lunes, 24 de abril de 2017

COVITE Contra la Paz

Tal como lo habíamos anunciado, los artesanos por la paz, ese grupo de valerosos ciudadanos vascos que en apego a sus principios y a su ética decidieron reventar la estrategia inmovilista por parte de Madrid con respecto al proceso de DDR de ETA, misma a la que había arratrado a París, quedarían expuestos a las ansias vengativas del régimen borbónico franquista.

Finalmente ha sucedido, ha sido el grupo de choque más virulento el que se ha encargado de materializar la amenaza. Con ello, Consuelo Ordoñez y todos los integrantes de COVITE le muestran al mundo su verdadero rostro, el de enemigos de la paz, la reconciliación y la convivencia.

Lean ustedes esta nota publicada en Yahoo Noticias:


El Colectivo de Víctimas del Terrorismo, Covite, ha denunciado hoy ante la Audiencia Nacional a los "intermediarios" del desarme de ETA Jean Noël Etcheverry y Michel Berhocoirigoin por un presunto delito de colaboración con organización terrorista, encubrimiento y tenencia y depósito de armas.

Según explica Covite en una nota, los ciudadanos franceses Jean Noël Etcheverrry y Michel Berhocoirigoin participaron en el "supuesto desarme de ETA" en diciembre de 2016 en Louhossoa (Francia), donde se incautó un depósito de armas y explosivos y se detuvo a cinco personas.

La denuncia presentada por Covite ante la Audiencia Nacional recuerda que ya se ha cursado a Francia una comisión rogatoria sobre la escenificación de la entrega de armas realizada en Baiona (Francia) el pasado 8 de abril para determinar si alguna de ellas "forma parte de algún procedimiento abierto contra la banda terrorista".

Sin embargo, "no se tiene conocimiento" de que se haya actuado igual respecto al armamento incautado a ETA en Louhossoa, que "puede corresponder al 15 % restante" y que "es igualmente necesario para la investigación de los cerca de 300 asesinatos terroristas de ciudadanos españoles no esclarecidos", entre otros delitos.

Por esta razón, pide que también se acuerde pedir auxilio judicial en este caso cursando una nueva comisión rogatoria a Francia.

El documento de Covite recoge distinta correspondencia presuntamente cruzada entre los autodenominados "mediadores" y ETA que cuentan con la firma de los denunciados, quienes "afirman haber comenzado a destruir armas de la banda terrorista".

En opinión del colectivo de víctimas esta destrucción "supondría la eliminación y alteración de pruebas esenciales para la investigación de más de 300 asesinatos de ETA no resueltos".

En el caso de Jean Noël Etcheverry, Covite señala que, en declaraciones a Le Figaro, el 20 de diciembre de 2016, señaló: "Después de sacar las armas de las cajas, empezamos a neutralizarlas con ayuda de una amoldadora y un taladro".

En cuanto a Michel Berhocoirigoin, la asociación alude a una entrevista publicada el pasado 26 de diciembre en el Diario de Navarra en la que al ser preguntado por la destrucción de armas, presuntamente "admite el delito".

"Para nosotros era muy importante filmar cómo neutralizábamos el armamento que ETA había puesto en nuestras manos", habría explicado Berhocoirigoin a este medio.

Covite recuerda además que ambos "han rechazado públicamente dar el nombre o identificar a miembros de ETA que ejercieron de interlocutores" y que, en ninguna de sus misivas, pidieron a los terroristas a "entregarse y colaborar" con la justicia.

La denuncia ha sido presentada después de que Covite instase sin éxito el pasado 22 de marzo a la Audiencia Nacional a citar como testigos a los "intermediarios" en el desarme de ETA, después de que uno de ellos, Jean Noël Etcheverry, anunciase a través de la prensa que el armamento ya no estaba "en manos de ETA". "Ahora lo gestionamos nosotros", habría dicho.






°