jueves, 8 de diciembre de 2016

Cuatro Décadas de Aquella Ikurriña Insumisa

Con respecto a aquella ikurriña insumisa que se dejase ver en todo su esplendor en la grama del hogar de la Erreala, les traemos esta nota publicada en Univisión:


La Ikurriña, bandera oficial de la Comunidad Autonómica del País Vasco, estaba prohibida en 1976 pero fue legalizada al año siguiente.

@CesarKickoff

Así como durante los años cincuenta del siglo pasado en Sudáfrica el líder Nelson Mandela recurrió a la desobediencia civil y a las protestas pacíficas luchando contra la segregación racial del Apartheid, asimismo el cinco de diciembre de 1976 el Athletic de Bilbao y la Real Sociedad pisaron la cancha antigua de San Sebastián, Atotxa, con la Ikurriña al frente en señal de reconocimiento extraoficial de algo que debía volverse oficial.

La enseña fue declarada ilegal entre 1938 y 1977 por la dictadura que gobernó España durante aquellos años. Con la transición a la democracia, fue aprobada en 1978 una constitución que le dio a regiones como Cataluña y el País Vasco el estatuto de Comunidades Autonómicas: pudiendo usar así sus propias banderas y haciendo oficiales sus propias lenguas, el catalán y el euskera. Aunque las ‘Esteladas’ reciben más atención por aparecer desplegadas en el Camp Nou en los juegos del Barcelona, las ‘Ikurriñas’ son un caso parecido.

La imagen del cinco de diciembre de 1976 en Atotxa retrata al capitán de la Real, el zaguero Iñaxio Kortabarria, y al del Athletic Club, el guardameta José Ángel Iribar. Para este último fue una muy desafortunada tarde pues acabó yendo cinco veces al fondo de su meta para sacar la pelota de su interior. No obstante, aquel atardecer decembrino de los años setenta pasó a la historia menos por el marcador de escándalo que por el contenido simbólico para el fútbol vasco, pionero del fútbol en España.

La palabra ‘Ikurriña’ fue acuñada por quien diseñara la bandera en 1894, Sabino Arana, y proviene de la palabra ‘Ikur’ que en lengua vasca quiere decir ‘símbolo’. La Ikurriña es así pues un símbolo del País Vasco y como tal fue capaz de unir a los archirrivales deportivos del derbi regional, la Real y el Athletic. A diferencia de los derbis en otras partes del mundo, los Real-Athletic se caracterizan por la presencia de afición visitante en Anoeta o en San Mamés entremezclada con la afición local.

El deporte ha tenido también un rol contando la historia de los países. Y hace cuatro décadas, el 5 de diciembre de 1976, los Leones rojiblancos de la Catedral y los Txuri-Urdin de Anoeta mandaron una señal de tiempos de cambio en España y en Europa.






°