miércoles, 20 de marzo de 2019

Sabina Pisotea la Libertad de Expresión

Resulta que Joan Manuel Serrat se desgarró las vestiduras por el concierto llevado a cabo en Cúcuta refiriéndose al mismo - paradójicamente no estaba equivocado - como un acto político. Inmediatamente hubo quien le recordó que él ha llevado a cabo presentaciones cuestionables, como sus actuaciones en Israel junto a Joaquín Sabina o su insistencia en invitar a la sionista Noa a presentarse en escenarios del Estado Español.

Pues bien, una vez más Joaquín Sabina, quien mostrase su lado soez y rencoroso durante los carnavales de Cádiz, muestra que lo suyo siempre ha sido un acto y que como buen cosmopaleto él está en sintonía como lo más retrógrada del régimen borbónico franquista.

Miren lo que denuncian desde El Periódico:


El Govern ha denunciado al columnista por un delito de odio contra las personas con síndrome de Down

Las ofensivas declaraciones del periodista Arcadi Espada hacia el colectivo de personas con síndrome de Down y sus familias en varios medios de comunicación, que llevó includo a Risto Mejide a expulsarle del programa 'Chester', por su negativa a retractarse, han derivado en numerosas peticiones para que la Fiscalía actúe en su contra. Pero también han salido numerosas voces en su favor, que han firmado un manifiesto de apoyo. Una choca por la supuesta distancia ideológica, o quizá ya no tanto: la del cantautor Joaquín Sabina.

Durante el programa de Mejide, Espada sostuvo que traer un niño enfermo al mundo es "una inmoralidad y una aberración". "Si el servicio público le ha avisado a usted que esa persona va a nacer con gravísimas deficiencias que van a suponer para la sociedad un costo que podría haberse evitado, usted deberá asumir: primero, la responsabilidad moral de haber traído en esas condiciones un hijo al mundo; dos, la responsabilidad económica de mantener a ese hijo en las condiciones necesarias para la persona y su dignidad", dijo el periodista.

El derecho de las personas

Las denuncias formales están encabezadas, una, por la Generalitat, y otra, por la Federación Dincat, que aúna unas 300 entidades que defienden los derechos de las personas con discapacidad intelectual de Catalunya.

Contra esas denuncias, los periodistas José María Albert de Paco y Julio Valdeón han promovido un manifiesto de apoyo a Espada ante "un acoso que excede con mucho de los estándares de crítica que incluso él, un hombre que vive y escribe río arriba, se ve obligado a soportar".

El manifiesto, que se puede leer aquí, mezcla las querellas con una cuestión política. "La denuncia de la Generalitat se añade a la querella que interpuso el día 1 de marzo de 2019, también por un presunto delito de odio, la Federación de Entidades de la Discapacidad Intelectual de Cataluña (Dincat). Asimismo, en enero pasado, la Crida LGTBI, perteneciente a la trama asociativa de la extrema izquierda independentista, denunció a Espada por un presunto delito de incitación al odio, y discriminación (homofobia), a raíz de la entrada de su blog en El Mundo “Aznar, sin complejos”, en que postulaba que al diputado de ERC en el Congreso Gabriel Rufián se le debía dispensar el mismo trato soez que él reserva a sus adversarios políticos", dice el texto.

Bajo este argumento casa el apoyo de Sabina, que ya cargó contra el independentismo durante su pregón en los carnavales de Cádiz. Anteriormente, el cantautor ya había manifestado en varias ocaisones su disconformidad: "Estoy radicalmente en contra de alguien que quiera hacer una patria mas pequeñita teniendo una tan grande", manifestó en octubre del 2017. También firman, entre otros muchos, el filósofo Fernando Savater, los periodistas Federico Jiménez Losantos y Raúl del Pozo, los escritores y Fernando Sánchez Dragó, y la cabeza de lista del PP por Barcelona para las elecciones generales del 28 de abril, Cayetana Álvarez de Toledo.


Aquí se puede leer el manifiesto así como algunos de los signantes entre quienes destacan - como lo dice el artículo-, además del propio Pirata Cojo nombres como el filósofo orgánico Fernando Savater, el cagatintas Federico Jiménez Losantos, el juntaletras vascófobo Jon Juaristi, el macabro payaso Albert Boadella, la bloguera millonaria Yoani Sánchez o su paisana, la escritora gusana Zoé Valdés:


Las declaraciones de Arcadi Espada en un programa de televisión acerca de los progenitores que, a sabiendas de que el embrión presenta anomalías genéticas o es susceptible de un mayor riesgo de trastornos metabólicos o neurológicos, llevan el embarazo a término, han dado lugar a un acoso que excede con mucho de los estándares de crítica que incluso él, un hombre que vive y escribe río arriba, se ve obligado a soportar.

En una actuación que convierte el acoso en persecución institucional, la Consejería de Asuntos Sociales de la Generalitat de Cataluña ha denunciado a Espada por un presunto delito de odio contra las personas con síndrome de Down. Aunque sea desmoralizador, aclarémoslo una vez más: Espada jamás ha hablado de “personas con síndrome de Down”, por lo que difícilmente puede haber propuesto su exterminio, como sostienen sus haters.

