domingo, 25 de agosto de 2019

Las Damas del G7 en Arnaga

Lo dijimos desde una de nuestras primeras publicaciones acerca de la Cumbre del G7 en Miarritze - Si lo están llevando a cabo en esa localidad vasca es precisamente porque París da por bueno el proceso de Desarme, Desmovilización y Reinserción de ETA.

Pues bien, como para darnos la razón, resulta que el circuito turístico preparado para las esposas de los seis gobernantes más poderosos del mundo - más la alemana Angela Merkel - ha incluido la Villa de Arnaga, precisamente el lugar en el que se ha llevado a cabo el segundo acto con el que ETA se declaraba desmovilizada.

Ya veremos como reacciona Madrid ante esto.

Por el momento, les dejamos con el artículo con el que Naiz deja constancia de tan particular hito:


Mientras los líderes del G7 se reúnen en Biarritz para tratar cuestiones vinculadas al devenir de la economía y la política internacional, sus parejas han participado en un tour que les ha llevado a Villa Arnaga, escenario en el que se certificó a nivel internacional el final de ETA.

Sobra decir que no ha habido alusiones a ese acontecimiento histórico para Euskal Herria y gestado por la sociedad vasca, en buena parte contra los obstáculos de Madrid y París. Arnaga ha sido para ellas mero escenario folklórico, un palacio vasco sin más, en una gira que también incluye espectáculos autóctonos como la pelota y productos locales como pimientos y alpargatas.

A pesar de que la figura de «primera dama» carece de estatus constitucional o político propio en la mayoría de estados representados en el G7, las parejas de los dirigentes internacionales reunidos en Biarritz disponen de su propia agenda paralela, coordinada por Brigitte Macron, esposa del presidente francés.

El primer lugar en el que han recalado estas particulares excursionistas ha sido Ezpeleta, donde han sido recibidas por el alcalde, Jean-Marie Iputcha.

La visita ha generado numerosas alteraciones en esta pequeña localidad, de unos 2.000 habitantes, de por sí lugar de peregrinación para multitud de visitantes.

Brigitte Macron había encargado en un comercio local en abril unas toallas para agasajar a sus homólogas durante esta cumbre, y las parejas de los mandatarios han aprovechado la visita para saludar al propietario de la tienda, ‘Tisserand de linge basque’, abierta en 1910.

Las «primeras damas» se han comprado alpargatas en otra tienda tradicional, han sido invitadas a sangría en una bodega, ‘La cave des barons Ezpeleta’, y tras escuchar una coral en la iglesia y ver un partido de pelota han puesto rumbo a Kanbo.

La parada en esta localidad ha dejado una de las imágenes más llamativas, ya que han recalado en Villa Arnaga, el lugar donde en mayo de 2018 la comunidad internacional dio su aval al final de ETA, después de que la organización anunciara el desmantelamiento de todas sus estructuras y el final de su ciclo histórico.

Esta noche, su programa coincidirá con el de sus parejas en la cena de honor que Macron ofrece en Biarritz, sede de la cumbre, a sus homólogos de Alemania, Gran Bretaña, Italia, Estados Unidos, Canadá y Japón, y a otros participantes invitados al G7, como el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez.

El lunes, según fuentes del Elíseo, se encontrarán en la playa de la ciudad con campeones de surf y hablarán con jóvenes que se están formando como socorristas. La cumbre concluirá por la tarde, por lo que tendrán tiempo, además, para conocer de cerca el trabajo de una asociación que trabaja en favor de la preservación del océano, y que se centra especialmente en la sensibilización de los más pequeños.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario