jueves, 23 de marzo de 2017

80 Años de la Generación Gernika

Hollywood está desesperado por hacer películas acerca del Holocausto y así contribuir a la campaña mediática que busca ocultar los crímenes de lesa humanidad cometidos por el racista y artificial estado de Israel en contra de los palestinos.

Es así como nos han embutido bodrios como "Bastardos sin gloria" o "El niño del pijama a rayas".

Cada vez que usted, militante de izquierda, acude al cine a ver una de estas películas está donando su dinero a la maquinaria propagandística sionista.

Si los cineastas quieren material inédito para mostrar la brutalidad del fascismo en la Europa del cine pasado no hace falta mas que recordar que los vascos, ante la virulencia de los crímenes cometidos por españoles, italianos y alemanes, tuvieron que enviar a sus hijas e hijos a países alejados de la barbarie franquista. Muchos nunca regresaron a sus hogares pues poco despues el conflicto iniciado en España se desbordaría a toda Europa, alcanzándolos ahí donde se habían refugiado, con la excepción de los que tuvieron la suerte de ir a México.

A todos esos niños se les conoce hoy como la Generación Gernika.

De eso nos habla esta nota publicada en Deia:


Hoy se cumplen ochenta años de la primera expedición oficial para alejar a los niños vascos del terror de la Guerra Civil  y evacuarlos en barco hasta Francia.

El 21 de marzo de 1937 zarpó del puerto de Bermeo un barco con 450 niños refugiados con destino a la isla de Oléron, en la localidad gala de Boyardville, aunque la expedición prosiguió después hasta Burdeos.

Esa primera evacuación infantil estuvo organizada por el Gobierno Vasco encabezado por el primer lehendakari, José Antonio Agirre, según ha recordado hoy en una nota el propio Ejecutivo.

Más adelante, el 6 de mayo de 1937, salieron también hacia Francia otros 2.273 niños embarcados en el buque "Habana". Acompañados por 72 maestras, enfermeras y auxiliares, desembarcaron en La Pallice, donde fueron desinfectados y vacunados.

Para septiembre de 1937 se calcula que había 20.000 niños refugiados en Francia. De ellos, la gran mayoría eran vascos, aunque también había menores procedentes de Asturias, Santander y Madrid.

De hecho al exilio no solo se zarpaba desde los puertos de Euskadi, sino también de otros puntos de la costa cantábrica como Cantabria y Asturias, y de la mediterránea, como Barcelona.

La consejera de Empleo y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, ha reivindicado el trabajo desarrollado en aquel momento por el Departamento de Asistencia Social del Gobierno vasco, cuya tarea "fue básica para, en un tiempo incierto, controlar, alojar y atender a cantidad de niños refugiados".

El Ejecutivo de José Antonio Agirre "fue capaz de poner en marcha una red que incluía comedores, alojamientos colectivos y servicios médicos, y que permitió llevar una existencia digna a más de 70.000 refugiados", ha destacado la consejera.






°