domingo, 25 de septiembre de 2016

Zabala Hizo Campaña a Urkullu

Pilar Zabala lo dijo claro, lo de ella no era desalojar a Urkullu de Lakua. Tal como Trump a favor de Hillary, quien tenía todo para hacerse de la lehendakaritza se dedicó a insultar a tirios y troyanos logrando que el voto a favor de Podemos se desbarrancara en relación a sus anteriores resultados, logrando incluso arrastrar a C's, peperos y sociatas.

Desafortunadamente estos últimos lograron el mínimo de escaños suficientes para aupar al Aburrido de vuelta al trono, por lo que el categorizador de la tortura podrá hacer el feo tanto a Pilar como a EH Bildu.

Aquí la nota con respecto a los resultados electorales publicada en Naiz:

El PNV celebra una victoria contundente y destaca que «el país está por la estabilidad»

Satisfacción absoluta en Sabin Etxea, donde el PNV ha celebrado su amplia victoria en estos comicios autonómicos, con 29 escaños que ponen a Urkullu otra vez en las puertas de Ajuria Enea.
Ya con los resultados en la mano, el presidente del Euzkadi Buru Batzar (EBB), Andoni Ortuzar, ha subrayado que «los resultados han demostrado que en Euskadi somos diferentes. Este país ha demostrado que está por la estabilidad y que mira al futuro. Euskadi quiere seguir mirando a Europa, a las sociedades más avanzadas»

El candidato a la reelección, Iñigo Urkullu, se ha declarado «satisfecho, feliz y emocionado» por los resultados del PNV. Recibido al grito de «Ari ari ari, Urkullu lehendakari», ha destacado que «hemos vivido una campaña de ideas y ahora es tiempo de llevarlas adelante. Se abren semanas de diálogo y búsqueda de acuerdos», ha indicado, si bien no ha querido hablar aún de posible pactos.

«Nos ponemos a la tarea con todas las formaciones políticas. Nuestro objetivo es propiciar los acuerdos que doten de estabilidad y fortaleza al Gobierno vasco, y nos permitan desarrollar un sólido proyecto de futuro para Euskadi», ha apostillado.

«Nuevo pacto con el Estado»

También ha subrayado que trabajará «por un nuevo marco de convivencia, un acuerdo institucional plural, entre diferentes» y un «nuevo pacto con el Estado, de igual a igual, desde la bilateralidad con garantías, que suponga el reconocimiento de la realidad nacional de Euskadi».

Urkullu ha considerado que los próximos cuatro años van a ser «esenciales para el futuro», aunque seguirán siendo años «de incertidumbres y dificultades», y ha insistido en su reto de lograr un 10% menos de paro.



En la euforia, los jeltzales han avisado que la CAV enfrentará otros cuatro años perdidos.





°