jueves, 11 de mayo de 2006

Askapena : Compromiso y Ternura

Con ustedes el boletín más reciente de Askapena, dedicado a la memoria de Jokin Gorostidi:

Independentzia eta Sozialismorantz
EUSKAL HERRIA PASO A PASO
Servicio informativo de ASKAPENA Nº 132


COMPROMISO Y TERNURA


Todas las causas justas se cimientan en personas justas. Experiencias de vida que se convierten, muchas veces sin buscarlo, en referencia y ejemplo. Por su dedicación abnegada, por su disponibilidad generosa, por su amor a la justicia materializado en compromisos inquebrantables. Quienes vamos levantado acta de nuestros respectivos procesos de liberación debiéramos destacar con letras gruesas el testimonio de estas personas. Porque son uno de los avales más firmes de nuestras causas. Un estímulo para quienes luchan a su lado y para todas las luchadoras y luchadores del mundo. En Euskal Herria ha muerto Jokin Gorostidi cuya trayectoria personal y política vamos a glosar en este Boletín.

Su vida ha sido una bella experiencia de compromiso compartida: Jokin e Itziar, Itziar y Jokin, dos vidas que se fundieron de tal manera que la complementariedad es tan reseñable como la especificidad. Un intenso amor humano y revolucionario que los ha hecho inseparables en la vida y, necesariamente vinculados, en esta reseña.

En la vanguardia de la democracia. El antifranquismo militante

Itziar nació en Deba en 1943 y Jokin nació en Tolosa en 1944. Eran los años de la dictadura franquista. El pueblo vasco soportaba en silencio la represión esperando que algún día, y sin saber cómo, las cosas cambiaran. Ni el Gobierno Vasco en el exilio ni el PNV (prácticamente desactivado) querían enfrentarse a la dictadura. En Euskal Herria, sin embargo, iba tomando cuerpo la conciencia de que había que enfrentarse al Régimen. Era la década de los 60 y los vientos de libertad soplaban también en esta tierra. En aquel contexto un grupo nutrido de jóvenes asumieron la responsabilidad de enfrentar la dictadura y abrieron un frente de liberación al que denominaron Euskadi ta Askatasuna (Euskadi y Libertad), conocido como ETA.

Dejaron a un lado todas las comodidades y asumieron todos los riesgos porque "No aceptamos este mundo desquiciado de nuestros padres". Aquel grupo de jóvenes promocionó la cultura, la lengua, intentó abrir vías de diálogo y comunicación con los estados pero sus esfuerzos resultaron inútiles. Llegaron a la conclusión de que la única posibilidad de abrir cauces de comunicación con el poder era la de demostrar la misma fuerza que éste. Asumieron la estrategia de la lucha armada conscientes de que "tendremos que actuar como ovejas con piel de lobo". Su opción por un proyecto de izquierda les ayudó a ir aparcando sus ideas pequeño burguesas y a madurar en el internacionalismo de clase.

En ese grupo de luchadores, pioneros de antifranquismo activo y de izquierda, hay que ubicar a Itziar y Jokin. La persecución y el riesgo de muerte con rostro de fascismo siempre les anduvo rondando. En cierta ocasión Jokin esperaba a otro militante histórico, Txabi Etxebarrieta, cuando éste cayó acribillado por las balas franquistas. En 1969 fueron detenidos al mismo tiempo Itziar, su padre y Jokin. Fueron duramente torturados física y psicológicamente. Ambos formaron parte del grupo de militantes vascos que fue juzgado y condenado en el Proceso de Burgos. A Jokin le impusieron dos penas de muerte. Cuando sus abogados se los comunicaron el respondió "Esto activará la conciencia y la movilización de las calles". Penas de muerte conmutadas, recorrido por diferentes cárceles hasta que, en 1977, fueron extrañados a Bruselas.

Reencuentro con Itziar e incorporación a la lucha

"En Bruselas volvimos a reencontrarnos ¡Cómo nos abrazamos! Y desde entonces, dice Itziar, hemos seguido juntos. Decidimos de mutuo acuerdo no tener hijos; no los necesitábamos ya que este pueblo tiene muchos hijos; todos y todas las hijas de este pueblo serían nuestras". En un ejercicio de desobediencia civil, rompieron la medida de extrañamiento y, cogidos de la mano, Itziar y Jokin aparecieron en la Marcha por la Libertad que recorrió Euskal Herria en 1977.

Los compromisos políticos que ambos han ido asumiendo como militantes de la izquierda abertzale son incontables. Jokin fue fundador de Herri Batasuna y uno de los parlamentarios de esta formación que recibió al rey Borbón en la Casa de Juntas de Gernika entonando el canto a los patriotas vascos; fueron expulsados violentamente por los servicios de seguridad del PNV. Itziar formaba parte de la Mesa Nacional de Herri Batasuna que fue encarcelada por orden de la Audiencia Nacional en 1998 permaneciendo varios meses en prisión. Jokin asumió en 1990 el papel de apoyo a deportados vascos que están en distintos países del mundo.

En uno de estos viajes, a Cabo Verde en 1993, contrajo una gravísima enfermedad. Este trabajo lo utilizó Garzón para acusarlo de colaborar con ETA. Compareció voluntariamente en la Audiencia Nacional en el año 2000 y quedó en libertad bajo fianza de 30.000 euros. El mismo juez ordenó su arresto en diciembre de 2003 volviendo a quedar libre bajo fianza de 18.000 euros.

En la actualidad, era uno de los encausados en el proceso 18/98 y debía de haber prestado declaración en Abril. Volvía de preparar su declaración cuando le sobrevino el infarto viajando, como tantas veces, en compañía de Itziar. Esta ha señalado a los culpables de la muerte: "No ha muerto por casualidad. Ha sido la política represiva del PSOE la que lo ha matado. Vivía aquí tranquilo pero no le han dejado vivir en paz". La misma acusación hicieron los compañeros de banquillo de Jokin en una comparecencia colectiva del 26 de abril.

El testimonio de Itziar

Este fue su testimonio en el acto de homenaje que le tributó la Izquierda Abertzale el día 30 de abril: "Era digno, humilde, dulce, de pocas palabras, exigente consigo mismo, firme, con un punto de ironía 'ha sido recto y me ha enseñado mucho, entre otras cosas, que no hay revolución sin sufrimiento. Si queremos liberar a nuestro pueblo tenemos que aceptar el dolor'. En este momento mi corazón está roto. Se me ha ido el cuerpo que tanto he amado y que tantas veces he acariciado con mis besos? He vivido con gran orgullo hasta tal punto de que no cabe en mi el orgullo que me provoca el haber compartido mi vida con un hombre de esta talla. Prometo que hasta el día de mi muerte, y acumulando fuerzas, seguiré trabajando a favor de la libertad de este pueblo".

El testamento de Jokin

Antes de que se iniciara el juicio 18/98 Jokin escribió estas líneas: "1970, proceso de Burgos, en el sumario 31/69 me impusieron dos penas de muerte. De nuevo en el 2005, me veo incurso en el proceso 18/98. Ayer y hoy. De nuevo secuestrado por la estrategia de guerra del Estado español. Euskal Herria necesita recuperar la palabra y la capacidad de decisión. Hasta que no lo consigamos, no nos silenciarán. Dejad en paz a Euskal Herria"

¡Agur, Jokin , hasta la victoria y muchas gracias!


Euskal Herria, 4 de mayo de 2006

info@askapena.org


.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario