domingo, 31 de marzo de 2019

Mirando 'lo Vasco'

¿Cómo nos ven a los vascos desde fuera?

¿Qué es lo que resalta cuando nos miran?

¿Hasta que punto se obstruye la vista del observador con "lo español" o "lo francés"?

Magníficas interrogantes.

Les compartimos esta reseña dada a conocer por Deia:


José Julián Bakedano reúne en su libro visiones de creadores extranjeros sobre el País Vasco. Entre otros están Voltaire, Welles, Borges, Diego Rivera, Rimsky-Korsakov, Semprún, Hemingway, Madonna o Graham Greene

Maite Redondo

José Julián Bakedano tiene un extenso y variado currículum: ha sido cofundador del Museo de Arte e Historia de Durango y de la asociación Gerediaga, ha ejercido de subdirector del Museo de Bellas Artes de Bilbao, donde creó la Zinemateka... Además, ha coordinado más de 150 exposiciones de arte, ha dirigido películas y ha escrito libros como, por ejemplo, Fotografía del País Vasco o el estudio más completo que existe sobre el cineasta e investigador Norman Mclaren.

A sus 62 años, el durangarra acaba de publicar un nuevo libro bajo el título Extraños en el paraíso, en el que recoge la mirada de 42 creadores extranjeros sobre el País Vasco desde la modernidad. Desde Ernesto Sábato a Madonna, pasando por Flaubert, Buñuel, Carrière, Semprún, Voltaire, Orson Welles, Borges, Luis Cernuda, Graham Greene y Víctor Hugo, entre otros, desfilan por las páginas de este libro editado por Pamiela.

“Cada seis semanas, desde 2005 hasta 2015, realicé unas colaboraciones con el periódico del duranguesado Anboto con la semblanza de algún creador extranjero y su relación con el País Vasco. Fruto de aquellos artículos y del apoyo de Txema Aranaz, ha surgido este libro”, explica Bakedano. El prólogo es de Kirmen Uribe, y el epílogo, de Bernardo Atxaga, que aporta más visiones del exterior.

Admiración

Dice Kirmen Uribe “que siempre es bueno saber cómo nos ven, notar cómo las miradas ajenas van completando nuestra identidad”. En Extraños en el paraíso, solo Borges describe de forma negativa su visión de los vascos. “El resto lo hace de forma positiva porque les llama mucho la atención cómo somos”, expone Bakedano. Borges era descendiente directo de Juan de Garay, fundador de Buenos Aires, pero siempre despreció a los vascos. “Hizo protagonista en uno de sus últimos cuentos, El congreso, a un tal Fermín Eguren, de quien dice que estaba muy orgulloso de su estirpe vasca, gente que al margen de la historia no ha hecho otra cosa que ordeñar vacas”.

Nada que ver con la opinión que tenía otro escritor argentino, Ernesto Sábato, que conoció en su país a vascos exiliados durante su infancia y juventud. Así, la protagonista de su primera gran novela, El túnel, se llama María Iribarne. Además, escribió un pequeño ensayo reivindicativo Askatasunaren alde noiz gabeko burruka, que editó el Gobierno vasco con fotos de Alberto Schommer.

El poeta y cantautor Leonard Cohen, que ofreció varios conciertos en Bilbao y Donostia, introdujo en su novela Los hermosos vencidos un homenaje al pueblo vasco: “Me gustaría haber ido con los vascos en la guerra, luchando contra los franquistas, enarbolando la hostia sagrada”.

Lo mismo le pasó al escritor británico Graham Greene. “El interés del autor de El tercer hombre por los conflictos le atrajo hacia la causa vasca, por lo que intentó volar desde Toulouse a Bilbao durante la Guerra Civil, pero no consiguió convencer al dueño de un pequeño café, que había roto el cerco de Bilbao en varias ocasiones, para que le acercara con su avión”.

Entre los creadores extranjeros, el autor del libro recoge también la admiración de Pierre Loti, que en su novela Ramuntcho exalta el amor que sintió por Iparralde, donde moriría en 1923. Otra de las famosas que abrazó el euskera fue Madonna, que incluyó en una de sus giras mundiales a la banda Kalakan de Iparralde.

Lekeitio

En 1907, el pintor muralista mexicano Diego Rivera llegó a Lekeitio para disfrutar de unas semanas en la costa vizcaina. “Todas las mañanas, salía al despuntar los primeros rayos de sol, con el caballete al hombro y los pinceles en el bolsillo. En Lekeitio salió a flor el talento del artista. El Museo Diego Rivera, en la ciudad de Guanajuato, exhibe un cuadro de aquella época: Iglesia de Lekeitio, y las Galerías Agustín Cristóbal en la capital mexicana, La casona, que representa el edificio de la esquina de la calle Beheko con Tortola”, describe.

La localidad también debió de inspirar a Rimsky-Korsakov. Según relata Bakedano, una leyenda entre marinos vascos asegura que el compositor ruso se inspiró en melodías populares de Lekeitio para determinados acordes de Scheherazade, que recogió en su estancia en la localidad durante su época de marino.

‘Brokeback mountain’

¿La película, basada en el libro de la escritora Annie Proulx, está basada en una historia de vaqueros vascos? “Posiblemente -dice Bakedano - En el filme queda sin referencia la etnia a la que pertenecen, sin embargo el capataz homófobo, Joe Aguirre, es vasco, y es presumible que la escritora consultara a la comunidad vasca, máxime cuando entre sus agradecimientos se encuentra Paul Etchepare. Muchos pastores y vaqueros le agradecieron a Proulx que les retratase y alguien le confesó que ese relato era la historia de su vida”, asegura Bakedano.

Orson Welles realizó dos documentales en los que eligió al pueblo vasco: El País Vasco y La pelota vasca. El cineasta, que catorce años antes había asombrado al mundo con su Ciudadano Kane, visitó en el verano de 1955 los valles y los montes de Iparralde. “Le interesaba el concepto de la independencia del pueblo vasco, el idioma, el apego a las tradiciones”, añade Bakedano, que ya está preparando una segunda parte del libro: “Priorizo los personajes que tengan calidad, dando pistas para la lectura de autores importantes en la literatura, bellas artes, cine o música para reflejar que los vascos hemos interesado a multitud de extranjeros”.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario