martes, 7 de febrero de 2017

Aniversario del Gora Alka-ETA

Ha pasado un año desde aquel esperpento en contra de los titiriteros Raúl García y Alfonso Lázaro, esperpento del que no han salido del todo.

Nos alegra entonces enterarnos, por conducto de La Marea, que por fin han podido llevar a cabo la presentación íntegra de la obra y que la misma ha servido de preámbulo para que varios represaliados comenten sus experiencias.

Aquí tienen la reseña:


‘La Bruja y Don Cristóbal’ fue reestrenada en el Teatro del Barrio. “La dedicamos a todas las personas que luchan cada día por vivir un poquito más en libertad”, dijeron un año después, con el caso ya archivado.

Olivia Carballar

Hace un año fueron detenidos como terroristas. No les dio tiempo a terminar la obra que estaban representando. Los periódicos y las televisiones dijeron que habían exhibido un cartel con la leyenda “Gora Alka-ETA” y que en aquel teatro de cachiporra se violaba a una monja y se ahorcaba a un juez. Habían sido contratados para el carnaval de Madrid. Un responsable del Ayuntamiento llegó a poner una denuncia en los juzgados de Plaza Castilla, según afirma su abogado. Hace un año, los titiriteros Raúl García y Alfonso Lázaro dieron con sus huesos en la cárcel por representar la obra que denunciaba justamente lo que les pasó aquel día: el abuso del poder frente a las personas que quieren ser libres.

Este domingo no vino la policía. “Que es de necios confundir la ficción con la realidad”, dijeron los componentes de Títeres desde abajo al inicio de La Bruja y don Cristóbal, en el Teatro del Barrio de Madrid. Lleno. Hubo gente que se quedó fuera. Los dos titiriteros volvieron a representarla. “Una obra de la que mucha gente ha hablado pero muy pocas han visto”, recordaron. Ahora sí completa. Con nuevos decorados y nuevos títeres. Los que usaron hace un año siguen bajo custodia del Estado. Ellos están pendientes del sobreseimiento definitivo del delito de incitación al odio, como ya dictó la justicia sobre el delito de enaltecimiento del terrorismo.

A quien violan es a la bruja, a la que un señor usurero le pide dinero por ocupar una casa que dice ser de su propiedad. En uno de los primeros cachiporrazos ríe sonoramente un niño en la sala. La bruja golpea a la monja porque ésta quiere llevarse a su bebé. Suenan fuertes aplausos cuando sale el cartel de Gora Alka-ETA. Lo saca la Policía, que fabrica pruebas contra la bruja, a quien fotografían junto al cartel y una albóndiga bomba. “Esta madrugada ha sido desarticulado un importante comando terrorista al que se le imputan diversos hechos horribles. Una operación realizada por la Policía Nacional en colaboración con los Mossos d’Esquadra”, locuta una voz radiofónica.

La bruja es acusada de brujería, terrorismo, feminismo, anarquismo y antisistema. La noticia sale en las portadas de los periódicos. Es condenada a la horca. Cuando el juez le explica cómo debe colocar su cabeza, ella aprovecha para tirar de la cuerda. “Los poderes aquí representados, algunos de ellos de cuerpo presente -en referencia al juez ahorcado- no dejan impunes a aquellos que osan desafiarles”, concluyeron los titiriteros, que lanzaron esta dedicatoria: “A todas las personas que luchan cada día por vivir un poquito más en libertad, y nuestra bruja es una de estas personas”. El público se pone de pie. Hoy apenas salen en las portadas.

Estrategia del miedo

Con el juez ahorcado de fondo, el Teatro del Barrio -que ya representó la obra en señal de apoyo cuando aún pesaba la imputación sobre los titiriteros- acogió después un debate sobre el recrudecimiento de los ataques a la libertad de expresión y acusaciones enmarcadas en el terrorismo. Además del abogado de los titiriteros, Eric Sanz, participaron el cantante César Strawberry, el grupo de rap La Insurgencia, la tuitera Cassandra, Elena Ortega, madre de Alfon, y la Plataforma Nahuel Libertad. Todos denunciaron la institucionalización del miedo y la criminalización de los movimientos activistas como estrategia del Estado para mantener “el orden”.






°