miércoles, 22 de febrero de 2017

Madrid Precariza a Investigadores Vascos

Por medio de este artículo publicado en el Correo Vasco les proporcionamos una razón más por la que Euskal Herria necesita independizarse de el estado español: para tener absoluta soberanía con respecto a la cantidad de dinero que decida dedicar a la investigación científica.

Lean ustedes:


El Ministerio de Empleo ha variado los contratos de los doctorandos y ahora son trabajadores en prácticas, «lo que precariza su situación», denuncian los sindicatos

Marta Fernández Vallejo

El Gobierno central ha modificado la situación laboral de cerca de 10.000 jóvenes investigadores de toda España, más de 400 de ellos de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), que ahora tienen la consideración de trabajadores en prácticas. Con las modificación, este colectivo de contratados predoctorales sufre un nuevo revés en sus condiciones laborales ya de por sí precarias, según han denunciado los sindicatos universitarios CC OO, UGT y LAB.

Los afectados por este cambio realizado por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social son titulados que están haciendo la tesis doctoral y trabajan en la universidad. Los contratos de los predoctorales –que hasta ahora eran ‘de obra o servicio determinado’– se pueden extender durante cuatro años y los de prácticas sólo dos. «Las consecuencias son graves» para un grupo de trabajadores que consideran «desprotegidos», resaltaron las centrales.

Los rectores dicen que el cambio no supone pérdida de derechos laborales

Los rectores de las universidades españolas (CRUE) resaltaron ayer la necesidad de crear una «una nueva figura» de personal investigador que cumpla con la ley pero no perjudique al científico. Admitieron que la agrupación se puso en contacto con el Ministerio de Empleo en 2014 para pedir una solución a las irregularidades que existían. En todo caso, aseguraron que los cambios que se han introducido «no suponen pérdida de derechos laborales o prestaciones».

La agrupación de rectores expresó su disposición a trabajar «ante las diversas administraciones implicadas para crear las mejores condiciones laborales para los investigadores predoctorales y potenciar la carrera investigadora dentro de las universidades».

Uno de los principales problemas con los que se van a encontrar es que al terminar su período de trabajo no pueden volver a tener otro en prácticas con una firma privada, lo que afecta a su entrada al mercado laboral. Las empresas suelen usar ese contrato para beneficiarse del 50% en la cotización de la Seguridad Social de sus trabajadores en formación. Según denuncian las centrales, estos científicos pierden el posible derecho a cobrar indemnización al finalizar su relación laboral con la universidad, pues los contratos en prácticas están excluidos de esa posibilidad. Tampoco pueden acceder a la tarjeta sanitaria europea, imprescindible para desarrollar su labor.

De hecho, los afectados descubrieron el cambio en su situación laboral cuando fueron a solicitar la tarjeta sanitaria europea con motivo de algún desplazamiento que tenían que hacer por motivo laboral y se la denegaron. Los doctorandos comprobaron entonces que eran empleados en prácticas, y que la modificación se había hecho con carácter retroactivo, desde 2014, y sin darles información alguna.

Los sindicatos apuntan que fueron las universidades las que pidieron ese cambio para beneficiarse de las ayudas por emplear a trabajadores en formación. CC OO ya ha pedido explicaciones a la UPV sobre el cambio y las iniciativas que va a tomar en defensa de este colectivo. Investigadores de varias universidades españolas han recurrido a los juzgados para denunciar el «recorte» de sus derechos.






°