martes, 19 de marzo de 2019

Altsasu Convoca

La balandronada protagonizada por Eduardo Inda, Ana Beltrán y Pablo Casado en el Bar Koxka a pocas horas de conocerse el más reciente despropósito procesal en contra de los jóvenes de Altsasu ha puesto de manifiesto la necesidad de llevar el caso a todas las arenas posibles para exigir y obtener justicia.

Es el estado español el que debiera estar en el banquillo de los acusados ante instancias internacionales.

Les compartimos este llamamiento a la solidaridad dado a conocer en Gara:


El domingo a las 12.00, Altsasu albergará una movilización que aspira a desbordar la propia localidad. El movimiento solidario reacciona al golpe que ha supuesto la última sentencia de la AN. El listón de las últimas manifestaciones es una locura, pero la actividad es frenética, con viajes a Madrid, Bruselas y declaraciones ante la ONU.

Aritz Intxusta

«Lo estamos dando todo, vamos otra vez a tope», comenta Aritz Leoz, uno de los motores de la plataforma Altsasukoak Aske. La respuesta a la confirmación de la condena a los ocho jóvenes esta vez se dará desde el propio pueblo. «Eso lo hace todo más especial. Hay miles de personas que han luchado por nosotros y que ni siquiera han estado aquí. No conocen el pueblo. Esta vez jugamos en casa».

Será difícil emular las dos grandes movilizaciones del pasado año en Iruñea, las de abril y junio. Coincidieron con el juicio y las detenciones tras la sentencia. Se habló de 60.000 o 80.000 personas en la segunda de ellas. Antes de estas dos manifestaciones históricas, hubo otra en el propio pueblo, que se cifró en 10.000 asistentes. Se convocó apenas un mes y medio después de los hechos y la encabezaba una gran pancarta con el nombre de la localidad. Supuso el gran pistoletazo de salida.

El movimiento por la libertad de los siete jóvenes encarcelados (hay una octava enjuiciada, Ainara Urkijo, que recibió una condena de dos años y no ha entrado en prisión) regresa al pueblo muy distinto de cuando salió. El domingo no tendrá sentido que tome la palabra el director del instituto para defender a Altsasu frente a la campaña de demonización. Hoy, Altsasu es sinónimo de dignidad.

Explicar lo que pasó

Leoz reconoce que hay un poco caos de autobuses. «Sabemos que salen de Gijón, Madrid, que vienen de Catalunya y también de Euskal Herria... pero no tenemos un control tan claro como en la ocasión anterior». En las redes sociales sí que están notando buena respuesta de gente que les confirma que estará.

Una de las cosas en las que se está trabajando es que la movilización pueda ser accesible para todo el mundo. «Hemos pensado en personas con movilidad reducida, con dificultades de audición... Tiene que caber todo el mundo», avanzan.

Otra de las líneas en las que trabajan tiene que ver con aprovechar para explicar a toda esa gente que llega qué es lo que pasó. Su intención pasa por narrar todo lo que ha sucedido desde aquella pelea de madrugada a las puertas del Koxka. Desde Altsasukoak Aske no detallan la idea, pero avanzan que será «algo que no se ha hecho antes».

Los preparativos no cesan. Antxon Ramírez de Alda, el padre de Adur, estuvo en Madrid en la movilización en favor de la libertad de los presos políticos catalanes. Allí habló de que la batalla de Altsasu no está perdida, que siguen necesitando de su solidaridad y que, en el fondo, esta es una lucha en defensa de los derechos fundamentales.

Amaia Izko, abogada de Urkijo y Jokin Unamuno, intervino la semana pasada en las Naciones Unidas, en Ginebra, durante un congreso sobre derechos civiles y políticos.

Mañana miércoles, serán de nuevo las madres y los padres los que hagan las maletas para viajar a Bruselas. Allá tendrán una agenda apretada con partidos belgas, europarlamentarios y faltan por atar en la agenda los encuentros con grupos de defensa de los derechos humanos. En los últimos días, los padres han estado grabando vídeos y material de propaganda que difunden por las redes sociales.

Dentro de Altsasu Gurasoak ha habido cambios también, pues Bel Pozueta deja la portavocía tras aceptar la invitación para ser candidata de EH Bildu al Congreso de los Diputados.

A la espera de los recursos

La sentencia confirmada en apelación de penas de entre 9 y 13 años para los altsasuarras (a excepción de Iñaki Abad, que vio a suya reducida a 6) va a ser recurrida por las defensas. Tienen diez días desde que les sera formalmente notificada, hecho que está sucediendo estos días. Por el momento, las otras partes (las acusaciones de Covite, una asociación de guardias, el abogado del Estado y los abogados de las novias) no han confirmado que vayan a llevar el caso ante el Supremo, aunque es esperable que lo hagan.

Según fuentes de la defensa, el escenario más probable es que el Supremo no resuelva sobre estos nuevos recursos hasta finales de este año.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario