bolsa» o vejaciones sexuales), sino que identificó a tres de los cuatro acusados sentados en el banquillo.

Sin embargo, en la sentencia el tribunal de la Audiencia de Bizkaia integrado por Reyes Goenaga, Alfonso González Guija y Juan Manuel Irureta dijo que algunos actos descritos eran «inverosímiles» y argumentó entre otras cosas que si Barrenetxea hubiera sido desnudada en el coche policial durante el traslado desde Bilbo a Madrid, como ella sostuvo, algún camionero lo hubiese visto desde arriba y hubiera avisado a Emergencias.

La noticia ahora es que uno de aquellos tres magistrados, Alfonso González Guija, había sido condecorado por la propia Guardia Civil apenas cinco meses antes de la celebración de este juicio, primero que se realizaba en Euskal Herria por torturas a detenidos políticos desde el año 2010. Para entonces ya se conocía que iba a integrar el tribunal, dado que era su sala la que llevaba el caso. Pese a ello, al parecer ni la Guardia Civil vio inadecuado condecorarle ni el juez se planteó rechazarlo.

Premio a quienes ayudan

La confirmación la ha hecho el Gobierno español ante una pregunta del senador de EH Bildu Jon Iñarritu. Y ahí añade incluso cuál es la justificación, muy significativa, de este tipo de Cruces de la Orden de Mérito: «Premiar la conducta de aquellas personas que, sin pertenecer a esta institución, colaboran espontánea y generosamente al mejor y más completo logro de las misiones que a la Guardia Civil le han sido confiadas».

Ponente y exdecano

González Guija fue anteriormente juez decano de Bilbo durante un largo periodo: de 2002 a 2014. Y en esta vista oral ejerció como ponente; es decir, encargado de redactar la sentencia entre la terna de magistrados.

Para llegar a la absolución, la sentencia tuvo que cuestionar incluso el Protocolo de Estambul de la ONU, dado que el testimonio de Barrenetxea era uno de los que había sido testado con esos criterios y catalogado como totalmente creíble.

La acusación particular había reclamado nueve años de cárcel para los agentes, mientras la Fiscalía se alineó con la defensa en la demanda de absolución.

Si el galardón ahora conocido hubiera trascendido en su momento, es muy posible que el juez hubiera sido recusado por la acusación.

Un coronel condenado por tortura, interpelado por Oskar Matute

La comisión de investigación abierta en el Congreso sobre la financiación ilegal del PP dio pie ayer a un tenso careo entre el diputado de EH Bildu Oskar Matute y el jefe de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil Manuel Sánchez Corbí, que comparecía en la misma. No aportó datos sobre corrupción y tampoco sobre tortura, tema sobre el que le interpeló Matute. Y es que Sánchez Corbí fue condenado en 1997 a cárcel e inhabilitación por torturas al detenido vasco Kepa Urra en 1992, pero el Gobierno Aznar lo indultó y mantuvo en el cuerpo.

Recientemente, este alto mando de la UCO ha publicado un libro titulado ‘‘Sangre, sudor y paz’’ junto al periodista Gonzalo Araluce y al escritor Lorenzo Silva, y en las presentaciones ha aludido a «miles de aciertos y algún error» en la lucha contra ETA. Aferrándose a ello, Matute le preguntó «cómo casa eso con el informe del Gobierno Vasco que señala que ha habido miles de torturados en el País Vasco por las FSE. ¿Algún error, en singular?», cuestionó.

Ante esta demanda de explicaciones, Sánchez Corbí se escudó en que la tortura «no es objeto de esta comisión» y contratacó retando a Matute a que «cuando quiera, usted y yo debatamos de nuestras actividades pasadas». El diputado de EH Bildu le respondió: «Las mías son públicas, no tengo ningún problema». Y le recordó su condena por torturas y el posterior indulto gubernamental.






°

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Dictador, Genocida y... Ladronzuelo

Cuando uno piensa en figuras como Francisco Franco, Rafael Videla o Augusto Pinochet por lo general el enfoque radica en los graves crímenes de lesa humanidad cometidos durante sus dictaduras. Oculto queda otro aspecto que les caracteriza, su descomunal avaricia.

Todos y cada uno de ellos se vieron involucrados en actos de corrupción encaminados a lograr un descomunal enriquecimiento. Esto choca con la versión oficial de sus apologistas quienes llegan a decir que hicieron lo que hicieron por el amor que le tenían a su patria. Patrañas, hicieron lo que hicieron porque sabían muy bien que las posiciones de poder también otorgan el acceso a la acumulación de bienes, en muchas ocasiones, arrebatados a las familias de víctimas de la asesina represión que caracteriza sus mandatos.

Tal es el caso de Patxi Garbantzu, cuya herencia todavía está en manos de su hija Carmen Franco Polo, fortuna que eventualmente pasará a sus siete nietos, todos y cada uno de ellos apologistas impunes de las acciones del caudillo.

Dicho lo anterior, les invitamos a leer este artículo dado a conocer por Público:


Carlos Babío y Manuel Pérez Lorenzo presentan el libro en el que analizan 'Meirás. Un pazo. Un caudillo. Un expolio', miles de documentos y decenas de testimonios que explican cómo diseñó Franco la estructura corrupta con la que engordó su patrimonio robando bienes e inmuebles como el histórico pazo, que sus herederos siguen disfrutando hoy

Juan Oliver

Franco diseñó una estructura corrupta para enriquecerse ilícitamente con fondos públicos y mediante el expolio de inmuebles y bienes de las familias a las que robaba. Así engordó su patrimonio y el de los suyos, que 42 años después de su muerte siguen disfrutando impunemente de aquel latrocinio sin que las instituciones democráticas hayan querido o podido hacer nada serio para impedirlo.

El ejemplo más relevante es el Pazo de Meirás, la residencia estival de los Franco desde que el tirano se apropiara de él en 1939 mediante una falsa donación popular. Pero no es el único.

El historiador Manuel Pérez Lorenzo y el investigador Carlos Babío Urkidi presentan este martes en A Coruña Meirás. Un pazo. Un caudillo. Un expolio, un volumen de más de 400 páginas fruto de 21 años de investigaciones en el que revelan cómo el dictador se apropió sin freno de todo aquello que le apetecía a él o a su mujer. Daba igual si se trataba de la vivienda de una familia de labradores próxima al pazo, de unas estatuas medievales de la catedral de Santiago o de un palacete de propiedad municipal en pleno casco histórico de A Coruña. Si Franco o Carmen Polo lo querían, era suyo. Y quienes les ayudaban a conseguirlo sabían que podían desde entonces gozar de su favor.

El libro de Babío y Pérez Lorenzo analiza más de mil documentos históricos y decenas de testimonios orales, que desvelan el modo de proceder del tirano y de su familia. Buena parte se centran en el expolio de Meirás, el palacete construido por la aristócrata ilustrada Emilia Pardo Bazán en el municipio coruñés de Sada y con el que los Franco se encapricharon poco después de que empezara la Guerra.

Antes de que acabara, ya era suyo de facto, después de que esa red corrupta organizara una colecta popular que obligó a miles de ciudadanos a donar dinero bajo amenazas, o a ver cómo se les detraían cantidades de sus nóminas si eran funcionarios o trabajaban para empresas públicas. Con eso, y con la derivación de fondos de ayuntamientos de la provincia y de la Diputación de A Coruña se nutría la caja de la Junta pro Pazo que entregó el inmueble al dictador, propiedad que fue ampliando poniendo a su nombre tierras adquiridas con fondos públicos o robadas a los vecinos y vecinas de Meirás.

Una de sus víctimas fue la abuela de Carlos Babío, Josefa Portela Abel, quien vivía en una casa próxima al pazo con tres de sus cinco hijos (los otros dos estaban en el frente de guerra). Un día los echaron de la vivienda y les dijeron que no volvieran. Lo mismo les sucedió a otros habitantes de Meirás, a quienes expulsaron sin compensación alguna y mediante acciones violentas de las tierras que les daban de comer.

Pero Franco no se limitaba a robar. “Con esas posesiones hacía” negocio, cuenta Babío. Entre las decenas de microhistorias relatadas en el libro figura la de la empresa Pazo de Meirás. Productos de la Huerta, la compañía a través de la que los Franco comercializaban la madera talada y las plantaciones de maíz y lúpulo que se cultivaban en el pazo, y para cuya explotación se empleaban recursos de una empresa estatal, Misión Biológica de Galicia.

Franco hacía entonces negocio con Meirás, y su familia siguió haciéndolo tras su muerte con un sonado pelotazo urbanístico: la venta de los terrenos de un acuartelamiento militar próximo al pazo que se construyó en terrenos aledaños comprados de nuevo con fondos del Estado y puestos a su nombre sin más explicación.
El modus operandi

El libro está repleto de casos concretos documentados y explicados que indican cómo se diseñaba y ejecutaba modus furari habitual mediante el que la familia se hacía con todo lo que se antojaba. Como las estatuas medievales de la Catedral de Santiago que hoy reclama el Ayuntamiento de la capital gallega, o las Torres de Bendaña, un pazo en el municipio de Dodro que fue desmontado piedra a piedra para construir con ellas la balaustrada de Meirás y para que Carmen Polo pudiera adornar sus jardines con sus valiosas piezas interiores. También la Casa Cornide de A Coruña, un palacete levantado a mediados del siglo XVIII en pleno casco histórico de la ciudad y que Franco obtuvo tras una subasta amañada por la Casa Civil del caudillo para lograr que el Ayuntamiento, su legítimo propietario, se la adjudicara a quien era su testaferro.

Según los autores de Meirás. Un pazo. Un dictador. Un expolio, en torno a ese eficaz método habitual de robo se construyó una red corrupta integrada por buena parte de las élites coruñesas que componían los círculos sociales próximos a la familia Franco, que se retroalimentaban recibiendo y otorgando favores que aún siguen cobrándose y devolviéndose hoy en día.

El libro desvela la vinculación de aquellas familias con el expolio, e incluso la participación activa y necesaria de muchas de ellas en aquellos robos. Aparecen apellidos de banqueros, empresarios, industriales y propietarios de medios de comunicación que se autoasignan hoy la medalla de ilustres defensores de la Constitución, como protagonistas de rocambolescas historietas de corruptelas y bajezas varias. Incluso los hay de personas cuyos herederos se sientan hoy al frente de algunas de las más relevantes instituciones del Estado.

Porque, como recuerda Babío, ha sido el propio Estado español el que ha permitido a los Franco alardear de impunidad ante cualquier exigencia de que se devuelva lo robado y se reparen los daños causados. “En Meirás no hubo transición democrática. El entonces jefe del Estado y hoy rey emérito aterrizó en helicóptero en Meirás para rendir honores a Carmen Polo apenas un año después de la muerte de Franco, y creó para ella el título del Señorío de Meirás a los cuatro días de su coronación”, narra el investigador.

Babío recuerda que el tema de la casa que los Franco robaron a su familia para engordar Meirás era tabú entre los suyos. “Mi padre apenas lo mencionaba, y mis tías siempre se negaban a hablar de ello. Era tal el dolor y el miedo que les sembraron dentro que se echaban a llorar en cuanto les preguntabas”, cuenta.

Él no cree que nadie vaya a devolverles lo suyo, y de hecho ni siquiera esa es su intención. “La casa de mi abuela, como el pazo y todos los bienes que los Franco expoliaron, deben pasar al patrimonio público. Y deben servir para que se explique y se cuente cómo fue la historia de la dictadura”, concluye. Babío y Pérez Lorenzo presentarán Meirás a las 20.00 horas de este martes 28 en el salón de actos de la sede de la Fundación Once en la rúa Cantón Grande de A Coruña. En el acto participarán Francisco Jorquera, de la asociación Galiza Sempre; María Xosé Bravo, de la Asociación Cultural Alexandre Bóveda, y Goretti Sanmartín, vicepresidenta de la Diputación de A Coruña.






°

martes, 28 de noviembre de 2017

Espectacularmente Fascista

Damos continuidad al texto de Fernando Navarro acerca de la idiotización de la sociedad con esta imprescindible aportación publicada en DesInformémonos:


Pedro José Mariblanca

Con algunos cambios, no dejamos de asistir –con verdadero asombro– a lo que el situacionista Guy Debord (1996) llamó la sociedad del espectáculo. Una sociedad dogmática, marcada por la imagen, basada en el desarrollo y regida por el sistema capitalista que se pretende homogénea –pero no lo es– en la que todo ha sido objetualizado y mercantilizado –hasta la vida misma. Una sociedad en la que somos espectadores, nada más, espectadores que asisten, día a día, a la gran ceremonia de la realidad que habitamos, que se nos presenta en una gran multiplicidad de manifestaciones –sin apenas tener voz ni voto en ellas.

La sección de deportes que dura más que las noticias. Las discusiones infinitas en las erre erre ese eses. La indignación en 140 caracteres. La banalización del sexo –uno de los más mágicos y pericolosos acontecimientos– a través de las muchas a pe pés que existen hoy día. La nueva política. La cibernética –basada en producir información para analizar cómo reaccionamos y actuamos ante ella. Los temas que importan. La publicidad. El running, y el spinning, y el padel, y el strongismo –acompañado de sacrificio, esfuerzo y si luchas lo consigues. Las tendencias infinitas. Los influencers. Los sueños que nos venden –pero no se compran. La mentira que repetida mil veces se convierte en una verdad. La vida que hemos de comprar. El contrato que no queremos –pero hemos de firmar. La felicidad mercantilizada…

Pero en esta sociedad que nos habita, las cosas han cambiado sobremanera con respecto a los tiempos del grandérrimo filósofo que le dio nombre. No somos meros espectadores, que también pensamos, y hacemos. Y en esta cuestión, nos estamos manifestando fascinantemente bien.

No sólo somos espectadores, también desplegamos espectáculo. El machismo, el racismo, la homofobia, la globalización, la explotación, la pobreza, la esclavitud, el extractivismo, el sometimiento al mercado, el control, la seguridad, la vigilancia permanente, el amor de las películas, las necesidades innecesarias que determinan nuestro ser, las muy múltiples maneras en que la violencia se ha adherido a nosotros, la virtualidad de gran parte de nuestras relaciones, la indiferencia ante lo que nos es ajeno –pero de lo que participamos sobremanera, la precarización de nuestro devenir, el control de un pasado –pasado– por el que se justifica el presente –fracaso– para imponer un futuro –que no se ve, la censura selectiva, la corrupción infinita…

Mientras mueren millares de personas cada día –en millares de espacios-tiempos, mientras la violencia machista y los feminicidios proliferan en todas partes, mientras se secan nuestros ríos –y queman nuestros bosques, mientras nos roban –por cualquier cosa, mientras la lucha de clases se desfigura –porque nos quieren hacer creer que los de abajo alcanzarán algún día a los de arriba, mientras los pueblos se extinguen mucho a mucho, mientras la privatización se mete –cada vez más rápidamente– en todas partes, mientras hay gente sin casas y casas sin gente, mientras va desapareciendo toooooda una caterva de saber-hacer que nos es imprescindible, mientras la guerra es la continuación de la política y la economía por otros medios –y se hace fuerte en cada rincón del planeta, mientras el sometimiento a la realidad irreal que se proyecta sobre nosotros no cesa en su expansión… la sociedad del espectáculo no ha estado quieta del todo, que ha movido ficha.

Aquello que se negaba hasta la saciedad hasta hace poco, aquello que nunca se fue, saca hoy músculo. La sociedad del espectáculo es fascista . Y así lo estamos demostrando constantemente. Cuando temerosos de rebelarnos ante quienes se están cargando nuestros sueños, pagamos nuestra rabia con el resto. Participando de la xenofobia –tanto sutil como ferozmente– sin pararnos a pensar en qué estamos haciendo. Odiando reactivamente a quienes pretenden activa e idealistamente subvertir el orden de las cosas. Entregándonos en cuerpo y alma a los brazos de la producción y la mercancía dominantes. Mirando para otro lado cuando una mujer es acosada, violada o asesinada –dudando muy mucho de ello. Defendiendo los estados-nación –ahora, tan de moda, con banderas– que muy bien engañados –manipulando la historia, mancillando el sentido de un sinfín de cosas, enfrentándonos entre nosotros, jerarquizándolo todo, burocratizando cada paso que damos, proyectándose aquí y acullá, entre otras muchas acciones– nos ha traído hasta aquí. Renunciando a la vida. Delegando nuestro devenir en manos ajenas. Actuando como polis vestidos de civil. Creyendo en los consensos impuestos. Posicionándonos de parte de un sistema que nos ahoga sosegadamente para que la hostia parezca siempre menor…

Deseo de dinero, deseo de ejército, deseo de policía y de Estado, deseo fascista, incluso el fascismo es deseo. (…) Fascismo rural y fascismo de ciudad o de barrio, joven fascismo y fascismo de excombatiente, fascismo de izquierda y de derecha, de pareja, de familia, de escuela o de despacho; cada fascismo se define por un microagujero negro, que vale por sí mismo y comunica con los otros antes de resonar en un gran agujero central generalizado (…) Si el fascismo es peligroso se debe a su potencia micropolítica o molecular, puesto que es un movimiento en masa. —Mil Mesetas | Gilles Deleuze y Félix Guattari

Ahora que nuestros agujeros microfascistas están potenciando un gran agujero macrofascista que no sabemos hacia dónde nos llevará, ahora que hemos tomado más parte que nunca en el espectáculo del que sólo somos marionetas obsoletas, ahora que la lógica de la locura capitalista es soberanamente poderosa, ahora que la deriva se ha convertido en la brújula de nuestros pasos… la cuestión no está únicamente en resistir y luchar nada más, pues tenemos que revisar por qué estamos así. No es baladí que el fascismo vuelva hoy a campar a sus anchas allá por donde se mueve, y que se niegue.

En España podemos afirmar que Franco lo hizo muy bien. En Francia la tensión es más que palpable. Alemania vuelve a tener nazis en su congreso. Grecia se asfixia mientras los poderosos la prostituyen. Los fundamentalismos intolerantes ganan terreno –frente a la pasividad de nuestros gestores. América Latina entera se encuentra de nuevo al interior de una vorágine político-económica muy bien orquestada por el Imperio. Rusia continúa en su esquizofrenia. El comunismo capitalista chino se ha convertido en la batuta del gran orden geopolítico. Estados Unidos, totalmente destroyer. Oriente Medio en permanente implosión. El riquísimo continente africano gestionado y abandonado por sus explotadores, la guerra está en todas partes…

La originalidad del capitalismo es que ya no cuenta con ningún código. Hay residuos de código, pero ya nadie cree, ya no creemos en nada. El último código que ha sabido producir el capitalismo ha sido el fascismo. —Derrames |  Gilles Deleuze

Nada más nihilista que el presente que habitamos para darnos cuenta de lo que afirmamos. No estamos ante algo aislado, que está en todas partes y, de una forma u otra, no dejamos de participar de su propagación.

Nunca se fueron los tiempos oscuros, ¿qué espacios queremos cohabitar?






°

Recordando a Belen

Por cortesía de Noticias de Gipuzkoa - de allí el uso de cierta terminología- les traemos esta crónica del homenaje que se ha rendido al legado de lucha, sacrificio y compromiso de Belen González:


Recuerda que participó en las conversaciones de Argel y Zurich con Moncloa

Dirigentes de la izquierda abertzale encabezados por el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, y el portavoz de Sortu, Arkaitz Rodríguez, asistieron ayer en Lazkao al acto de despedida a la histórica dirigente de ETA Belén González Peñalva, fallecida la pasada semana. En el texto de la convocatoria del homenaje se aludía a ensalzar toda una vida “dedicada a la lucha feminista, por los trabajadores vascos y por la liberación de Euskal Herria”.

El acto, que tuvo lugar a las 12.30 horas en el frontón de la localidad guipuzcoana, que se llenó y contó con la participación de otros destacados representantes de la izquierda abertzale como Pernando Barrena o el ex secretario general de LAB, Rafa Díez Usabiaga, que el pasado agosto abandonó la prisión tras cumplir condena por el caso Bateragune.

Desde el estrado tomó la palabra el expreso de ETA Antton López Ruiz, Kubati, quien destacó que la vida de González Peñalva “estuvo ligada al compromiso” y recordó que formó parte del equipo de interlocución de la organziación terrorista en las conversaciones de Argel, en 1989, y en Zurich en 1999. En dicha labor estuvo acompañada por el histórico miembro Antxon Etxebeste, que asistió asimismo al homenaje, junto a otro exmiembros como Juan Karlos Yoldi.

Durante su turno de intervención, la portavoz de Sortu Miren Zabaleta consideró que “muchos comparten la lectura” que la exdirigente de ETA fallecida hizo “en su tiempo” ya que, a su juicio, “se ha puesto de manifiesto que la Transición fue una mentira” y que “se ha abierto el tiempo de la soberanía”.

Belén González Peñalva, que cumplía varias penas que sumaban más de 700 años de cárcel por la comisión de dos secuestros y varios asesinatos, murió el pasado 16 de noviembre en Donostia, donde cumplía condena atenuada en su domicilio desde 2009 por la enfermedad incurable que padecía.

La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) había solicitado a la Audiencia Nacional la prohibición del acto por considerar que “constituye un acto de enaltecimiento del terror” que entraña una “humillación” a las víctimas de ETA con las que, señaló, los miembros de la banda no tuvieron “la humanidad que ahora reclama Sortu para el resto de condenados por delitos de terrorismo”. Sin embargo, nada se ha sabido del recorrido judicial de este petición.

Juicio en la AN
Por otro lado, la Audiencia Nacional juzgará el jueves a dos exportavoces de Batasuna en Francia Xavier Philippe Larralde y Jean-Claude Aguerre, por participar en la renovación del entramado institucional de ETA-Batasuna. La Fiscalía pide para cada uno siete años de cárcel por integración en organización terrorista. Se trata del mismo sumario por el que en enero de 2016 fueron condenadas 35 personas a penas de hasta dos años de cárcel, evitando entrar en prisión, entre ellas los históricos dirigentes de Batasuna Pernando Barrena y Juan Joxe Petrikorena.






°

La Profundización de la Desigualdad

El que las cosas estén mal en América Latina, tal como nos muestra la situación de los pueblos originarios en México, el asunto no va mejor en Europa en lo que respecta a la clase trabajadora, tal como nos muestra este artículo -muy acorde al panorama que nos pinta el profesor Francisco Letamendia en su texto acerca de la Euskal Herria del 2040- dado a conocer por la página Contexto y Acción:


Diversos estudios revelan el avance del proceso concentrador de la riqueza. Un hecho que no sería posible sin los paraísos fiscales, uno de los principales responsables de la extrema desigualdad

Miguel Urbán / Fernando Luengo | Coordinador y miembro de la Secretaría de Europa de Podemos, respectivamente

A pesar de las continuas proclamas en defensa de la patria con las que se llenan la boca nuestros gobernantes y colonizan los medios de comunicación, las reiteradas filtraciones como los papeles de Panamá o los recientes papeles del Paraíso confirman lo que ya sabíamos: las élites sólo declaran a la hacienda pública una parte de sus ingresos y su riqueza. A través de los paraísos/guaridas fiscales, la ingeniería contable, los recovecos legales, los precios de transferencia sistemáticamente aplicados por las empresas transnacionales…han encontrado numerosas fisuras (grietas, más bien) para ocultar o disimular una proporción sustancial de sus fortunas. Un dato puede servir para conocer la dimensión de esta lacra: la comisión de investigación del Parlamento europeo sobre los papeles de Panamá, ha calculado que la UE pierde anualmente un billón de euros de recaudación tributaria por culpa de la evasión y elusión fiscal.

Por esa razón, son muy bienvenidos los trabajos centrados en ofrecer información sobre la privilegiada posición económica de las élites. Mucho se ha escrito y se ha hablado en estos años sobre la desigualdad, la pobreza, la precariedad y la exclusión social –ante la sangrante evidencia, imposible de ocultar, de su aumento--, pero poco sobre la acumulación de renta y riqueza por parte de una minoría de la población. No tanto por el evidente déficit de información al respecto –espacios opacos, donde se mueven cantidades ingentes de dinero y activos financieros--, como por el escaso interés, asimismo evidente, de quienes podrían disponer de esa información para poner negro sobre blanco los enormes e injustificados privilegios que los poderosos han disfrutado y han visto crecer durante la crisis. En unos años en los que buena parte de la ciudadanía tiene que hacer enormes esfuerzos para llegar a fin de mes, o simplemente no llega, cuando los salarios de muchos trabajadores han experimentado un desplome histórico y cuando el derecho (los derechos humanos, recogidos en las cartas constitucionales) a la vivienda, a un empleo decente o a la salud están siendo continuamente vulnerados.

Por esa razón, hay que felicitarse de que haya visto la luz un nuevo informe publicado por el Credit Suisse Research Institute, el Global Wealth Report, que lleva por título Where are we ten years after the crisis? (¿Dónde estamos diez años después de la crisis?. como siempre, el estudio se acompaña de una base de datos, Global Wealth Databook, referida a la desigualdad en la distribución de la riqueza.

Con las reservas que antes hemos señalado, los datos de este informe (y de los anteriores) revelan un proceso concentrador de la riqueza que sigue avanzando. Un hecho que no sería posible sin los paraísos fiscales, uno de los principales responsables de la extrema desigualdad en la concentración de la riqueza, ya que permiten esconder el dinero y evadir impuestos. De hecho, todos los estudios muestran que nunca ha habido tanto dinero en paraísos fiscales como ahora. Esto supone que las estadísticas sobre desigualdad subestiman de manera considerable el verdadero grado de concentración de la riqueza, ya que no incluyen el dinero oculto en estas jurisdicciones opacas o paraísos fiscales. A pesar de ello, es interesante ver, con la cautela que merece, algunos datos sobre la desigualdad en España, Alemania y Europa, referidos al ecuador de 2017.

En el Estado español, el 10% de la población adulta concentraba el 57,8% de la riqueza total; el 5% atesoraba el 42,9% y el 1% reunía el 25,1%. Sólo 428.000 personas disponían de una riqueza superior al millón de dólares; y las 17 más ricas tenían cada una de ellas más de 1.000 millones de dólares. El índice de Gini –un indicador sintético habitualmente empleado para medir la desigualdad, que puede tomar registros comprendidos entre 0 (igualdad total) y 100 (inequidad extrema)-- alcanzó el valor de 65,7, duplicando los registros que ese indicador arroja cuando se mide el ingreso; en otras palabras, la concentración de los patrimonios es muy superior a la de la renta (que también es alta y ha crecido).

Las asimetrías en Alemania (la historia de éxito y el modelo a seguir, según el discurso dominante) son todavía más pronunciadas. El top 10% de la población adulta concentraba el 65,2% de la riqueza, el 5% disponía del 53,6% y el 1% capturaba el 32,3%. Algo más de dos millones de personas disponen de una fortuna superior al millón de dólares, mientras que un centenar de ellas alcanzaba los mil millones. El valor del índice de Gini era de 79,6, también muy superior al del ingreso.

Los datos para el conjunto de Europa todavía son más extremos. Los porcentajes detentados por el 10%, 5% y 1% de la población adulta eran, respectivamente, del 69,1%, 55% y 31,8%. Poco más de 10 millones de personas tenían una riqueza superior al millón de dólares y 468.000 acreditaban más de 1.000 millones. El índice de Gini en este caso (82,9) superaba los registros de España y Alemania.

El panorama que nos devuelve el informe, y que respalda la información estadística disponible, resulta inquietante y revelador. Sin paliativos, las élites están reforzando sus privilegios: los ricos son cada vez más ricos. Sin pretender una relación exhaustiva de los factores, diversos y complejos, que explican ese proceso, cabe señalar algunos de los que nos parecen más destacados: el negocio de las privatizaciones y la mercantilización de los servicios públicos, las retribuciones extravagantes y extraordinariamente elevadas de los equipos directivos, la evasión fiscal y la ingeniería contable practicada por las grandes corporaciones con el único objetivo de eludir impuestos, el aumento del valor de los activos financieros y la reaparición de las burbujas, los subsidios y ayudas otorgados por las administraciones públicas a las empresas, los rescates a los grandes bancos y la política monetaria del Banco Central Europeo, que alimenta de recursos a la industria financiera y a las grandes empresas.

La concentración de renta y riqueza, además de injusta –pues se ven recompensados los que estuvieron en el origen del crack financiero-- es un cáncer para la economía, cáncer que urge erradicar. No sólo porque penaliza el consumo y la inversión productiva (las élites promueven, sobre todo, el consumo de bienes y servicios de lujo y la inversión financiera), sino porque, haciendo valer su privilegiado estatus, acumulan influencia y poder. El resultado es de sobra conocido: la captura (perversión y contaminación) de las instituciones y de las agendas públicas, que, cada vez más, están a su servicio, demostrando otra vez cómo el aumento de la desigualdad está directamente interrelacionado con el secuestro de los procesos democráticos por parte de las élites.

Salir de la crisis implica, necesariamente, romper con esas estructuras oligopólicas que parasitan la economía y están en el origen de la inequidad extrema. Prohibir los paraísos fiscales, desmonopolizar las estructuras empresariales, desfinanciarizar la economía, aumentar la presión fiscal sobre las grandes fortunas y patrimonios, limitar las retribuciones de los equipos directivos de las firmas y obligar a las empresas transnacionales a que declaren sus beneficios donde los generan. Este es el camino.






°

Bola de Cristal Vasca

Les compartimos este interesante ejercicio literario publicado en Naiz:


Francisco Letamendia | Profesor Emérito de la UPV-EHU

Mis amigos de Ipar Euskal Herria me han propuesto escribir unas líneas sobre la situación del país en 2040 para ser empleadas como material de trabajo en las "2èmes Rencontres du Devenir", los "Segundos Encuentros sobre el Futuro", organizados este mes de noviembre por la Euskal Herriko Unibertsitate Herrikoa en St-Etienne-de-Baigorri. Se trata pues de un ejercicio de futurología, en los que, como es sabido, todas las bolas de cristal fallan sistemáticamente en sus predicciones.

La manera más útil de responder a este reto es, creo yo, partir de la situación actual y prolongar sus elementos en el horizonte de los próximos 25 años, configurando dos modelos, uno vicioso, y otro virtuoso. Dado que en este trecho temporal se presentarán sin duda elementos hoy desconocidos que alterarán las trayectorias, las posibilidades de acierto de este ejercicio son muy escasas; en cambio, puede ayudarnos a comprender el presente.

Alternativa viciosa: Dado que no existen islotes políticos en la tierra, la situación de Euskal Herria dividida entre los Estados español y francés se inscribe en otros dos círculos concéntricos más amplios, el del mundo en su conjunto y el de Europa occidental. En 2040, éste es uno de los cinco espacios que se reparten el poder en el mundo, con China, India, Rusia-Siberia, y América del Norte. Grandes consorcios financiero-industriales ejercen en comandita el poder de hecho, el económico, e indirectamente el poder político: los consorcios asiáticos dan estabilidad al capitalismo, que en occidente era ya sólo especulativo y financiero y no producía plusvalía. Al seguir teniendo aquellos una base manufacturera, impiden –de momento– el colapso del sistema que resultaría de una descomunal crisis de superproducción.

Sus colonias son ahora más que nunca el oriente musulmán, el continente africano, y América Latina: existen también semi-colonias en el interior de los espacios centrales, en las minorías de China y la India, y en la Europa oriental no rusa. En estos espacios se agolpan la superexplotación, la miseria y las guerras de agresión. Las respuestas de los agredidos son definidas siempre como terrorismo. El número cada vez mayor de huidos ha convertido los campos provisionales de internamiento europeos en campos de concentración y trabajo forzoso, los cuales engrasan la maquinaria del capitalismo. Así pues, las políticas racistas de los espacios centrales pasan a ser definidas ahora como «lucha contra el terrorismo».

Las organizaciones supraestatales del orden mundial de carácter regional, en nuestro espacio la Unión Europea, son sucursales de los consorcios, que aplican a rajatabla, como antes, la política de austeridad y recortes –salariales, del bienestar– y ahora, cada vez más, de control y disciplina de sus propios ciudadanos y de los campos en los que se hacinan los nuevos condenados de la tierra.

En este nuevo orden, la pérdida de toda autonomía por los Estados se disfraza paradójicamente con la emergencia como gran tabú intocable del ídolo del Estado, auto-proclamado como guardián de la ley, la democracia y el progreso, cada vez más necesario en su papel de gendarme local del orden mundial. Allá donde existe un rey, éste se convierte en el símbolo supremo de la unidad del Estado con sus fuerzas armadas, y de su equivalencia con los principios expuestos.

Los que contestan el nuevo orden mundial del que los Estados son sus cancerberos se convierten en enemigos del progreso, la democracia y la ley, y caen bajo las garras de sus aparatos de fuerza: precarios, «working poors», pobres al trabajo excluidos del mercado, especialmente los grupos diversos por su lengua, religión y cultura, sospechosos siempre de deslealtad hacia el Estado. Todos los Estados tienden al centralismo; si no lo imponen a nivel institucional debido a las inercias de situaciones históricas anteriores, sí lo hacen a nivel educativo y mediático. Las fronteras estatales se han cerrado de nuevo, pues la virtualización de las relaciones comerciales de los grandes consorcios hace que el cierre político no perjudique en gran medida sus transacciones.

Todas las instituciones y grupos deben expresar de modo explícito su acatamiento a esa especie de Carta Magna virtual que establece la equivalencia del Estado, en nuestro caso los estados español y francés, con la ley, la democracia, y el progreso. Allá donde existen, como en Euskal Herria, partidos nacionalistas, son vigilados muy de cerca, aunque se hayan adherido a la Carta Magna, siendo llamados al orden al menor desvío. Los nacionalistas que contestan al Estado son ahora los enemigos de éste, tachados de terroristas aunque no empleen la violencia, y enviados a centros que, debido a sus crecientes dimensiones, dejan de ser cárceles para pasar a ser campos de concentración.

Todas las identidades alternativas y sus proyectos son sacrificados en aras del autoritarismo y el productivismo: se ignoran las agresiones medioambientales, y se restablece el patriarcalismo. Las lenguas española y francesa son potenciadas en sus respectivos estados por todos los medios.

Los sindicatos son tolerados con disgusto, sobre todo los de ámbito no estatal, triunfando la desregulación y el trabajo precario y restringiéndose los derechos sindicales y de huelga. Las deslocalizaciones decididas por los consorcios mundiales tienen carta blanca.

La alternativa virtuosa (me centraré ahora sobre todo en Euskal Herria) requiere cambios en la estructura de oportunidad política, tanto a nivel mundial como estatal, que no se describen, pues son impredecibles. Tampoco se precisan aquí los procesos que pueden conducir en nuestro país a la situación que se va a exponer, fruto siempre de la voluntad y la inventiva desde abajo; pero lo que es seguro es que habrán requerido una actitud de  resistencia ante los Estados, tanto más eficaz cuanto más pacífica, multicolor y masiva haya sido.

Los dos pilares de la alternativa virtuosa son el derecho a decidir, fuente de toda ley justa, y la democracia asociativa, véase la democracia a secas. Su conjunción es la que origina el progreso en Euskal Herria y en toda sociedad humana. Este derecho, idea-fuerza omnicomprensiva, sin centro y articulada en red, es más extenso y complejo que el derecho de autodeterminación, aunque lo incluye forzosamente como una de sus opciones; tiene un contenido social-económico, industrial, lingüístico cultural, y de género, que no se hacía explícito en este último. Por ello, mientras que el derecho de autodeterminación se agota en un solo acto político, el del referéndum sobre las distintas alternativas de autoorganización política, el derecho a decidir tiene lugar antes, durante y después de este momento.

Situados en el año 2040, e inmersos en la política-ficción (el carácter de futurología de este ejercicio lo autoriza) damos por sentadas dos cosas. La primera es que este proceso ha culminado en la plena libertad política de Euskal Herria. Es obvio en todo caso que han funcionado correctamente ciertas condiciones: sobre todo, la conjunción de fuerzas sociales, sindicales y políticas que la han hecho posible.

Esta conjunción ha debido salvar grandes obstáculos. A nadie se le ocultaban, al sur de los Pirineos, las grandes diferencias entre las concepciones nacionales y sociales del PNV y las de la izquierda abertzale, sumadas a agravios históricos recíprocos. Pero se ha seguido el modelo de las  primeras fases del procés de Catalunya de 2017, donde las enormes diferencias entre los herederos de CIU, Esquerra, y la CUP se habían obviado inicialmente, primando la política con mayúsculas.

Una segunda condición mucho más difícil, pero que damos por conseguida (se acentúa aquí el carácter de política-ficción del ejercicio), es una evolución favorable de los dos Estados español y francés. Sigamos pues en el terreno hipotético, abordando algunos puntos sensibles.

En Euskal Herria se ha diversificado la evolución histórica y política de los tres territorios vascos que son Iparralde, la actual Comunidad Autónoma de las tres provincias, y Nafarroa. Ello exige combinar la autonomía de cada territorio con el hermanamiento derivado de la unidad cultural y lingüística de todos ellos, para lo que hace falta construir algún tipo de relación confederal. Los sujetos de toda confederación son siempre entes previamente independientes que deciden confederarse; pero hemos dado por hecho que ello se ha producido; a lo que ayudaría obviamente una organización también confederal de los estados español y francés.

Respecto de la lengua, se ha reconocido explícitamente la condición trilingüe de una Euskal Herria euskaldún, castellano-parlante y francófona; lo que incluye forzosamente la discriminación positiva hacia el euskera, la lengua de los vascos, históricamente marginada y excluida, sobre todo al norte de los Pirineos.

Ello nos lleva a otro tema sensible: el de la relación con España y Francia. El derecho a decidir, incluida la independencia, no es en modo alguno anti-español o anti-francés. Todo lo contrario: es una gran suerte para una Euskal-Herria independiente poder enriquecerse desde dentro con los aportes de las dos culturas castellana y francesa, una vez expurgadas de la violencia simbólica. Ello debería acompañarse de la existencia de sectores no vascos que consideren una suerte para España y Francia que Euskal Herria se independice; pues no hay nación libre que oprima a otro pueblo.

Los inmigrantes son vistos también con una fuente de enriquecimiento social y cultural, lo que excluye establecer diferencias legales entre éstos y los nativos. Sus colectivos han conquistado el derecho a desarrollar su propia cultura y a integrarse en las instituciones con sus propias  estructuras, con capacidad real de tomar decisiones sobre sí mismos.

El derecho de decisión se ha extendido a dos mundos de importancia decisiva: el laboral y el del tejido industrial. Las decisiones sobre los temas cruciales del empleo y el desarrollo de la industria se toman a través de consejos que unen a las fuerzas económicas, laborales, políticas y culturales de los distintos herrialdes, con influencia decisoria sobre las instituciones competentes.

La geografía de Euskal Herria, confederación de valles en gran parte de su territorio, así lo permite. Experiencias imaginativas llegadas del medio campesino de Iparralde habían mostrado el camino: ELB había relacionado hacía años «la especificidad cultural innegable del país, que se traduce en una fuerte ligazón a la tierra y a la casa (etxea)», con el hecho de que la agricultura evitara los riesgos de la intensificación y la industrialización.

Finalmente, la alternativa virtuosa requiere la conjunción del derecho a decidir, la democracia asociativa, y el rechazo activo de lo inaceptable.






°

I-E Traiciona al Euskera

El arropamiento que los distintos partidos de izquierda en Nafarroa han dado a Geroa Bai -centro- ha permitido que por primera vez en la historia reciente los navarrros disfruten de libertades nunca antes imaginadas.

Entre esas formaciones se encuentra una que aunque minoritaria ha sido de hecho la llave de acceso para lograr avances en la zona más afectada por las políticas ultra españolistas de los cavernícolas atrincherados tanto en UPN como en las filiales del PP y del PSOE: La Ribera.

Hablamos de Izquierda-Ezquerra, que en lo que respecta a los derechos lingüísticos ha tenido un desbarre tremenendo -ahí está la inmensa alegría mostrada por Javier Esparza como evidencia- según nos cuenta esta nota publicada en Noticias de Navarra:


Tramita con UPN, PSN y PP una ley contraria al Gobierno y a la mayoría sindical

A. Irisarri / Iban Aguinaga

El desmarque de I-E con respecto de las fuerzas del cambio a cuenta de la lista única en las oposiciones para docentes va a provocar, con toda seguridad, que las aspiraciones del Departamento de Educación de acabar con la segregación lingüística se vayan al traste.

Es lo que cabe suponer después de que la Mesa y Junta del Parlamento de Navarra admitiese ayer a trámite una proposición de ley (denominada Reguladora del acceso a la función pública docente) con la que el PSN quiere determinar por ley que la concurrencia a los exámenes de profesorado se haga “a través de convocatorias distintas y separadas” y con “tribunales específicos y distintos” cuando a competencias lingüísticas se refiere. Es decir, que la ley (que se tramitó por sistema de lectura única y urgente y podría ser aprobada el 21 de diciembre) impediría la implantación de la lista única, algo que habría sido imposible sin el apoyo de I-E, que rompió la disciplina de voto del acuerdo programático en cuanto a leyes se refiere y se unió a UPN, PSN y PPN para boicotear una iniciativa del Departamento de Educación. El trámite, además, se produce contrariando la opinión de una mayoría sindical tanto en la mesa sectorial de Educación como en la general de Función Pública, aspecto que en esta ocasión y a diferencia de lo que pasó con la Ley de Policías no ha tenido ninguna importancia para I-E.

La proposición es meridianamente clara. Cuenta con un artículo único, una disposición transitoria, una final y un preámbulo inequívoco, en el que considera que la existencia de tribunales diferenciados para evaluar a aspirantes a funcionarios “garantiza la ecuanimidad, favorece a la comunidad escolar y posibilita igualdad de condiciones a los aspirantes a formar parte de los Cuerpos docentes que no poseen el dominio de ambas lenguas”. Por todo eso, considera que hay que “mantener y consolidar derechos de tanta importancia y arraigo en la Comunidad Foral”, y ve una “violación grosera de derechos” cualquier modificación. Y para eso se da con la fórmula de tribunales “por cada área de conocimiento o especialidad y por lengua”. Se establece, también, que la ley será de aplicación a partir de la publicación en el boletín oficial, y también para aquellas convocatorias iniciadas con anterioridad a su entrada en vigor siempre y cuando en dicha fecha no hubiera expirado el plazo de presentación de instancias de los aspirantes.

Para UPN, una “gran noticia”

Hasta tal punto fue la alegría de UPN que Javier Esparza consideró que la de ayer fue “una gran noticia”, porque “una mayoría parlamentaria dice que nadie tiene que tener ventaja por el hecho de saber euskera o no, y eso es importante”. El escenario es muy distinto no sólo para las fuerzas del cambio, sino también para el Gobierno. María Solana, consejera de Educación, lamentó que la iniciativa sea “un intento de que las cosas sigan como hasta ahora, de que se siga segregando por idioma al profesorado de esta comunidad”, al tiempo que supone “condenar” una iniciativa del Ejecutivo con el apoyo de la mayoría sindical. Pero todo eso da igual: si se aprueba en pleno con los votos de UPN, PSN, PPN e I-E, el Gobierno no podrá convocar oposiciones con lista única.

El portavoz de I-E, José Miguel Nuin, se escudó en que la medida va a favor de la igualdad de oportunidades y porque “hablarlo con el Gobierno ha sido imposible”. Unas consideraciones “muy graves” y que son “mentira” a juicio de Geroa Bai, que recordó en una nota que se han realizado reuniones desde 2016 y a través de su portavoz, Koldo Martínez, reprochó el doble rasero de I-E con docentes y policías. Para Adolfo Araiz (EH Bildu), la proposición transmite “la consolidación de un claro apartheid lingüístico”, por el cual “a los castellanoparlantes que saben euskera se les segrega y limita los derechos apartándolos en dos tribunales”. Tere Sáez, de Podemos, también explicó que el rechazo de su formación se debe a que la ley “no permite que una persona se presente en castellano y en euskera”, y dejó margen para que el Consejo Ciudadano opine.






°

Boro Ante la Araña

Les presentamos este artículo dado a conocer por Kaos en la Red en el cual se da a conocer la situación que vive estos días Boro, otra de las víctimas del aparato represivo del régimen borbónico bananero expresado en los juicios mordaza generados a partir de las distintas redadas en contra de personas que utilizan las redes sociales para dar a conocer su ideología, conocidas por el nombre clave Operación Araña:


Ter García

Primero fue en la manifestación convocada bajo el lema Jaque a la monarquía. Tres meses después, cubriendo el aniversario de la ocupación del gaztetxe Euskal Jai. Y cinco meses más tarde, en la segunda fase de la operación Araña. En total: tres detenciones en ocho meses.

Boro, periodista de la web de contrainformación La Haine, irá este jueves a juicio. Será el primero al que se enfrentará, en relación a la operación Araña, ya que la causa relacionada por el gaztetxe fue archivada al poco tiempo.

La Fiscalía pide para él un año y ocho meses de cárcel por un delito de enaltecimiento del terrorismo, además de 12 años de inhabilitación por publicaciones en Facebook en las que se condenaba la dispersión de presos vascos y la presencia de la Guardia Civil en Euskal Herria. Según explica a El Salto, una de las publicaciones por las que se le acusa es un mapa en el que se señalan con tricornios los cuarteles de la Guardia Civil bajo la frase “Mapa del terrorismo en Euskal Herria”. “Me acusan de frases como esa, dicen que solo publicar frases como esa ya es enaltecimiento”, señala.

El pasado 5 de noviembre entró en prisión Alfredo Remirez, la primera persona acusada de enaltecimiento. “Lo de Alfredo crea un precedente bastante feo”, lamenta Boro, quien señala también como mal augurio la ratificación por parte del Tribunal Supremo de la condena de Andeka Jurado –también detenido durante una de las operaciones Araña– a un año y medio de cárcel.

“Aparte de que esta sentencia se contradice con otras emitidas por el Supremo previamente, con ella se establece que simplemente retuitear puede ser considerado enaltecimiento del terrorismo. Es otro precedente macabro”, opina.

Sin embargo, es el juicio, aún sin fecha fijada, por la causa de Jaque a la monarquía el que más le preocupa. La Fiscalía le pide hasta seis años de prisión además de 6.200 euros en indemnización. La policía le acusa de atentado a la autoridad y de dos delitos de lesiones.

La manifestación Jaque a la monarquía tuvo lugar el 29 de abril de 2014. Después de que se desconvocara la movilización, gran parte de los manifestantes se dispersaron por el Paseo del Prado.

Según explicaba Boro a Diagonal en 2015, vieron cómo la policía bajaba empujando a gente, entre ellos a compañeros de prensa: “La tomaron con mi compañera a empujones y me dí la vuelta para ponerme en medio y tratar de impedir la agresión”. En ese momento, los agentes le tiraron al suelo e inmovilizaron. Varios periodistas acudieron al lugar para grabar la detención, pero la policía respondió agrediéndoles, según denunciaron cuatro de los periodistas en los juzgados, aunque la denuncia fue finalmente archivada. “Parece que no quieren investigar nada”, apunta Boro.

A pesar de haber transcurido ya tres años desde esa manifestación, aún no hay fecha de juicio. “Si salgo condenado en el juicio por enaltecimiento, iría con antecedentes al juicio de Jaque a la monarquía, esa es la jugada que han hecho”, apunta Boro, quien recuerda que, poco después de la operación, ABC publicó una noticia criminalizándole. “Me identifican en Madrid como periodista de La Haine y se ponen a fabricarme otra acusación”, concluye.





°