jueves, 21 de marzo de 2019

La Entente Navarrica Resta

Les compartimos esta nota de Naiz para que quede constancia en este blog que de frente al proceso electoral de 2019 los de UPN han decidido quitarse la mascareta "navarrista" para asumir plenamente y de cara al sol su perversa inclinación ultra españolista.

Aquí la información:


La coalición de UPN, PP y Ciudadanos ha presentado imagen y candidatos. Ha sido todo un reencuentro de las viejas rivalidades dentro de UPN. El verdadero duelo se vivirá en el Senado, donde compiten en lista abierta Alberto Catalán y Amelia Salanueva. Ruth Goñi, la única aspirante de Ciudadanos con opciones, ha compartido protagonismo con Sergio Sayas.

Aritz Intxusta

El logo de Navarra Suma es parecidísimo al de UPN. Eso queda muy claro. Javier Errea metió un meneo en 2017 a la imagen clásica de UPN sobre fondo azul y la convirtió en una servilleta roja formando el mapa de Nafarroa. El  logo de Navarra Suma es la misma servilleta con un par de dobles más.

Ciudadanos y PP ceden todo el protagonismo gráfico a los regionalistas de Esparza. Pero la formación de Ana Beltrán deja claro que ellos quieren estar bien presentes. Han aparecido en tropel y con Amelia Salanueva, que pasó de intentar ser presidenta de UPN, a ser una tránsfuga en el PP. Es su gran apuesta para el Senado. Beltrán estaba convencida de que hoy era importantísimo salir en la foto.

Salanueva mete interés a lo que ocurra en el Senado, donde la lista es abierta y competirá con Alberto Catalán. UPN ha relegado al barón al tercer puesto. No parecía muy contento. «Voy como Baltasar, para poner la nota de color», ha disparado a un corrillo de periodistas a la que se marchaba. Por su parte, la marcha de Salanueva generó enorme malestar entre los responsables de UPN. El responsable de Organización la acusaba de pesetera.

Para mayor intríngulis, Ciudadanos coloca también en el Senado a su única candidata con opciones: Ruth Goñi. A ver qué tal le sale con el voto libre. Goñi ha tomado la palabra solo por detrás de Esparza. Se ha presentado como una novata en política con muchas ilusiones que traía apuntadas en un papel.

Era mejor que Ciudadanos no tuviera representación en el Congreso, porque el plan de Navarra Suma es acabar en el Grupo Mixto. De ahí que Alberto Picón, el cuarto en la lista y primero de los naranjas, acudiera ayer a la foto a sabiendas de que el 28 de abril se quedará para vestir santos.

Sergio Sayas, por su parte, ha intervenido con más tablas y el rostro satisfecho. Tiene asiento asegurado, pues va el primero al Congreso. Lo lógico es que Navarra Suma tenga otro escaño más, que se lo ha adjudicado Carlos García Adanero. Si sumasen los mismos votos que por separado arañarían el tercer escaño, pero es más factible que se les escape la tercera plaza y que la aspirante del PP, Cristina Sanz, se quede a dos velas tras cuatro años de vida plácida en el Senado. En 2015, Sanz se presentó también a la Alcaldía de Iruñea y no obtuvo siquiera plaza de concejal.

Sayas ha dicho que todo es para que «Navarra recupere la libertad». Asegura que el nacionalismo no tiene cabida en el siglo XXI y que «Navarra es Navarra y Navarra es España». Y que quienes no piensan como él son «unos sectarios».


¿Existe el peligro de que la gente de hecho vote por este Frankenstein? Definitivamente sí. Siendo esa la gran paradoja navarra.

Por mientras llega la fecha en que nos enteremos, les dejamos con la visión de Tasio:








°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario