sábado, 25 de marzo de 2017

Hegoalde Movilizada Contra la LOMCE

Desde que los centros del poder en Europa decidían privatizar y reducir a su mínima y más tecnificada expresión a la educación universitaria, ya deben de haber sabido que en su reducto, los insumisos vascos no iban a querer nada que ver con ello.

Madrid aplicó lo que se le ordenó... y Hegoalde se ha manifestado en contra una y otra vez.

Por medio de Deia se nos entrega una crónica de las manifestaciones más recientes:


Medio centenar de jóvenes provocan incidentes en la UPV/EHU en una huelga desigual

Idoia Alonso

Miles de estudiantes de bachillerato y la universidad secundaron la huelga y las manifestaciones convocadas por Ikasle Abertzaleak en las tres capitales de Euskadi en contra de la Lomce, Heziberri y los objetivos de la Unión Europea 2020. La jornada comenzó con algunos incidentes en los campus de Leioa y Gasteiz de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) protagonizados por medio centenar de jóvenes encapuchados integrados en los piquetes informativos, aunque no requirieron la intervención de la Ertzaintza, según la consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia.

El objetivo de las acciones, como el vuelco de contenedores y mobiliario, pintadas o el lanzamiento de petardos, era impedir el normal desarrollo de la actividad académica y obstaculizar el tráfico de entrada a la universidad. No obstante, según la UPV/EHU, la incidencia del paro “ha sido reducida” si bien en algunos centros “se ha apreciado una menor asistencia de la habitual”.

Las manifestaciones discurrieron sin apenas incidentes por el centro de Bilbao, Donostia, Gasteiz e Iruñea. Solo se vivió algún momento de tensión en la marcha de la capital alavesa, donde algunos de los manifestantes lanzaron canicas, huevos y pintura. No hubo carga policial. Y en Bilbao, la Ertzaintza identificó a un joven y detuvo a otro que llevaba piedras y tirachinas en la mochila. Esta es en resumidas cuentas la foto de la jornada de huelga estudiantil de ayer, una cita que había despertado la preocupación de las instituciones después de los graves altercados protagonizados por grupos radicales en la UPV/EHU las últimas semanas.

En la jornada convergieron distintas reivindicaciones, desde gritos contra la Lomce y Heziberri o en contra de los recortes en educación a mensajes anticapitalistas y antisistema. Juventud cabreada. Los estudiantes, sobre todo de Bachillerato, tomaron ayer el relevo de los docentes y profesionales de limpieza y comedor de la etapa preuniversitaria que el miércoles también pararon para denunciar los recortes y en contra la Lomce.

El seguimiento en la universidad fue más desigual. A través de un comunicado, la UPV/EHU aseguró que la incidencia de la huelga “ha sido reducida” en los distintos campus. Según la institución, que en los últimos meses ha sido la diana de grupos radicales, la actividad académica se desarrolló ayer “con normalidad, si bien es cierto que en algunos centros se ha apreciado una menor asistencia de la habitual”. El equipo rectoral condenó los altercados de primera hora y agradeció el comportamiento de la comunidad universitaria en un día que estaba señalado en rojo a nivel seguridad. “Como universidad -afirma la nota- rechazamos este tipo de acciones que, no tienen otro objetivo que generar daños materiales en bienes públicos y provocar un efecto mediático y propagandístico de muy corto recorrido”. Según la UPV/EHU, los incidentes de ayer fueron llevados a cabo “por un muy reducido número de personas”. Por último, la institución quiso “agradecer expresa y públicamente al alumnado y personal universitario que, con gran sentido cívico, han contribuido a minimizar los daños y a permitir que la normalidad académica no se vea perturbada”.

Ayer también fue un día de resaca de la huelga del miércoles en la enseñanza no universitaria, que obtuvo un significativo respaldo por parte de la comunidad educativa. El Departamento de Educación del Gobierno vasco rechazó haber “manipulado” los datos sobre el seguimiento de la huelga y denunció las “graves acusaciones” que han realizado algunos sindicatos . Aseguró que es “absolutamente falso” que se haya manipulado dato alguno, por lo que se ratificó en las cifras oficiales sobre el seguimiento de la huelga: un 41%, frente al 75% que sostienen ELA, LAB y Steilas.






°