sábado, 17 de septiembre de 2016

Las Maletas de Urkullu

Las maletas de Aznar, la vascofobia de Mendia y ahora ante el panorama que se va dibujando para el 25 de septiembre, la desesperación de El Aburrido ha terminado por revivir el fantasma de ETA.

En cinco años Urkullu, aunque en su momento dijese que se "había mojado", no ha movido un dedo en favor del proceso de DDR iniciado unilateralmente por ETA hace ya más de cinco años, proceso necesario para poder dar paso a su vez a un auténtico proceso de paz y reconciliación para Euskal Herria.

Su parsimonia le ha venido como anillo al dedo a Madrid que no solo no ha detenido su estrategia violenta en contra del pueblo vasco -la inhabilitación de Otegi, la detención de los comisionados por ETA para el desarme, la detención de los abogados, la persecución política a Hasier Arraiz, la continuidad en la práctica de la tortura en contra de militantes independentistas, la perpetuación de la política de dispersión del colectivo de presos políticos vascos y un largo etcétera- sino que incluso haya aprovechado para victimizarse así misma como dejó demostrado Esteban Beltrán al hablar de que aún hay "casos por resolver".

Aquí la nota publicada en Naiz:

Urkullu dice que impulsará un final de ETA «ordenado y con memoria»

El candidato a lehendakari del PNV, Iñigo Urkullu, ha anunciado que si es reelegido impulsará un nuevo Plan de Convivencia y Derechos Humanos, que plantea gestionar la agenda «pendiente» del fin de ETA para lograr que ese final sea «ordenado y con memoria».
El candidato del PNV a lehendakari, Iñigo Urkullu, ha participado este sánado en un acto electoral en la localidad guipuzcoana de Tolosa. En el mismo, ha anunciado que, si es reelegido, impulsará un nuevo Plan de Convivencia y Derechos Humanos, el cual plantea gestionar la agenda «pendiente» del fin de ETA para que este final sea «ordenado y con memoria».

«El alma de este plan es promover una convivencia integrada e integradora» según Urkullu, al considerar que «la vioencia es el pasado y la convivencia es el futuro». Por ello, ha asegurado que su partido trabajará desde Lakua en un proyecto que «mira al siglo XXI», que «incorpora la convivencia entre diferentes, la injusticia de los refugiados, la gestión positiva de la diversidad cultural y religiosa, la problemática de los delitos de odio, el terrorismo yihadista, la educación y la solidaridad o la participación social».

Con el nuevo plan, Urkullu se propone «dar continuidad» a lo realizado en este ámbito durante la pasada legislatura, en la que se puso en marcha el Instituto Gogora y se impulsaron, según ha señalado, «políticas de convivencia y educación para la paz de la mano de las universidades, del Consejo de la Juventud, de EiTB, de la Ertzaintza, del movimiento asociativo y de Donostia 2016».



ETA, estimado Urkullu, no necesita de ti absolutamente nada, solo has servido para estorbar.





°