lunes, 1 de agosto de 2016

Madrid se Burla de Berna

Soberbios y prepotentes, los jerifaltes del franquismo borbónico no dudan en pisotear las relaciones diplomáticas con otras naciones europeas en su obsesiva cruzada en contra del pueblo vasco.

Con esta nota publicada en Gara, damos seguimiento al caso de Nekane Txapartegi:

Madrid replica a Suiza y niega que siguiese a Txapartegi sin permiso

El Estado asegura que la Policía española no persiguió a Nekane Txapartegi sin permiso de Suiza. La Justicia helvética afirmó desconocer la presencia de agentes para identificar a la refugiada vasca. Tras las alegaciones de Madrid, que también niega las torturas, la defensa de la asteasuarra presentará sus explicaciones para eludir la extradición.

Alberto Pradilla
«Por parte de la Comisaría General de Información no se han llevado, en ningún caso, investigaciones en territorio suizo sin el conocimiento de las autoridades de ese país». Esta es la respuesta ofrecida por el Ministerio del Interior español a la solicitud de información adicional planteada por la Justicia suiza en relación a la demanda de extradición de Nekane Txapartegi. La refugiada vasca relató, en el momento de su detención, en abril de este año, que tres agentes de paisano la identificaron en Zurich en enero de 2015.

Fuentes de la la Oficina General de Justicia helvética admitieron a GARA que no tenían constancia de esta actividad. Ahora, Madrid se limita a negar que la Policía española actuase de espaldas a Suiza. Es decir, que según su versión, o bien sí que contaba con permiso o fue otro cuerpo el que actuó, ya que el documento no hace referencia ni a la Guardia Civil ni al Centro Nacional de Inteligencia (CNI). «Las relaciones de cooperación policial bilateral se han desarrollado entre la Comisaría General de Información de la Policía española y la Policía Federal de la Confederación Helvética», afirman las autoridades españolas, que tildan de «infundadas» las alegaciones sobre «medidas de investigación ilícitas».

Rechaza las torturas

El texto con las explicaciones de los ministerios del Interior y de Justicia españoles se centra también en tratar de desprestigiar las denuncias de tortura presentadas por Txapartegi tras su arresto, en marzo de 1999. Como suele ser habitual, el recurso de Madrid es considerar que «ETA tiene diseñada una estrategia con respecto a sus detenidos, que pasa por la denuncia sistemática de ‘malos tratos’ en las dependencias policiales y contra agentes dedicados a las investigaciones contraterroristas». Como único argumento, el Estado afirma que «existen documentos internos de los terroristas que avalan la existencia de dicha estrategia», afirmando que el Tribunal Supremo ya dio por válida esta teoría.

Admiten las autoridades españolas que Txapartegi tenía marcas después de pasar por manos de la Guardia Civil pero insiste en que tanto el juzgado de Madrid como el de Donostia archivaron la querella.

Lo cierto es que el relato de las torturas sufridas durante la incomunicación a cargo de la Guardia Civil por la presa guipuzcoana fue uno de los momentos más duros de la vista oral del macrosumario 18/98, en la que Txapartegi fue juzgada junto a medio centenar de militantes abertzales hace una década. Su testimonio –al que se puede acceder a través de youtube–, incluyó la violación sufrida a manos de sus captores, además de otras torturas, aunque la presidenta del tribunal, Angela Murillo, despreció la denuncia de la vecina de Asteasu.



O sea, me has dado permiso sin saber que lo hacías, jolines.





°