sábado, 27 de mayo de 2006

Berriak : Análisis de la Semana

Este boletín nos ha sido enviado por correo electrónico:

BOLETÍN «BERRIAK»: ANÁLISIS DE LA SEMANA

LA AUDIENCIA NACIONAL AGRAVA LA SITUACIÓN
Y PONE AL INACTIVO GOBIERNO ANTE UNA DISYUNTIVA


La semana que se nos está yendo, arrancó con el discurso del presidente español, José Rodríguez, en el BEC de Barakaldo. El «discursito» no aportó nada, ningún anuncio que sacara las cosas del virtual estancamiento –o retroceso– en que se encuentran. Las críticas de la izquierda abertzale no se hicieron esperar. Las advertencias de Batasuna fueron rotundas. «Hay bloqueo», denunció. Fuera del centro de atención, el PNV también criticó a Rodríguez. Voceros de Madrid trataron de quitarle hierro al asunto, pero la Audiencia Nacional redobló la apuesta y amplió la acusación contra los dirigentes de Batasuna, agravando la situación.

En un juego que parece concertado, fuentes cercanas al Gobierno de Madrid deslizaron durante la semana la especie de que no se van a tomar medidas cautelares contra los dirigentes de Batasuna, seriamente amenazados por el inquisidor Grande-Marlaska con encarcelarlos. Pero horas después el inquisidor emitió un auto en el que amplía la acusación para imputarlos también por «amenazas terroristas». Basándose en informes de la Policía española y la Guardia Civil, el juez une tres elementos diferentes: el contenido de la entrevista ofrecida por ETA a GARA; la presentación, el miércoles, de la comisión negociadora de Batasuna para una eventual mesa de partidos; y las declaraciones hechas el jueves por Joseba Permach en las que alertaba de la gravedad del momento actual. Para el juez del tribunal especial español, con todo ello «se hace depender explícitamente, más que implícitamente, el cese de la violencia del frente militar de la organización terrorista a unos determinados factores», en concreto a «lo que ellos entienden una mesa de partidos».

Inmediatamente, tras conocerse el nuevo auto de Grande-Marlaska, la abogada y mahaikide Jone Goirizelaia compareció de urgencia para recordar que la medida se inserta en el sumario 35/02 que ha conllevado cierres de locales y cuyas últimas comparecencias se han saldado con encarcelamientos o altísimas fianzas. Así las cosas, subrayó que «eso es lo que puede pasar ahora, ocho mahaikides pueden entrar en prisión, y eso crearía una situación muy, muy grave. Lo decimos con contundencia».

Esta ofensiva ininterrumpida contra Batasuna y contra la opción de una mesa multipartita de resolución del conflicto, motivó la declaración del secretario general de LAB, Rafa Díez Usabiaga, quien admitió ayer en Donosti que «quizás ésta sea la situación más grave desde que ETA, con el alto el fuego, abrió una gran oportunidad para encauzar el conflicto en clave de diálogo y de negociación política».

Reclamo internacional

Ante la gravedad de la situación, que el peneuvismo desplazado del centro de la escena y algunos voceros "socialistas" intentan desacreditar, terciaron ayer representantes internacionales referenciales. El Congreso Nacional Africano (ANC) de Mandela y el Sinn Féin de Adams han hecho públicas sendas declaraciones en favor del proceso en Euskal Herria y la necesaria apertura de un diálogo político multipartito sin exclusiones.

«Sinn Féin ha defendido que el diálogo es la llave para la resolución de conflictos. El diálogo requiere la participación de todas las partes sobre las bases de la inclusión y la igualdad. Saludo la presentación pública del equipo negociador de Batasuna como un importante paso que evidencia de nuevo que Batasuna se mueve para que el proceso vaya hacia adelante». Este pronunciamiento ofrece un puente al Gobierno español para cruzar el difícil momento político.

También el Congreso Nacional Africano, de larga experiencia, hace un llamado urgente. «ANC llama a todos los partidos a moverse tan rápido como puedan desde la fase de «diálogo sobre el diálogo» a la de las negociaciones sustantivas, en la búsqueda de la resolución del conflicto. ANC está dispuesta a apoyar este proceso por cualquier vía posible, incluyendo la participación de personas implicadas en el proceso de negociación sudafricano. La experiencia sudafricana de un final negociado a un conflicto intratable puede ser de ayuda a las partes ahora envueltas en la resolución de la situación vasca».

Imaz quiere paz sin derechos

La postura que mantiene el PNV quiebra la posibilidad de un acuerdo de fuerzas vascas para impulsar la mesa de partidos. Así, por boca de su presidente, Josu Jon Imaz, han reiterado su discurso funcional a la estrategia de Madrid, que quiere paz sin derechos. El presidente del EBB reiteró que el diálogo a emprender entre ETA y el Gobierno español resulta algo «indispensable para hacer irreversible la paz». Y rechazó la posibilidad de que esa negociación tenga que ver con la solución del conflicto político, además de convertirla en prioridad.

La postura de Imaz pone por delante de los derechos de un pueblo una simple negociación entre un gobierno y una organización armada. El derecho de autodeterminación, el derecho a expresarse y a ejercer libremente los derechos civiles, como el electoral, están por encima de las iniciativas gubernamentales. El PNV, cuyo objetivo es «regenerar el estado español», deja por el camino los derechos de Euskal Herria para servir a Madrid.

La participación de los presos

El Foro de Ibaeta, que reúne a más de 40 agentes sindicales, sociales y políticos en defensa de los derechos de los presos políticos vascos, enviará sendas cartas al presidente español, José Rodríguez, y francés, Jacques Chirac, en las que exigen que "se reconozca la naturaleza política de los prisioneros que de manera negativa se afirma en la propia vulneración de sus derechos". Han anunciado una manifestación para el 24 de junio en Baiona.

El Foro de Ibaeta ha apostado hoy por la reagrupación de los presos de ETA "en Euskal Herria, porque el que estas personas lleguen finalmente a sus casas será uno de los signos necesario, aunque no único, de la superación del conflicto político", según ha explicado en rueda de prensa una de sus portavoces, Laura Rodríguez.

En este sentido, Rodríguez ha pedido que el colectivo de presos políticos vascos puedan realizar "sus aportaciones y reflexiones en primera persona al proceso político vasco", pudiendo estar "presente en los debates que puedan darse" y "estableciendo de manera normalizada cuantos contactos y comunicaciones deseen con otros agentes sociales y políticos del país".

Etxerat también reiteró sus reclamos, convocando a aumentar la presión social. «Hemos de acabar con las muertes y el sufrimiento que produce la política de dispersión». Con este objetivo, Etxerat animó a la ciudadanía vasca a intensificar la presión social y a movilizarse por los represaliados vascos, al tiempo que aplaudió todas las iniciativas conjuntas emprendidas.

En su manifiesto, el colectivo de familiares indicó que «para llegar a una verdadera solución» es necesario «apagar la sed violenta que se ejerce contra nuestros familiares presos y contra nosotras y nosotros. Hemos de dar fin a las continuas desgracias con las que nos topamos en las carreteras, a las agresiones físicas, al aislamiento, a las interminables trabas en las comunicaciones».

«Es decir, hemos de acabar con el sufrimiento y las muertes que ocasiona esa política de dispersión, repatriando y reagrupando a nuestros familiares presos en EuskalHerria y logrando la aplicación de su estatus político», añadió.

La comisión ya trabaja

Los interlocutores nombrados por Batasuna para la mesa de partidos trabajan ajenos a la polvareda levantada por la Audiencia Nacional. Ayer, en Baiona, Xabi Larralde y Arantza Santesteban llamaron «a UMP, UDF, PSF, PC, Les Verts, LCR y Elgar-Ensemble a que se impliquen en un proceso de resolución». Larralde les emplazó a «no malograr esta ocasión inmejorable para construir la paz definitiva» y remarcó que «sin la implicación del Estado francés, el conflicto no se resolverá». Invitaron además a los demás partidos a nombrar también a sus interlocutores.

Oscuros nubarrones

Decíamos ayer que la semana entrante será decisiva. El fascismo español de izquierda y de derecha redoblaron la apuesta contra la posibilidad de solución del conflicto. El PSOE, la izquierda del franquismo, tensa la cuerda para debilitar al máximo a la izquierda independentista y demorar el proceso. La derecha fascista del PP, con sus aliados judiciales, juegan todas sus fichas para hacer fracasar las negociaciones, de lo cual cosecharán beneficios electorales.

El Gobierno español ha dilapidado otra semana. El estancamiento de la situación deteriora evidentemente el proceso. Remata el editorial de GARA de hoy: «El Gobierno español tiene suficientes mecanismos para mostrar su disposición a comprometerse con el proceso, y ya es hora de que los utilice. Los marcos legales tienen que adecuarse a principios democráticos que reflejen, y al mismo tiempo sirvan para encauzar, la voluntad libremente expresada por la ciudadanía».

La apuesta represiva, llevada más allá por la Audiencia Nacional, no sólo afecta a Batasuna, también coloca al Gobierno español en situación de tener que optar por una vía u otra. Fracasar lo vestirá con la ropa de los perdedores y deberá despedirse de sus sueños electorales. ¿El PSOE se enfrentará al destino o seguirá siendo una dócil mascota del fascismo, como lo viene siendo desde los pactos de la Moncloa?

.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario