viernes, 30 de septiembre de 2016

Piromanía Carcelaria

Los presos políticos vascos no solo sufren violencia a manos de las instituciones del estado, en este caso el francés, resulta que también son víctimas de la violencia que generan los presos sociales en su lucha contra de las instituciones del estado.

Lean ustedes esta denuncia publicada en La Haine:


Con motivo de la situación de la cárcel de Valence, el Movimiento Pro Amnistía y Contra la Represión quiere informar sobre un hecho grave:

El pasado domingo, 25 de septiembre, varios presos de la cárcel de Valence se amotinaron, quitando las llaves de las celdas a los carceleros y haciéndose con el control de dos plantas de la parte central de la cárcel durante varias horas. Los presos amotinados, valiéndose de las llaves, comenzaron a abrir y a dar fuego a las celdas, entre ellas a la del preso político vasco Aletxu Zobaran, junto con la que también quedaron calcinadas todas sus pertenencias.

Hay que destacar que ninguno de los dos presos políticos vascos que hay en la cárcel de Valence (Aletxu Zobaran e Ibon Goieaskoetxea) se encontraba en ese momento en el lugar en el que se produjo el motín, puesto que ambos llevan 51 días en celdas de castigo y sin aceptar visitas para denunciar el hecho de haber sido alejados del lugar de residencia de sus familiares y el de que el Estado francés esté incidiendo en la dispersión entre los presos políticos.

Ésta es la nueva cárcel de Valence, que ha tomado el relevo de la vieja, es una cárcel experimental, prototipo del nuevo modelo de cárceles que quieren instaurar en Europa. Hasta que en junio llevaron a Ibon y a Aletxu, nunca antes ha habido ningún preso político vasco en Valence.

A todo lo dicho y según las informaciones que tanto Aletxu como Ibon nos han hecho llegar, deberíamos sumarle la actitud provocadora de los carceleros hacia todos los presos, con un acoso constante. Los cacheos ilegales se producen a diario, los abusos son incesantes, secuestran la correspondencia de los presos y están tensando la situación continuamente.

La responsabilidad del motín del domingo es de la dirección de la cárcel y también es esta dirección quien, no conforme con no garantizar la integridad física de los presos, la está poniendo en peligro. Por ello, si hasta ahora hemos exigido que se atienda a las reivindicaciones de Ibon y Aletxu, hacemos un llamamiento al Pueblo a que dé aún más fuerza a esa reivindicación. Les queremos en casa y en buen estado. ¡Aletxu e Ibon en lucha, nosotros y nosotras también!

Los presos políticos de Huelva en huelga de hambre rotativa por la libertad de los presos enfermos

Por otra parte, los presos políticos de Huelva cumplen 42 días en huelga de hambre rotativa para exigir la libertad de los presos enfermos. Aitzol Gogorza reavivó la preocupación sobre este tema cuando en agosto, él mismo y a pesar de estar enfermo, se puso en huelga de hambre.

Luego, los presos políticos de Huelva dieron inicio a esta lucha, incidiendo en que las verdaderas dinámicas de presión deben estar en la calle, ya que esa sería la única forma de sacar a la calle y vivos a los presos enfermos.

Tirando de ese hilo, los ex presos Joxean Kortadi y Fernando Lizeaga mantuvieron una huelga de hambre durante 20 y 25 días, y a esta niciativa se sumó la manifestación que fue duramente reprimida por la Guardia Civil en Etxarri.

Nuestro movimiento no quisiera dejar pasar la oportunidad de aplaudir la acción que la plataforma Iparra Galdu Baik llevó a cabo en el Zinemaldia de Donostia para reivindicar la libertad de Ibon Iparragirre y el resto de presos enfermos.

Para terminar queremos recordar que con el fin de dar más fuerza a la lucha de los presos de Huelva, hemos convocado una concentración el 8 de octubre a las 12:00 frente a la cárcel de Basauri con el lema “Huelvako presoak borrokan! Preso gaixoak askatu!”

En Euskal Herria, a 28 de septiembre de 2016.








°