domingo, 25 de agosto de 2019

Cronopiando | Puntos Suspensivos

Es domingo y por lo tanto, les invitamos a la introspección con la ayuda de este puntilloso Cronopiando:

Puntos suspensivos

Koldo Campos Sagaseta | Cronopiando

Cualquier cosa que piense, antes de que pueda expresarla, comienza a segregar puntos suspensivos hasta que, enredado en ellos, termino por rendirme a la evidencia y me niego a articular siquiera una tímida voz, una simple palabra, un maldito respingo.

Cada vez que estoy a punto de arribar a alguna inobjetable conjetura, y no es todos los días, los puntos suspensivos la dejan en el aire y, ante el cuestionamiento general que impaciente espera que concluya, me voy de punto en punto, muy despacio, sin nada que alegar en mi defensa que no sean los puntos suspensivos. No es nada personal ni ganas de joder, es solo que los puntos nunca están a solas por más que se enfatice su final o se acabe imponiendo su uso en la cuartilla, ese punto y seguido o aparte tan comunes en el relato. La vida en la que andamos, sin embargo, es otra historia que no siempre coincide con el relato de los ciegos y en la que no hay certeza que se precie que no cargue su duda. Supongo que es a ello que se debe mi obsesión con los puntos suspensivos, tan insólitos como funestos para las verdades que revela la fe .

La noche bendice el sueño de los puntos negándose a aceptar por descreídos mis siempre suspensivos titubeos y yo me vuelvo a ir de punto en punto, muy despacio, con Dios a la intemperie y la duda por sombrero.

(Preso politikoak aske)






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario