martes, 20 de septiembre de 2016

'Internazionalismoarekin Bat!'

Vía Cubainformación les compartimos esta convocatoria a la solidaridad internacionalista:


Piden a fuerzas electorales vascas posicionamiento internacionalista de apoyo a países como Cuba y Venezuela

"Internazionalismoarekin bat!" (traducido del euskara, "A una con el Internacionalismo") es el título de la campaña que secundan doce colectivos vascos del ámbito de la solidaridad internacional, para que las diferentes fuerzas políticas que participarán, el 25 de septiembre, en las próximas elecciones de la Comunidad Autónoma Vasca, adopten una agenda de mínimos para que el futuro gobierno actúe desde una óptica solidaria e internacionalista.

El pasado 8 de septiembre, doce colectivos vascos que trabajan en el ámbito de la solidaridad con otros pueblos del mundo, llevaron a cabo una rueda de prensa frente al Parlamento Vasco, en Vitoria-Gasteiz, y una performance, en la que juntaron, de manera simbólica, las piezas de un puzzle con las banderas de diferentes pueblos en lucha, entre ellas Cuba.

Allí hicieron llegar a las diferentes fuerzas políticas que participarán, el 25 de septiembre, en las próximas elecciones de la Comunidad Autónoma Vasca, una agenda de mínimos que resume las peticiones de estos colectivos para que la acción del poder institucional entrante contenga un punto de vista claramente internacionalista.

Los colectivos participantes fueron AldarriCATuz, Amigos y amigas de la RASD, Askapena, Biladi, Bizilur, Círculo Bolivariano "La Puebla", Euskadi Cuba, Lumaltik, Mundubat, Newroz Euskal Kurdu Elkartea, Paz con Dignidad y TxiapasEKIN Plataforma Vasca de Solidaridad.

Agenda internacionalista de cara a las instituciones

Elecciones en la CAPV 2016

La solidaridad internacionalista es un principio fundamental desde el que la humanidad ha construido los principios éticos y políticos para la convivencia entre pueblos. Así es como, el internacionalismo consiste en relaciones de solidaridad de pueblo a pueblo en su lucha conjunta contra las causas estructurales que generan las injusticias, respetando siempre el principio de No-Injerencia. Unas injusticias que, en el marco del capitalismo mundializado en el que malvivimos, aumentan drásticamente día tras día.

Euskal Herria ha sido, a lo largo de los años, un pueblo que ha puesto en practica estos valores internacionalistas reivindicando la necesidad de trabajar en pos de una Euskal Herria internacionalista y de un mundo basado en relaciones solidarias entre pueblos soberanos. Así es como, tanto las campañas e iniciativas de solidaridad impulsadas por movimientos sociales y populares con procesos de emancipación a lo largo y ancho del mundo, como la denuncia de la conculcación de derechos individuales y colectivos perpetrada por las grandes potencias imperialistas se han convertido en un haber fundamental de la cultura política de nuestro país. Un trabajo cuya larga trayectoria ha permitido por lo tanto ahondar en relaciones respetuosas y solidarias con otros pueblos, acercando realidades diferentes pero unidas en nuestro afán de vivir en un mundo más justo e igualitario.

Ahora bien, las organizaciones y colectivos que firmamos este documento, entendemos que desde las instituciones vascas no se ha realizado un trabajo en este linea. En numerosas ocasiones se ha alimentado por pasiva o por activa las relaciones asimétricas de dominación que hoy en día imperan en el escenario internacional. En otras, se ha ninguneado o obstaculizado el trabajo que realizamos desde los movimientos sociales. Así es como, las muestras y expresiones de solidaridad internacionalista que se han generado en Euskal Herria han sido casi exclusivamente impulsadas desde la sociedad civil organizada y no se han visto ni respaldadas ni atendidas, ni mucho menos acompañadas por las instituciones competentes.

Por ello, en el marco de las próximas elecciones autonómicas de la CAV, queremos trasladar a los diferentes partidos políticos una agenda de mínimos donde se recoge nuestras exigencias de cara al desempeño del poder institucional desde una perspectiva internacionalista. Creemos inaplazable que desde las instituciones vascas se adopten unos compromisos mínimos en esta linea y se ponga en marcha una política institucional acorde con las exigencias recogidas a continuación.

1.- Derecho de autodeterminación de los Pueblos

El respeto del derecho de autodeterminación es un principio básico para las relaciones solidarias y fraternales entre todos los pueblos del mundo. Expresa la facultad de un pueblo para estructurarse libremente, decidir sus formas de gobierno y de relación con los otros pueblos del mundo y hacerlo sin injerencias externas y de acuerdo con el principio de igualdad. Así se expresa incluso en el derecho internacional, como en el Pacto internacional de derechos humanos.

Sin embargo son muchos los pueblos y naciones que ven coartado, prohibido y reprimido su derecho colectivo a decidir libremente su futuro por parte de estados autoritarios y, a menudo, con la connivencia de instituciones supraestatales como la UE y de la comunidad internacional. En algunos casos injusticias históricas siguen latentes como la terrible situación del pueblo saharaui en lucha por su derecho de autodeterminarse reconocido por las propias Naciones Unidas y brutalmente reprimido por Marruecos.

Es también el caso del pueblo palestino, cuyos territorios fueron ocupados ilegalmente y cuyas gentes sufren día a día el apartheid genocida del Estado de Israel, con la complicidad de los países occidentales y sus instituciones. En esta misma linea hay que ubicar la tenacidad y esperanza del pueblo kurdo, la nación sin estado más grande del mundo que lucha por el reconocimiento de sus derechos colectivos frente al criminal Estado turco. Un pueblo que está siendo masacrando en una guerra silenciada, mientras combate heroicamente la expansiva amenaza del ISIS en Rojava.

Finalmente, en el corazón de Europa y mucho más cercanos aunque distintos, son los casos de Escocia y especialmente el de los Països Catalans, naciones que también quieren decidir su futuro libremente, sin que a menudo este derecho democrático les sea reconocido.

Una política legislativa y una dinámica parlamentaria que se considere internacionalista y solidaria no puede mirar hacia otro lado cuando todos estos pueblos se ven pisoteados por parte de Estados que no respetan sus derechos democráticos colectivos y debe abogar por el reconocimiento del derecho de autodeterminación de todos los pueblos.

Por lo tanto, exigimos:

    ~ Solidaridad con Palestina mediante la adhesión a la campaña BDS y fin del acuerdo de preferencia entre el Gobierno Vasco y el Estado de Israel.
    ~ Brindar apoyo legal y económico a municipios y e instituciones locales que se vean enfrentadas a demandas legales por su legítima adhesión al BDS.
    ~ Poner fin a las relaciones institucionales, políticas, económicas y diplomáticas con el reino de Marruecos hasta que reconozca el derecho de autodeterminación del pueblo saharaui.
    ~ Denuncia de las políticas genocidas que está implementando el gobierno del AKP en Turquía, contra la población kurda y sus fuerzas políticas democráticas (HDP) junto al reconocimiento y apoyo activo a las instituciones democráticas kurdas en Kurdistán bajo administración turca.
    ~ Apoyo y reconocimiento institucional a las instituciones democráticas de Rojava (Kurdistán de Siria) que han instaurado un sistema de autogobierno democrático al amparo del paradigma del Confederalismo Democrático.
    ~ Solidaridad con el conjunto de la sociedad kurda que sufre durante décadas la dominación colonialista de los países que dividen su territorio.
    ~ Defensa del derecho a la libre autodeterminación del pueblo catalán y en concreto apoyo al proceso democrático por el cual Catalunya, como parte de los Països Catalans, camina para constituirse en una República independiente, así como el rechazo a los ataques a este proceso que pueda llevar a cabo el estado español.

2.- Procesos de transformación latinoamericanos y pueblos originarios

En las últimas décadas se han vivido cambios muy importantes para la integración, la soberanía y la independencia de los pueblos latinoamericanos.

Latinoamérica ha vivido y construido el proceso histórico de mayor emancipación y construcción de soberanía del último siglo frente a las políticas neoliberales, que ha supuesto en muchos países un ascenso de las fuerzas populares y progresistas; un fortalecimiento de la sociedad civil; una redistribución de la riqueza que ha reducido la desigualdad y la concentración en el continente más injusto y desigual del mundo; y un proceso de unidad e integración de Latinoamérica y el Caribe (ALBA, UNASUR o CELAC) que ha conseguido dar voz e importancia internacional a un continente tantas veces silenciado.

Frente a esto, está surgiendo un proceso injerencista, protagonizado tanto por las oligarquías neoliberales del continente como por parte de fuerzas externas lideradas por EEUU y la UE, que están intentando revertir los procesos de transformación latinoamericanos a través de los llamados “golpes de estado blandos” (como en Brasil recientemente), así como mediante técnicas de guerra económica y manipulación mediática.

Por otro lado, cabe destacar la importancia de la lucha de los pueblos originarios por su capacidad de trastocar toda la estructura colonial (política, ideológica, cultural) todavía vigente en la región. Su lucha por el "buen vivir", por el reconocimiento de sus derechos, territorialidad, historia, identidad, cultura, y formas de decidir y gobernarse se enfrenta a ataques por parte de gobiernos y empresas transnacionales que, con su modelo neoliberal extractivo de los recursos naturales, producen efectos medioambientales devastadores en los territorios que ocupan.

Por lo tanto, exigimos:

    ~ Rechazo a la injerencia extranjera y a los intentos desestabilizadores golpistas.
    ~ Apoyo institucional al proceso de paz en Colombia.
    ~ Apoyo institucional a la Revolución bolivariana de Venezuela y rechazo al respaldo desde instituciones de la CAPV a los miembros de la oposición venezolana relacionados con actuaciones desestabilizadoras golpistas.
    ~ Apoyo institucional a la revolución Cubana, para el levantamiento definitivo del bloqueo económico, financiero y comercial que EEUU sigue manteniendo sobre Cuba; así como para el abandono definitivo de la “Posición Común hacia Cuba de la UE” que continúa aún vigente.
    ~ Respeto a la soberanía territorial y devolución del territorio ocupado de Guantánamo.
    ~ Reconocimiento oficial de las instituciones de las que se dotan los pueblos originarios.
    ~ Reconocimiento institucional de la autonomía zapatista y sus distintas instancias de gobiernos autónomos así como apoyo al proceso de liberación de las mujeres indígenas en Chiapas.
    ~ Posicionamiento en clave de condena a los ataques militares y paramilitares a comunidades zapatistas así como la denuncia de la ocupación militar del estado de Chiapas.

3.- Injerencias imperialistas y refugiadxs

El imperialismo es la forma de dominación que adopta el capitalismo a nivel mundial. En efecto, el capitalismo se plantea como un proyecto de carácter global y violento en su búsqueda desenfrenada por las ganancias, combinando relaciones de dominación internas de clase y de genero con relaciones de dominación externas entre los Estados imperialistas y los países subordinados.

Así es como estos países están ubicados en la estructura económica mundial en función de las necesidades de las potencias dominantes, es decir obligados a cumplir un papel clave (reserva de de recursos naturales, fuerza de trabajo más barata, etc.) en la reproducción del sistema capitalista. Esta ubicación subordinada implica el robo y transferencia de ingentes cantidades de riquezas, el establecimiento de relaciones de dependencia productiva, comercial, financiera y cultural con la metrópolis, es decir una situación de total falta de soberanía.

Cuando la situación no se desarrolla acorde a sus intereses, los principales agentes de la estructura imperialista, los Estados, las transnacionales y los organismos internacionales, movilizan todos los medios a su disposición (político, económico y militar) para conseguir sus objetivos, dejando las leyes internacionales como papel mojado.

En este sentido, la OTAN es la organización político-militar que se ha convertido en la herramienta clave para el desarrollo actual de la estrategia imperialista occidental. Desde los bombardeos en la ex-Yugoslavia, pasando por las matanzas en Irak, Afganistán y Libia y el correspondiente saqueo de recursos realizado en esta región, la OTAN viene asegurando en las últimas décadas el blindaje político-militar que el bloque capitalista imperialista necesita para impedir cualquier cuestionamiento a su hegemonía mundial.

Las constantes intervenciones militares de las potencias occidentales en los países del Medio Oriente, creando caos, miseria y destrucción, son la principal razón de la ola de refugiados que hoy en día vivimos.

Por lo tanto, exigimos:

    ~ Asumir institucionalmente el rechazo mayoritario que la ciudadanía vasca le dio a la pertenencia a la OTAN en el referéndum del 86.
    ~ Rechazar las intervenciones de la OTAN.
    ~ Rechazar la presencia de fuerzas de la OTAN en nuestro territorio y apoyar a las instituciones navarras de cara el desmantelamiento del polígono de tiro de las Bárdenas.
    ~ Fiscalizar y no otorgar subvenciones públicas a las empresas armamentísticas y otras empresas trasnacionales vascas que causan estragos sociales y medioambientales en los pueblos donde desarrollan su actividad.
    ~ Rechazo a las actuales injerencias militares europeas en Medio Oriente y al reciente acuerdo entre la UE y Turquía.
    ~ Respaldo institucional y material a los y las refugiadas en Euskal Herria así como el compromiso para un política de asilo no restrictiva, generosa y solidaria.

4.- Medios de comunicación y transparencia institucional

Si bien el internacionalismo forma parte de la cultura de solidaridad vasca, constatamos que éste no se ha visto reflejado en su justa y necesaria dimensión ni en los espacios informativos públicos y masivos ni en los institucionales de Euskal Herria.

Se ha tendido a visibilizar las relaciones formales e intereses empresariales e institucionales, por encima de las muestras de solidaridad entre los pueblos.

Las informaciones sobre comunidades, pueblos, procesos y situaciones que para los canales de mayor consumo son consideradas de forma peyorativa alternativas o radicales y que en numerosos casos no son más que expresión y demanda de superación de las violaciones a los derechos de los pueblos y personas apenas encuentran reflejo en los medios de comunicación masivos que habitualmente consumimos l@s ciudadan@s vasc@s.

Constatamos la necesidad de reflejar pluralidad y diversidad de puntos de vista, e independencia en los medios, huyendo de la instrumentalización en defensa muchas veces de intereses injerencistas sobre diversas realidades y procesos que están desarrollando cambios.

De la misma forma, reiteradamente verificamos falta de transparencia y dificultades de acceso a la información respecto a visitas, reuniones, espacios, y acuerdos con organismos, gobiernos e instituciones que visitan Euskal Herria y que consideramos deberíamos poder participar en lo que respecta a las temáticas internacionales o con carácter de solidaridad.

Por lo tanto, exigimos:

    ~ Asegurar un trato objetivo y contrastado de la información en los medios públicos (EITB).
    ~ Fomentar la presencia y visibilización en EITB de los colectivos que trabajan la solidaridad internacionalista.
    ~ Establecer mecanismos para que todas las relaciones institucionales establecidas con instituciones extranjeras sean públicas y de fácil acceso.
    ~ Promover la participación de organizaciones que trabajan la solidaridad internacionalista en las comisiones en las que se trate temas de carácter internacional.

Firmantes:

AldarriCATuz, Amig@s de la RASD, Askapena, Biladi,  Bizilur, Círculo Bolivariano,  Euskadi Cuba,  Lumatik, Mundubat, Newroz Euskal Kurdu Elkartea, Paz con Dignidad y TxiapasEKIN Plataforma Vasca de Solidaridad con Chiapas

.
.






°