miércoles, 31 de enero de 2018

Se Aplazó la Investidura

El camino a la independencia de Catalunya dista mucho de ser recto y terso... se asemeja más a una complicada Montaña Rusa.

Tras la gran expectativa causada por la inminente investidura del refugiado político Carles Puigdemont como president de la Generalitat, misma que alcanzó un crescendo muy particular cuando este publicara en su cuenta de Instagram una foto en las inmediaciones del Parlament, alimentando la especulación acerca de su posible entrada furtiva en Catalunya, lo cual se hubiera interpretado como un estrepitoso fracaso por parte de los servicios de inteligencia del régimen español.

Pero, al final de cuentas, la sesión de investidura fue aplazada y La Jornada nos explica el por qué:


Malestar entre líderes independentistas que se dijeron sorprendidos por la determinación

Armando G. Tejeda

Lo que se anunció como un día "histórico" en el que "el pueblo de Cataluña" recuperaría sus instituciones, terminó con tensión en las calles, una grieta entre las formaciones independentistas y el aplazamiento indefinido de la sesión de investidura presidencial.

Aunque todo estaba dispuesto y había un acuerdo entre los tres partidos independentistas, el presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, decidió aplazar la sesión plenaria, presentar algunas alegaciones ante el Tribunal Constitucional español y esperar a que haya "garantías" para la votación. Centenares de personas se concentraron en las inmediaciones del Parlamento para repudiar la decisión e instalaron un campamento.

A pesar del embrollo jurídico que había en torno a la sesión de investidura, tanto Junts per Catalunya (JuntsxCat), Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y la Candidatura de Unidad Popular (CUP) habían acordado llevar a cabo la votación, a pesar de que el Tribunal Constitucional español prohibió la investidura a distancia de Carles Puigdemont, quien se encuentra refugiado en Bélgica.

El fallo además indica que si pretende ser investido primero debe comparecer ante el Tribunal Supremo, pues enfrenta cargos por rebelión, sedición y malversación de recursos públicos.

Alrededor de las 10:20 de la mañana (hora local), compareció Torrent, de ERC, para anunciar el aplazamiento de la sesión. Dijo que presentaría las alegaciones y reiteró que su único candidato es Puigdemont. El anuncio sorprendió a todos, incluidos los independentistas, que minutos después expresaron su profundo desacuerdo con el aplazamiento, al tiempo que lamentaron que Torrent y ERC no hubieran consultado a las dos formaciones con las que han compartido proyecto político los pasados cinco años.

La discrepancia pública subió de tono entre los diputados de la CUP, la formación anticapitalista y feminista que tiene cuatro escaños en el Parlamento autonómico, y en el caso de los representantes de JuntsxCat, sobre todo los operadores políticos de Puigdemont encabezados por su mano derecha, Elsa Artadi, intentaron sin éxito convencer a Torrent y a su partido para que rectificaran y diera la orden de la celebración del pleno de investidura. Puigdemont pretendía intervenir en el debate a través de "skype" y se dice que tenía listo un discurso, pese a que nadie sabe su actual paradero.

Torrent anunció, con tono duro, que no habría investidura, con lo que se abre al menos un periodo de varias semanas antes de que se convoque a un nuevo pleno. De hecho, antes de adoptar la decisión, que es competencia exclusiva del presidente del Parlamento, Torrent intentó hablar hasta en cinco ocasiones con el ex presidente Puigdemont, pero dijo que éste no le había contestado las llamadas.

Torrent advirtió que "ni un ministro ni un tribunal ubicado a 600 kilómetros de distancia decidirán quién es el presidente del gobierno de Cataluña, puesto que proponer a Puigdemont no fue una decisión aleatoria ni personal, sino el fruto de la voluntad mayoritaria de la Cámara". Y "como esta voluntad se mantiene, no propondré a otro candidato".

A pesar de la promesa de mantener al candidato de JuntsxCat, el malestar en los partidos independentistas se hizo patente y expresaron su rechazo a una medida que pospone sine die la restitución del "orden establecido" antes de la aplicación del artículo 155 de la Constitución, que permitió la suspensión de la autonomía catalana por el gobierno español, que encabeza Mariano Rajoy. Y hasta que no haya nuevo gobierno en la Generalitat, así continuará.

La suspensión de la investidura también provocó indignación en parte de la ciudadanía. Cientos de personas se concentraron en las inmediaciones del Parlamento para exigir un nuevo gobierno, con miras a la consolidación de una "república catalana". Durante la movilización hubo momentos de tensión, cuando varias personas rompieron el cordón policial y llegaron a la antesala de la Cámara. De ese encontronazo resultaron tres heridos leves.

Ya entrada la noche, los manifestantes gritaron insultos contra los diputados del bloque unionista, sobre todo contra Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos, que fue la lista más votada en los comicios del 21 de diciembre.

El mensaje vía YouTube

Por la noche, y después de varias reuniones de sus colaboradores con el resto de fuerzas soberanistas, celebradas a puerta cerrada, Puigdemont difundió un mensaje a través de un video en la plataforma de YouTube, en el que insistió en que él es el "único candidato posible" para recuperar las instituciones catalanas. "Hoy me hubiera gustado dirigirme a ustedes como el presidente de Cataluña. Lamentablemente, el pleno no se ha celebrado", señaló, tras reconocer que no compartía la decisión. Pero añadió: "lo que nos ha llevado hasta aquí es la unidad, no la perdamos, ya que sólo juntos podremos superar los próximos desafíos".

El ex mandatario también dirigió un mensaje a Madrid: "La decisión es inapelable y los 2 millones de votos independentistas son un baño de realidad, no queremos el 155 ni que se nos siga reprimiendo por nuestras ideas. Pensar que acabaremos cumpliendo como buenos alumnos las órdenes que nos den es estar muy lejos de la realidad".

Puigdemont fue incluido en el listado de los cinco "fugitivos geopolíticos" más buscados de 2018 de la revista Time, en el cual figuran Julian Assange, Fethuá Gulen, Ramush Haradinaj y Mijaíl Saakashvili, refirió la agencia de noticias Afp.


El mensaje de Puigdemont en YouTube:


.
.

Mensaje de Puigdemont sobre la investidura

"Si nos mantenemos juntos, firmes, dignos, democráticos y pacíficos, iremos avanzando hasta la plenitud de nuestra libertad. Porque tenemos derecho, y porque nos la hemos ganado."






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario