miércoles, 8 de marzo de 2017

La Libertad de Amenazar

Madrid ha dejando bien claro que cualquier tipo de violencia por parte de una insitución española en contra de un ciudadano vasco está plenamente justificada pues ni un solo español tiene "coartada su libertad".

Los españoles pueden hostigar, amenazar, insultar, denigrar, ningunear, amedrentar al vasco que ellos quieran pues no hacen mas que ejercer su preciada libertad de expresión.

A Esteban Beltrán el equidistante capataz de Amnistía Internacional en España poco o nada le ha importado que unos ex-militares españoles hayan amenazado a la lehendakari de Nafarroa Uxue Barkos por haberse atrevido a apoyar un acto de muy equidistante reconocimiento a las víctimas del terrorismo de estado español. O sea, los autores materiales de esos crímenes de lesa humanidad se sienten insultados por el atrevimiento de esta vasca y, ejerciendo su libertad de expresión misma que nadie les ha coartado, la amenazan abiertamente sabiéndose protegidos por los autores intelectuales para quienes llevaron a cabo esos crímenes de lesa humanidad en primer lugar. Pero Beltrán quiere que se investiguen los casos pendientes con la autoría de ETA, es más, le urge, no vaya a ser que Madrid sea obligada por parte de la comunidad internacional a tomar en serio el proceso de paz en Euskal Herria y eso le lleve a tener que implementar medidas de justicia transicional diseñadas para facilitar la reconciliación. 

Y claro, al leer la nota de Naiz que aquí les compartimos no les dejara de dar un poco de gracia que a pesar del desmarque del PNV con respecto al contenido del programa "Euskalduna naiz, eta zu? Espainia", Cospedal venga a recordarle a Mikel Legarda que ellos, los españolazos, deciden qué es considerada sacrosanta libertad de expresión y qué es lo que se tipifica como lenguaje de odio.

Ya para terminar, eso de rechazar, detestar y condenar las declaraciones pues es una forma muy guay de decir: no hace gracia que se quejen, tontos, pero ahí les van unas palabras muy políticamente correctas para esta situación.

Lean ustedes por favor:


La ministra español de Defensa, María Dolores de Cospedal, ha mostrado su rechazo a los insultos de un grupo de militares retirados contra la lehendakari Uxue Barkos, pero ha asegurado que no puede sancionarles por estar ya jubilados y ha recordado que «tampoco tienen coartada su libertad».

«Rechazo, detesto y condeno ese tipo de declaraciones contra la señora Barkos y contra cualquier mujer y cualquier cargo público. Pero no están sujetos a la disciplina militar», ha explicado Cospedal en respuesta a una pregunta del diputado del PNV Mikel Legarda en la sesión de control al Gobierno en el Congreso.

Legarda ha interpelado a la ministra sobre los correos electrónicos en los que se llamaba «puta» a la lehendakari, en el contexto de la organización de un acto de reconocimiento en Iruñea a las víctimas de violencia ejercida por funcionarios públicos y grupos de extrema derecha.

El diputado jeltzale también ha lamentado que el Gobierno navarro recibió correos electrónicos en los que se calificaba de «mierdas» a los asistentes al evento.

«Ante todos estos graves hechos, y en tanto que sus autores son miembros del Ejército, ¿ha tomado alguna medida para su esclarecimiento?», ha preguntado Legarza a la ministra de Defensa.

Cospedal ha reiterado en varias ocasiones durante su respuesta que todos los militares que enviaron los correos electrónicos están retirados y, por tanto, no están sujetos ya al régimen disciplinario de las Fuerzas Armadas. Además, ha recordado que estos militares «tampoco tienen coartada su libertad».

La ministra ha aprovechado su intervención para comparar este caso con la polémica sobre el programa de ETB1 ‘Euskalduna naiz, eta zu?’. «Los que sí están sujetos a otra disciplina son televisiones públicas pagadas con el dinero de todos, de todos los españoles y de todos los vascos, que injurian, difaman e insultan gravemente la dignidad de todos los españoles, y ahí sí se puede ejercer responsabilidad», ha sentenciado.






°