domingo, 28 de mayo de 2006

Habla Pernando Barrena

Esta entrevista con Pernando Barrena apareción hoy en Gara.

Está bastante esclarecedora.

Aquí la tienen:

Pernando BARRENA | Mahaikide de Batasuna

«Esto no es un 'accidente', más grave que la citación es su intencionalidad»
En una entrevista concedida a GARA, el mahaikide de Batasuna Pernando Barrena afirma que no puede calificarse de «accidente» la imputación del juez Grande-Marlaska contra ocho miembros de la Mesa Nacional de Batasuna (incluido él mismo). Pernando Barrena considera que «lo grave no son las citaciones en sí mismas, sino la intención que persiguen». El mahaikide las califica de «provocación en toda regla a iniciativa de la Fiscalía y del Gobierno español».

No hay pose política ni sobreactuación en las palabras de Pernando Barrena. Se nota en el cara a cara. El momento político no es bueno.

­¿En qué situación está el proceso?

Está en una situación muy delicada. Lo está bloqueando el PSOE. Sin mesa de partidos no hay proceso y sin interlocución de Batasuna no hay mesa de partidos.

­¿Qué significa eso?

La cuestión no es que pretendan meternos en la cárcel, sino por qué lo hacen. El Gobierno español está jugando a llevar el proceso a un espacio de diálogo técnico-político que perseguiría el mero desarme de ETA y punto final. El PSOE sabe perfectamente que en el momento en que se siente en la mesa junto a Batasuna y al resto de agentes políticos ya no puede mantener esa supuesta caracterización técnica del proceso, porque con Batasuna y con el resto de formaciones de Euskal Herria no van a hablar de la agenda de tres puntos de Anoeta sino del esquema político de solución.

­El miércoles y jueves ocho dirigentes de Batasuna, entre ellos usted mismo, tienen que volver a declarar en la Audiencia Nacional, a petición del fiscal, por dar una rueda de prensa. ¿Qué análisis hacen de ello?

Esto no es un «accidente» [término que empleó Rodríguez Zapatero para hablar de las dificultades que inevitablemente podían darse], es una provocación en toda regla a iniciativa de la Fiscalía y el Gobierno español. Y repito, lo grave no son las citaciones en sí mismas, sino la intención que persiguen.

­Cuando se dice que esto es incompatible con el proceso, ¿qué se quiere decir? ¿Qué puede ocurrir?

Se puede dar la circunstancia de que el Gobierno podría comenzar a hablar con ETA en junio y que a la vez la Mesa Nacional de Batasuna estuviera en la cárcel. Si el Gobierno cierra las vías políticas, nos preguntamos de qué va a hablar con ETA si no permite que los partidos vascos abordemos un esquema político para la resolución del conflicto político.

­El viernes se produjo una novedad que agrava la situación. Grande-Marlaska habla ya de un delito de «amenazas terroristas» que justifica en relación con la entrevista concedida por ETA a GARA el pasado día 14 y las declaraciones realizadas el jueves por Joseba Permach...

Las palabras de Joseba Permach pretenden subrayar que la paz y el proceso de soluciones vienen de la mano de un acuerdo político sobre las reglas de juego y que permita a los vascos y vascas decidir libremente su futuro. Para nosotros es evidente que no hay proceso de carril único con ETA. La paz duradera sólo vendrá del acuerdo entre partidos en la mesa de resolución y de su respeto.

­Entonces, ¿cabe pensar que el proceso está en cuestión?

El objetivo del proceso es superar mediante un acuerdo democrático el conflicto político y armado que vive Euskal Herria. Hay un intento por parte del Gobierno de desnaturalizar este proceso intentando trasladar a la opinión publica la falsa idea de que el objetivo del proceso es simplemente la «pacificación». El proceso vive ahora un pulso en el que el Gobierno pretende fijar en su inicio ese carácter técnico-político y Batasuna pretende que el proceso sea integral y por lo tanto eficaz en términos políticos. Nuestra apuesta por el proceso de paz y de resolución es firme, pero el PSOE puede colapsarlo.

­¿Qué va a hacer Batasuna?

Vamos a actuar con responsabilidad. Hemos adoptado el compromiso con nuestra base social, y con la sociedad vasca en general, de transmitir con realismo cuál es el estado de las cosas en cada momento. No vamos a alimentar falsas expectativas ni relativizar la gravedad de esta situación.

­Mientras Batasuna siga ilegalizada, no parece que esto vaya a cambiar. ¿Cómo se le da la vuelta a esta situación?

La cuestión no es que nada vaya a cambiar si Batasuna sigue ilegalizada, la cuestión es que nada es susceptible de cambio mientras no pongamos en marcha las dos mesas para el desarrollo del proceso democrático. Eso es lo fundamental.

­El ministro del Interior y otros miembros del Gobierno les han dicho que es fácil volver a la legalidad: que renuncien a la violencia...

Batasuna nunca ha utilizado la violencia. Y hay que destacar que en los dos últimos meses, desde el alto el fuego de ETA, las muestras de violencia más relevantes provienen de las amenazas de la judicatura y de otros aparatos del Estado.

­¿Cuál puede ser entonces la solución a este callejón aparentemente sin salida?

El respeto escrupuloso por parte del Gobierno español de todos los derechos civiles y políticos que le corresponden a la izquierda abertzale.

¿Por qué han decidido crear una comisión negociadora si no hay foro de negociación?

A pesar de los obstáculos existentes, Batasuna quiere dejar claro que la prioridad es la mesa de resolución, que hay que dar pasos encaminados a su consecución y que ya estamos preparados para acometer esa labor por medio de una interlocución ya designada. A fecha de hoy, el resto de partidos no han demostrado la misma determinación; quisiéramos emplazarles a que ellos también nombren sus delegaciones y las hagan públicas, y que de ese modo coadyuven a la puesta en marcha del foro multipartito.

­Josu Jon Imaz les acusa de engañar a la sociedad vasca al presentar unos interlocutores que no son los que trabajan por la mesa de partidos...

Batasuna ha designado a su equipo de interlocución y por lo tanto corresponde a ese equipo desarrollar las tareas de negociación que desemboquen en un primer acuerdo que garantice la puesta en marcha de un dialogo político multilateral en Euskal Herria. Lo que queremos conocer ahora es a los interlocutores que designa el PNV para dicha fase de negociación. De momento, sobre la interlocución del PNV sólo conocemos a quienes tienen por objetivo el mantenimiento del negocio.

­Dice también el PNV que con ataques a sedes no hay mesa de partidos...

Lo que realmente obstaculiza la puesta en marcha de la mesa de partidos es la inacción del PNV y su obsesión por pactar cualquier escenario de transición con el PSOE al objeto de no perder la gestión en el Gobierno de Lakua. El gran problema que a fecha de hoy tiene la labor preparatoria de la mesa de partidos es que un integrante fundamental como Batasuna puede ver encarcelada a una parte significativa de su Mesa Nacional el próximo miércoles; y esa es una realidad que Josu Jon Imaz relativiza y a la cual resta importancia comparándola con unos globos de pintura.

­El PSOE afirma que todavía no es tiempo de esas mesas...

El PSOE está realizando un discurso público muy contradictorio. Primero dijeron que el esquema político venía después de la famosa verificación. Cuando dicha verificación ya está realizada, según el propio presidente del Gobierno, no abordar la labor preparatoria de la mesa de partidos denota que el PSOEquiere desplazar el foco del proceso de soluciones desde ese ámbito entre los partidos en Euskal Herria al espacio de diálogo con ETA y escenificar un mero esquema de desarme técnico por parte de ETA. Ese esquema no puede funcionar porque la sociedad vasca jamás permitiría que se dejase pasar en balde esta oportunidad histórica para solucionar un conflicto político de los vascos con Madrid y París que ya dura siglos y del cual ETA y el conflicto armado son tan sólo una expresión.

­¿Está habiendo conversaciones bilaterales entre partidos?

Sí, pero todavía se limitan a ser meras conversaciones. No apreciamos voluntad real, ni por parte del PSE ni del PNV, de dar pasos acordados entre las partes para posibilitar la puesta en marcha de la mesa de partidos. Probablemente por distintas razones, pero tanto el PSE como el PNV comparten el esquema de retrasar el inicio del diálogo resolutivo. Y, a nuestro entender, eso obedece a que a ambos les preocupa más asegurar posiciones electorales y cuotas de poder que implicarse con todas las consecuencias en un dinámica de acuerdo para la paz y las soluciones.

­¿Cuál es su opinión sobre el discurso de Rodríguez Zapatero en Barakaldo?

No hay avances cualitativos en el discurso. Anunció algo que ya se preveía desde hace meses y no despejó una cuestión fundamental a estas alturas: ¿Va el presidente del Gobierno español a respetar a los vascos y vascas que podrán decidir libremente su futuro sin injerencias?

­¿Qué espera concretamente la izquierda abertzale del presidente del Gobierno español?

Que esté a la altura de las circunstancias que el momento político exige. Ya hemos comentado que el presidente el Gobierno español debe asegurar a la ciudadanía de Euskal Herria que respetará la decisión final que tome sobre su futuro. Por otra parte, el PSE y el PSN deben ser un activo en esta fase previa para la constitución de la mesa de resolución y deben abordar desde su prisma político la labor de interlocución necesaria para ello. Y, también, para que el proceso avance en la dirección apropiada es necesario que el Gobierno español desactive todas las medidas restrictivas de derechos y libertades y permita que todas las opciones políticas puedan trabajar y adoptar iniciativas en igualdad de condiciones. Esto significa que todas las agresiones judiciales a la izquierda abertzale deben terminar.

Por cierto, Rodríguez Zapatero tendrá que explicar a los mandatarios europeos y al secretario general de la ONU, que lo aclamaron el día que entró en vigor el alto el fuego permanente, que su respuesta a esa iniciativa es perseguir y encarcelar a la Mesa Nacional de Batasuna.-

.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario