martes, 21 de marzo de 2017

Odio Tránsfobo a las Puertas de Iruñea

Se saben respaldados por La Zarzuela y por La Moncloa así que a pesar de que fueron obligados en Catalunya a quitar los vinilos cargados de odio tránsfobo los del grupo de choque Hazte Oír continuaron con su plan y están a las puertas de su verdadero objetivo: participar directamente en la campaña de hostigamiento que el régimen español ha implementado en contra de la infancia vasca.


Tanto el Parlamento foral como el Ayuntamiento de Pamplona han rechazado que la entidad ultraconservadora visite Navarra

La plataforma ultraconservadora 'Hazte Oír' ha trasladado este martes su autobús tránsfobo al peaje de Zuasti con el fin de "recorrer Pamplona durante toda la jornada". El vehículo, que ha llegado poco después de las 10:30 horas al peaje, mantiene su color naranja y logotipos de la plataforma, pero no luce los mensajes que han provocado su paralización en Catalunya o Madrid.

Una veintena de personas de E28, LAB y Bilgune Feministak han acudido al lugar portando banderas arcoiris y una pancarta que dice "No sois bienvenidos", con el fin de impedir que el transporte pueda entrar en Pamplona. El autobús está escoltado por Guardia Civil.

Arsuaga, experto en agitación ciudadana a la cabeza de la entidad, ha dicho que llega a la ciudad porque "son cientos los navarros que se han dirigido a la asociación para pedir que el autobús venga a esta tierra para proclamar que existe una realidad biológica frente a los dogmas de la ideología de género y lo políticamente correcto". Su idea es presentarse a las puertas del Parlamento foral.

Tanto el Parlamento de Navarra como el Ayuntamiento de Pamplona rechazan la presencia en Navarra del autobús de la organización ultraconservadora. La presidenta de la Cámara, Ainhoa Aznárez, mostró el "profundo" rechazo de la institución a la campaña que esta entidad pretende llevar a cabo contra la transexualidad infantil tras precisar que el PP se sumó a la declaración inicialmente firmada el resto de los grupos, por lo que se aprobó de forma unánime.

Aznárez comentó que en ella se pide además al Gobierno de Navarra que adopte las medidas oportunas para intentar evitar la llegada del autobús y la campaña de HazteOir en la Comunidad Foral. Y en este sentido el texto añade que la misma "contraviene el respeto a la diversidad, y en particular a la diversidad sexual y el respeto que se merece el colectivo transexual".

Por ello el Parlamento de Navarra "reitera su apoyo y reconocimiento de los derechos de las personas transexuales, incidiendo especialmente en los menores transexuales y su derecho a la no discriminación y a la comprensión de su realidad". En esta línea, Ainhoa Aznárez destacó además que el Legislativo foral "está trabajando con los diferentes grupos LGTB para una nueva ley". Todos los grupos parlamentarios, salvo el PPN, firmaron una declaración conjunta en la que mostraban su "rechazo" a la campaña de HazteOir.

El pasado 4 de marzo, cientos de personas, convocadas por la Plataforma E28J, se manifestaron en Pamplona para expresar su compromiso con el respeto a la diversidad y mostrar su rechazo a la transfobia y, en concreto, a la campaña de la asociación ultracatólica Hazte Oír sobre los menores transexuales. La manifestación, precedida por una gran bandera del colectivo trans y una pancarta con el lema Nafarroa: Tierra de diversidad. Transfobiarik ez, contó con la participación, entre otros, de la presidenta del Parlamento de Navarra, Ainhoa Aznárez, y el alcalde de Pamplona, Joseba Asirón. También asistieron los parlamentarios forales como Laura Pérez (Podemos), Koldo Martínez (Geroa Bai), Bakartxo Ruiz y Adolfo Araiz (EH Bildu).

Xabier Sánchez, portavoz de los colectivos Plataforma E28J y Kattalingune, señaló que la polémica con el autobús de la asociación Hazte Oír es una "anécdota", aunque, gracias a él, la campaña de Chrysallis sobre transexualidad infantil "sigue más viva que nunca". Tras destacar que la transexualidad ha sido "una realidad muy discriminada, muy invisibilizada", Sánchez apuntó que se están dando "pasos de gigante" para visibilizar esta realidad.

Por su parte, Erika Salvatierra, miembro asimismo de Plataforma E28J y Kattalingune, explicó que el objetivo de esta movilización fue "decir alto y claro que Navarra dice no a la transfobia, que no vamos a dejar que ningún autobús transfobo entre en nuestro territorio, porque somos diversas, somos plurales y queremos reivindicarlo". Salvatierra valoró en ese sentido la campaña de Chrysallis Euskal Herria, en la que "se reivindica de forma plural que sí que es verdad que hay niñas con pene y niños con vulva" y ha subrayado que "la identidad sexual o de género no es una cosa que se decida, no es un capricho, sino que nacemos así y queremos serlo". "Tenemos que dejar a esos niños y niñas, a esos adolescentes y esas personas adultas ser cada una como somos", afirmó.

¿Quiénes son?

Los responsables del autobús tránsfobo son el grupo ultracatólico más activo en España. Fundados en 2001, HazteOir.org (hoy subsumido en la plataforma CitizenGo tras el rechazo de la Iglesia a apoyar públicamente sus campañas) se convirtió, casi de inmediato, en lugar de encuentro del catolicismo más ultraconservador. Al frente está Ignacio Arsuaga, sobrino de Rodrigo Rato y un experto en agitación ciudadana a través de la red. Al principio, junto a Arsuaga se encontraban amigos de la infancia y profesionales liberales. Muy pronto, HazteOir consiguió convertirse en la plataforma del conservadurismo más radical en la sociedad española. Llegaron a su clímax en 2004 haciendo campaña contra el aborto, los derechos homosexuales o Educación para la Ciudadanía en la época de José Luis Rodríguez Zapatero. En 2007, era mucho más que un grupo de jóvenes ultras, se habían convertido en el punto de referencia de los grupos más tradicionalistas. HazteOir aglutinó bajo su capa a los sectores más reaccionarios: desde Concapa al Foro de la Familia. Todo ello para ocultar la auténtica organización que se encontraba detrás del entramado: una sociedad ultracatólica paramilitar, El Yunque, que hundía sus raíces en México, y cuya existencia ha sido reconocida por la Iglesia. En 2013 fueron distinguidos por Gobierno del PP, concretamente por el exministro de Interior Jorge Fernández-Díaz, como asociación de "utilidad pública".






°