lunes, 26 de diciembre de 2016

Gorilesco Berrinche Sionista

Y hablando de fascismos, el israelí no ha quedado muy contento con el dictamen de la ONU a favor de Palestina. Ya veremos que pasa cuando Trump llegue a la Oficina Oval.

Lean este artículo publicado en La Jornada:


La Autoridad Nacional Palestina, Hamas y Jordania saludaron la histórica decisión del organismo

Israel analizará sus futuras relaciones con la Organización de Naciones Unidas (ONU) y anunció la cancelación de pagos millonarios a fondos "especialmente antisraelíes" de cinco organizaciones de la ONU tras la aprobación de una resolución que condena a los asentamientos judíos en los territorios palestinos. Más aún, Tel Aviv exigió "aclaraciones" al embajador estadunidense Dan Shapiro, y convocó a los embajadores de los países que apoyaron la resolución, que fue adoptada gracias a la inusual abstención de Estados Unidos. La Autoridad Nacional Palestina, el movimiento radical Hamas y Jordania saludaron, por separado, la histórica decisión de la ONU.

El primer ministro Benjamin Netanyahu dijo que Israel "revaluará" sus lazos con la ONU y señaló que ya ordenó retirar 30 millones de nuevos shequels (cerca de 8 millones de dólares) de financiamiento a cinco agencias del máximo organismo internacional "especialmente hostiles". El premier israelí también exigió este sábado una "aclaración" al embajador de Estados Unidos, Dan Shapiro, y acusó al gobierno estadunidense de llevar a cabo una acción "vergonzosa" contra Israel al negarse a vetar la resolución de la ONU que condena los asentamientos judíos en Cisjordania.

El también ministro de Relaciones Exteriores, Netanyahu, ordenó a la cancillería israelí llamar a consultas para "reprender" a los enviados de los países miembros del Consejo de Seguridad de la ONU que tienen una embajada en Israel. La lista incluye a los representantes o embajadores de Francia, Reino Unido, China, Rusia, España, Japón, Egipto, Angola, Ucrania y Uruguay.

Israel reaccionó airadamente ante la resolución aprobada el viernes pasado por una mayoría de 14-0 con la abstención de Estados Unidos, que exige a Israel "detener de inmediato y por completo todas las actividades de construcción de asentamientos en los territorios palestinos ocupados, incluido Jerusalén oriental". Israel rechazó la moción y la calificó de medida "antisraelí", además de decir que el presidente Barack Obama les tendió una "vergonzosa emboscada". La Casa Blanca rechazó las acusaciones y dijo que no promovió dicha resolución.

El primer ministro israelí insiste en que no hay nada malo en su controversial política de construir poblados judíos en áreas ocupadas que los palestinos, con un abrumador apoyo mundial, reclaman para su Estado. En una serie de declaraciones, Netanyahu ha criticado al gobierno de Barack Obama por permitir que se aprobara el viernes la resolución 2334 al abstenerse de votar, y utilizó un lenguaje sin precedente que ha convertido un desacuerdo de política en una venganza personal. "De la información que tenemos, no existe duda de que el gobierno de Obama la inició, la respaldó, coordinó la redacción y exigió que fuera aprobada", dijo este domingo Netanyahu a su gabinete.

El gobernante israelí deposita ahora sus esperanzas en el gobierno entrante de Donald Trump, quien afirmó que la decisión de la ONU de condenar los asentamientos israelíes en Cisjordania y el este de Jerusalén "complicará mucho más las negociaciones de paz". El presidente electo hizo presencia en Twitter este sábado y declaró que la resolución "es muy mala".

A su vez, la presidencia de la Autoridad Nacional Palestina manifestó que la resolución de la ONU es "un gran golpe para Israel; se trata de una condena internacional unánime a la colonización y un claro apoyo a una solución de dos estados".

En tanto, el movimiento islamita Hamas saludó este sábado la decisión del Consejo de Seguridad de la ONU de exigir el fin de la colonización en los territorios palestinos ocupados y sostuvo que es "una evolución importante" en las relaciones internacionales. "Hamas aprecia la posición de los estados que votaron en el Consejo de Seguridad a favor del derecho del pueblo palestino a vivir en sus tierras y propiedades", afirmó Fawzy Barhoum, vocero del movimiento radical que controla la franja de Gaza.

Cerca de 500 mil colonos judíos viven en Cisjordania y Jerusalén oriental, territorios de los que se apoderó Israel en la guerra de Medio Oriente de 1967 y que ha mantenido bajo control desde entonces, a pesar de las condenas internacionales.





°