jueves, 4 de agosto de 2016

Una Perturbación Religiosa en la Fuerza

La fuerza es poderosa entre los revoltosos, según nos relata esta nota publicada en Sin Embargo:

No es una broma venida de una galaxia muy, muy lejana: el movimiento empezó en Australia y en Inglaterra, por ejemplo, ya hay 400 mil que se dicen seguidores de la religión que nació en la cabeza de George Lucas. La Fuerza es fuerte en países insospechados como Turquía, por ejemplo, y una ciudad de Nueva Zelanda tiene el mayor número per cápita de seguidores del planeta: son tantos los que se han unido a los Jedi que significan la segunda religión declarada, después del cristianismo.

Suena a broma, pero no lo es. Australia celebra cada cinco años un registro de ciudadanos. Hay una casilla sobre la religión a rellenar y unas 70,000 personas han marcado en los últimos censos que son fieles seguidores de la religión Jedi. Esta tendencia empezó como una protesta contra el gobierno en 2001 y a día de hoy ha ido aumentando hasta el hecho de convertirse en un problema para el colectivo de ateos del país.

Para los menos frikis, los Jedi (pertenecientes al universo ficticio de la saga Star Wars) son personajes y defensores de la paz de gran poder y sabiduría seguidores del Lado Luminoso de La Fuerza, que pertenecen a una orden mística y monacal llamada la Orden Jedi.

Pero estos jedis no van por ahí con largas capas y espadas láser. No. En su mayoría son ateos que acudieron a la llamada de una campaña iniciada en 2001 a través del correo electrónico en la que se aseguraba que si 8,000 personas se declaraban como seguidores de la fe Jedi en el censo, se consideraría una religión oficial. Aunque no se consideraba una manera de rebeldía contra el gobierno, en 2006 (el censo se celebra cada cinco años), 58,053 ciudadanos se unieron a la fe Jedi.

En 2011 subieron a 64,390. El próximo registros se empezará a realizar a partir del 6 de agosto de este año.

La Fundación de Ateos Australiana está crispada con este tema y, a pocos días del censo, ya ha hecho un llamamiento. “Jedi y las otras religiones de broma no se contabilizan en la categoría de no religioso sino en la de indefinido, con lo que hace parecer a Australia mas religiosa de lo que en realidad es”, explican los ateos. “Si los viejos religiosos con túnica no te representan, no te conviertas en Jedi”.

Aunque Australia rompe el récord internacional en lo que se conoce como “el fenómeno Jedi”, no es el único país en el que existen adeptos declarados a esa religión ficticia que nació de la mente de George Lucas.



Aunque las creencias Jedi nos llaman la atención, de nuestra parte, preferimos afiliarnos a la Religión del Dios de los Muchos Rostros... ¡Valar Morghulis!

¡Valar Doheiris!





°