viernes, 14 de octubre de 2016

Auzolan por Rafa Díez

La encarcelación de Rafa Díez es una verdadera aberración, permitida únicamente por el colaboracionismo resultante del cheque en blanco otorgado al régimen español por la obsesión anticomunista de la post guerra.

A este respecto, les compartimos esta nota publicada en Naiz:

Amplísimo apoyo a la demanda de liberación de Rafa Díez

Una treintena de personalidades del ámbito político, económico, social, deportivo y cultural han suscrito un manifiesto en el que reclaman la revisión de la condena y la puesta en libertad de Rafa Díez, único condenado en el ‘caso Bateragune’ que permanece en prisión. Su salida está fijada para el 31 de agosto de 2017.
Los lehendakaris Juan José Ibarretxe y Carlos Garaikoetxea, el ex gobernador civil de Bizkaia con el PSOE Daniel Arranz, el expresidente del PNV Xabier Arzalluz, el ex secretario general de ELA Joxe Elorrieta, el ex secretario de CCOO Josu Onaindi, el exfutbolista Jesús Mari Zamora, el presidente de la asociación empresarial Garan, el ex director de la Cámara de Comercio de Gipuzkoa Félix Iraola y Antxon Lafont son algunas de las personalidades que han suscrito el manifiesto ‘Rafa gure artera’, que reclama la puesta en libertad de Rafa Díez, encarcelado en El Dueso y cuya salida de prisión está fijada actualmente para el 31 de agosto de 2017.

En un acto celebrado en Donostia, la ex secretaria general de EHNE y exdiputada de Amaiur Maite Aristegi y Daniel Arranz han glosado la figura de Díez y han destacado su aportación a la paz.

Los firmantes del manifiesto solicitan una revisión de la condena que le impusieron y, en consencuencia, su puesta en libertad inmediata, en un contexto de justicia transicional.

Iñigo Iruin, que ha intervenido como abogado y como amigo de Díez, ha denunciado, «con rotundidad y seguridad», la «injusticia» de su condena y ha explicado que amparan su petición de revisión en la reforma del artículo 579.bis del Código Penal que permite reducir las condenas en uno o dos grados cuando se trata de delitos de «menor gravedad».

A pesar de que su salida de prisión está fijada para el 31 de agosto de 2017, Iruin cree que podrá salir «un par de semanas antes» en virtud del cómputo en días de prisión de las dos comparecencias semanales ante la Ertzaintza que tuvo que hacer en los 17 meses que permaneció en libertad condicional para atender a su madre enferma, pero ha pedido que se revise la sentencia condenatoria para que «quede en libertad ya».

Ha señalado que, a la espera de lo que dictamine al respecto el Tribunal de Estrasburgo, el denominado ‘caso Bateragune’ es «un ejemplo de confrontación entre verdad histórica y judicial» y así ha sostenido que la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo «crearon su propio relato» sobre lo acontecido entre 2008 y 2009 en el seno de la izquierda abertzale y en la política vasca, y lo hicieron «totalmente al margen de hallazgos externos que les permitieran sustentar esa declaración de condena y, sobre todo, en clara divergencia con la percepción que de esos hechos tiene la mayoritaria de la sociedad vasca».

«La historia reconocerá que Rafa y los demás fueron protagonistas en el cierre de una etapa y que su condena no fue más que la respuesta política de un Estado obsesionado por enviarles a prisión», ha subrayado.

«Cinco familias condenadas a la tortura blanca»

En el acto también ha intervenido Naike Díez, hijo del ex secretario general de LAB, quien ha agradecido el apoyo recibido y ha denunciado que los condenados en el ‘caso Bateragune’ lo fueron «únicamente por su actividad e ideas políticas» y con las penas impuestas «cinco familias fueron condenadas a la tortura blanca y a la dispersión».

Ha remarcado que «no podemos quedarnos de brazos cruzados mientras el Estado español, el mismo que aplaude el proceso de paz de Colombia, retiene a presos gravemente enfermos en unas condiciones deleznables, bloquea o rechaza todo tipo de revisión de condena o permisos carcelarios o aplica la cruel política de dispersión a los allegados de los presos. Este discurso de vencedores y vencidos no es normalización política y menos paz consolidada».

A la presentación del manifiesto han asistido la actual secretaria general de LAB, Ainhoa Etxaide, así como una amplia representación del sindicato; Arnaldo Otegi, Patxi Zabaleta, Miren Zabaleta, Itziar Aizpurua, Oskar Matute, Marian Beitialarrangoitia, Ikerne Badiola, el periodista Xabier Oleaga, los diputados del PNV Joseba Agirretxea e Iñigo Barandiaran, Joseba Azkarraga, el portavoz de Independentistak Txutxi Ariznabarreta y Joxe Mari Agirretxe ‘Porrotx’, entre otros.






°