sábado, 30 de marzo de 2019

Azazeta en la Memoria

Para esos que no están dispuestos a reconocer sus crímenes y mucho menos a ofrecer disculpas, a esos que hablan de suelos - y subsuelos - éticos, a los que insisten en que no se deben permitir cierres en falso... les dedicamos este reportaje de Hala Bedi:


16 presos políticos alaveses, entre los que se encontraba en alcalde republicano de Gasteiz Teodoro González de Zarate, fueron asesinados la noche del 31 de marzo de 1937 en la localidad alavesa de Azazeta. En lo que a número de víctimas de una misma acción represiva se refiere, es la mayor matanza cometida por los aparatos de terror del Estado franquista en Araba.

Tras el alzamiento militar fascista contra la República, la mayor parte de Araba quedó bajo el control de los golpistas. Pocos fueron los puntos de la geografía alavesa los que se libraron de la invasión fascista. Sin embargo, la respuesta política y social que consiguió organizarse en muchos otros lugares evitó que la conspiración derechista triunfara en un primer momento.

Ese escenario provocó una guerra que duraría oficialmente hasta 1939. La estrategia del terror franquista que comenzó en esa primera fase de retaguardia después continuó durante décadas de dictadura. Con el objetivo de aniquilar cualquier atisbo de oposición al nuevo régimen se llenaron las prisiones y las cunetas con miles de víctimas: ejecuciones, desapariciones forzosas, cárcel, tortura, exilio… Araba no escapó de la represión. Cargos electos, maestros, sindicalistas, militantes políticos… Entre 1936 y 1945 fueron más de 300 los asesinados en Araba. A día de hoy, muchos de ellos continúan desaparecidos.

El 31 de marzo de 1937, el ejército franquista comienza el ataque contra el frente norte y bombardea Durango causando centenares de víctimas. Esa misma noche, en la retaguardia, un escuadrón de la muerte compuesto por requetés, falangistas y Guardias Civiles se presenta en la prisión vitoriana de la calle La Paz. Dirigidos por Bruno Ruiz de Apodaca, uno de los mayores asesinos franquistas de la ciudad, sacan a 16 presos de sus celdas y los llevan maniatados a dos camiones que les esperan en la puerta para ser trasladados al puerto de Azazeta.

Los 16 fueron asesinados por orden de Bruno Ruiz de Apodaca, uno de los mayores asesinos franquistas de Gasteiz

Algunos de ellos eran cargos electos o significados militantes republicanos, socialistas, abertzales o anarquistas. Otros eran obreros que habían sido encarcelados por simpatizar con esas ideologías que el terror de Estado franquista quería aniquilar. Los 16 de Azazeta son:

  •     Teodoro González de Zarate, alcalde republicano de Gasteiz, afiliado a Izquierda Republicana.
  •     Francisco Díaz de Arcaya, concejal socialista en el ayuntamiento republicano de Gasteiz.
  •     José Luis Abaitua Pérez, burukide del ABB, EAJ-PNV.
  •     Víctor Alejandre, de Valdegovía, militante del Partido Republicano Radical Socialista.
  •     Eduardo Covo González, empleado de Telégrafos, de Gasteiz.
  •     Jaime Conca Amorós, jornalero, de Gasteiz.
  •     José Domingo Elorza San Vicente, pintor, de Gasteiz, afiliado al PSOE.
  •     Constantino González Santamaría, barbero, de Gasteiz.
  •     Francisco Garrido Sáez de Ugarte, ajustador, de Apellaniz, afiliado a CNT.
  •     Prisco Hermua Arrízola, jornalero, de Gasteiz, afiliado a CNT.
  •     Antonio García Bengoetxea, mecánico, de Gasteiz.
  •     Jesús Estrada Ábalos, mecánico, de Gasteiz, afiliado al PCE.
  •     Daniel García de Albéniz Azazeta, labrador, de Maeztu, afiliado CNT.
  •     Manuel José Collel Aguilá, ferroviario, de Gasteiz, afiliado a Unión Republicana.
  •     Manuel Hernández Ibañez de Garaio, ferroviario, de Gasteiz.
  •     Casimiro Cerrajería Zarranz, pirotécnico, de Gasteiz, afiliado a UGT.

13 cuerpos durante más de 40 años perdidos

Al día siguiente, en la cárcel situada en la calle La Paz, comunicaron a los familiares que los presos habían sido puestos en libertad. No les dieron más explicaciones. Ni un dato; las autoridades no les revelaron ningún dato sobre el paradero de éstos.

Las dudas se disiparon cuando contactaron con el el sacerdote que los fascistas se habían llevado a Azazeta para acompañar a los presos antes de ser ejecutados. Maniatados de dos en dos, habían sido llevados desde la camioneta al bosque. Fueron asesinados y enterrados en varias fosas comunes.

A los dos años se recuperaron los restos de tres de los 16 asesinados. Eran los cuerpos del último alcalde republicano Teodoro González de Zarate, del burukide del ABB Jose Luis Abaitua y del militante de Unión Republicana Manuel José Collel. Los tres cadáveres fueron enterrados en el cementerio de Santa Isabel de Gasteiz, el barrio de Zaramaga.

Las otras 13 víctimas de la masacre de Azazeta permanecieron en el monte 41 años más, hasta que en verano de 1978 fueron exhumados y trasladados al cementerio de El Salvador de Otazu, en Gasteiz.

.
.





°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario