miércoles, 31 de enero de 2018

La Dispersión y la Tercera Edad

Hace un par de días hacíamos hincapie en el tema de los adultos mayores que sufren las consecuencias de la represión a que están sujetos los represaliados políticos vascos, llámense presos o exiliados.

Pues bien, desde Noticas de Álava les traemos este artículo acerca del informe proporcionado al respecto por parte de Etxerat:


El colectivo de familiares de presos asegura que tiene una “incidencia negativa” en su salud y su psicología

Etxerat dio ayer a conocer los detalles del informe sobre el impacto en la salud de los familiares de edad avanzada que visitan a los presos dispersos por cárceles del Estado, Francia y Portugal. Con el 70% de reclusos ingresados en prisiones alejadas a entre 600 y 1.100 kilómetros de sus domicilios, una treintena de médicos y psicólogos corroboraron los perniciosos efectos que generan los traslados a los allegados de mayor edad.

“La dispersión es una medida arbitraria que conculca los derechos de la personas que la sufren, tanto presos como sus familiares, con una incidencia negativa en su salud siendo especialmente cruel cuando afecta al colectivo de familiares niños, ancianos y enfermos”, asevera el grupo de especialistas que colabora con Etxerat. El informe, de hecho, incluye una larga lista de dolencias físicas y psicológicas propias de personas de edad avanzada que se ven agudizadas por el alejamiento de sus seres queridos o las visitas que les cursan, además de la aparición de nuevas enfermedades. “El cumplir la condena en su lugar de origen eliminaría los riesgos de salud inherentes al viaje y minimizaría las complicaciones mejorando su calidad de vida”, afirman a renglón seguido.

Etxerat, que en años precedentes también ha analizado las consecuencias de los denominados niños de la mochila -hijos de presos que acuden a visitarlos-, pone en este caso el foco en una resolución de noviembre de 2015 de la Audiencia Nacional, que negó las peticiones de traslado a Euskal Herria de los presos. “Entre sus argumentos jurídicos, utilizaba precisamente las visitas para negar la vulneración del derecho a la vida familiar”, aseveraron, aún y cuando esa situación genera un impacto negativo en la salud de los familiares.

“Resultan evidentes las consecuencias que origina la política de dispersión en las personas enfermas y de edad avanzada”, concluyen en el estudio. “Los profesionales del ámbito de la salud mental consideramos que es necesaria e imprescindible una investigación profunda y rigurosa acerca de todas las consecuencias e influencias arriba recogidas”, una tarea que podría recaer en “las autoridades e instituciones pertinentes”.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario