martes, 20 de diciembre de 2016

Inicia (Otra) Purga Turca

Solamente la diplomacia más pragmatica llevaría al gobierno de cualquier país a confiar en el demente gamberro turco Recep Tayyip Erdogan. Moscú debiera ser aún más cuidadoso, sobre todo después del derribo del SU-24 y las declaraciones que siguieron a dicho acto de guerra.

Los tiempos han cambiado y Ankara no arderá como en su momento hizo Berlín, pero Vladimir Putin debe andarse con mucho tiento en su relación con los turcos. 

Quien quiera que haya visto el video del asesinato entenderá que el sicario -por favor, no insulten nuestra inteligencia, no le llamen terrorista- Mevlüt Mert Altıntaş, era parte del detalle de seguridad del evento, pues disparó desde la parte de atrás del diplomático ruso sin un pasillo por el que pudiera haber llegado de improviso.

¿Creen ustedes que a como están las cosas cualquier individuo con vínculos a una organización extremista va a ser contratado para cuidar las espadas al embajador ruso?

Nunca.

Eso fue otro dislate de Erdogan.

Les invitamos a leer este artículo publicado en Proceso:


Las autoridades de Turquía anunciaron este martes la detención de seis personas por su presunta relación con el asesinato del embajador de Rusia en el país, Andrei Karlov.

El diplomático murió tras ser tiroteado cuando inauguraba una exposición en un centro cultural de Ankara.

El atacante apeló a la situación en la ciudad siria de Alepo para justificar el ataque.

Por otra parte, autoridades de Turquía anunciaron este martes la detención de un hombre que realizó varios disparos al aire en los alrededores de la embajada de Estados Unidos en la capital, Ankara, durante la jornada del lunes.

El hombre realizó entre ocho y nueve disparos con un rifle que llevaba escondido en su abrigo, horas después del atentado contra el diplomático ruso.

El Departamento de Estado estadounidense confirmó que se habían realizado disparos en la zona, pidiendo a sus ciudadanos que no se dirigieran a las instalaciones.

El suceso tuvo lugar poco después del ataque a balazos contra el embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, y en el que otras dos personas, entre ellas una mujer de origen albanés, resultaron heridas.

Las imágenes del suceso difundidas en redes sociales muestran a un joven vestido de traje que, tras realizar varios disparos por la espalda contra Karlov (que queda inerte en el suelo), comienza a proferir gritos en turco, además de “Allahu akbar” (Dios es el más grande).

Gritó “¡No olvidéis Alepo! ¡No olvidéis Siria! Mientras nuestros hermanos no estén a salvo, no gozaréis de seguridad”. “Quien quiera que comparta esta opresión pagará por por ella (…) Solo muerto me llevarán de aquí”, indicó.

La representación de Washington en la capital de Turquía anunció este martes que tanto la embajada como los consulados en Estambul y Adana permanecerán cerrados durante la jornada.

“La embajada de Estados Unidos en Ankara y los consulados en Estambul y Adana cierran hoy para operaciones normales. Las peticiones de visado serán reprogramadas”.

Los líderes de Turquía y Rusia han descrito el ataque como un intento de interrumpir los esfuerzos para reparar los lazos entre sus países, que han respaldado a bandos opuestos en la guerra civil siria.

El ataque se produjo cuando los ministros de Exteriores y de Defensa de Turquía, Irán y Rusia se preparan para celebrar una reunión clave sobre Siria este martes en Moscú.





°