Lo que plantea Espada (a menudo, por cierto, preguntándoselo él mismo) alude al sobrecoste derivado de una atención necesariamente extraordinaria. Es decir, quién asume la factura de esa “libertad reproductiva”. En todo caso, si algo cabe inferir de esta reflexión de Espada es el mandato irrenunciable de procurar a todas las personas nacidas, incluidas por supuesto las aquejadas de síndrome de Down, una existencia digna.

En este debate, el biólogo y ensayista Richard Dawkins considera que “abortar porque se ha obtenido un diagnóstico de amniocentesis de síndrome de Down no es peor razón para abortar que hacerlo porque sí”. Y es que, como dijo el filósofo y bioeticista Peter Singer, la discusión sobre cuestiones bioéticas que atañen al aborto se ocupa de aquello que “la gente practica en la privacidad de las clínicas”.

Pero el silencio, y los tabúes, son siempre enemigos de la libertad. Que las instituciones de gobierno no tengan entre sus prioridades estimular este debate, por lo demás habitual en el campo de la filosofía moral y de la bioética, habla de la incuria que las domina. Ahora bien, que persigan penalmente a quien ha sido su introductor en España es un vil abuso de autoridad que en el caso de la Generalitat, además, apesta a venganza. No en vano, Espada es uno de los intelectuales españoles que más eficazmente ha combatido los nacionalismos, y no sólo de palabra: impulsor del manifiesto que inspiró la creación de Ciudadanos, a su empeño se debe también la plataforma Libres e Iguales, la única entidad cívica que se movilizó en las calles de Cataluña contra la consulta del 9N, antecedente de la del 1-0.

La denuncia de la Generalitat se añade a la querella que interpuso el día 1 de marzo de 2019, también por un presunto delito de odio, la Federación de Entidades de la Discapacidad Intelectual de Cataluña (Dincat). Asimismo, en enero pasado, la Crida LGTBI, perteneciente a la trama asociativa de la extrema izquierda independentista, denunció a Espada por un presunto delito de incitación al odio, y discriminación (homofobia), a raíz de la entrada de su blog en El Mundo “Aznar, sin complejos”, en que postulaba que al diputado de ERC en el Congreso Gabriel Rufián se le debía dispensar el mismo trato soez que él reserva a sus adversarios políticos.

Los firmantes expresamos nuestra solidaridad con Arcadi Espada, al tiempo que manifestamos nuestra preocupación ante la ofensiva de quienes, amparándose en la defensa de la moralidad, no aspiran sino a acomodar la discusión pública a sus mezquinos intereses, las más de las veces políticos.

Barcelona-Nueva York-Luxemburgo, 14 de marzo de 2019

José María Albert de Paco, periodista
Julio Valdeón, periodista
Steven Pinker, psicólogo, científico cognitivo, lingüista y escritor canadiense
Alan Sokal, científico estadounidense, profesor de Física en la Universidad de Nueva York y de Matemáticas en University College
Jean Bricmont, profesor jubilado de Física Teórica en la Universidad de Lovaina
Richard Dawkins, biólogo evolutivo​ y divulgador científico británico
Fernando Savater, filósofo
Federico Jiménez Losantos, periodista
Raúl del Pozo, periodista
Joaquín Sabina, cantante
Félix de Azúa, escritor
Jon Juaristi, escritor
Cayetana Álvarez de Toledo, historiadora y periodista
Fernando Sánchez Dragó, escritor
Antonio Escohotado, filósofo
José Antonio Montano, escritor
Jorge Bustos, periodista
José Miguel Larraya, periodista
Alberto Olmos, escritor
Carlos Cañeque, cineasta y escritor
Enrique Lynch, escritor
Teresa Giménez Barbat, escritora, antropóloga y eurodiputada del grupo Alde
Beatriz Becerra, escritora y eurodiputada del grupo Alde
Ricardo Cayuela, director editorial de Penguin Random House Mondadori México
Alfonso de Vilallonga, músico
Ramón Arcusa Alcón, músico
Fernando Navarro, diputado de C's en el Congreso
Xavier Pericay, filólogo, escritor y diputado en el Parlamento Balear por C’s
Max Lacruz, editor
Rosa Belmonte, periodista
Javier Rioyo, escritor, periodista y cineasta
Javier Melero, abogado
Juan Abreu, escritor
Albert Boadella, dramaturgo
Jaume Boix, periodista
Rafa Latorre, periodista
Leyre Iglesias, periodista
Félix Ovejero, profesor de Filosofía Política y Metodología de las Ciencias Sociales de la Universidad de Barcelona
Milena Busquets, escritora
Inés García-Albi, periodista
Jose Luis López-Linares del Campo, cineasta
Elvira Roca, historiadora
Yoani Sánchez, periodista cubana, directora del diario 14ymedio.com
Laura Fàbregas, periodista
Verónica Puertollano, traductora
Diego Salazar, periodista y editor
Santiago Navajas, profesor de Filosofía
Miriam Tey, editora
David Jiménez Torres, escritor y profesor universitario
Cristian Campos, periodista
Sergio Campos, bibliotecario
Roger Domingo, editor
Ana Nuño, escritora, poeta y editora
José Pardina, editor
Zoé Valdés, escritora





°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario