miércoles, 8 de febrero de 2017

Garoña y la Terca Necedad

Sin importarles absolutamente nada mas que continuar operando una estación nuclear vetusta sin importar el peligro al que exponen a todos los que viven en el entorno de la misma, los mandamases del régimen borbónico franquista están dispuestos a corromper a quien sea necesario con tal de salirse con la suya.

Les compartimos esta nota publicada en la página de EiTB:


El Consejo de Seguridad Nuclear avalará previsiblemente el informe técnico favorable a la reapertura. Sin embargo, la decisión última corresponde al Gobierno español.

La central nuclear de Garoña podría estar este miércoles ante el primer paso para su reapertura. El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) avalará previsiblemente el informe técnico, que probablemente será favorable a la petición de Nuclenor de volver a abrir la central burgalesa. El informe sería, no obstante, un primer paso, ya que la decisión última corresponde al Gobierno español.

La petición de Nuclenor para reabrir la central lleva sobre la mesa del Pleno del CSN desde el pasado 25 de enero, y los consejeros han retrasado el fallo durante dos semanas consecutivas.

Garoña fue cerrada en diciembre de 2012 por decisión de su propietaria Nuclenor (participada a partes iguales por Endesa e Iberdrola). Sin embargo, dos años después, el titular de la central presentó al Ministerio de Industria una solicitud de renovación de su licencia de explotación con la que aspiraba a seguir produciendo electricidad hasta 2031, cuando la planta llegue a la edad de 60 años.

El CSN, máximo responsable en materia de seguridad nuclear y protección radiológica del Estado, debe elaborar un informe con los requisitos necesarios para la reanudación de Garoña.

El informe técnico es preceptivo y vinculante; si es negativo obligaría al cierre de la planta, y si es positivo dejaría la decisión última en manos del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, y el Consejo de Ministros español.

Con ese dictamen y la eventual aprobación de Industria, la empresa podría finalmente declinar la reapertura de la planta.

Según Greenpeace, Nuclenor no ha realizado las mejoras en materia de seguridad exigidas por el propio Consejo.

La vicepresidenta del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), Rosario Velasco, señaló ayer que el organismo "no abre ni cierra centrales" y que su misión es puramente "técnica". La decisión final es política, subrayó.

Por su parte, el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, aseguró que el informe del CSN  es "básico para cualquier decisión que tenga que tomar el Gobierno" y añadió que el Ejecutivo tiene "muy claro" que en materia de energía nuclear "la seguridad es prioritaria".

Preguntado por el asunto, el portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, confía en que el Consejo  y el Ejecutivo de Rajoy "tomen nota" de la "oposición radical, rotunda y claramente contraria" de las instituciones de Euskadi a la reapertura de Garoña.





°