domingo, 11 de septiembre de 2016

720 Respuestas Consensadas

En EH Bildu no descansan en su intentsa labor de amor hacia la sociedad vasca, como nos muestra este artículo publicado en Gara:

EH Bildu eligió un lugar tan emblemático como la Casa de Juntas de Gernika para presentar su programa de Gobierno, una hoja de ruta para la próxima legislatura que en términos cuantitativos se puede resumir en 720 medidas sectoriales y generales, 27 proposiciones de ley, 26 planes estratégicos, 19 consejos y comisiones ciudadanas, ocho observatorios, cinco consultas habilitantes, tres nuevas agencias y siete nuevos ámbitos de colaboración ínterinstitucional.

Frente al retoño del árbol centenario, y en presencia de tantos periodistas como turistas que siguieron con interés la comparecencia, Jasone Agirre, Miren Larrion, Maddalen Iriarte y Arnaldo Otegi expusieron las principales propuestas, que han sido compiladas en una revista que se repartirá entre la ciudadanía.

Rescate social, soberanía, paz, gobernanza y futuro aparecen como grandes epígrafes en un programa en el que en el apartado socioeconómico se plantean medidas como la creación un Sistema de Seguridad Social Vasco y de un Sistema Vasco Público de Pensiones, fijar la pensión mínima en 1.080 euros, regular por ley una Euskal Herria sin desahucios, establecer una jornada laboral de 35 horas, implantar un sueldo mínimo de 1.200 euros en todo el sector público (incluidas las subcontrataciones) e incrementar el peso del empleo público hasta un 21%, creando así, calculan, 40.000 puestos de trabajo.

Miren Larrion señaló que una justicia social real pasa poner al servicio de la gente la fiscalidad, la política financiera y los presupuestos y, en este sentido, expuso otras propuestas como la creación de un observatorio para hacer frente al fraude fiscal y un acuerdo para activar una fiscalidad fundamentada en la progresividad y la equidad. La coalición también apuesta por un acuerdo que, entre otras cosas, haga posible establecer un impuesto para la riqueza y las grandes fortunas.

Jasone Agirre detalló las cuestiones referentes a la cultura, la educación y la política lingüística, ámbitos en los que destacó el rechazo a la Lomce y al decreto Heziberri, y la reivindicación de un sistema educativo propio.

EH Bildu también propone subir el presupuesto de Educación al 5% del PIB, ubicar el área de Política Lingüística en el Departamento de Presidencia, «por su condición estratégica», y lograr que el euskara sea lengua de trabajo y servicios en toda la Administración, «con el objetivo de garantizar los derechos lingü̈ísticos de la ciudadanía».

Por su parte, Maddalen Iriarte centró su intervención en la cuestión de la gobernanza, la transparencia y la participación ciudadana, donde pueden hallarse propuestas como reducir «como mínimo» un 25% los sueldos del lehendakari y altos cargos del Ejecutivo, la puesta en marcha de plenos para el control ciudadano del Gobierno y el Parlamento y la creación de la ley ciudadana para la destitución de los cargos públicos.

La candidata por Gipuzkoa citó mecanismos para garantizar la participación ciudadana, como una Ley de Consultas, y apostó por otorgar a las políticas de participación un carácter estratégico y ubicarlas por ello en Lehendakaritza, así como dar a las administraciones locales la potestad de celebrar consultas.

Cuatro ejes para el futuro

Arnaldo Otegi fue el último en tomar la palabra en Gernika, «símbolo –destacó– de la resistencia vasca junto a Amaiur», y señaló que «sin derecho a decidir este país está condenado a la dependencia». En consecuencia, lanzó una propuesta con cuatro ejes: «Un Nuevo Pacto Social y Político suscrito por la mayoría política, social y sindical para implementar una hoja de ruta para la soberanía ciudadana; una propuesta para un Nuevo Estatus Político que incluya el reconocimiento de Euskal Herria y el ejercicio del derecho a decidir; una Consulta Ciudadana habilitante para la ratificación de la propuesta de Nuevo Estatus Político; y un Compromiso para respetar e implementar, independientemente de la respuesta del Estado, la voluntad sobre el Nuevo Estatus Político democráticamente expresada por la ciudadanía vasca mediante consulta habilitante».

En una intervención en la que enfatizó la necesidad de que presos y refugiados regresen a casa para lograr un escenario de paz real, el líder independentista destacó que EH Bildu es la única fuerza que en esta campaña expone la necesidad de un cambio estructural, y defendió que ese cambio debe llegar «desde abajo y a la izquierda».






°