sábado, 24 de septiembre de 2016

Aburrido y Bipolar

Urkullu, de tan aburrido, se ha dedicado a divertirse a sí mismo enunciando estupideces pro-españolistas a diestra y siniestra.

Lean ustedes este texto compartido en Facebook:
El Sr. Urkullu y su bipolaridad calculada

J.A.E.G.
Lo que voy a reflexionar a continuación es debido a una petición de unos amigos independentistas de izquierdas catalanes, ya que el dia de ayer oyeron una entrevista en la Cope del Sr. Urkullu ante la pregunta: ¿ Que opina acerca de tener la posibilidad de una Euskadi independiente en un futuro más o menos próximo?

Respuesta: ¿Pero hay algún estado independiente? ¿Es España independiente? ¿Son Francia o Alemania independientes?

Entre estas respuestas y lo que dijo un día antes respecto al proceso catalán afirmando rechazar la vía unilateral de los catalanes y diciéndole a todo un pueblo que no son realistas.

Por supuesto el Sr. Urkullu tuvo los aplausos del Sr. Albiol y del Sr. Rivera, de lo más granado del talante nacionalista español que existe.

El Sr. Urkullu ha ido perdiendo el norte según se avanzaba en la campaña y ahora al final de la misma nos obsequia con este esperpento.

Durante la campaña se ha pasado todo el tiempo hablando del acuerdo bilateral, el cual por cierto EHBildu , como primer paso está dispuesto a apoyarlo, lo único que se le ha planteado es que vamos a hacer si este paso no se puede dar y que plan se va a llevar a cabo. Ante esa cuestión ha salido por peteneras diciendo que eso es poner el carro delante de los bueyes, o cosas como las de la entrevista de hoy en la que se reafirma que la solución es reformar la legalidad actual para que se incorpore el derecho a decidir. Ante la pregunta sobre que tanto el PP como el PSOE ya han dicho por activa y por pasiva que no van a mover un dedo para aceptar el derecho a decidir, el Sr. Urkullu contesta que espera que el PSOE de el paso de lo que es un discurso electoral a otro.

De verdad que ante este tipo de declaraciones yo me rebelo, ya que puedo oir y respetar de forma democrática propuestas totalmente contrarias a las que yo pueda tener, pero lo que no permito es que me traten como un "pelele" del que sólo se requiere que deposite un voto en las urnas, y , a ser posible, que no piense por mi mismo.

De verdad Sr. Urkullu no nos venda humo ya que no hace falta esperar a estas elecciones para no darse cuenta que ya a habido elecciones estatales en diciembre 2015 y junio 2016 y el problema que tiene el Sr. Pedro Sánchez para hacer gobierno, es precisamente que no quiere pactar con los independentistas, sólo por no aceptar el derecho a decidir.

Así que Sr. Urkullu no nos tome más el pelo diga claramente a su parroquia que no cree en una Euskal Herria independiente y sea honesto y valiente para decir a los ciudadanos el verdadero ideario político de su partido. No es un problema de ir a toda velocidad como alguno de su partido ha dicho en campaña, es un problema de creer que tenemos que hacer un viaje para llegar a un destino, y en ese viaje, no digo todos, pero Ud. y los dirigentes de su partido no creen, por lo tanto no es problema de una menor o mayor velocidad.

Por terminar con lo que me ha motivado a realizar este escrito, decirle que, parece que se ha quedado calvo detrás de las orejas, como se suele decir, ¿es que tanto los independentistas catalanes como vascos no hubiésemos querido que la resolución hubiese venido por un acuerdo bilateral entre Catalunya- Estado español y Euskal Herria-Estado español?. Sr. Urkullu no nos tome a muchos vascos por tontos y menos a todo un pueblo como es el catalán por idiota.

A decirle que Ud. también pone el carro delante de los bueyes ya que les ha dicho a los catalanes que Europa no aceptaría su independencia. Eso estaría por ver y mucho más si en Euskal Herria existiera un proceso semejante, ya que entonces Europa vería la verdadera dimensión del problema, ya que si el conflicto es del estado español con dos de los territorios más potentes económicamente, Europa probablemente haría movimientos de presión para que el gobierno de Madrid aceptase una cosa tan sencilla y esencial en la democracia, como ya se ha dado en el Reino Unido, que es aceptar el derecho a decidir y respetar el resultado.






°