sábado, 30 de marzo de 2019

Facebook y el Supremacismo Blanco

Desde Deutsche Welle, ese poderoso medio de comunicación alemán que lo mismo publica información falsa en contra de Cuba que pone en salmuera al ministro de exteriores borbónico franquista Josep Borrell, traemos a ustedes una de esas notas que nos hacen ver que quienes manejan las redes sociales adolecen de las mismas taras que han caracterizado a los medios de comunicación tradicionales.

Muestra de ello el más reciente escándalo acerca del uso de Facebook por parte de grupos radicales de extrema derecha, mismo que ha terminado por salpicar, léalo usted bien, al pueblo vasco.

Y sí, los de Feisbú han hecho una declaración que por alguna extraña razón incluye a los vascos entre los grupos separatistas blancos. O sea, la demanda por recobrar la soberanía por parte de una nación histórica invadida y ocupada durante siglos es ahora comparable con quienes consideran que por tener fenotipo europeo merecen vivir apartados de quienes no poseen ese atributo.

Por supuesto que esta declaración va a ser la delicia de quienes han insistido, convenencieramente, en un supuesto racismo intrínseco al nacionalismo vasco. Claro, quienes van a salir a festejar el desliz de Facebook son exactamente quienes hoy hablan de una España unida sin cabida para migrantes.

O sea, los errores cometidos por gente como John Kerry en el pasado se seguirán repitiendo.

Aquí la información:


La decisión de Facebook llega después de las críticas por no haber detectado y eliminado a tiempo el vídeo de los asesinatos en las mezquitas en Nueva Zelanda, que fue retransmitido en directo en la plataforma.

Facebook anunció este miércoles (27.03.2019) la prohibición de colgar contenidos que alaben o fomenten el nacionalismo y separatismo blancos en la red social y en Instagram, dos semanas después de la matanza de 50 personas en dos mezquitas de Nueva Zelanda a manos de un supremacista blanco.

"Hoy anunciamos una prohibición de los mensajes de alabanza, apoyo y representación del nacionalismo y separatismo blancos en Facebook e Instagram, que empezaremos a aplicar la próxima semana", apuntó la red social más usada del mundo en un comunicado. "Está claro que estos conceptos están fuertemente vinculados a grupos de odio organizados y no tienen lugar en nuestros servicios -indicó-. Nuestras políticas siempre han prohibido el odio a personas en base a características como la raza, etnia o religión, lo que siempre ha incluido el supremacismo blanco", señaló el texto.

La compañía que dirige Mark Zuckerberg explicó que en un primer momento no aplicó el mismo criterio al nacionalismo y separatismo blancos, porque tenían en mente "conceptos más amplios de nacionalismo y separatismo como el orgullo nacional estadounidense y el separatismo vasco, que son una parte importante de la identidad de las personas".

El nacionalismo blanco es una ideología que entiende que existe una identidad nacional propia de la raza blanca y que los blancos deben asegurar la supervivencia de la misma en sus países, mientras que el separatismo blanco aboga por mantener a los blancos separados del resto de razas, sin que ello implique dominación, explicó la agencia de noticias Efe.

El supremacismo blanco (algo que sí estaba ya prohibido en Facebook), por otro lado, defiende que los blancos son superiores a las personas de otras razas y que por ello deben ejercer una posición de dominio sobre el resto. "De ahora en adelante, la gente todavía podrá demostrar orgullo de su pertenencia étnica, pero no toleraremos alabanzas o apoyo al nacionalismo y separatismo blancos", aseguraron desde la empresa con sede en Menlo Park (California, E.E. U.U.).

Facebook fue criticada tras la matanza de Nueva Zelanda por no haber detectado y eliminado a tiempo el vídeo de los asesinatos en las mezquitas, que fue retransmitido en directo en la plataforma y visto unas 4.000 veces antes de que las imágenes fuesen retiradas. Posteriormente, hubo internautas que intentaron, con éxito o no, volver a colgar el vídeo más de un millón de veces.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario