martes, 4 de octubre de 2016

Pili Paga la F(r)actura

Pilar Zabala lo tenía todo para ser la lehendakari, pero prefirió hacer campaña a favor del jeltzale Iñigo Urkullu y hoy son los propios podemitas los que le cobran la factura.

Lean ustedes este artículo publicado en La Información:

Podemos Euskadi 'purga' a Pili Zabala y la deja sin la portavocía en Vitoria

El Consejo Ciudadano de la formación, por abrumadora mayoría, decidió que la 'cara' de los de Iglesias en la cámara de Vitoria sea el número tres en Euskadi, Lander Martínez.

Iñaki Etxarri
"Muchas felicidades@pili_zabala y compañer@s de Elkarrekin Podemos. Euskadi no se entiende ya sin vosotr@s". Esto escribía el Secretario General de Podemos, Pablo Iglesias, en su cuenta de twitter oficial la misma noche del 25 de septiembre, una vez que ya se conocían los resultados de los comicios autonómicos en el País Vasco. La formación morada había entrado con fuerza en la cámara de Vitoria tras cosechar 156.671 votos, el 14,83%, lo que le proporcionó 11 escaños.

Los resultados, sin embargo, quedaron muy por debajo de las expectativas de los de Iglesias, que no eran otras que pelear e incluso lograr el segundo puesto en las elecciones, que finalmente fue para EH Bildu, que consiguió casi 70.000 votos y siete parlamentarios más que Elkarrekin Podemos. Causa, que dentro de la propia formación, se achaca en buena medida, según fuentes internas, a una "desastrosa campaña de Pili Zabala, que no ha estado a al altura de las expectativas que se habían puesto en ella".

Así, la propia Pili Zabala ha sido la primera víctima de esa "desastrosa campaña electoral" y la candidata a lehendakari se ha quedado sin voz en el Parlamento Vasco y no será la portavoz del grupo, ya que el liderazgo en la tribuna recaerá en el Secretario de Organización del partido en Euskadi, Lander Martínez.

La medida fue adoptada por abrumadora mayoría por el consejo ciudadano de Podemos Euskadi, en su primera reunión tras las elecciones, con 22 votos a favor, tres en contra y dos abstenciones, en beneficio del número tres del partido enm Euskadi, toda vez que los dos líderes de la formación, Nagua Alba y Eduardo Maura, no fueron candidatos porque decidieron permanecer en el Congreso tras ser elegidos en las elecciones del 26-J.

Apartada de la portavocía, Zabala ha sido propuesta por el consejo ciudadano de Podemos como presidenta del grupo parlamentario, desde donde realizará principalmente labores “internas”.

Como explicamos, la decisión llega después de que Zabala haya despertado fuertes críticas a nivel interno por su campaña electoral, que ha llevado a Podemos a conseguir sólo dos escaños más que el PSOE y el PP, a pesar de que los socialistas y populares consecharon sus peores resultados históricos.

Y ea que Podemos había ganado en Euskadi el 20D y el 26J, pero la formación sufrió un duro varapalo el 25-S, al perder en apenas tres meses la mitad de su base social, un total de 180.000 votos, y quedarse a 17 asientos de los ‘jeltzales’.

En todo caso, desde Podemos Euskadi niegan que la decisión de no nombrar portavoz a Zabala esté relacionada con su papel en campaña, pero la maniobra es interpretada como un intento de arrinconarla por su papel fallido. Zabala ha pagado muy cara su falta de experiencia política y su equivocada estrategia de ponerse de perfil ante los temas clave de la realidad vasca, sin ofrecer propuestas de contenido ante los problemas que preocupan a la ciudadanía.

Sus comparecencias e intervenciones, en especial en el debate de los candidatos en la televisión pública, han carecido de fuerza. Precisamente, la primera alternativa que intentó la dirección de Podemos, la magistrada Garbiñe Biurrun, que es por su reconocida trayectoria profesional y sus tablas mediáticas, ha sido muy dura con Zabala, por liderar una campaña electoral "difusa" y "confusa". La jueza, que declinó el ofrecimiento de liderar al partido tras unas largas negociaciones, ha reclamado una "reflexión" a la formación morada.

Y es que el 'fracaso' electoral ha avivado las fracturas internas que vive Podemos en Euskadi y que siempre han permanecido latentes, si bien estas no habían pasado factura a la formación morada en las urnas hasta el 25S.






°