viernes, 28 de abril de 2017

Gasteiz y el "Guernica"

El régimen borbónico-franquista aprovechó la urgencia por parte de Washington y Bonn por vender la imagen de una transición inmaculada y la llegada de la democracia al estado español para hacerse con el "Guernica". Tal es el cinismo de los españolazos que lo fueron a colocar en una sala del museo bautizado con el nombre Reina Sofía, o sea, la esposa de Juan Carlos Borbón, el gris monarca aupado al poder gracias al Franquismo, de estirpe nazi ella misma. Quienes se habían beneficiado del conflicto bélico que destruyó a la Segunda República se hacían con un preciado trofeo de guerra, burlándose incluso del propio Pablo Picasso. O sea, el "Guernica" de hecho está secuestrado por los herederos ideológicos de quienes bombardearon Gernika.

Y a ese cinismo hay que añadir la arrogancia con la que se han comportado este año. Sabedores de que el 2017 marcaba el 80 aniversario de la ignominia, comisionaron a un par de miserables seres humanos para insistir en que el "Guernica" nada tenía que ver con el bombardeo de la Legión Kondor a Gernika, sino que Pablo Picasso se había inspirado en el bombardeo a... Madrid. Ahí en Madrid, en el museo antes mencionado, cerraron la pinza y, para la "conmemoración" del aniversario, procedieron a borrar el contexto histórico en el que se pintó el cuadro. Revisionismo puro y duro.

Pues bien, una vez más, desde la CAV se pide que la obra monumental, ícono contra el militarismo y la intolerancia, sea liberada para poder ser exhibida en Gernika.

Les dejamos con este artículo al respecto publicado en Gara:


La Cámara de Gasteiz aprobó ayer solicitar al Gobierno español que «traiga el ‘Guernica’ a Gernika». No es la primera vez que se realiza está demanda: en 2010 pidió que se estudiasen las condiciones del cuadro para su traslado temporal, y en 2012 Donostia solicitó permiso para exponerlo en el Museo San Telmo. Pero Madrid se cierra a cal y canto.

Ion Salgado

El Parlamento de Gasteiz instó ayer al Gobierno español a que «traiga el ‘Guernica’ a Gernika». Además, pidió a Lakua que «dé todos los pasos institucionales que sean necesarios y que colabore en los trabajos de infraestructura y adaptación que sean necesarios» para que se coloque el cuadro en la villa foral. Y solicita que, si no pudiera trasladarse definitivamente, la obra se exponga temporalmente en uno de los museos de Bilbo.

Estas peticiones quedaron recogidas en una iniciativa aprobada con los votos de PNV y EH Bildu. Un texto, fruto de una proposición no de ley presentada por la coalición soberanista y una enmienda de adición de la formación jeltzale, en el que la Cámara «hace suya la denuncia que Picasso quiso difundir con su cuadro en el mundo entero, la más clamorosa denuncia de la represión contra los pueblos y los derechos humanos, la guerra y el genocidio».

A este respecto, la parlamentaria de EH Bildu Jasone Agirre indicó que «exponer la obra de Picasso en Gernika sería el mejor reconocimiento que podemos hacerles a Gernika, a Bizkaia, a Euskal Herria y a quienes en todo el mundo sufren los bombardeos, el fascismo y la guerra». «Y permitiría multiplicar la fuerza de la denuncia que hizo Picasso, así como extender en todo el mundo que sabemos bien qué es la guerra y que no la queremos ni aquí ni en ningún otro lado», añadió antes de censurar la actitud del Estado.

«El ‘Guernica’ se creó por una motivación política, puesto que fue un encargo del Gobierno de la II República a Picasso; por motivos políticos viajó por todo el mundo para denunciar la guerra y la barbarie; por motivos políticos no lo trasladaron a España hasta que murió Franco; por motivos políticos está en el Reina Sofía de Madrid; y sí, por motivos políticos también, pedimos que se sea trasladado a Gernika», indicó la representante de EH Bildu. Agirre fue interrumpida por los parlamentarios del PP tras señalar que en Gernika «se pudiera creer que Rajoy puede tener cierta relación con quienes bombardearon la villa». En este sentido, lamentó que, lejos de pedir perdón por lo ocurrido, la formación derechista ampare homenajes a militares golpistas como José Sanjurjo, por lo ocurrido en Melilla.

La jeltzale Amaia Betolaza también denunció que la decisión de no trasladar el “Guernica” es política, ya que técnicamente resulta posible. Esta parlamentaria citó el informe elaborado por el Canadian Conservation Institut, que sostiene que las obras de arte pueden trasladarse sin riesgo siempre y cuando exista una planificación y se destinen los recursos adecuados. Necesidades que, según explicó, las instituciones de la CAV están dispuestas a asumir.

Único argumento

Estas palabras desmontaron la argumentación de Elkarrekin Podemos, PSE y PP, que se escudaron en los problemas técnicos y los daños que podría sufrir el cuadro. Desde la coalición de izquierdas, el parlamentario Jon Hernández afirmó que no se oponen a que el “Guernica” esté en la villa si se garantizan las condiciones del cuadro, «pero no se dan las condiciones para que esto pueda ser así y lo decimos con todo el corazón».

Rafaela Romero, del PSE –socio de gobierno del PNV en las principales instituciones de la CAV–, indicó que para ellos «por encima de todo está la integridad y la conservación de una obra referente de la cultura contemporánea». «Lo que está en juego es una obra universal, imprescindible, insustituible, cuya pérdida o daño, si se le produce, sería de imposible compensación», señaló. Y manifestó que el “Guernica” «es patrimonio de todas las personas».

Carmelo Barrio (PP) aprovechó su turno para cargar contra EH Bildu. «Hay gentuza que utiliza la memoria de Gernika para manosearla, para manipularla, para ensuciarla, para convertirla en símbolo de la confrontación y no símbolo de convivencia, de la paz, del acercamiento», subrayó antes de votar en contra la iniciativa. Choca con la posición de la secretaria general del PP de la CAV, Amaya Fernández, partidaria del traslado a Gernika según dijo en Radio Euskadi.

El PP veta una declaración institucional sobre Sanjurjo

En paralelo, el PP impidió la aprobación de una declaración institucional propuesta por EH Bildu para rechazar la inhumación de los restos del general golpista José Sanjurjo en Melilla con honores oficiales. Un acto al que asistió el presidente de Melilla, Juan José Imbroda (PP). Se negoció durante el pleno, para al requerir unanimidad, la posición del PP la frustró.

«PNV, Podemos y PSE han dado su conformidad a esa declaración, pero la negativa del PP ha impedido su aprobación, demostrando así una vez más su conexión ideológica con el franquismo y su incapacidad de dar pasos en el ámbito de la memoria histórica», destacó la coalición soberanista.

El texto, el mismo aprobado en el Parlamento de Nafarroa, muestra su rechazo a lo ocurrido en Melilla y solicita depurar responsabilidades políticas. Asimismo, censura los actos de exaltación fascista producidos en el entierro de José Utrera Molina.

En declaraciones a Europa Press, Carmelo Barrio (PP) criticó que la propuesta fuese presentada ayer mismo, «sin tiempo suficiente» para analizarla. Además, cuestionó la «legitimidad» de EH Bildu para ello.






°