viernes, 31 de julio de 2015

Londres Deniega Extradición de Troitiño

Desde las páginas de El Mundo el periodista Mikel Segovia pide desechar cualquier legislación vigente así como declarar improcedente cualquier mecanismo garante de una nación soberana si de cazar vascos se trata.

Miren por ustedes mismos:


Londres niega la extradición del etarra por las 'lamentables' carencias de la solicitud española

Mikel Segovia

La justicia y la ley son en ocasiones el mejor aliado de un condenado. También para los etarras. No es la primera ocasión en la que los recovecos legales se convierten en el salvavidas de miembros de la banda huidos. Puede ocurrir por error en la petición del país demandante de extraditarlo, por rigurosidad legal del Estado refugio o por mera falta de voluntad del gobierno de turno. El último caso conocido ayer, el del etarra Antton Troitiño, -22 asesinatos, 24 años de prisión efectiva y casi 2.700 de condena total- responde a la primera de las modalidades, la del error.

Al menos así lo interpreta el juez Roger Thomas del Tribunal Superior de Londres quien ha denegado la extradición de Troitiño a España por considerar que la Justicia española no cumplió con todos los requisitos legales que marca la legislación británica para dar luz verde a peticiones de este tipo.

El propio juez califica de «lamentables» las carencias detectadas en la solicitud formulada por la Audiencia Nacional. En ella España no había incluido algunas de las exigencias que se habían incorporado en la Ley de Extradición británica de 2003, actualizada en julio de 2014. Fundamentalmente, las relativas a la cláusula que exige al país demandante de extradición que acredite y razone que la ausencia del procesado en su país es «el único motivo» que impide fijar fecha para celebrar juicio y avanzar en las diligencias.

Una decisión que por ahora permitirá a Troitiño seguir en el Reino Unido pese a la demanda por presunta pertenencia a banda armada que mantiene España sobre él.
Diferencias judiciales

Es la segunda ocasión en la que las diferencias judiciales juegan a su favor. Ya lo hicieron cuando tras ser detenido en Londres, en junio de 2012, se benefició de la anulación por parte del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de la llamada doctrina Parot -que establecía que los descuentos de pena por beneficios penitenciarios se aplicasen a cada una de las penas, no sobre el máximo legal de estancia en prisión-. La anulación del TEDH, el 21 de octubre de 2013, permitió que Troitiño lograra la libertad condicional de la que aún goza.

No es el único caso en el que las diferencias judiciales juegan en favor de los etarras. En noviembre de 2013 Bélgica negó la extradición de una etarra aduciendo dudas de que se garantizasen sus derechos humanos si se le extraditaba. María Natividad Jauregui permanecía huida desde 1979 y fue puesta en libertad.

El caso más llamativo es el de Iñaki De Juana Chaos. Localizado por EL MUNDO en una licorería de Chichiriviche, en Venezuela, las autoridades españolas han solicitado su extradición, sin que por ahora haya avances. Cuba es otro de los destinos donde se refugian etarras y cuyo gobierno y autoridades no satisfacen las peticiones de extradición de España, como en el caso de los dos etarras, José Ángel Urteaga y José Ignacio Etxarte.

Se estima que actualmente 300 etarras están refugiados fuera de España y de ellos alrededor de 90 tendrían causas pendientes. La mayor parte están en Francia y el resto repartidos por países como Venezuela, Cuba, México.







°

Represión Hispano-Mexicana Vascófoba




Vascos malditos

Josetxo Zaldua

Llegó el golpismo franquista a España desencadenando una guerra civil cuyas heridas siguen frescas en la península, porque ni socialistas ni derechistas tuvieron el valor cívico para arrojar luz y taquígrafos sobre semejante barbarie. Nació la diáspora republicana, los dizque perdedores, que se desparramó por países de Europa y América. En ese doloroso torbellino humano llegaron a México un grupo de locos y famosos futbolistas vascos. Era la selección de Euskadi.

Crearon escuela porque se entregaron a su nuevo país. Fueron fichados por los equipos mexicanos y dejaron su impronta: carácter, compromiso y lealtad con la tierra que los había acogido.

Esa diáspora llegó a este país por la generosidad y la visión de Estado del general Lázaro Cárdenas, presidente de México. Todo el exilio español, vasco y catalán le debe a Cárdenas la vida. Él les abrió la puerta de este generoso y fantástico territorio para que rehicieran sus destrozadas existencias. Y el llamado “exilio español” desparramó su fuerza y su inteligencia en agradecimiento eterno hacia su casa de acogida.

En las antípodas de aquellos tiempos inolvidables, hoy nuestro país prefiere ser gendarme del gobierno que se lo pida. Aclaro: no es el país, sino quienes lo gobiernan.

Floren Aoiz y Asier Altuna, vascos malditos, llegaron el pasado lunes al aeropuerto Benito Juárez y sin mayores explicaciones y con la elegancia característica de los agentes del Instituto Nacional de Migración, se les prohibió la entrada y los regresaron a Madrid, su punto de salida. Venían invitados oficialmente para participar en el anual Foro de Sao Paulo. A lo mejor quienes los invitaron deberían estar tras las rejas.

Son integrantes de un partido político legal llamado Sortu. Es la segunda fuerza en el teatro de la política vasca. Claro, el delito de Sortu es ser independentista. Aoiz y Altuna tienen pasaportes de la Unión Europea. Hasta últimas horas de la noche Migración no había dado explicación alguna. Son personas que se mueven libremente porque nada deben ni temen. Tan se mueven a sus anchas que ya están en sus casas después del bochornoso episodio vivido en México.

Salieron del aeropuerto de Barajas, ergo, habría que preguntarse por qué entonces la policía española no los apañó teniéndolos a la mano. Tal vez los abusados agentes de la migra mexicana pensaron que sus pares ibéricos son ignorantes, de modo que actuaron con la contundencia que los caracteriza.

En el País Vasco, por suerte, se vive un intenso y complejo proceso de paz. Llegó el tiempo de la lucha política, de la negociación, del entendimiento. Hay urgencia en el tejido social vasco por restañar heridas, profundas ciertamente, y eso pasa por crear las condiciones idóneas. Hay que facilitar, no entorpecer. Hay que construir, no destruir.

Y en esas México mete la cuchara en una sopa que no es suya. Queriendo o no, nuestras autoridades se pusieron del lado del derechista y gobernante Partido Popular para poner una piedrota en el proceso de normalización de la vida en el País Vasco.

Como dijo el clásico: “pero qué necesidad”.



Josetxo, él mismo integrante de la comunidad vasco-mexicana, sabe muy bien de lo que está hablando.




°

Carta de Protesta de Sortu por Deportados de México

Nos han enviado la siguiente misiva para su distribución por si alguien quiere apoyarla y difundirla:
 

Carta de protesta de los representantes de Sortu deportados de México cuando se dirigían al Encuentro del Foro de Sao Paulo
Ni acallarán nuestra voz ni quebrarán nuestros lazos con el Foro de Sao Paulo

Quienes firmamos, el representante de Sortu para América Latina Asier Altuna, y el director de la fundación Iratzar, Floren Aoiz, hemos visto impedida por las autoridades mexicanas nuestra entrada en el país y con ello nuestra presencia en el XXI Encuentro del Foro de Sao Paulo.

Para los movimientos sociales y políticos, para los activistas de los movimientos populares y la red de intelectuales de izquierda, para cuantos participamos de la construcción de alternativas de justicia social y de soberanía para las naciones, el Foro de Sao Paulo en una referencia imprescindible. Con asistentes llegados desde más de una veintena de países de América Latina y el Caribe, esta nueva reunión del Foro atraerá igualmente a representantes de otras latitudes, a organizaciones políticas que como Sortu, guardan estrechas relaciones con los movimientos políticos que participan de las diferentes luchas y experiencias de emancipación americanas.

Este Foro, al que acuden personas ligadas a fundaciones de pensamiento político y un elenco importante de intelectuales de prestigio, es un marco de referencia particularmente interesante para nuestra fundación, Iratzar, que en sus primeros pasos tiene su periscopio abierto para aprender y compartir ideas y debates que puedan servirnos para dar pasos en nuestro proyecto estratégico.

Estos fueron los motivos que nos llevaron a viajar en avión a Ciudad de México, asistir al Encuentro y aportar la visión de la izquierda independentista vasca. Un encuentro del que son anfitriones dos formaciones políticas, PRD y PT, con las que mantenemos relaciones que datan de tiempo atrás.

Sin embargo, a nuestra llegada al aeropuerto Benito Juárez fuimos interceptados por la Policía mexicana. Tan pronto como llegamos al control de pasaportes del aeropuerto nos condujeron a una zona separada, nos hicieron rellenar numerosos formularios y sin explicación alguna nos llevaron a la fila para embarcar en un vuelo de vuelta a Madrid. Ni siquiera pensaban decirnos que nos expulsaban: su intención era meternos en el avión sin mediar palabra, pero nuestras protestas y algunos problemas técnicos hicieron que tardaran algo más.

Asier Altuna fue obligado a dejar México en ese primer vuelo de vuelta, pero por razones que no se nos indicaron, Floren Aoiz fue retenido durante 16 horas sin permitirle usar el teléfono ni comunicarse con familia o amigos, para más tarde introducirlo sin explicación alguna en otro avión y conducirlo a Madrid. En todo momento se negaron a comunicarnos por escrito la decisión o hablarnos de sus motivos, remitiéndonos a la embajada de México en España. De este modo, no pudimos entrar en México y ahora estamos sabiendo que algunas otras delegaciones internacionales también han tenido problemas.

Íbamos al Foro de Sao Paulo y nuestra intención era aprovechar la semana para realizar diversas actividades tanto dentro del Foro como con otros agentes sociales y políticos mexicanos, como la Fundación Democracia, que había organizado un acto para este jueves en torno a la situación del País Vasco y la campaña por la libertad de Arnaldo Otegi y el resto de prisioneras/os políticas vascas.

De confirmarse la adopción de medidas restrictivas contra otras delegaciones, estaríamos ante un ataque mayor, una obstaculización clara y del todo denunciable a la propia reunión en tierras mexicanas del Foro de Sao Paulo por parte del Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, dirigente que,  como es conocido, mantiene estrechos lazos con el presidente español Mariano Rajoy.

Desde Sortu e Iratzar queremos trasladar por distintos medios nuestro malestar ante esta actitud incomprensible de las autoridades de México, tras la que puede imaginarse, por otra parte, la mano de los mandatarios españoles. Queremos cursar esta protesta tanto por vía diplomática como por vía política, haciendo partícipes de ella a los organizadores y asistentes del propio Encuentro del Foro de Sao Paulo.

En todo caso, nuestro esfuerzo principal se va a dirigir a seguir trabajando para que el mensaje de la izquierda independentista vasca, y la vocación de paz y de democracia del pueblo vasco se hagan escuchar como ya lo ha ocurrido en anteriores ediciones del Foro de Sao Paulo.

Recordemos que en el encuentro del Foro de Sao Paulo de 2012 ya se aprobó una resolución de apoyo al “nuevo tiempo político” abierto en Euskal Herria en la que se instaba expresamente “a los gobiernos y diferentes actores políticos interpelados en la resolución de la conferencia Internacional de Aiete-San Sebastián a adoptar políticas pro activas tendentes a afrontar un proceso de soluciones para las causas y consecuencias del conflicto político”.

En este sentido, queremos dejar claro que la izquierda independentista vasca seguirá cultivando relaciones políticas en América Latina, y particularmente en México, país que ha demostrado durante muchos años su solidaridad y, ello, pese a las interferencias y prácticas represivas que alienta el gobierno español del PP, decidido a no asimilar el cambio político puesto en marcha en Euskal Herria, un ciclo de transformación histórica que se ha abierto, en gran medida, por la determinación de la izquierda independentista, pero también por el respaldo poderoso de la sociedad vasca y de importantes actores de la comunidad internacional.

No nos equivocamos a la hora de atribuir responsabilidades sobre lo ocurrido, y sabemos que en México seguimos contando con sólidos apoyos para el proceso de liberación nacional y social vasco, y particularmente para el combate hoy prioritario para nosotras-os: el llevar a buen término el proceso de resolución del conflicto que aún mantiene lejos de casa a exiliados y presos vascos.

Tenemos muy presente que la capital mexicana acogió en octubre de 2013 el Encuentro Continental por la Paz en el País Vasco, en el que más de una docena de ex presidentes y jefes de gobierno del continente americano respaldaron la hoja de ruta marcada en la Declaración de Aiete.

Por más que lamentemos no estar presentes, tengan por seguro que la voz y el mensaje de Euskal Herria se escucharán en el XXI Encuentro del Foro de Sao Paulo. Y que México, de cuyas causas y sufrimientos los vascos nos sentimos tan cercanos, seguirá teniendo un lugar especial en nuestros esfuerzos por seguir ganando espacios para la paz y la democracia en nuestro país y en el mundo.

Queremos mandar un caluroso saludo a las personas y grupos presentes en este Encuentro, con el convencimiento de que si bien en esta vez nos han impedido participar, estaremos presentes y nos veremos en nuevos eventos.


Asier Altuna, representante de Sortu para América Latina
Floren Aoiz, director de la Fundación Iratzar




°

jueves, 30 de julio de 2015

Unidad Popular

Les compartimos al costo este texto publicado en las páginas de Gara:


Mauricio Rodríguez-Gastaminza Suárez | Militante de Antikapitalistak EH y miembro de Podemos Bilbao

Hace sólo unos días, personas vinculadas a la UPV-EHU y a diversos movimientos sociales, presentaron una iniciativa por el cambio y la autodeterminación en el ámbito político de la CAV y Nafarroa. La propuesta va dirigida a la construcción de un bloque electoral que englobe a Podemos, EH Bildu, Ezker Anitza, Equo y Movimientos Sociales. Descarta extenderla a PNV, PP y PSE, partidos que se identifican claramente con el inmovilismo social, político e institucional, que nos impide avanzar hacia un tipo de sociedad que represente las legítimas aspiraciones y reivindicaciones de este pueblo.

Si realmente queremos echar de las instituciones a los partidos que obedecen a los intereses de una minoría oligárquica, el único camino posible es la construcción de un bloque electoral de unidad popular que agrupe a todos los partidos, movimientos y personas que apuesten decididamente por un cambio social igualitario, justo y solidario. También entendemos que la fachada de esta alternativa para el cambio, se debería construir en torno a los movimientos, pasando la diversidad de siglas a un segundo plano aunque, éso sí, con el decido apoyo e implicación de los partidos que las representan.

Somos conscientes de las dificultades que conlleva ésta tarea, pero sólo con un repaso objetivo a la realidad social en la que nos hacen vivir, nos daremos cuenta que el esfuerzo merece la pena. Una mayoría de la sociedad vasca está pagando con su trabajo, sus impuestos y sus sacrificios no deseados, los obscenos beneficios de una minoría. La desigualdad, los desahucios, las costosas y gigantescas infraestructuras, la voracidad bancaria, los recortes de todo tipo, etc... son cuestiones vitales que afectan a toda la población, y si no conseguimos revertirlas, ésa misma población nos pasará factura, y con razón.

Apostamos, sin ambigüedades, por el derecho democrático de autodeterminación, ése derecho al que el PNV siempre está echando el freno, ya que sabe perfectamente que en una futura República de Euskal Herria, perdería su poder hegemónico y sus relaciones interesadas, económico-políticas, con la oligarquía española representada por el PPSOE.

Esta unidad popular debería de dotarse de un programa mínimo que pueda ser asumido por todas la fuerzas que vean deseable la confluencia electoral, pero que ilusione a la mayoría de la gente que desea un cambio radical, y no un mero maquillaje y cambio de gestos para la galería. Un programa que recoja, sin ambigüedades, una auditoría ciudadana de la deuda, un proceso constituyente que dé un giro de 180 grados al caduco marco institucional actual, una escuela pública de calidad, sanidad gratuita y universal, la profundización decidida del proceso de paz y una sociedad laica que termine con los actuales privilegios de la iglesia católica. Sería, como base de debate, el documento de 10 puntos, "Moviendo ficha", con el que Podemos se presentó a las pasadas elecciones europeas.

Por todo esto, creemos que utilizando la generosidad solidaria, todas las organizaciones progresistas, de izquierda, y que decimos representar a la gente de abajo, a las clases trabajadoras y populares, tenemos que hacer un esfuerzo real de confluencia, sepultar los pequeños matices y lograr ésa Unidad Popular que se necesita para una transformación radical de éste tipo de sociedad.

No queremos, que dentro de unas décadas, cuando los libros de historia traten sobre este trascendental periodo, nuestra descendencia descubra que se frustró una oportunidad única porque elegimos ser cabeza de ratón, en lugar de cola de león.






°

miércoles, 29 de julio de 2015

Placer | Pedagogía Política

Les compartimos este muy interesante texto dado a conocer en las páginas de Gara:


Félix Placer | Teólogo

Cuando las fiestas de tantos lugares invaden las calles de las ciudades y la tranquilidad de los pueblos, el tiempo veraniego sumerge a la sociedad en un ritmo diferente de relaciones y encuentros. Los problemas que parecen quedar ocultos en medio del bullicio y silenciados por el estruendo de las charangas, sin embargo no están olvidados. En medio de festejos populares se reivindican en carreteras y playas los derechos de quienes dispersados en cárceles estatales sufren las consecuencias de una política represiva. Las angustiosas situaciones económicas de quienes no pueden permitirse ningún gasto superfluo y hasta carecen de lo imprescindible para vivir, los estratos de marginación que relegan a personas y colectivos, negándoles sus derechos de ciudadanía y sistemas de protección urgen respuestas de justicia social. Se pide avanzar en el proceso de paz y normalización política. Se propone, ante las próximas elecciones generales, llegar a programas y candidaturas conjuntas en defensa de todos los derechos.

Por ello el espacio del verano no es un paréntesis para olvidar, sino para ver y sentir de otra manera la realidad que nos envuelve. Con formas de solidaridad festiva que se expresan en txosnas, en manifestaciones, en símbolos, en encuentros, en actividades que hacen de la fiesta un espacio de compromiso liberador, una expresión de esperanza de lo que a lo largo del año se reivindica, y de alegría compartida que celebra lo que se va consiguiendo a pesar de tantos obstáculos y dificultades.

A mi modo de ver, el tiempo festivo es también otra forma de aprendizaje, de interiorización de convencimientos, de renovación de motivaciones, que están latentes en lo más profundo de Euskal Herria y que se expresan en estos acontecimientos populares con especial libertad y espontaneidad. Porque la fiesta es, en muchas circunstancias, la forma que el pueblo tiene para manifestarse como es, para ser sujeto activo ante tanta manipulación e imposición. Por eso en las culturas de los pueblos, la fiesta se ha defendido, mantenido y practicado con sus símbolos más representativos y reivindicativos, expresiones múltiples, manifestaciones plurales. Porque no hay pueblo sin fiesta.

Por supuesto, también la fiesta ha sido invadida por el consumismo, los tópicos, los estilos de diversión estándar, los espectáculos sin contenidos. En definitiva por una política que invade cualquier espacio de libertad para imponer sus normas, ritmos, expresiones, sus superficiales modelos evasivos.

Por ello es preciso reivindicar la fiesta como espacio privilegiado de libertad popular. Porque al pueblo no se le puede imponer nada. Es el pueblo soberano quien debe expresar lo que siente y quiere, de forma autodeterminada y libre, desde sus derechos colectivos, desde la ética solidaria.

Modelos educativos magisteriales y directivos, políticas impositivas de formalidad representativa, incluso controles eclesiásticos moralizantes, han tratado de impedir al pueblo pensar por sí mismo y le han inoculado un pensamiento único, reforzado por el sistema capitalista con medios tecnológicos que invaden todos los espacios y edades. Las actuales formas de gobierno, las leyes dictadas contra la libertad de expresión, el control judicial y policial han estructurado una política ante la que hoy parece levantarse una oposición que, tras los éxitos alcanzados en las urnas, quiere ofrecer un cambio en profundidad, otra manera de convivencia ciudadana para lograr objetivos consensuados de forma participativa. Así lo ha expresado, al menos, el nuevo gobierno de la Comunidad Foral de Navarra. Es el modelo a buscar y la línea a seguir.

Para ello se requiere una nueva actitud pedagógica. Pienso que es el primer cambio político para recuperar convicciones olvidadas o que han sido relegadas y hasta suprimidas por las formas de gobierno hasta ahora impuestas.

Recordando a Inmanuel Kant es preciso incentivar, impulsar a las personas, a la sociedad, al pueblo hacia lo que el pensador alemán definió como clave de la ilustración: «sapere aude», es decir, tener valor para servirse de su propio entendimiento, pensar por sí mismo, sin dependencias. Fue Horacio, quien propuso este lema; ya Sócrates había insistido en la necesidad de conocerse a sí mismo, como mayeútica de la verdad, de la ética y decisión libres. Por tanto cualquier política que imponga un modelo único de referencia o impida esa libertad emancipadora, es falsa y manipuladora, anuladora de la personalidad.

Por supuesto, muchas personas así lo practican o, al menos, lo intentan a pesar de los múltiples condicionamientos y de la falsa cultura impuesta que recorta formas de pensar o dicta el pensamiento único y hasta pretende imponer la identidad uniforme. Bastantes más ni siquiera se lo plantean y se dejan llevar o se sienten incapaces de reaccionar ante la imposición política, ideológica e identitaria que incluso llega a convencerles de que lo que les hacen pensar y les dicen que son es lo que libremente deciden. El espejismo de la libertad es, en nuestra sociedad, lo que conduce a las masas para hacerles creer que siguiendo esa apariencia encontrarán satisfacción a sus necesidades económicas, sociales, culturales y hasta existenciales. Para comprobarlo basta referirse al modelo económico de recuperación de la crisis impuesto por el capitalismo y aplicado por el gobierno.

Una nueva política requerirá además medios pedagógicos nuevos. No sólo en la enseñanza. Debe alentar y facilitar la expresión popular en una democracia auténtica que nunca puede ser suplantada por la representatividad de una clase política desacreditada.

La auténtica pedagogía es creativa, generadora de nuevos estilos, formas, modelos, relaciones. Frente a un modelo político pedagógico único, alejado de la sociedad, de sus necesidades, impositivo y directivo es preciso crear estilos y formas nuevas de participación donde, por ejemplo, los movimientos sociales, grupos vecinales, asociaciones, iniciativas populares tengan participación real y decisoria. Ante la anulación de muchas de estas presencias activas, por la sencilla razón de que no interesaban a los políticos de turno o a sus partidos, una nueva política será tal si logra recuperar ese potencial perdido que se expresa en una pedagogía del diálogo abierto, plural y crítico.

Es necesario recuperar esta relación pedagógica en amplios sectores sociales donde se ha perdido la conciencia política, es decir, la convicción de que nosotras y nosotros somos el sujeto político fundamental y no los políticos profesionales en quienes se ha delegado hasta el pensamiento que, sin embargo, es personal e intransferible. Se ha intentado despersonalizarnos políticamente para reducirnos a sujetos dependientes y, con nosotras y nosotros, a Euskal Herria.

Decidirse a ser quienes somos en ideas, relaciones, comportamientos, decisiones, es un ejercicio de independencia dialogante, de existencia libre, de personalidad propia. La nueva política prometida debe devolver al pueblo, a Euskal Herria, su derecho a ser sujetos de decisión con la convicción de que solo una persona que piensa con independencia podrá optar por la independencia.

Un decisivo y festivo desafío pedagógico.






°

Testimonio de Tortura

Les compartimos este comunicado publicado en Kaos en la Red:

 

Testimonio de la detención de una militante independentista vasca

Beatriz Etxebarria relata en primera persona el momento de su detención, el viaje de traslado a Madrid y los cinco días de incomunicación.

Sobre las 4:00 de la mañana del 1 de marzo de 2011 revientan la puerta. Me agarran del pelo y me llevan en volandas al salón. Estoy en sujetador y no me dejan ponerme ropa durante el registro. En el salón me reducen con violencia y en el sofá me intentan poner las esposas. Se enfadan porque me quedan pequeñas. Me dicen mientras sigo sentada en el sofá: «Ya verás qué cinco días vas a pasar».

Me mareé un poco durante el registro del trastero. Me agarran muy fuerte del brazo, me dejan marcas. Me ponen esposas de cuerda y me las van apretando cada vez más.

Al salir de casa me amenazan: que no mire ni hable con mi pareja. Me llevan donde estaba el coche y me prohíben mirar el registro.

Me llevan al forense de Bilbo: me miran bien, tengo marcas en las muñecas de las esposas, tenía las venas hinchadas, y algún rasponazo. Los brazos rojos, por la forma de agarrarme, y agarrotados.

Me montan en el Patrol. Me obligaban a cerrar los ojos y me los tapan ellos mismos con la mano. Escucho cómo hablan de encontrarse con otro coche.

Paran. Un guardia civil, que se hacía llamar el Comisario, viene a buscarme y cambiamos de coche. El de ahora no es un Patrol, es un coche normal por el espacio y la altura al entrar. El Comisario empieza a gritarme al oído y a amenazarme: «Soy militar y estoy entrenado para matar». Me dice que tengo dos opciones: hablar desde el principio, o no. Noto cómo sacan una bolsa y me la ponen encima de las manos Durante el viaje a Madrid me dan golpes y collejas en la cabeza, y constantes amenazas. Me dicen que va a parar el coche y «te voy a poner en pelotas, te tiro a la nieve y te voy a abrir en canal». El Comisario se quita la chaqueta y empieza a restregarse contra mi cuerpo. El otro policía que estaba a su lado «apacigua» a El Comisario pero también me amenaza. Me hacen «la bolsa» dos veces de camino a Madrid.

En la comisaría había diferentes habitaciones: en una escuchaba los gritos del resto de detenidos y había otra que estaba más abajo que me daba la sensación de que estaba aislada, y ahí el trato era todavía peor. A la primera la llamaré la «habitación dura» y a la otra «la muy dura».

Siguen las amenazas y El Comisario me mete a una celda y me dice que piense bien qué voy a hacer. Me sacan de la celda y me llevan al forense.

Son sobre las 20.30 del martes. Le relato que estoy siendo torturada. Me vuelven a llevar a la celda.

Me llevan a la «habitación dura». Allí oía gritos del resto de detenidos/as. Me sientan en una silla y me mojan las manos, mientras escucho ruidos de algo que parecen electrodos. Cuando estaba en la celda también escuchaba esos mismos ruidos. Me dicen que tengo que hablar y me empiezan a quitar la ropa hasta dejarme totalmente desnuda. Estando desnuda me echan agua fría por encima. Me vuelven a poner la bolsa hasta tres veces seguidas. Me amenazan con hacerme la bañera. Estando desnuda, me ponen a cuatro patas encima de una especie de taburete. Me dan vaselina en el ano y en la vagina y me meten un poco un objeto. Sigo desnuda y me envuelven en una manta y me dan golpes. Me agarran, me zarandean y me levantan del suelo.

Me vuelven a llevar a la celda hasta la mañana del miércoles, cuando vuelvo a visitar al forense. Le cuento algo sobre el trato al que estaba siendo sometida y su actitud fue mala.

Vuelvo a la celda y allí trato de «descansar» un poco. Después de pasar un rato, viene El Comisario y me lleva a la sala «muy dura». Allí me vuelve a desnudar. Me estira del pelo, me da golpes en la cabeza y me grita al oído que es militar y que está entrenado para matar y que «te voy a destrozar toda por dentro para que no puedas tener pequeños etarras».

Me vuelven a llevar a la celda y después de estar allí, al forense. No le cuento nada, al ver cuál había sido su actitud en la última visita en la que cuestionaba el relato de torturas que le había hecho.

En los interrogatorios siempre había mucha gente. Una vez conté hasta siete voces diferentes. Me amenazan constantemente con mi pareja (al que escucho cómo está siendo torturado). También me amenazan con detener a mi hermano. Me dicen que como no haya trato no sólo van a detener a mis padres, sino que también van a llevar a mi abuela «en bragas y que se la iba a follar».

El anteúltimo día El Comisario me vuelve a desnudar. Tira una manta al suelo, grita y me dicen que me van a violar, otra vez. Me da la impresión de que él se empieza a quitar la ropa, escucho cómo se quita el cinturón. Entonces, al que llamaban Garmendia intenta tranquilizarle, lo saca de la sala en la que estaban y escucho cómo hablan. Garmendia entra otra vez en la habitación y me dice que le prometa que voy a declarar.

El último día tuve hasta seis interrogatorios. La segunda declaración policial la hago el sábado a las 5:40. Después no me vuelven a desnudar y la agresividad era menor, incluso llegaron a decirme si quería ver a Iñigo.

Las amenazas no cesaron hasta llegar a la Audiencia Nacional. En el furgón, El comisario, que estaba sentado a mi lado, me dijo que tenía que ratificar delante del juez la declaración.

Durante todo el periodo de incomunicación, salvo cuando iba donde el forense, estuve con los ojos tapados con diferentes antifaces. Había alguno de látex que tenía una especie de polvo que ellos decían que si abría los ojos me iba a quedar ciega. Yo sí notaba que cuando me lo quitaban (para ir al forense) me picaban los ojos durante un rato. Cuando estaba con El Comisario me ponían otro antifaz que era como de terciopelo.

Durante la incomunicación estuve sobre todo con tres policías (El Comisario, El Inspector y Garmendia, que era menos salvaje), aunque durante los interrogatorios solía haber mucha gente siempre en la habitación.

Ante el juez negué la declaración policial y denuncié haber sido torturada.




°

martes, 28 de julio de 2015

Transición Respetuosa con El Ogro

El asunto destapado por el general Manuel Fernández-Monzón Altolaguirre con respecto a la farsa denominada "la transición" va cobrando vida.

En este reportaje publicado en El Mundo se ahonda un poco más en la parte que le tocó jugar al Sr. X en todo el asunto de ponerle una mascareta pseudo-democrática al régimen franquista.

Aquí lo tienen:

 

'No olvidaremos jamás a Carrero Blanco; de nuestra boca no saldrá una crítica contra el almirante'

La rotunda frase es... de Felipe González

La clave estaría en el suegro. El padre de Carmen Romero, la ex esposa de Felipe González. El buen hombre, Vicente Romero, comandante médico del Ejército del Aire, fue también concejal del Ayuntamiento de Sevilla cuando el endocrinólogo y médico personal de Carrero Blanco (Juan Fernández) era alcalde en la capital hispalense...

Y por eso, en el libro El sueño de la Transición, que son las memorias del general Manuel Fernández-Monzón -trabajó de enlace con los servicios de inteligencia de la CIA en España- hay un capítulo con título rotundo: El almirante eligió a Felipe González: de Toulouse a Suresnes.

Y por eso también la frase con la que se titula este texto. Se la dijo González a Fernández-Monzón: «No se preocupen ustedes, que no olvidaremos nunca a Carrero Blanco. Soy perfectamente consciente de ello» [que Carrero intermedió para que el marido de Carmen Romero fuera el futuro líder del PSOE en detrimento del PSOE histórico de Llopis].

Las memorias del general Fernández-Monzón quieren ser un homenaje a «los militares y los servicios de inteligencia que la hicieron posible» [la Transición], y con los que él trabajó desde el servicio de inteligencia de la Presidencia del Gobierno. A las órdenes del almirante Carrero, según Monzón, y mediante el diálogo con los opositores, consiguieron que aceptaran la reforma los partidarios de la ruptura o del inmovilismo, mayoritarios. Diálogos como el que sigue explican cómo hasta Carrero aceptó que no todo, en contra de lo que decía Franco, estaba «atado y bien atado».

-Están ustedes enredando mucho con todo esto de la democracia y de los partidos.

-Desengáñese, almirante, que no hay más democracia conocida en el mundo que la democracia liberal de partidos. Esto así no se le puede dar al rey.

Tanto como había sido valiente la actitud de mi compañero -relata Monzón-, fue simbólica la del almirante, al arrojarle a la cabeza el ejemplar de las Leyes Fundamentales que tenía para su uso personal, gritando:

-¡Eso no lo pone aquí!

«Salimos corriendo y el libro pegó en el quicio de la puerta. El día que murió Carrero cogí aquel libro descuadernado y me lo llevé como recuerdo. El almirante reaccionaba con violencia, pero comprendió que había que ir a un sistema de partidos». Quizá no haya mejor símbolo de cómo se impulsó, desde dentro de las instituciones franquistas y por alguno de sus principales responsables, aunque a regañadientes, el diseño de la Transición.

Para redactar estas memorias el historiador Santiago Mata ha cotejado los recuerdos del octogenario militar con la documentación que conserva. Lo que sigue es el relato sobre la influencia de Carrero en la elección de González al frente del PSOE. El capítulo De Toulouse a Suresnes: Carrero «eligió» a F. González:

«En el comité nacional del PSOE reunido en Bayona en el verano de 1969 comenzó la amistad de Nicolás Redondo y Enrique Múgica con Felipe González y la colaboración entre vascos y andaluces del PSOE. En el congreso de agosto de 1970 en Toulouse, González defendería la renovación basada en los socialistas del interior, ganando la votación. El congreso de 1972, también en Toulouse, registró ya el enfrentamiento con Rodolfo Llopis -representante de los 'históricos', herederos del PSOE de la República-, adoptándose las resoluciones renovadoras, aunque la dirección quedara en manos de un colectivo donde Nicolás Redondo era primus inter pares. Entre estos dos congresos tiene lugar la intervención de Carrero a favor de González.

El apoyo extranjero del PSOE, y por tanto de Felipe, dependía entonces de Willy Brandt, quien ya en 1974 sería acusado de ser agente de la CIA precisamente por un exagente, llamado Víctor Marchetti, en un libro que tituló La CIA y el culto de la inteligencia.

Brandt actuaba como presidente de la Internacional Socialista, y el PSOE sería también apoyado por Gustav Heinemann, uno de los fundadores de la CDU democristiana que se pasó al SPD, socialdemócrata, fue ministro de Justicia y desde 1969 a 1974 presidente de la República Federal de Alemania.

Felipe González sabía muy bien que cuando se planteó la dicotomía entre el PSOE histórico de Llopis, en el exilio, y el PSOE renovado, Carrero fue definitivo al decirle a Heinemann que por favor rogara a Willy Brandt que aceptara como partido socialista (español en la Internacional) al renovado. Esto es tan cierto que, cuando yo se lo recordé a Felipe González el primer día que hablé con él, en un restaurante de la calle Santa Engracia, me dijo: 'No se preocupen ustedes, que no olvidaremos nunca a Carrero Blanco. Soy perfectamente consciente de ello, de nuestra boca no saldrá jamás una crítica contra el almirante'.

Y lo han cumplido, curiosamente, entre tanta barbarie de 'memoria histórica'. Ha sido como si se respetara esa consigna. El contacto de Carrero con Gustav Heinemann se debía a que habían sido ministros de la Presidencia al mismo tiempo, y cuando Carrero le insinuó que había que favorecer a los de dentro, los del sector renovado en el caso del PSOE, Heinemann se lo comentó a Brandt. A mí esto me lo dijo el propio Carrero. Y Felipe González estaba al cabo de la calle, no sé si porque a él se lo diría Willy Brandt.

La protección siguió después del asesinato de Carrero. El asunto de Isidoro -nombre 'de guerra' de González- es uno de los más divertidos. Casi un año después de la muerte de Carrero, pudo viajar a Suresnes porque, a la ida, nadie le pidió el pasaporte, que tenía requisado, y a la vuelta sólo fue retenido unas horas. Y cuando al regreso de Suresnes lo detienen en Sevilla, el gobernador civil, Hermenegildo Altozano, recibe la orden tajante de la Presidencia del Gobierno de ponerlo en libertad inmediatamente. El policía sevillano, que estaba encantado de haber detenido al secretario general del PSOE clandestino, asombrado, lo liberó, sin entender bien lo que estaba pasando. ¿Lo explicaría que su entonces novia, Carmen Romero, era hija de Vicente Romero, coronel médico del Ejército del Aire y concejal en el Ayuntamiento de Sevilla, siendo alcalde el médico personal de Carrero, Juan Fernández Rodríguez García del Busto?

González llegó al poder en el congreso de Suresnes (11 al 13 de octubre de 1974). Por cierto, en nada mostraba su adhesión a los principios de una Transición reformista: de él saldría una resolución abogando por la ruptura democrática y otra por el derecho a la autodeterminación de las 'nacionalidades y regiones' que configuran el Estado español. Las contradicciones de Felipe y del PSOE en Suresnes permanecen hasta hoy».

La izquierda, después de que Carrero le hizo al PSOE el enorme servicio de reconocer al sector de Felipe González, que provocó su agradecimiento in aeternum, se encontró de golpe con la mayor unidad de la historia, y, enfrente, nada, porque no se podía reconstruir la CEDA. González es el que mejor lo entendió, en beneficio de su partido, del país y suyo como líder. No le avergonzó que quien le proporcionara la legalidad y el liderazgo socialista fuera Carrero .

En la calle, el enfrentamiento del PSOE contra la UCD parecía una lucha agria. Pero una cosa son las palabras y otra los hechos de fondo. González sabía que desde 1972, cuando entró en la Comisión Ejecutiva del PSOE, hasta 1974, cuando se le nombró secretario general, estaba siendo apoyado. Por eso al presentármelo en 1974 Enrique Múgica, me dijo esa frase ya anotada y que estoy dispuesto a escribir mil veces: «Usted verá que jamás saldrá de labios de un socialista una palabra contra el almirante Carrero Blanco...».

Carrero no eligió a Felipe, pero ayudó, a través del ministro de Justicia y presidente alemán, Gustav Heinemann, para que Willy Brandt, presidente de la Internacional Socialista, diera al sector renovado del PSOE la patente socialista. Después fue cosa de los socialistas del interior elegir a Felipe.



Ahí lo tienen, el falangista Felipe y su suegro franquista. Esperemos que todo esto repercuta en que Baltasar Garzón ya no sea tan sinvergüenza al hablar de estado democrático en sus bonitas entrevistas con Pablo Iglesias (otro que está relacionado con el PSOE de Suresnes).





°

Continúan las Extorsiones


No ha sido suficiente con convertir a la UEFA en un brazo represivo más del régimen, ahora es la propia Españistán la que ha procedido a extorsionar al Athletic de Bilbao, al FC Barcelona, etc, etc, etc... y aún están a la búsqueda del inventor de los silbatos.

Lean esta nota publicada en Deia:


La pitada al himno español cuesta 18.000 euros al Athletic

Antiviolencia impone la multa más baja al club bilbaino, ya que castiga al barça con 66.000 y a la Federación con 123.000. carga contra los colectivos soberanistas, multados con 890.000

U. Muñoz

Dos meses después de la imponente pitada que el himno español se llevó por buena parte de los asistentes a la final de Copa, con Felipe de Borbón como testigo de excepción en el palco, la Comisión Antiviolencia decidió ayer proponer una serie de multas económicas a todos los actores que de una u otra manera se dieron cita en el Camp Nou. No hubo cierre de San Mamés, como algunos auguraron, pero el órgano dependiente del Gobierno español quiso lanzar un aviso a navegantes a base de euros. Sobre todo a las plataformas soberanistas catalanas que instaron a acallar la interpretación del himno. A todos se les acusa de “transformar el espectáculo deportivo en un escenario de reivindicación política mediante actitudes intolerantes, generadoras de riesgo en el propio recinto (por los antagonismos políticos que podrían haberse suscitado de producirse reacciones contra aquéllas) y en el futuro (al generarse la falsa identificación, en todo el territorio nacional, de una determinada condición política por parte de los aficionados de los clubes intervinientes)”. En total, casi 1,1 millones de castigo para Athletic, Barcelona, Federación Española de Fútbol y colectivos como Catalunya Acció. Una lista de agraviados en la que el conjunto rojiblanco, viendo cómo han sido tratados el resto, es el menos afectado, ya que Antiviolencia propone una multa de 18.000 euros. Eso sí, la máxima legalmente aplicable por los hechos de los que se le acusa a Ibaigane.

El secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, y el presidente del Consejo Superior de Deportes, Miguel Cardenal, justificaron las diferentes sanciones. Al Athletic le reprocharon “la inacción y falta de colaboración mostrada respecto de las convocatorias, efectuadas por diferentes entidades y que fueron expresamente advertidas, para realizar en el recinto deportivo diferentes actos de reivindicación política, algunos de ellos de contenido intolerante, con ocasión del partido”. Aunque el ambiente entre las dos aficiones en las gradas fue festivo durante todo el encuentro del pasado 30 de mayo y no se registró ningún incidente, Antiviolencia arremete contra el Barça. A la entidad blaugrana le impone 60.000 euros de multa por incumplir, a su juicio, las obligaciones “exigibles al diseño y ejecución del dispositivo de seguridad y los controles de acceso, determinante de la mezcla de aficionados de las aficiones rivales y de la introducción y encendido de objetos prohibidos (varias bengalas) en el interior del recinto deportivo”. Además, el conjunto catalán deberá abonar otros 6.000 por el mismo motivo que el Athletic, aunque en su grado mínimo atendiendo parcialmente las alegaciones formuladas por el Barcelona, que aportó las declaraciones públicas previas a la final por parte de algunos directivos en distintos medios de comunicación, “reconociendo lo improcedente de la convocatoria y de las conductas auspiciadas, solicitando expresamente respeto”.

La Federación Española de Fútbol, como organizadora principal del evento, tampoco se va de rositas. Su presidente, Ángel María Villar, enemistado desde hace tiempo con el CSD, tendrá que pasar por caja. Concretamente, se enfrenta a tres multas que suman 123.000 euros.

Las mayores multas son para once colectivos independentistas catalanes, especialmente para Catalunya Acció, que se enfrenta a un castigo de 100.000 euros “en calidad de instigadora de la convocatoria y por el reparto de silbatos efectuado para maximizarla”. Mientras que su presidente, Santiago Espot, ha sido castigado con 90.000. Asimismo, las otras diez entidades amonestadas deberán abonar 70.000 cada una. Las reacciones políticas no se harán esperar. 



Y es así pues como el estado español, camorrista por antonomasía, se dedica a extorsionar a vascos y catalanes. Neocolonialismo le llamarían algunos, tardocolonialismo otros... para el caso es igual.

Sobra decir que ni el Athletic de Bilbao ni el FC Barcelona promovieron la pitada, hay situaciones a las que no necesitas invitar a la gente a hacer, lo hacen de mil amores y de motu propio.
 




°

Albert Woodfox

Washington acostumbra usar el garlito de los Derechos Humanos en contra de Cuba. La prensa internacional, sumisa a los designios estadounidenses, ni tarda ni perezosa replica todo lo que en este sentido salga de las agencias informativas yankis.

Pero la realidad es muy otra y Cubainformación nos da como muestra este botón:


José Manzaneda | Coordinador de Cubainformación

Los grandes diarios nos presentan al Gobierno de EEUU como el valedor de los derechos humanos en Cuba,  asunto que sería uno de los “temas espinosos” en su actual diálogo bilateral. Y lo hacen desde un cinismo que impresiona.

Porque, a la vez, nos cuentan que el Senado de EEUU acaba de prohibir métodos de tortura aplicados sistemáticamente, durante años, como la “alimentación rectal” o el ahogamiento simulado.

En la revista médica The New England Journal of Medicine leemos que médicos, psicólogos y abogados a sueldo de la CIA elegían a los presos “aptos” para ser torturados. Incluso que diseñaron sus propios métodos de tortura... sin muerte.

También sabemos por la gran prensa que EEUU es el país con más personas en prisión: 2.300.000, de ellas casi 50.000 condenadas a cadena perpetua. Y que en 44 de sus 50 estados se aplica el régimen de aislamiento... hasta 23 horas al día. 80.000 reclusos se encuentran hoy en esa situación. El militante de las Panteras Negras Albert Woodfox lleva la friolera de ¡43 años en régimen de aislamiento! ¿Se imaginan lo que dirían los medios si un solo preso en Cuba llevara aislado 43 años?

Entre enero y mayo de este año, 385 personas –más de dos al día- fueron asesinadas por la policía en EEUU, según datos aportados por el mismísimo The Washington Post. Entre 2003 y 2009, 4.813 personas murieron bajo custodia policial. Pero en los medios, nada de esto es definido como “brutalidad policial” o “represión política”. Términos que, sin embargo, son llevados a titulares si en Cuba uno solo de los llamados “disidentes” sufre alguna herida durante un arresto.

El Presidente Barack Obama reconocía recientemente el error en un ataque mediante drones en la frontera entre Pakistán y Afganistán. Y es que –a diferencia de las 1.063 víctimas civiles locales ocurridas en otros ataques- en este murieron dos cooperantes occidentales, un estadounidense y un italiano. ¿Se imaginan que el Gobierno cubano llevara a cabo centenares de ejecuciones extrajudiciales con la misma impunidad que el de EEUU?

Quizá entonces los medios ya no presentarían al Gobierno de Washington como el valedor de los derechos humanos en Cuba, sino más bien... al revés. 

.
.







°

Entrevista a Arantzazu Amezaga

Les compartimos esta interesante entrevista publicada en Deia:

 

Arantzazu Amezaga: “Hay que devolverle a Navarra su alma primordial vascona”

La escritora vasca presenta nueva novela, donde desgrana los trágicos hechos que desembocaron en el nacimiento del Reino de Navarra

Iñaki Mendizabal Elordi

Incitada por su padre, el escritor Bingen Ametzaga, se aventuró en la lectura y acabó firmando sus propias historias, basadas casi siempre en capítulos relevantes de la Historia de Euskal Herria. Arantzazu Amezaga regresa ahora a las librerías de la mano de 778 Orreaga (Txertoa). El nacimiento de un reino, donde describe de una forma peculiar la invasión peninsular de Carlomagno y la respuesta que obtuvo por parte del pueblo vascón.

¿De dónde le viene esa afición por la Historia vasca y la Historia en general?

-Nací con esta inclinación humanística, fomentada por aita, Bingen Ametzaga, conocido traductor al euskara y autor de varias obras propias, exiliado en 1937 y muerto en Caracas en 1969. Cuando me tocó elegir carrera universitaria derivé a Biblioteconomía y Archivos, Escuela de la Facultad de Humanidades y Educación de la Universidad Central de Venezuela, una carrera novedosa entonces, que convenía a mis intereses: por un lado me tecnificaba en la investigación bibliográfica y su ordenamiento, por otro, podía desarrollar este impulso de escribir que llevo dentro. No recuerdo ni un solo día de mi vida en que no haya escrito, a lápiz y pluma de niña, a máquina de joven, en el ordenador en mi edad madura.

¿Recuerda alguna anécdota curiosa al respecto?

-Hay una que repetía aita. Me enviaron a los cinco años al colegio en Montevideo, entonces era pronto, y me fui muy contenta pero volví enrabietada. Cuando aita me preguntó, temblando, qué me había pasado para tal cambio de humor, le respondí: ¡Es que no me han enseñado a leer ni a escribir! Ya entonces quería leer todos los libros de la biblioteca del exilio de mi padre.

¿Por qué ha elegido para esta nueva novela la historia de la emboscada de Orreaga?

-Ha sido un tema recurrente en mi vida y al radicarme en Navarra, en 1972, y vivir cerca de Orreaga, acompañar a mi marido Pello Irujo en los actos conmemorativos del milenario de la batalla (1978), y que dicha batalla diera origen a nuestro reino... son impulsos afectivos y efectivos. También me impresiona el poder de la Literatura: La Chanson de Roland, un bellísimo poema épico, el cantar de gesta más antiguo escrito en romance europeo, que leía de niña en Montevideo; transforma a los aladides derrotados por los vascones, en héroes, incluso se bautiza el desfiladero con el nombre de Carlos, futuro emperador de Europa. Así, desde el siglo XI y hasta hoy.

He visto la bibliografía de ‘778’, pero, ¿ha hecho algo más para documentarse? ¿Le ha resultado difícil recabar información al respecto?

-He tenido un asesor de excepción, doctor en Historia, Xabier Irujo, que es mi hijo. En esta novela he contado con la información válida que me ha proporcionado y así me ha evitado una exhaustiva labor de archivo. He tenido más tiempo para recrear personajes y situaciones, para el deleite de narrar.

A la hora de contar la historia, ha tomado cierta distancia y se ha ido hasta el siglo XIII; así, el acontecimiento se desvela de la mano de un maestro vidriero y sus discípulos. Una técnica sutil para mostrar un mundo lejano y oscuro...

-Es una historia en dos tiempos. La del maestro y su labor en los vitrales de Chartres, siglo XIII, y el fluir de la historia en el tiempo de la batalla y la creación del reino, siglo VIII. El maestro vidriero hace una recreación histórica de los episodios que van a representar en cristales de colores. Tiene que aceptar y realizar la historia según los relatos oficiales, pero le va brotando la realidad de los hechos que ocurrieron en el incipiente Reino de Pamplona.

Las vidrieras de la Catedral de la Asunción de Nuestra Señora son la excusa para contar lo que se recuerda de Orreaga. ¿Le ha servido esta técnica para completar un relato con tan pocas referencias históricas contrastadas?

-Sí. Una es la historia que se escribe oficialmente, que nos llega de la mano de estados poderosos, apoyados por una literatura florida. La otra es la historia cotidiana que apenas se refleja en documentos. He ido muchas veces al desfiladero, recreando la batalla en mi mente, con su horror, su apocalipsis... Y lamentado otras tantas veces que aun Navarra siendo reino independiente hasta 1512, careciéramos de un monje como Turoldo que cantara la gesta tal como no fue, como hicieron los carolíngios. Y aún así impacta. Arturo Campión hizo un bello poema en euskera, Orreaga, y creo que hay una pastoral también. Hay que novelar, hacer poesía, además de investigar nuestros sucesos. Un pueblo es también memoria. En eso, los vascos hemos sido descuidados, empujados por nuestras condiciones políticas.

En la novela, usted les da gran importancia a los personajes. Algunos aparecen con todo lujo de detalles, incluso psicológicos. ¿Resulta difícil ponerse en el lugar de alguien que vivió en el siglo XIII o en el VIII?

-Los seres humanos no hemos cambiado nuestros instintos básicos. Aunque sí que en el fragor de la novela, mientras una va escribiendo, imaginando, hay que despojarse de las comodidades que consideramos imprescindibles en el siglo XXI; entonces no había electricidad, ni automercados, ni transporte de gasolina… Los caminos eran trochas, y la peste y la muerte estaban cercanas, los poderosos comandaban guerras de primavera y edificaban catedrales para su glorificación, con el sudor del pueblo. Pero esto último ha sido así hasta hace poco. Aún hoy es una realidad.

También ha querido darle cierto tono romántico que contrasta a veces con la dureza de los hechos (la toma de Iruñea, por ejemplo).

-Sí, para que el lector tenga un punto de reposo. La vida no siempre es negra ni blanca ni rosa del todo.

Dicen todos los escritores que la atmósfera es vital en una novela. ¿Le da mucha importancia a esa virtud intangible de todo buen relato?

-Iruñea, la vieja Iruñea maitia, está ahí. Orreaga a cincuenta kilómetros de casa… y en estos momentos políticos - que una iba acertando- me era fácil llegar hasta el hogar de Enekoitz, vivir lo que estaban programando aquellos hombres y mujeres para el futuro del país de los vascones. Veníamos, a no olvidar, del Ducado de Vasconia.

Alguna vez he escuchado que un país sin novela histórica es un país manco. ¿Cree usted que la novela histórica ayuda a crear país?

-Por supuesto. Los ingleses son maestros en ello. Su gran escritor, Shakespeare, es un relator de sucesos históricos, Jane Austen da realidad a la sociedad de su siglo. Además, a todo el mundo no le es posible, y menos en el trajín de la vida diaria de hoy, leer libros de historia. Una novela es más entretenida y sirve para leerla a la última hora del día. Nos aleja de la realidad a veces monótona de nuestra existencia, nos lleva hacia atrás, hacia nuestros antepasados y sus vivencias. Creo, visto mi propio caso con 778, que los historiadores deberían acercarse más a los novelistas o los novelistas a los historiadores y hacer de nuestra magnífica historia un suceso vivaz, digno de orgullo. Pocos pueblos contienen en su memoria el significado del Árbol de Gernika y del Malato.

Nafarroa estrena ahora una nueva etapa política, después de tener un Gobierno que ha dado la espalda al resto de territorios vascos, siendo ellos los verdaderos y genuinos vascones que describían los escribas e historiadores romanos (Estrabón, Tito Livio...). ¿Por qué cree que en las últimas décadas se ha negado esa realidad histórica?

-Ha habido lamentables sucesos políticos, personajes nefastos que han desvirtuado, con fines perversos y egoístas, nuestra historia y confraternidad. Hemos malgastado cuarenta años en una trifulca sin sentido que han desmentido las estadísticas. Es curioso: las matemáticas nos daban la razón. Nos comportamos como pueblos afines en el asunto social, en el cultural. Pero hay que revisar la historia y los museos, y darle a Navarra lo que es de Navarra. Devolverle su alma primordial vascona.

La Real Compañía Guipuzcoana, las guerras carlistas, la rebelión suletina de Matalaz, la Zamakolada vizcaina, la conquista de la vieja Navarra... ¿En qué nueva ‘empresa’ está pensando ahora?

-Se me ocurren muchas cosas y tengo poco tiempo. Eso me parece. Me gustaría hacer una novela del exilio vasco, tan ejemplar, de nuestra guerra del 36, de tantas cosas. Aunque he escrito mucho, bordeando esos temas, me temo que muchos me consideren una pesada.




°

domingo, 26 de julio de 2015

Franquismo Descarado

La versión catalana de Carlos "Joffrey Baratheon" Urquijo ha hecho de las suyas, mostrando al mundo que la Españistán Borbónico Franquista es muy capaz de mostrar su fascismo sin complejos.

Lean esta nota publicada en InfoLibre:

 

El Gobierno homenajea a los excombatientes franquistas que ayudaron a Hitler

La delegada del Gobierno en Cataluña, María de los Llanos de Luna, presidió un acto de celebración del aniversario de la Guardia Civil en el que se entregó un diploma a los excombatientes de la División Azul
Ibon Uría

La delegada del Gobierno en Cataluña, María de los Llanos de Luna, participó el pasado día 11 de mayo en un acto de celebración del aniversario de la Guardia Civil en Cataluña en el que se rindió homenaje a la Hermandad de combatientes de la División Azul. Llanos de Luna entregó un diploma a los representantes de esta unidad de militares franquistas, que sirvieron junto al ejército alemán de Hitler durante la Segunda Guerra Mundial. La celebración tuvo lugar en el municipio de San Andreu de la Barca (Barcelona).

Según informa directa.cat, los exintegrantes de la División Azul acudieron al homenaje vestidos con indumentaria falangista. El acto fue presidido por Llanos de Luna, aunque también estuvo presente el alcalde del municipio, Enric Llorca, del PSC.

Las asociaciones relacionadas con la Memoria Histórica han expresado su rechazo a lo ocurrido. "El PP mantiene el discurso de que la sociedad ha decidido mirar al futuro, sobre todo cuando se plantean exhumaciones de víctimas. Pero cuando se trata de homenajear a un divisionario que formó parte de los favores de Franco a Hitler en contraprestación por lo ocurrido en la Guerra Civil, esta es la forma del PP de mirar al futuro", ha asegurado Emilio Silva, presidente de la Asociación para la recuparación de la Memoria Histórica (ARMH).

"El homenaje es una muestra del sistema de impunidad del franquismo en un país que no reconoce a las víctimas y que continúa ensalzando la figura de los criminales. En Alemania, por ejemplo, esto sería impensable", ha dicho Edurne Rubio, del Foro por la Memoria.

ERC pide explicaciones al Gobierno

El diputado Alfred Bosch i Pascual, de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), ha pedido que el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, comparezca en la Comisión de Interior del Congreso para explicar lo ocurrido. "El acto no es sólo sorprendente, sino preocupante. ¿Qué opinión tiene el Gobierno sobre la presencia de su delegada en un homenaje a los combaientes que lucharon junto a los nazis? ¿Quién autorizó la realización de un homenaje en un cuartel de la Guardia Civil a combatientes nazis?", son algunas de las preguntas que formula la solicitud.

ERC, junto a ICV, el PSC y las CUP han pedido este jueves el cese inmediato de la delegada del Gobierno en Cataluña. El diputado Bosch (ERC) ha calificado de "uso banal del nazismo y el fascismo" lo ocurrido. Por su parte, el PSC ha asegurado que el homenaje es "un atentado contra la memoria democrática y la dignidad de las víctimas de la barbarie nazi". En referencia a la presencia del alcalde Llorca en el acto, el comunicado de los socialistas señala que "ni sabía ni pudo evitar" la entrega del diploma.

Son sólo dos los partidos que no han pedido que Llanos de Luna abandone su cargo: PP y Ciutadans. El presidente de C's, Albert Rivera, sí ha pedido explicaciónes a la delegada del Gobierno por su presencia en el acto, pero no la ha instado a dejar su puesto de delegada en Cataluña. "Actualmente la entidad está integrada por nostálgicos del fascismo", ha añadido en un comunicado el secretario general de la formación, Matías Alonso.

Por último, la Guardia Civil ha defendido que todas las asociaciones que acudieron al evento "están legal y debidamente reguladas e inscritas" en los organismos correspondientes y ha añadido en un comunicado que la naturaleza de las asociaciones presentes, incluída la Hermandad de combatientes de la División Azul, "se fundamenta en un contexto histórico, en absoluto ideológico".

Sin embargo, poco después, la Asociación Unificada de Guardia Civiles (AUGC) ha reclamado que Interior investigue el homenaje y que destituya de forma "fulminante" a todos los mandos que hayan participado en el acto. En un comunicado, la AUGC califica el acto de "reprochabel, trasnochado y rancio", y añade: "Ensucia gravemente la imagen que la ciudadanía tiene de la Guardia Civil". 



Como cereza en el pastel, las hipócritas declaraciones de Albert Rivera y Matías de Ciutadans así como el comunicado de los representantes de la muy franquista Guardia Civil.




°

Entrevista a Rosa Rodero

Reflexionar pese al dolor.

Por correo electrónico nos han hecho llegar el enlace a esta entrevista que Rosa Rodero ha concedido a nuestro amigo Danilo Albin, misma que ha sido dada a conocer en el portal de Público:


La viuda de Joseba Goikoetxea, el sargento de la Ertzaintza asesinado en 1993, denuncia que "la Asociación de Víctimas del Terrorismo tiene una gran cobertura mediática porque detrás está el Partido Popular. También muestra su disposición a dialogar con los que mataron a su marido. “Quiero saber qué piensan”, asegura.

Danilo Albin

Noja, cinco de la tarde. Sólo la sombra, ayudada por una leve brisa marina, alivia del calor a los turistas de este pueblo de la costa cántabra. La mayoría son vascos. Entre ellos está Rosa Rodero, una bilbaína que lleva 22 años viuda. Su marido, Joseba Goikoetxea, era un alto cargo de la Ertzaintza. También había militado en el PNV, lo que le costó el exilio y la cárcel durante el franquismo. Un 22 de noviembre de 1993, ETA acabó con su vida. Desde el minuto siguiente a aquellos disparos, Rosa empezaba a convertirse en un símbolo de aquellas víctimas que apuestan, de manera decidida y sin miedos, por el diálogo entre diferentes.

Tras varios meses de charlas y mesas redondas junto a ex presos de ETA y víctimas del GAL, esta mujer se muestra convencida de que ya no hay vuelta atrás. Poco le importan las críticas recibidas por los rostros más conocidos de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), un grupo que se ubica en las antípodas de su pensamiento. Frente a los intentos de frenar y bloquear el proceso de paz, Rosa Rodero toma aire, mira hacia el horizonte y se acuerda de su marido.

Pregunta: ¿Es posible superar el dolor o te acostumbras a vivir con él?

El dolor está ahí siempre. Lo que pasa es que hay otros factores, otras ilusiones, que te hacen salir adelante. Aprendes a vivir con ello y a llevar adelante tu vida, pero el dolor no se va. Lo tenemos grabado a fuego.

P: ¿Usted está en contacto con otras víctimas?

Sí, estoy en contacto con víctimas tanto de ETA como del GAL. También con presos de ETA. Respecto a las que somos víctimas de ETA, yo tengo mi pequeña cuadrillita de amigos que trabajamos en este ámbito. Somos tres o cuatro personas que hemos pasado por lo mismo, y siempre estamos ahí para cualquiera que nos llame.

P: ¿Has estado en alguna asociación de víctimas?

No. En Euskadi sólo existía COVITE, pero debido a mis creencias políticas, pues no me gustaba. Así que siempre he estado para toda y todo aquel que quisiera pedirme ayuda, pero como Rosa Rodero. Yo no hablo en nombre de nadie, porque cada víctima es un mundo, y es muy difícil hablar en nombre de ellas.

P: Lo que sí está claro es que las grandes asociaciones de víctimas tienen un discurso bastante diferente al suyo.

¿Cuáles son las grandes asociaciones para usted?

P: La AVT, por ejemplo.

La AVT no es una gran asociación. En su momento fue la única, pero no es “la gran asociación”. A partir del año 96 o 97, cuando la AVT empezó a hacer política, mucha gente se fue. El problema es que muchos no se borraron, pero en realidad están en otras asociaciones de carácter autonómico. Lo que sí tiene la AVT es una gran cobertura mediática, porque detrás está el PP. Su presidenta, Ángeles Pedraza, dijo recientemente que nunca había intentado ofender a ninguna víctima. Yo sí me he sentido ofendida por ella, que ha puesto todos los medios a su alcance para que yo no pudiese hablar. Incluso llegó a decir que tengo el Síndrome de Estocolmo. Pero no tengo ningún síndrome de nada: simplemente quiero la paz. Y ante ello, doy todos los pasos que tenga que dar.

P: ¿Alguna vez se sintió utilizada?

En algún momento, todas las víctimas hemos sido utilizadas. Sobre todo al principio, cuando estábamos fuera de nosotras. De todas maneras, yo llevo desde el primer momento con el mismo discurso. Tengo muy claro quién era y qué hacía mi marido. Y sé que lo que estoy haciendo es lo mismo que él habría hecho. No hay que olvidar que Joseba, por pertenecer a un partido político (el PNV), tuvo que estar fuera de España, exiliado, y luego tuvo que pasar por la cárcel. Tenía una filosofía muy clara, y es la que nos ha inculcado a nosotros. También decía que con odio no se podía vivir, y que se quería levantar Euskadi, había que dialogar.

P: ¿Compartiría una mesa con el comando que mató a su marido?

Me costaría, pero sí. Me gustaría hablar, ver lo que ellos piensan, y también lo que pensaban en aquel momento, si realmente conocían quién era mi marido.

P: ¿Les perdonaría?

A mí lo del perdón me parece absurdo. No tiene ningún sentido. Te piso, te hago un daño tremendo en el pie y te pido perdón. Pues tú me habrás perdonado, pero el dolor lo sigues teniendo. En su lugar, yo pienso en el reconocimiento que ellos puedan hacer del daño causado. Incluso los del comando que mataron a mi marido reconocieron ese daño, lo cual es un paso importante. Por mucho que yo perdone, no me voy a sentir mejor.

P: ¿Cree que la reconciliación es posible?

La reconciliación llegará con el tiempo. Primero tenemos que aprender más sobre convivencia.

P: ¿Cuál es la diferencia?

Hay que aprender a convivir, a que los presos que están en la calle poco a poco van a ir saliendo, y que van a vivir con nosotros en Euskadi. Sabemos que estamos viviendo uno cerca del otro, que nos podemos cruzar en cualquier momento, y que él pasará por su carril, yo por el mío, y todo con absoluta tranquilidad. También hay que aprender a escuchar: he hablado con muchos presos, y lo bueno es comprenderles un poco. Por decir esto no les estoy perdonando ni ensalzando, pero ellos también han pasado lo suyo. Hoy se han reinsertado, están trabajando y están educando a sus hijos en valores de paz.

P: ¿Qué papel deben jugar las víctimas en el proceso de paz?

Las víctimas estamos ahí, no se nos tiene que olvidar, pero nosotras no somos políticas. Si tú te quieres dedicar a la política, hazlo, pero no te dediques a la política porque seas víctima. No tiene nada que ver. Lo que sí pido a los políticos es que hagan cosas, que se muevan. Sobre todo al gobierno español, que no ha hecho absolutamente nada. Hay otro error que suele cometerse: que no empiecen con vencedores y vencidos. Aquí nadie gana ni nadie pierde. O perdemos todos, o ganamos todos. Si vuelven los asesinatos, habremos perdido todos. Ahora, si conseguimos que esto siga adelante, ganamos todos. El discursito de vencedores y vencidos no sirve para nada.

P: Usted ha participado en distintas iniciativas de Sare, la red ciudadana que defiende los derechos humanos de los presos de ETA y de otras organizaciones de la izquierda abertzale. ¿Por qué ha decidido apoyarles?

Estoy a favor de que los presos estén en lugares cercanos, porque el castigo de la dispersión lo sufre la familia. En muchos casos, se trata de madres y padres que se han visto en esta historia sin tener ni idea de lo que sus hijos hacían. Hay que comprender que las madres no justificamos a nuestros hijos -sobre todo cuando hay una muerte-, pero son nuestros hijos, y hagan lo que hagan, siempre les vamos a querer.

P: Hace algunas semanas, la Asociación-Plataforma de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo (APAVT) recurrió a los tribunales para tratar de impedir un acto de Sare, argumentando que iba a ensalzar a presos de ETA. ¿Cree que se ha abusado del concepto “Todo es ETA”?

Realmente sí. De Burgos para abajo, tú dices Euskadi y creen que todos somos asesinos, porque no conocen la realidad de este país. Por eso mismo queríamos que nos conociesen fuera, porque sólo conocen a un sector de víctimas que tiene unas ideas muy radicales, pero no al otro 50%, que tenemos otras ideas. También debo decirle que hay muchísimas personas que están en la AVT y que no están conformes con lo que hace su directiva. A ellos no les reúnen para preguntarles. En todo caso, es un modo de vida que se han buscado: en las asociaciones tienen sus sueldos, además de fondos del gobierno para que puedan hacer sus congresos y sus viajes. Están viviendo de eso, de la asociación. Mientras tanto, hay muchas víctimas que se han quedado con míseras pensiones. No hay derecho.

P: Sin embargo, el gobierno siempre se escuda en las víctimas para evitar determinados pasos.

Pues que se haga un referéndum en el que votemos todas las víctimas, de manera que podamos decidir qué es lo que queremos. Con el censo de víctimas que ya existe, a ver cuántas personas responden una cosa y cuántas responden otra. Ya veríamos cómo aquí se arreglarían muchas cosas.

P: Hasta ahora hemos hablado de víctimas de ETA, pero aquí también ha habido víctimas del GAL y de otros grupos parapoliciales. ¿Han recibido el mismo trato?

No, para nada. Aquí nadie ha pedido perdón a las víctimas del terrorismo de Estado.

P: ¿Un cambio de gobierno a nivel estatal podría dar un vuelco a todo esto?

No lo sé. Está claro que el PP ha tenido siempre su discurso sobre ETA, y que durante muchos años se ha valido de ETA para subir peldaños. Lo que sí creo es que ya no es cuestión de unos o de otros. Todos tienen que ponerse las pilas. Todos.






°

sábado, 25 de julio de 2015

Sangre Internacionalista Derramada en Suruç

Les compartimos este texto publicado en el blog Cuestionatelotodo:
 


La explosión se registró en una localidad cercana a la frontera con Siria, Suruc, cuyas autoridades denunciaron en varias ocasiones el respaldo del gobierno turco al Estado Islámico, engendro creado por Estados Unidos, Israel y la Unión Europea para desestabilizar aún más Oriente Medio, con dinero, pertrechos y entrenamiento.

Recientemente, la prensa turca denunció el paso por la frontera con Siria de camiones de las fuerzas de seguridad con armamentos para las agrupaciones terroristas que operan en el vecino país árabe, Siria.

La solidaridad mundial con la ciudad de Kobane, símbolo internacional de la resistencia contra el imperialismo y sus peones fascistas, como el citado Estado Islámico, preocupaba mucho a Washington, Bruselas y Telaviv, como también a Ankara, más interesada en acabar con la resistencia kurda que con los terroristas mercenarios al servicio del imperialismo.

Por eso los voluntarios y activistas que se concentraban en Suruc para ayudar a reconstruir Kobana y Rojava se conviertieron en objetivo: se trata, sin duda, de dar un aviso a los comunistas y otros grupos solidarios que, como pasó en España en 1936, están dispuestos a viajar a los paises víctimas del terrorismo capitalista, para echar una mano o, incluso, tomar un arma para defender a los agredidos. La complicidad del gobierno turco con el kamikaze que hizo estallar una bomba matando a 30 activistas e hiriendo a más de 100, la mayoría jóvenes, es evidente.

Aunque los medios de propaganda manejados por el imperialismo intenten hacer creer, como en la Guerra Civil Española, que los estados capitalistas son neutrales en el conflicto (recordemos las palabras de Churchill: “Los que están luchando son dos sistemas antagonistas en abrazo mortal. (…) Ninguna de las dos facciones representa nuestro concepto de civilización. Esta guerra no es cosa nuestra”), en realidad, como entonces, se trata de una guerra contra la clase trabajadora, frente a los pueblos díscolos, contra el comunismo, la solidaridad y la resistencia, y tanto Churchill ayer como los grandes autoridades terroristas de hoy siempre apoyaron, apoyan y apoyaran al fascismo, ese rostro desenmascarado del capitalismo.

Como sucedió después de la Guerra Civil española, las víctimas del fascismo jamás serán olvidadas hasta que se haga justicia, y los rostros de los caídos en Suruc serán, como los brigadistas internacionales de entonces, un modelo y una inspiración para continuar la lucha hasta la emancipación total de los trabajadores y de los pueblos.




°