viernes, 5 de agosto de 2016

Mujer Botín en la ZEN

Para los incondicionales del régimen español hoy que se cumple un aniversario más del fusilamiento de las 13 Rosas, les queremos compartir esta nota acerca de como los grupos represivos en la nómina de La Zarzuela convirtieron a las mujeres vascas en botín de guerra.

Esta perla ha sido publicada en El Diario:

La violencia sexual de los grupos parapoliciales en la Euskadi de los ‘años de plomo’

Un informe de Argituz destaca que entre 1979 y 1980 se registraron al menos 15 violaciones por parte de grupos parapoliciales y de extrema derecha

Eduardo Azumendi
La mujer como víctima del terrorismo en Euskadi. Ese es el objetivo del estudio abordado por la  Asociación Argituz, cuyo avance preliminar ya se lo ha enviado al Gobierno vasco. Entre otras cosas, el documento, al que ha tenido acceso la Cadena SER, resalta que las violaciones y conculcaciones de derechos humanos no afectaron por igual a hombres y mujeres. Por ejemplo, los hombres murieron víctimas de atentados mortales en una proporción de 10 a una con relación a las mujeres, pero la mayoría de ellas murieron en atentados indiscriminados. Es decir, que no eran el objetivo.

Argituz, una Asociación Pro Derechos Humanos, sin ánimo de lucro, recomienda estudiar en profundidad el fenómeno y la carga que recayó sobre las mujeres. Por lo general, fueron víctimas indirectas, ya que los terroristas asesinaron a sus maridos, padres, hermanos… En total, los atentados terroristas dejaron un reguero de 928 huérfanos solo en Euskadi .

En su trabajo, Argituz también revela un aspecto que hasta ahora ha pasado, más o menos, desapercibido: la violencia sexual de los grupos parapoliciales y de extrema derecha. El periodo analizado se centra entre 1979 y 1980, los ‘años de plomo’ en la comunidad autónoma, cuando los atentado de ETA y de los grupos parapoliciales se sucedían. Argituz contabiliza hasta 15 casos de violaciones sexuales, de las que dos acabaron con muerte. Además, en otros 15 casos, los grupos parapoliciales grabaron esvásticas o las siglas del GAL en los cuerpos de las mujeres. El estudio aporta testimonios indirectos de una decena de mujeres.



La cosa no ha cambiado mucho, si tomamos en cuenta lo que Nekane Txapartegi, hoy involucrada en un ilegal proceso de extradición en Suiza, denunciara durante el juicio del macrosumario 18/98+.





°