miércoles, 7 de diciembre de 2016

Un Día Más para EH Bildu

¿Fecha feriada por ser aniversario de la Constitución Española?

Pues que celebren los españoles.

La izquierda abertzale, vasca por naturaleza, pone el ejemplo se según reporta esta nota publicada en Gara:


Alberto Pradilla

El día de la Constitución española fue jornada de trabajo normal para los cargos de EH Bildu, que abrió además las puertas en 40 de los ayuntamientos que gobierna para que los trabajadores municipales tuvieran opción de convertir la jornada en día de labor. «Con este gesto queremos poner de manifiesto que, hoy por hoy, la única opción que plantea el Estado es mantenernos en la dependencia», aseguró Pello Urizar.

«Frente a ello, reivindicamos que es a la sociedad vasca a la que corresponde decidir sobre el futuro de este país y sobre las cuestiones que le afectan», añadió Urizar en una comparecencia con motivo de este 6D.

EH Bildu remarcó que un año más el panorama político está marcado por la negación de Euskal Herria y por la imposición. «Negación porque persiste la decisión de no reconocer el derecho y la capacidad de nuestro país como sujeto de decisión, como realidad política, social, nacional con vocación de construir su futuro sin dependencias –dijo Urizar–. E imposición, porque la misma negación de Euskal Herria como sujeto político de decisión nos condena a la dependencia y a la asunción de leyes y políticas ajenas a la voluntad y necesidades de la sociedad vasca», añadió.

En referencia concreta a este día, EH Bildu puso el acento en que se trata de «una celebración ajena al sentir mayoritario de la sociedad vasca. Por eso, sin obligar a nadie a sumarse a la iniciativa –matizó Pello Urizar–, trabajamos con normalidad en nuestras sedes y en las diferentes instituciones en que estamos presentes». Un ejemplo fue la celebración de la segunda jornada sobre cooperación transfronteriza, en Irun.

Acciones de Ernai e IA

Por su parte, Ikasle Abertzaleak y Ernai denunciaron conjuntamente esta fecha con actividades en el ámbito educativo, incluyendo una manifestación por la mañana en Bilbo tras una pancarta que decía ‘‘78ko errejimenari desobedientzia’’ y reivindicaba la consecución de una escuela nacional vasca.

Además, durante la jornada se difundió el vídeo de una protesta realizada en favor del derecho a decidir de la ciudadanía de Trebiñu, que ha manifestado reiteradamente su deseo de formar parte de Araba.

Bajo el lema ‘‘Trebiñu Araba da, Euskal Herria da!’’, en las imágenes se observa cómo activistas sabotean con radiales una de las señales viales que insertan esa comarca en la comunidad autónoma de Castilla-León, concretamente en la provincia de Burgos.

Hasta Urquijo tiende ahora la mano al PNV

El «buen rollo» que empiezan a escenificar PP y PNV llega incluso al delegado español en la CAV, Carlos Urquijo, conocido por los centenares de recursos y querellas presentadas en los últimos años contra decisiones de instituciones vascas y cuya continuidad en el cargo se intuía en entredicho.

Al contrario de lo habitual en otros años, Carlos Urquijo aprovechó su discurso ayer en el acto celebrado en Gasteiz con motivo de la festividad de la Constitución español para afirmar que apuesta por la colaboración entre administraciones, con el único matiz de que «debe tener como base el respeto a lo que ya está acordado, a las normas que están vigentes y deben ser cumplidas por todos mientras no sean modificadas o sustituidas».

Al acto, celebrado en la sede de la Delegación del Gobierno español, acudieron autoridades policiales como el jefe de la Guardia Civil en la CAV, Félix Blázquez, y su homólogo de la Policía española, Fernando Amo. También el Fiscal Superior del País Vasco, Juan Calparsoro; la adjunta del Ararteko, Julia Hernández; el presidente del PP en la CAV, Alfonso Alonso; y el portavoz parlamentario del PSE en Gasteiz, José Antonio Pastor.

«Estoy convencido de que haciendo de la necesidad virtud, asistiremos a una legislatura marcada por el diálogo y el acuerdo, hemos empezado ya a verlo, que asegurará la Constitución de 1978», defendió Urquijo. «Vuelvo a ofrecer la colaboración del Gobierno de España, a través de esta delegación, para mejorar la coordinación entre ambas administraciones, en una mejor prestación de los servicios compartidos para facilitar la vida de las personas. Y lo hago no porque sea una obligación legal, que lo es, sino porque el entendimiento ha sido siempre nuestra voluntad pese a que en ocasiones haya tenido mayor trascendencia pública el desacuerdo que el consenso», añadió.

«Después de que los resultados electorales hayan hecho desaparecer las mayorías absolutas», el polémico Urquijo se mostró convencido de que «todos vamos a practicar el diálogo con mayor asiduidad» porque «estamos obligados a escuchar y atender al que piensa diferente para conseguir los acuerdos necesarios que nos permitan seguir progresando».





°