jueves, 15 de septiembre de 2016

Violencia Fascista a la Alza en Iruñea

UPN, formación política colaboracionista como pocas, se ha caracterizado por hacer todo lo posible para enrarecer la atmósfera política de Nafarroa, baste recordar el asunto reciente de su embestida en contra de María Solana, lo cual resulta cínica hipocresía tomando en cuenta la actitud que han tomado con respecto a la exhumación de los restos de los genocidas fascista Mola y Sanjurjo cuyos huesos, si por nosotros fuera, debieran ser arrojados a la basura.

Pues bien, con respecto a este tema les compartimos esta nota publicada en Naiz:

«Las diferentes expresiones autoritarias y fascistas que estamos padeciendo estos días son absolutamente inadmisibles, y son ejemplo de inercias, todavía hoy presentes, ancladas en el pasado». Así lo han señalado Iban Maia y Dani Saralegi en nombre de EH Bildu, en referencia a las pintadas, amenazas y pegatinas que grupos ultras vienen realizando en Iruñea.

Iñaki Vigor

Maia y Saralegi han recordado que la recuperación de la memoria histórica y la reparación y el reconocimiento de todas las víctimas han sido un «eje fundamental» en la acción política de EH Bildu desde que el Gobierno del cambio diera sus primeros pasos en Iruñea, y han señalado que el cambio del nombre de la Plaza de la Libertad y la exhumación de los restos de Mola y Sanjurjo son «dos pasos de gigante dados para cumplir con la legalidad en lo referido a la retirada de la simbología franquista del paisaje de Iruñea».

Tras señalar que con este tipo de medidas «se salda una deuda histórica que toda la ciudadanía de Iruñea teníamos con una parte de nuestra historia», han afirmado que Iruñea «no puede ser una ciudad de bandos, ni de sectores enfrentados, ni mucho menos dos ciudades en una».

«Iruñea –han añadido– es una ciudad con una diversidad enriquecedora, que tiene como base el respeto y la convivencia, más allá de las diferencias personales y colectivas en cualquier ámbito».

Por ello, han rechazado las «expresiones autoritarias y fascistas» que se vienen produciendo en la capital navarra, por considerar que «son fruto del nerviosismo de esos sectores que estaban acostumbrados a vivir con unos privilegios a costa de imponer y excluir al resto de la sociedad».

También han constatado que estas manifestaciones y actitudes «están rodeadas de un halo político, social y mediático intolerable y que han perdurado gracias a esa cobertura que durante décadas han tenido desde diferentes sectores privilegiados, así como desde las propias instituciones».

Junto a ello, han expresado el «compromiso» de EH Bildu para «continuar trabajando por el reconocimiento y la reparación de todas las víctimas, sin excepciones, como punto de partida para que la memoria se escriba con verdad, dignidad y justicia».

Por último, han invitado a UPN a «dejar atrás posiciones que son absolutamente incomprensibles y no tienen parangón en ninguna sociedad democrática, y a avanzar en la reconciliación y en la convivencia».

«Es hora de dejar atrás el rencor, el enfrentamiento y el pasado y empezar a mirar al futuro. Porque nuestra ciudad –han añadido Maia y Saralegi– necesitar generar amplios acuerdos y espacios propicios para el debate, el recuerdo y la reflexión que hagan más fácil el tránsito hacia la paz, la justicia, la reparación y la democracia».





°