lunes, 20 de marzo de 2017

Incumplimiento en el Caso Izar

Resulta que todas las resoluciones a favor de Izar y Sara han quedado en letra muerta pues quienes están a cargo de cumplir con ellas se han negado a ello.

Les invitamos a leer esta nota al respecto publicada en Naiz:
 

No se ha cumplido el auto del juez central de Vigilancia Penitenciaria, que la semana pasada autorizó que Sara Majarenas pueda pasear con su hija por la tarde. Los abuelos tienen que viajar a Madrid para que Izar pueda salir a la tarde o recibir asistencia médica. «La situación es insostenible», ha denunciado la madre de Majarenas, Kontxi Ibarreta.

Ion Salgado

Sara Majarenas lleva catorce días sin poder salir del piso de acogida donde reside junto a su hija Izar. Así lo ha denunciado su madre, Kontxi Ibarreta, quien ha advertido de que todavía no se ejecutado el auto del juez central de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional, José Luis de Castro, que la semana pasada autorizó que la presa vasca pueda pasear por la tarde con la pequeña, brutalmente agredida por su padre.

«Le conceden cosas pero no se cumplen, y nos sentimos desprotegidos por la ley y por la justicia», ha señalado tras explicar que los abuelos deben viajar a Madrid para que Izar pueda salir a la calle. Este mismo fin de semana han tenido que ir para poder llevar al médico a la niña, que sufre una infección de orina.

En este sentido, Ibarreta ha censurado que todavía no han realizado una revisión del pulmón de Izar, herido en el ataque, «y siguen sin hacerla porque no le dejan salir a su madre con ella». «Es una situación insostenible», ha añadido ante los medios presentes en el Parlamento de Gasteiz, donde se ha sido recibida por la presidenta de la Cámara, Bakartxo Tejeria.

Ibarreta, que ha estado acompañada por un integrante de la plataforma Izarrekin Sara etxera, ha reclamado la ayuda de las instituciones vascas, «porque solos no podemos». «Para que Izar mejore tiene que estar en casa, acompañada de su madre. Necesitamos que se desarrolle en un ambiente familiar, y necesita estabilidad», ha manifestado la abuela, que esta muy preocupada por la salud física y sicológica de su nieta.






°