viernes, 5 de agosto de 2016

Albin Entrevista a Pilar Zabala

Nuestro amigo Danilo Albin ha entrevistado a la virtual lehendakari de la CAV, Pilar Zabala. Dicha conversación está disponible en la página de Público:

Pilar Zabala: "El ministro del Interior protege a torturadores y asesinos"

La candidata a lehendakari por Podemos advierte que su hermano, asesinado por el GAL en 1983, sigue sin ser reconocido como una víctima del terrorismo, algo que considera un “agravio comparativo”. También acusa al PNV de mantener una “política clientelar” y aclara cuál será su prioridad en caso de llegar al Gobierno Vasco: blindaje de derechos sociales.

Danilo Albin
Pilar Zabala vive uno de los veranos más extraños de su vida. Es agosto, y su teléfono no para de sonar. Son periodistas. Quieren preguntarle si es independentista, si le parece bien que se haga un referéndum, si está más cerca del PNV o de EH Bildu… ¿Por qué tantas dudas? Porque esta mujer, hasta ahora conocida por su condición de familiar de una víctima del terrorismo de Estado, se ha convertido en la candidata a lehendakari de Podemos. Así lo decidieron las bases de ese partido en las primarias. De los 4.208 votos registrados, 2.167 fueron para “Pili”. Adiós vacaciones en La Rioja, su destino familiar desde hace nueve años.

La hermana de Joxian Zabala –presunto militante de ETA asesinado por el GAL en 1983- es consciente del reto que deberá afrontar. Hay nervios. Hay ilusión. ¿Y miedo? “No, para nada. En la vida ya hemos pasado por situaciones bastante más difíciles”, comentó a Público. También contó que le apasionan los maratones: hizo tres en los últimos cuatro años. Ahora mira con ganas la tradicional carrera de San Sebastián, prevista para noviembre. Un par de meses antes, el 25 de septiembre, competirá en las urnas.

Si hace seis meses le hubiesen dicho que hoy iba a dar una entrevista como candidata a lehendakari, ¿lo habría creído?

Por supuesto que no. No cabía entre mis planes. Sabía que se barajaba el nombre de la jueza Garbiñe Biurrun, a quien conozco y me parece una profesional buenísima. El listón estaba muy alto, y a mí ni se me pasaba por la cabeza. Tras la negativa de Garbiñe, y al ver que (la secretaria general de Podemos Euskadi) Nagua Alba decía que buscaban una mujer de la sociedad civil, que además fuese euskaldun (vascoparlante), una compañera del trabajo me dijo: “Esa eres tú”. Yo me reí, y le dije que cómo iba a ser yo. Hacíamos algunas bromas, pero ni se me pasaba por la cabeza.

¿Qué fue lo que más le gustó de Podemos?
Cuando me tocaba votar, o cuando observaba las actuaciones de los distintos partidos, en general no me sentía satisfecha. Tras las elecciones europeas, empecé a fijarme en Podemos. Al estar Nagua -a quien conozco- dentro de Podemos, me puse a observar todos los movimientos con más atención. Lo que más me atrajo fue que, por una vez, comencé a sentir atracción e interés por participar en la política. En los últimos años había colaborado con proyectos educativos del Gobierno Vasco en torno a la paz, la convivencia y el reconocimiento de todas las víctimas. De hecho, se me conoce más por ese ámbito. Sin embargo, a medida que iba conociendo al Gobierno Vasco como institución, veía muchos fallos y muchísimos puntos de mejora. Hay que tener en cuenta que actualmente trabajo en el Departamento de Educación, mientras que anteriormente lo hice en Osakidetza, también del Gobierno Vasco. Por tanto, he tenido experiencia en diferentes áreas, y siempre he visto clientelismo y favoritismo hacia determinadas personas que son puestas a dedo. Todas esas cosas podríamos cambiarlas a través de Podemos.

¿Qué le llevó a aceptar la candidatura de Podemos?

Hay muchos factores. Mis hijos ya tienen diez y doce años. Mi marido afortunadamente me apoya, la familia no ha puesto trabas… Además, soy funcionaria de carrera y puedo pedir una excedencia. Pero lo principal es que me han ofrecido participar en un proyecto en el que creo y al que puedo hacer mi aportación. Además, me parece importante la diferencia que existe respecto a otros partidos políticos, en los cuales hay una estructura de líderes y el resto de personas está en una categoría inferior. En Podemos no es así: aquí nadie es más que nadie.

¿Para qué quiere ser lehendakari?

Para construir una Euskadi mucho más justa, solidaria y equitativa. Una Euskadi sin privilegios de clase, en la que todas las personas, independientemente del lugar donde hayan nacido, tengan las mismas oportunidades y garantías. Tenemos que conseguir un pueblo en el que todas las sensibilidades identitarias se vean reflejadas. También es muy importante blindar los derechos sociales y combatir las desigualdades. ¿Cómo lo haremos? A través de diferentes medidas, entre las que se ubicarán la lucha contra el fraude fiscal o la reestructuración de determinadas entidades del Gobierno Vasco, como las destinadas a la formación de empleo, porque se han quedado obsoletas. Hay gente que lleva 30 años trabajando en la administración y no está preparada ayudar a una persona que va en busca de empleo. Otro fallo importante que he apreciado es la falta de coordinación entre las distintas consejerías. Un país no puede funcionar de esa forma.

¿Es Euskadi el “oasis” o “paraíso” del que hablada hace unos días el responsable del PNV, Andoni Ortuzar?

Ortuzar, cuando habló de un “paraíso”, tenía mucha razón: las haciendas vascas, controladas por el PNV y PSE, han permitido que las grandes fortunas solo tributasen el 1% de sus beneficios, a través de la fórmula de sociedades de promoción de empleo. Incluso permitieron que Rafa Nadal, mallorquín, tributase en Gipuzkoa. Hay que acabar con esas prácticas. En resumidas cuentas, hasta ahora todos han gobernado para los suyos. Yo quiero ser la lehendakari de la ciudadanía.

¿Con quiénes sería más sencillo tejer acuerdos poselectorales en Euskadi?

Aún desconozco cuáles son los proyectos de cada partido en las diferentes áreas. Le voy a poner un ejemplo: sin tener un proyecto claro para gestionar la sanidad, resulta difícil decir con quiénes podrías alcanzar hipotéticos pactos. Lo que tengo claro es que la política desarrollada por el PNV no me gusta, porque se trata de una política clientelar, que beneficia a quienes están bien y perjudica a quienes más lo necesitan.

Hablemos del modelo territorial. ¿Usted está a gusto con el encaje actual de Euskadi en España?

Creo que la gente no está a gusto. En Euskadi hay distintas sensibilidades e identidades nacionales. Hay quienes se sientan solo vascos, otros solo españoles, otros vascos y españoles… En Navarra ocurre tres cuartos de lo mismo. ¿Eso qué quiere decir? Pues que el modelo territorial actual no satisface lo que la ciudadanía está exigiendo. Y cuando algo no funciona, hay que cambiarlo. Debemos conseguir, en primer lugar, un modelo territorial actualizado, en el que todas las identidades se sientan identificadas. Una vez que hayamos construido ese modelo de futuro, el segundo paso será dar la palabra a la ciudadanía, para que decida si le gusta o no. Dicho de otra manera, una vez que todo está encausado, se vota y se decide. Es la ciudadanía la que tiene la última palabra.

¿Eso significa que está a favor del derecho a decidir?

Claro que sí. Podemos está a favor del derecho a decidir.

¿Usted se siente vasca, española o las dos cosas?

Mi identificación es, principalmente, con esta zona territorial. Yo me siento vasca, porque siempre he vivido aquí, y esta tierra me tiene maravillada.

Han pasado casi seis años del fin de la violencia de ETA, pero el proceso de paz no termina de consolidarse. ¿Quién tiene responsabilidades?

En este tema hay dos puntos importantes, que además son claves para desbloquear el proceso de paz. Por un lado, la sociedad vasca lleva mucho tiempo pidiendo que ETA se disuelva y entregue las armas. Eso debe hacerse cuanto antes, de la manera más garantista posible. Por otro lado, está la actitud del Estado español, que está haciendo una dejación de sus funciones. El proceso de paz debería ser una prioridad para el gobierno; no hay que olvidar que estamos hablando de una situación que ha generado muchísimas víctimas mortales de manera totalmente injusta. Lo que ocurre es que el gobierno del PP no es amigo de dialogar, y eso es un fallo enorme. Sabemos muy bien que cualquier conflicto, sea del ámbito que sea, jamás alcanza una solución si no hay diálogo. Así que hay que presionar para que el Estado cambie de actitud, porque el gobierno del PP no ha hecho nada. Pero también hay que presionar para que ETA se disuelva y entregue las armas. Son dos requisitos igual de importantes.

¿Un Gobierno Vasco a cargo de Podemos se implicaría en este asunto?

Por supuesto. No olvidemos que Podemos es un partido de carácter estatal, por lo que la fuerza y el apoyo puede ser mucho mayor. Si gobernase Podemos, se facilitaría un final definitivo de la violencia bastante más rápido que si lo hiciese cualquier otra fuerza política.
Usted pertenece a una familia golpeada por el terrorismo de estado. ¿Ese tipo de víctimas ha tenido el mismo trato que las víctimas de ETA?

Por supuesto que no, y es una pena. Esto demuestra que no se han respetado los derechos humanos de todas las personas. De hecho, hoy por hoy, tras una interpretación del Ministerio del Interior, hay víctimas del terrorismo de estado que no son reconocidas como tales. Eso es realmente grave. Existe un informe de un catedrático de Derecho Penal, Ignacio Muñagorri, que advierte que el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, prevarica cuando realiza ciertas interpretaciones de la ley en determinadas sentencias. En el caso “Lasa y Zabala”, en el que hubo una sentencia con personas condenadas a 75 años de cárcel, el hecho de que a nosotros no nos consideren víctimas del terrorismo resulta un agravio comparativo y una nueva vulneración de los derechos humanos. Con esa decisión, el ministerio del Interior protege a los torturadores y asesinos y desprotege a las verdaderas víctimas, que somos nosotros. Esto es de una gravedad tal que deberá ser solucionado por el derecho internacional.

¿Qué le parece que se siga aplicando la política de dispersión contra presos vascos?

En este tema son muy importantes las aportaciones de las asociaciones de derechos humanos, como Amnistía Internacional, o de distintos expertos y juristas. Todos ellos coinciden en señalar que la dispersión no favorece la reinserción social, y la propia Constitución española dice que las personas presas deben reinsertarse en la sociedad. La dispersión es un castigo para los familiares. Hay personas que tienen 80 años y no pueden desplazarse a ver a sus hijos, y eso el derecho internacional no lo considera humanitario. Aquí se han aplicado medidas de excepción en materia penitenciaria debido a la violencia de ETA, pero ahora llevamos casi seis años sin actividad armada. Si la dispersión no favorecía nada antes, menos sentido tiene hoy. Tampoco debemos olvidarnos de las personas enfermas que siguen en la cárcel: lo último que necesitan es sufrir la dispersión.

La Abogacía del Estado va a intentar que Arnaldo Otegi no se pueda presentar como candidato de EH Bildu a las elecciones autonómicas. ¿Qué le parece?

En democracia debe ser la ciudadanía quién elija si una persona es candidata o no. La Abogacía del Estado y la Fiscalía siempre han sido partidarias de determinadas maniobras que no han sido muy democráticas. En este caso, considero que Otegi ya ha cumplido su condena, y debe ser la ciudadanía vasca quien tome decisiones.

¿Ha hablado con Pablo Iglesias?

Estos días no. Nos vimos en El Escorial, en unos cursos de verano. Me ha enviado mensajes para felicitarme, pero aún no hemos hablado en persona. Yo ahora estoy venga estudiar y no tengo mucho tiempo, pero llegará el momento en el que podamos sentarnos a charlar.

Por lo que entiendo, vacaciones de agosto no parece que vaya a tener…

(Ríe). Intentaré estar con la familia el tiempo que pueda, pero va a ser difícil. Ya les he dicho a mi marido y a mis hijos que tengo una responsabilidad muy grande, y debo estar a la altura de las circunstancias. 



Danilo le ha dado la oportunidad de matizar algunas de sus declaraciones más controversiales a la prensa, pero donde Pilar "Pili" ha naufragado terriblemente es en dos respuestas:

a) Ella afirma que el gobierno español ha impedido que despegue el proceso de paz, pero recordemos que de hecho no existe un proceso de paz porque en un proceso de paz se sientan a la mesa de negociación dos, y en el caso de Euskal Herria la mesa la puso hace seis años la sociedad vasca. Lo que Madrid realmente ha bloqueado es el proceso de Desarme, Desmovilización y Reinserción (DDR), ese que está perfectamente delineado por la ONU, o sea, por la comunidad internacional. O sea, ¿como va a entregar la armas ETA si Madrid impide el Desarme y encarcela a quienes han sido comisionados para ello? ¿Como se va a "disolver" ETA si Madrid no cumple con las condiciones para la Desmovilización y la Reinserción? Vamos Pilar, te invitamos a ver lo que en esa materia está sucediendo en Colombia.

b) ¿La violencia de ETA es la razón detrás de la dispersión? Vaya, aquí sí que Pilar ha adoptado la semántica belicista del régimen, ese mismo que ella misma tiene a bien informarnos que ha dotado con total impunidad a torturadores y asesinos. Pero va más allá, se avienta la puntada de recurrir a instancias como Amnistía Internacional, esa mafia que solicita aministía para todos los presos políticos, para todos sin excepción... con la excepción de "los presos de ETA". Atrapada en su berenjenal niniísta ella misma acepta que la dispersión castiga a los familiares, ¿qué democracia castiga a quien no ha cometido delito alguno? ¿qué democracia recurre a artimañas legaloides para privar a una persona de sus derechos políticos como es el caso de Otegi? Porque esa es la "democracia" que ha mantenido la dispersión seis años después del inicio del Proceso de Desarme, Desmovilización y Reinserción que abrió las puertas a un posible Proceso de Paz y Reconciliación.

Sí, la futura lehendakari tiene mucho que estudiar, porque ahora mismo no está a la altura de las circunstancias, circunstancias que su familia ha vivido en carne propia.





°