sábado, 22 de octubre de 2016

Alain Juppé y el Proceso

Bueno, según nos enteramos en esta nota publicada en Naiz, parece ser que en el estado francés sí existen quienes se dan por enterados de que en Euskal Herria existe una posibilidad abierta para un proceso de paz desde hace cinco años.

Y yendo un poco más allá, Alain Juppé, en el acto de reconocer las similaridades entre Corsica y Euskal Herria ha terminado por reconocer, tal vez sin darse cuenta, que París mantiene colonias en pleno siglo XXI y que impone su hegemonía identitaria y cultural sin miramientos.

Lean ustedes:


Alain Juppé estará este sábado en Euskal Herria. El candidato a las primarias en el centro-derecha, favorito en las encuestas para ser presidenciable, viene a hacer campaña en Baiona, Ziburu y Biarritz. En una entrevista con Mediabask expone su visión del nuevo paisaje territorial del Estado francés, su posición sobre las lenguas minorizadas y se declara abiarto al diálogo y al acercamiento de los presos en el marco del proceso de paz.

Goizeder Taberna - Bénédicte Saint-Andre

El alcalde de Burdeos, antiguo primer ministro del presidente Jacques Chirac, ha pasado en unos años de cabeza de turco de la derecha a gran favorito en las primarias. En Ipar Euskal Herria ha recibido el respaldo de numerosos electos de centro y derecha. A sus 72 años, asegura que aspira a ser presidente de la República durante un único mandato. Reproducimos parte de su entrevista con Mediabask, que en este enlace puede leerse íntegramente en francés. Juppé aborda no solo temas específicos de Euskal Herria, sino que también responde a preguntas sobre la UE, Escocia o los atentados de corte islamista.

Cuestionado por las lenguas minorizadas como el euskara, Juppé defiende que «la lengua de la República es el francés», pero añade que los otros idiomas «deben ser enseñados, hablados y continuar vivos. No son conceptos antagónicos». Ahora bien, tal y como hizo en su visita a Córcega, asevera que no es «favorable a la cooficialidad. En Francia no hay dos lenguas oficiales, solo hay una, que es el francés».

A la pregunta de «¿Es usted favorable al proceso de paz en el País Vasco», Juppé subraya que «por supuesto. Di la bienvenida al abandono de la violencia, que es execrable en toda circunstancia y que no es justificable. A partir de ello, el diálogo y la paz permiten construir nuevas relaciones que respetan la escecificidad de nuestros territorios».   Ante una hipotética elección como presidente francés, añade que «estaría totalmente abierto al diáologo con todos aquellos que lo desearan».

En cuanto a la situación de los presos, remarca que «tomé una posición en favor del acercamiento de los presos corsos, no voy a tomar una posición diferente en el País Vasco. No me voy a pronunciar sobre libertades condicionales porque no es una decisión del Ejecutivo, sino de la Justicia».





°