domingo, 25 de agosto de 2019

Macron Pasea por Baiona

El movimiento altermundista ha vuelto a tomar las calles de Baiona en el marco represivo de la Cumbre del G7 en la vecina Miarritze.

Naiz trae a nosotros la crónica de los hechos:


Los movimientos ecologistas y altermundialistas Bizi, Alternativa y ANV-COP21, acompañados de unos 900 manifestantes, han mostrando en las calles de Baiona los retratos de Macron que han sido cogidos de los ayuntamientos del Estado francés desde febrero, de cara al G7.

Con siete retratos boca abajo detrás, se ha ofrecido una rueda de prensa en la que han participado personalidades del movimiento ecologista, en una Baiona bajo control policial absoluto.

En este acto de desobediencia civil no violento, sin autorización oficial, primero se han mostrado a través de las calles de Baiona Ttipia y al otro lado del Aturri siete de los 128 retratos «secuestrados» en ayuntamientos del Estado francés desde febrero.

Los militantes de Bizi, Action Non-Violente COP21 y Alternatiba, que los portaban, estaban acompañados por cientos de militantes. Después se ha celebrado una rueda de prensa para denunciar la innacción del Gobierno, y una vez terminada, los retratos se han envuelto y se guardarán de modo individual, en diferentes lugares, como hasta ahora.

Estas acciones han tenido lugar ante decenas de periodistas de todo el mundo.

El encuentro ante la prensa se ha organizado de cara al G7 que está teniendo lugar en Biarritz, con el objetivo concreto de denunciar la política medioambiental y social del presidente francés, y para que actue en ese sentido durante la cumbre internacional.

La acción y la rueda de prensa han tenido lugar en una ciudad que se encuentra bajo una gran presión policial, pero mucho menor que ayer por la tarde, cuando la Policía cerró el centro de la ciudad y cargó con numerosos detenidos y heridos.

Rueda de prensa

La rueda de prensa ha comenzado hacia las 10:30, media hora después de que se hubiesen descubierto los retratos. Tras la presentación de los militantes ha tomado la palabra personas conocidas en el mundo ecologista, social y altermundialista.

Así, en la mesa se encontraba Christiane Hessel, viuda del escritor Stéphane Hessel, escritor de la obra "Indignez-vous" ("Indígnense"), que ha recordado que la soberanía es del pueblo y que Macron «se encuentra en manos del pueblo».

También ha tomado la palabra el director de Greenpeace en el Estado francés, Jean-François Juillard: «Hemos visto despuntar el discurso de Macron, que después se ha convertido en desajuste, que cada se ha ido haciendo cada vez más grande, y que se ha convertido en un abismo».

Cécile Marchand –de Amigos de la Tierra, ANV-COP21 y Alternatiba– ha tildado al presidente de «bombero y pirómano», porque agrava la situación mientras dice luchar contra ella.

La escritora altermundualista Susan George ha denunciado a Macron por «el crimen de no asistir a una sociedad en peligro». Y ha añadido que «estamos en una guerra para hacer cambiar la manera de hacer funcionar nuestro mundo».

Pauline Boyer, miembro de Alternativa y ANV-COP21, ha declarado que «ante la inacción climática y social de Macron, cada vez más gente elige la desobediencia civil». Y una representante de Youth For Climate ha denunciado la política del Gobierno francés: «No nos pueden hacer creer que están haciendo lo máximo posible».

Tras ellas se alzaban siete retratos de Macron, entre los que se encontraban los retirados de los ayuntamientos de Biarritz y Ezpeleta, sede de la cumbre del G7 y localidad en el que están alojadas las «primeras damas».

En la mesa se podía leer: "G7: Macron champion du climat [esto último tachado] blabla!". En castellano: "G7: Macron campeón del clima [tachado] blabla!".

Paseo con los retratos

Los militantes ecologistas han comenzado la protesta a las 10:30 de la mañana recorriendo las calles del barrio de Baiona Ttipia, con pancartas de papel en las que estaban escrito «Clima, justicia social, ¿óonde está Macron?», en euskara, inglés, francés y castellano. Pero unos minutos más tarde, algunos de ellos han roto estos papeles para descubrir los retratos que se encontraban en su interior. Se han manifestado también a las orillas del río Errobi, y se han reunido en la plaza Paul Bert, para dar la palabra a las personas presentes en la rueda de prensa.

En esa marcha previa se han escuchado gritos como «Todos somos ‘descolgadores’ de retratos» y «Es un crimen contra la humanidad y la biodiversidad», todo ello ante decenas de medios de comunicación que les seguían en su marcha.

A las fotografías les acompañaban carteles con diferentes reivindicaciones como «Macron, muévete a favor del clima».

Bizi y ANV-COP21 llevan desde febrero quitando de los ayuntamientos del Estado francés los retratos de Macron. El primero fue en Biarritz, y desde entonces se han retirado 128, 12 de ellos en Ipar Euskal Herria.

El último fue el viernes en Irisarri, pese el fuerte control policial al que está sometida Ipar Euskal Herria y las Landas, así como algunas zonas de Gipuzkoa y Nafarroa. Mediante este último acto trataban de mostrar ante el «escenario internacional» lo que califican de «doble discurso de Macron en materia de justicia social y del clima».





°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario