martes, 28 de febrero de 2017

Todo Está Dicho

Continúa la farsa jurídico-política en contra de los representantes electos del pueblo catalán.

Con esta nota publicada en Naiz les compartimos las declaraciones de Artur Mas tras su participación en el juicio en contra de Francesc Homs:


El expresidente de la Generalitat, Artur Mas, ha señalado en el Tribunal Supremo las diferencias entre la consulta del 9-N convocada por su Gobierno y que fue suspendida por el Tribunal Constitucional y el «proceso participativo» que se acabó celebrando y que no hubiera sido posible sin los 42.000 voluntarios y los 942 ayuntamientos catalanes que participaron en el mismo.

Mas se ha explicado de este modo durante su declaración como testigo en el juicio que se sigue contra el exconseller de Presidencia y actual diputado del PDeCat Francesc Homs, para quien la Fiscalía pide nueve años de inhabilitación especial para el ejercicio de cargos públicos electivos por delitos de prevaricación y desobediencia al organizar la consulta, que había sido suspendida por el Tribunal Constitucional (TC).

El expresidente ha sido recibido en el exterior del Tribunal con insultos y gritos de «traidor», «golpista» y «sedicioso» por un grupo reducido de personas que estaban esperando su llegada. «Así que España os roba, si sos los más ricos», le ha espetado uno de los presentes.

En su declaración, Mas ha explicado que entre la convocatoria suspendida y el proceso participartivo la única similitud es que ninguna de las dos tenía consecuencias jurídicas, «aunque evidentemente sí consecuencias políticas».

El expresident de la Generalitat, que ha sido juzgado recientemente por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) también por la organización de la consulta del 9-N, ha hecho un recorrido por las fechas clave del proceso soberanista.

Ha recordado que el Parlament catalán hizo un primer intento «de entenderse con el Estado español» al tratar de negociar los términos de la consulta con la intervención de tres de sus diputados en el Congreso de Madrid. «No se tomaron decisiones unilaterales, el pacto fue desoído y a partir de ahí se empezó a crear un marco legal para promover una consulta».

Tras finalizar la declaración, que ha durado 22 minutos, ha atendido brevemente a los periodistas. «Ya han podido oír todo lo que ha pasado dentro y habrá que seguir. Todo lo que había que decir está dicho».






°