domingo, 26 de marzo de 2017

Donostia Marcha contra la Incineradora

Ya son años de lucha por parte de sectores de la sociedad gipuzkoana en contra de la obsesión por parte de los jeltzales de instalar una incineradora de residuos sólidos en esa herrialde.

Ayer las calles de Donostia se han abarrotado de personas que se han congregado para exigir una alternativa al manejo de la basura.

Aquí les compartimos esta nota publicada en Naiz:


Unas 4.000 personas han salido a la calle esta tarde en Donostia para decir alto y claro: «Ez, ez, ez, errausketarik ez! Badaukagu alternatiba!». Familias con niños, jubilados, ecologistas, jóvenes... han desafiado al mal tiempo para pedir de nuevo las autoridades y partidos que gobiernan la Diputación: «¡Parad el proyecto! ¡No hagáis oídos sordos al clamor de la ciudadanía!».

@gara_miantzi

El tiempo adverso invitaba a quedarse en casa, pero minutos antes de las 17.00 los alrededores del estadio de Anoeta se han ido llenando de gente. De la boca del topo de las 16.48 han salido numerosas familias y cuadrillas, paraguas en mano, dispuestos a completar el recorrido hasta el Boulevard.

¡Qué sorpresa se han llevado los más pequeños al ver un grupo de caballos! Estos han encabezado la marcha, junto con el sonido del cuerno. Después venía la pancarta principal, con el lema "Alternatiba dagoelako erraustegirik ez", y detrás, miles de personas. Según iba avanzando la manifestación se han sumado más personas que esperaban en las aceras. Además de donostiarras, había gente de diversos pueblos de Gipuzkoa. Según el recuento de NAIZ, se reunieron en total unas 4.000 ciudadanas y ciudadanos.

Crisis sanitaria

Durante todo el camino ha reinado el buen humor. Se veían muchas pancartas (de Eguzki, que también llevaba máscaras; de Tolosaldea, que reclamaba una sanidad pública de calidad; de Duintasuna, que reivindicaba que los jubilados tampoco quieren la incineradora...). Y se escuchaba un único grito: «Bai, badaukagu alternatiba! Ez, ez, ez, errausketarik ez!».

Cuando la cabeza de la marcha a llegado al Boulevar, a la cola le faltaba un buen cacho, por lo que se han entretenido danzando distintas coreografías, con la ayuda de un animador. Así, han convertido los paraguas en elementos artísticos.

En el mensaje final, leído en euskara y en castellano, han señalado que no aceptarán una incineradora que «perjudicará la salud, el medio ambiente, el empleo y las finanzas públicas de toda la ciudadanía de Gipuzkoa ¡hasta 2051!».

Han recordado también que vivimos en tiempos de profundas crisis: económica, política, ecológica, social, humanitaria... Y sanitaria, con cánceres, enfermedades congénitas y de todo tipo. «Con todo lo que sabemos ya de las consecuencias de la contaminación, ¿cómo vamos a permitir ahora la incineradora?».

Lo llevan proclamando muchos años y se han felicitado porque aún no existe la incineradora. «Además, hace años que en Gipuzkoa funciona una alternativa mejor, más limpia, saludable y barata en más de la mitad de los municipios del herrialde. Con una recogida selectiva aprovechamos, compostamos y reciclamos gran parte de los residuos. Y podemos tratar el resto sin incinerarlo».

Han defendido que todos los municipios pueden y deben entrar en esta vía. «Sabemos cómo gestionar mejor nuestros residuos: hagámoslo», han reivindicado en un Boulevard abarrotado.






°