viernes, 23 de agosto de 2019

Zasca de Pia Klemp al Postureo

Pia Klemp no se anda por las ramas y entiende muy bien las diferentes formas en las que los estados llevan a cabo el blanqueo de sus acciones por medio de groseros subterfugios como el de entregar premios, medallas y reconocimientos a personas a las que en los hechos, combaten.

Para que quede claro, Pia Klemp hace lo que hace porque ni París ni Berlín ni Roma ni Madrid ni Londres hacen lo que debieran estar haciendo.

¿Se ha declarado el régimen francés en contra del proceso judicial por medio del cual Italia busca castigar la solidaridad de Pia y los cooperantes que la acompañan?

Entonces que no quieran engañar a nadie entregando una medalla.

Vaya, que en estos mismos momentos París tiene sitiada a Miarritze con motivo de la celebración de la Cumbre del G7, esos mandamases del neoliberalismo a los que poco o nada les importa la suerte de los migrantes en el Mediterráneo.

Aquí lo que nos reporta la página Periodistas:


Mercedes Arancibia

Pia Klemp, bióloga alemana de 36 años, capitana de barco y militante de los derechos humanos, actualmente acusada por la justicia italiana por sus tareas de salvamento de náufragos en el Mediterráneo con el barco «Sea Watch 3» (junto con la otra capitana, Carola Rackette), ha rechazado la medalla Vermeiil, la distinción más alta que concede la capital francesa, que quería concederle la alcaldía de París por los servicios que ha prestado a los migrantes.

«Queréis darme una medalla por actuaciones que combatís en vuestros propios territorios», dice entre otras cosas en un comunicado que ha difundido en las redes sociales.

En su cuenta de Facebook, la capitana se dirige directamente a la alcaldesa de París, Anne Hidalgo: «Señora Hidalgo, usted quiere condecorarme por una actuación solidaria en el mar Mediterráneo (…) y al mismo tiempo vuestra policía roba las mantas de gente obligada vivir en la calle, reprime manifestaciones y criminaliza a personas que defienden los derechos de los migrantes y solicitantes de asilo».

Por su parte, la alcaldía de París ha desmentido las acusaciones, recuerda que la política migratoria depende del gobierno y no de la ciudad de París e insiste en que París «está movilizada para apoyar a los refugiados, ponerlos a cubierto y garantizarles una acogida digna y respetuosa».

Amenazada con veinte años de cárcel en Italia por salvar a miles de migrantes en el Mediterráneo, primero a los mandos del «Iuventa» y después del «Sea Watch 3», esta es la carta completa que ha publicado en Facebook:

«París, te quiero. Te quiero por todas las personas libres y solidarias que viven dentro de ti. Personas que luchan cada día por la libertad a brazo partido, distribuyendo mantas, amistad y solidaridad. Te quiero por los que comparten su vivienda, su amor y sus luchas cada día, sin preocuparse por la nacionalidad de la gente, ni saber si tienen o no tienen papeles.

Señora Hidalgo, usted quiere condecorarme por mi actuación solidaria en el Mar Mediterráneo, porque nuestras tripulaciones ‘trabajan cada día para salvar migrantes en condiciones  difíciles’ (…) usted quiere condecorarme por una actuación solidaria en el mar Mediterráneo (…) y al mismo tiempo vuestra policía roba las mantas de gente obligada a vivir en la calle, reprime manifestaciones y criminaliza a personas que defienden los derechos de los migrantes y solicitantes de asilo. Estoy segura de que no le sorprenderá ver que rechazo su medalla Grand Vermeil.

París, yo no soy una humanitaria. Yo no estoy aquí para ‘ayudar’. Soy solidaria junto a ti. Nosotros no necesitamos medallas. No necesitamos poderes que decidan quien es un ‘héroe’ y quien es ‘ilegal’. No hay ninguna razón para hacerlo porque todos somos iguales.

Lo que necesitamos es libertad y derechos. Ha llegado el momento de denunciar los honores hipócritas y de llenar el vacío con justicia social. ¡Ya es hora de que todas las medallas se lancen como puntas de lanza de la revolución ! ¡Papeles y viviendas para todos ! ¡Libertad de circulación y de instalación !»

Pia Klemp

Terminados los estudios de biología, Pia Klemp estuvo trabajando en la conservación de la naturaleza en Indonesia; después, durante seis años trabajó en «Sea Shepherd», una ONG dedicada a la protección de los ecosistemas marinos y la biodiversidad. A partir de 2015 está implicada en las operaciones de salvamento de migrantes y refugiados en el Mediterráneo, con dos barcos –Iuventa y Sea Watch 3- que han salvado a más de 14 000 personas de morir en el mar.

En agosto de  2017, el «Iuventa», perteneciente a la ONG Jugend Rettet y capitaneado por Pia Klemp, fue inmovilizado en el puerto de Lampedusa por las autoridades italianas y su capitana acusada de «sospechas de ayuda y favorecimiento de la inmigración ilegal», delito por el que se la está juzgando estos días y por el que podrían imponerle una condena de hasta veinte años de cárcel.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario